Los viajes de Monago


pascualmogica2EL CRISOL – Pascual Mogica Costa

“A este paso los españoles vamos a tener que, aparte de pagar los impuestos normales, establecer una derrama para aportar más fondos al erario público a fin de satisfacer la “demanda” de estos bolsillos insaciables”.
No creo yo que haya causado mucha sorpresa entre los españoles la cosa esta de que el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, viajara en 32 ocasiones a las islas canarias desplazándose en avión con cargo al bolsillo de los contribuyentes para visitar a su novia cuando ostentaba el cargo de senador y no lo creo porque cada vez más son muchos los políticos involucrados en casos de corrupción, porque aunque Rajoy diga que son casos aislados y nunca generalizados, la última tacada ha supuesto la detención de 51 personajes relacionados de forma directa e indirecta con la actividad pública, la cosa está siendo ya más que preocupante. A este paso los españoles vamos a tener que, aparte de pagar los impuestos normales, establecer una derrama para aportar más fondos al erario público a fin de satisfacer la “demanda” de estos bolsillos insaciables.
Resulta que el novio viajero, cuando se descubrió la cosa, dijo que él se pagaba de su bolsillo los pasajes del avión y que lo podía demostrar, pero el caso es que no ha podido y al final ha decidido devolver el dinero que se gastó en esos billetes de avión y pregunto yo: ¿A quién se lo ha devuelto? ¿De quién era el dinero? A lo mejor es que se lo pidió prestado a un amigo, pero no, no, lo que realmente ha ocurrido es que parece ser que por si él no lo sabía, alguien le ha dicho que en el Código Penal existe el artículo 433 que dice lo siguiente: “La autoridad o funcionario público que destinare a usos ajenos a la función pública los caudales o efectos puestos a su cargo por razón de sus funciones, incurrirá en la pena de multa de seis a doce meses, y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a tres años”. Más adelante se añade: “Si el culpable no reintegrara el importe de lo distraído dentro de los diez días siguientes al día de la incoación del proceso, se le impondrán las penas del artículo anterior”. Esto y solo esto que apunta el CP es lo que ha provocado, seguro, el que el enamorado que se gastaba el dinero público viajando para ver a su novia haya decidido devolver a la voz de ¡ya! el dinero indebidamente gastado.
Hay una sentencia sobre el caso GAL en el que se condenó por malversación incluyendo dentro de la malversación los gastos de billetes de avión. La sentencia en cuestión tuvo lugar en Madrid el 16 de noviembre de 2007 en la Audiencia Provincial, sección vigesimosexta, Rollo Abreviado 35/06, D. Previas 313/05, Juzgado de Instrucción 19 de Madrid, Sentencia número 769/07 por el Tribunal formado por las magistradas doña Teresa Arconada Viguera como presidenta, doña Pilar Alhambra Pérez, como ponente y doña Rosa Núñez Galán que fue el que vio en juicio oral y público la causa antes referenciada, seguida por un delito de malversación de caudales públicos. La sentencia ocupa 46 folios y es por ello por lo que naturalmente no la transcribo por lo que doy sus referencias por si alguien la quiere consultar.
Pero no, Monago no dimite, aquí no es como en Finlandia donde una ministra dimitió porque utilizó la tarjeta que se le da a los ministros para gastos relacionados con su función comprando una chocolatina en la tienda de un aeropuerto. España, en lo que respecta a los políticos es, como ya dije en uno de mis anteriores comentarios, “El país de nunca dimitir”. La mies es mucha, aunque cada vez es más escasa, y no es cuestión de desaprovecharla.
Parodiando la célebre frase pronunciada por don Hilarión en la famosa zarzuela “La Verbena de la Paloma”, se puede decir que “los tiempos cambian que es una barbaridad”. Recuerdo, esto es real, que un buen amigo mío se hizo novio de una muchacha, hoy su esposa, que vivía en el medio rural e iba todos las días por las noches a “festear” en bicicleta y en plena oscuridad hasta el punto de que una de esas noches en las que él y su novia iban de regreso de la ciudad, era domingo, a la casa de ella y de pronto ambos se vieron dentro de una acequia de riego por la que circulaba en ese momento el agua quedando ambos empapados de pies a cabeza. La cosa tenía mucho mérito y requería gran sacrificio, mucha fortaleza física y no exenta de riesgo ya que incluso había que cruzar un barranco sin puente y dejarse caer por una de las dos laderas y subir por la otra, montados los dos en la misma bicicleta. Como muy acertadamente se puede pensar, mi amigo no estaba en las debidas condiciones físicas para despedidas muy “festeras” a la hora de despedirse de su novia para volver al pueblo, sin embargo Monago si estaría en plena forma al viajar en avión a la hora de “cumplir” como un novio debe hacerlo. En fin…

Anuncis

¿Regenerar? ¿Regenerar qué?


pascualmogica2EL CRISOL – Pascual Mogica Costa

“A estos hay que apartarlos del poder y de este modo quitarles la prerrogativa para nombrar a otros, porque si así no se hace incurrirán en los mismos ¿errores? y será como una especie de volver a empezar”.
No sé si esta macrorredada que ha llevado ante la justicia a más de 50 individuos y que ha provocado el que un considerable número de ellos estén ingresados en prisión tiene algo que ver con lo de las guerras púnicas por aquello de que lo que al parecer se ha desatado una guerra abierta contra la corrupción, lo que si se está dando debido al carácter entre morboso y chistoso al que tan dados somos los españoles es la proliferación de una serie de chistes y chascarrillos y algunos de ellos me voy a permitir señalarlos: En lo que respecta al pago de la fianza del exalcalde socialista de Parla que dijo que la fianza la había pagado su padre del dinero, 60.000 euros, de su pensión, está “aquell que diu” que un amigo le dice al otro: “¿Sabes? Ahora la pensión del abuelo ya no solamente sirve para darle sustento a la familia de los hijos en paro y sin subsidio, ahora también sirve para pagar la fianza y sacar a los hijos de la cárcel”. O ese otro en el que se cuenta que hay dos vejetes flojos de oído y que escuchando lo que el exalcalde popular de Collado Villalba argumentaba en su defensa a través de la tele insistiendo una y otra vez en que él era inocente, uno de los ancianos le pregunta al otro: “¿Ha dicho que es inocente o indecente?” Respondiéndole el interpelado: “Ha dicho que se llama Vicente”. O esa información que dice que para sacar de su sillón al presidente de la Diputación Provincial de León han tenido que intervenir los bomberos ya que estaba pegado a la poltrona con Loctite, cuando en realidad lo que ha ocurrido es que su partido el PP le ha planteado, algo insólito, una moción de censura para bajarlo de la “burra” y que lo de los bomberos no era cierto.
Pero es a partir del inicio de la Operación Púnica cuando más se habla de regeneración, de la regeneración de la clase política, de ciertas cosas del sistema político actual, yo no veo que haya que regenerar nada, tanto en la izquierda como en la derecha hay personas lo suficientemente honestas y capacitadas para sacar adelante a este país sin echarse nada que no sea suyo a sus bolsillos, lo que hay que cambiar son a los golfos, estafadores, defraudadores y sinvergüenzas por gente honrada y con verdaderos deseos de servir a los demás. No, yo creo que no hay que regenerar, lo que hay que hacer es reformar y ampliar los textos legales, la Constitución y el Código Penal, para mejorar la Administración de Justicia dotándola de los medios necesarios con el fin de agilizar los procedimientos tanto de tipo civil como penal y con ello resolver situaciones indecorosas e indecentes que hablan bien poco en favor de lo que tiene que ser una sociedad donde la transparencia sea el máximo exponente de la decencia y del buen hacer. Hay que acelerar los procedimientos penales para que los que corrompen y los corrompidos, entre ellos los del caso Noos, los del caso Gürtel, los del caso Bárcenas, los implicados en los ERE de Andalucía, los de las tarjetas “Black”, los que han perpetrado los “asesinatos” de la CAM y Bankia, los que han engañado a los modestos ahorradores con la estafa de las preferentes, los que han malgastado el dinero de los contribuyentes en proyectos tan faraónicos como ruinosos y no prioritarios como Terra Mítica, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, La Ciudad de la Luz, el Aeropuerto de Castellón, los proyectos “calatravistas” sin realizar pero pagados y cito estos porque son los que más directamente nos afectan a los valencianos, hay muchos más, para que todos esos responsables sean llevados ante los tribunales de justicia y sean juzgados, sentenciados, condenados y encarcelados dentro del más breve y corto espacio de tiempo y sin ningún tipo de beneficio penitenciario y que cumplan íntegramente sus condenas.
Reformas, como antes he dicho, son los que se precisan para mejorar la acción de la justicia, de la ley, pues demostrado está, lo estamos viendo a diario, que las leyes civiles y penales actuales solo benefician a los grandes delincuentes, a esos que entran en la cárcel por una puerta y salen de inmediato por otra y al final es el juez que ha ordenado su encarcelamiento el que pasa a engrosar las cifras de parados. Y no, no me olvido de esos que pusieron a todos estos delincuentes en sitios donde solo había que alargar la mano para coger lo que no era suyo. Dicen que se ven engañados, que se equivocaron al designarlos para esos cargos. Ellos son tan culpables como los que han delinquido. A estos hay que apartarlos del poder y de este modo quitarles la prerrogativa para nombrar a otros, porque si así no se hace incurrirán en los mismos ¿errores? y será como una especie de volver a empezar. El cuento de nunca acabar.

Titanic II


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
Dicen, comentan, que esto de la corrupción es una enfermedad, en muchos casos contagiosa pero nunca mortal para los que la contraen, que esto lo ha traído la democracia, pero no está generalizada, aseguran, aunque de momento las autoridades fiscales, que no sanitarias, no la han podido controlar ni la justicia ha establecido un protocolo lo suficientemente rápido para atajar y erradicar esta pandemia que se ha instalado en nuestro país.
Voy a recordar los casos más recientes, la inmensa mayoría de ellos sin ser adecuadamente tratados, lo que está provocando continuos contagios y propiciando en que la enfermedad se vaya expandiendo. Aunque el orden puede ser un tanto anárquico citaré lo de Naseiro, lo de Filesa, lo de Roldán, lo de Mario Conde, lo de Mercasevilla y Mercalicante, lo de Gescartera, lo de Fórum Filatélico, el caso Palau, lo de Afinsa, lo de Urdangarín y su esposa, la trama de la Gürtel, lo de Bárcenas, el pago en dinero negro de la reforma de la sede del PP, la compra de acciones de un medio de comunicación por parte del PP con dinero negro, el oscurantismo que rodea al costo de la visita del Papa a Valencia, lo de los trajes de Camps, el caso Brugal, lo de los Eres de Andalucía, lo de la familia Pujol-Ferrusola, lo de la CAM, lo de Caja Madrid (ahora Bankia), lo de Bancaja, lo del Banco de Valencia, lo de las tarjetas “Black”, lo de las puertas giratorias, lo de las preferentes, entre otros muchos casos de estafa, fraude, robo y amiguismo que no creo necesario enumerar porque están frescos en la memoria de todos. En todos ellos se han visto involucrados políticos, empresarios, altos directivos del mundo de las finanzas y también sindicalistas. Mención especial merece la macrorredada llevada a cabo por la policía el pasado lunes con la detención de numerosos alcaldes, políticos y empresarios en distintos puntos de España. Muchos de estos casos han sido juzgados, sentenciados y condenados sus autores, no obstante a pesar de ello aún se les sigue concediendo la presunción de inocencia. Pero no, no me olvido de los cuarenta años de la dictadura, esos casos son más difíciles de cuantificar y de señalar con nombre y apellidos, porque en aquella negra etapa por la que atravesó España entera los medios de comunicación, todos, estaban controlados por el Movimiento fueron, seguro, muchísimos más, pero no obstante salieron a la luz dos de ellos porque motivaron un enorme escándalo: El caso Matesa, en 1969, que mantenía una deuda con el Banco de Crédito Industrial, de titularidad pública, de 10.000 millones de pesetas de la época, lo que provocó el cierre de dicha entidad bancaria. El escándalo, en el que estaban involucrados miembros del Gobierno y personalidades de mucho renombre y “prestigio”, se liquidó con la condena de un chivo expiatorio: el principal accionista de Matesa, Juan Vila Reyes, que dio con sus huesos en la cárcel, los demás salieron de rositas. El otro caso fue el de los aceites de Redondela, en 1972, el sumario del mismo se concretó en 5.000 folios y en él se llegó a dictaminar que habían desaparecido 4.036.052 kilos de litros de aceite de oliva públicos custodiados en los depósitos de REACE dirigida por Nicolás Franco Bahamonde, no, no es una coincidencia de apellidos, era hermano del dictador. El caso fue bastante rocambolesco, hasta el punto de que se dieron varias muertes entre ellas la del ingeniero que denunció la desaparición del aceite, oficialmente suicidado tras matar a su mujer y a su hija embarazada, o la del principal accionista, secretario particular de Nicolás Franco, que apareció muerto en las duchas de la cárcel de Vigo. El sumario desapareció siendo presidente de la Audiencia Provincial de Vigo don Mariano Rajoy Sobredo que según cuentan las crónicas era el padre de Rajoy. Dos “pequeñas” muestras de que esta “enfermedad” en España es tan antigua como las siete plagas que asolaron Egipto.
La verdad es que a este paso van camino de convertir a este país en una república bananera pero a lo “grande”, que en verdad es como se tienen que hacer las cosas ya que caso contrario no merece la pena. En las repúblicas bananeras “normales” suelen meter la mano los presidentes y sus más allegados, es decir no muchos, pero aquí visto lo visto, y lo que queda por ver, que seguro que es mucho, al final van a meter las manos hasta los que carecen de ellas. España está representada dentro de un gran puzle a través del cual se pretende mostrar una imagen de decencia y de honestidad, pero de tanto manotazo como le están dando sus piezas van a quedar esparcidas de tal modo que será muy difícil el poder recomponerlo. Todo lo que está sucediendo se puede comparar con lo que provocó el hundimiento del Titanic: el choque con la parte del iceberg que estaba sumergida bajo las aguas y del cual solo estaba visible su punta, desgarrando su casco. Es de esperar y de desear que España no se convierta en un Titanic II.

El estigma de la crisis


pascualmogica2EL CRISOL – Pascual Mogica Costa

“Todos estos que han participado en esta orgía, todos ellos, todos sin excepción, deberían pasar por la cárcel, siempre, claro está, que haya algún juez que esté dispuesto a situar su cuello bajo la cuchilla de la guillotina por la que ya han pasado los jueces Garzón y Silva”.
Mi primer impulso fue el dar a este escrito el nombre de “El festín” pensando en el que se han dado algunos políticos, sindicalistas y altos cargos ejecutivos que han estado “administrando” los dineros depositados por los impositores en las cajas de ahorro a través de las distintas modalidades que ofrecen estas entidades. Pero me lo he pensado mejor y he creído más acorde con la realidad el que figura en la cabecera de esta reflexión por considerar que hay cientos de miles, más bien millones, de españoles que son merecedores de que les mostremos nuestra solidaridad, nuestro respeto y comprensión y sobre todo nuestro apoyo. Estos no son otros que aquellos que han quedado estigmatizados en sentido negativo para su imagen personal para el resto de sus vidas al ser los más dura y cruelmente castigados por la crisis. Estos afectados nunca podrán recuperar su buen nombre ni la confianza que siempre les dispensaron todos aquellos con los que tuvieron relaciones de tipo comercial o financiero, nunca podrán disponer al cien por cien de su salario, ni de su pensión, ni tener bienes materiales a su nombre, no podrán solicitar subvenciones o ayudas de cualquier Administración Pública para el conjunto de su unidad familiar, mucho menos para ellos, no podrán obtener créditos o préstamos de cualquier entidad financiera, tampoco podrán concertar hipotecas para adquirir una vivienda, están condenados de por vida a figurar en las listas de morosos con todo lo restrictivo que esto supone para poder rehacer su vida y la de los suyos, serán constantemente perseguidos, presionados y agobiados hasta la extenuación por la Agencia Tributaria, los bancos y demás entidades financieras, ni tan siquiera podrán recibir herencia alguna de sus padres o de otros familiares pues de inmediato sufrirán el embargo de la misma, serán asediados de forma constante e implacable por aquellos que cuando tenían un trabajo estable les ofrecían todo y más, mucho más, les seducían con la “bondad” y las “ventajas” de sus “productos financieros”, son precisamente estos seductores los principales culpables de la ruina económica que hoy azota al mundo y que por ello a estos estigmatizados por la crisis les ha llevado a perder sus puestos de trabajo a perder sus viviendas y a arruinar a los que son el verdadero motor de la economía de este país, es decir: A los autónomos y a los pequeños y medianos empresarios, todos estos han pasado a ser ciudadanos cuyo único derecho, cuya única proyección como tales se limita a figurar en los padrones municipales, con el solo derecho al voto y a pagar impuestos a pesar de su calamitosa situación y a estar inscritos en las listas de morosos lo cual supone para ellos un obstáculo insalvable para poder labrarse un nuevo futuro. Quedan atascados, enfangados en estas listas que para ellos suponen estar enterrados en vida. Nunca tenderán una segunda oportunidad como existe en otros países, por ejemplo en EE UU, para que puedan rehacer sus vidas. Cuando los delincuentes comunes tienen derecho a la reinserción a los afectados por la crisis se les niega ese derecho. La vigilancia, la presión que de forma constante se ejercerá sobre ellos, será, ya lo es, brutal hasta el punto de que si tienen la incierta suerte de encontrar trabajo y su salario ya de por sí insuficiente, sea domiciliado en una cuenta bancaria por ser norma en la empresa que le pueda dar trabajo, ese sueldo le será embargado de inmediato. Lo mismo sucederá con su pensión. Son los “nuevos delincuentes” cuyo único delito ha sido quedarse sin trabajo y sin un techo bajo el cual cobijarse y todo ello como consecuencia del mal hacer de los políticos y de los agentes financieros cuya incompetencia nos ha llevado a todos a perder lo poco bueno que teníamos y que será irrecuperable.
Al propio tiempo que estos estigmatizados por la crisis están sufriendo y pasando por un verdadero vía crucis, es precisamente en Bankia que nos ha costado a los españoles 22.000 millones de euros para evitar su caída, y en la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) donde muchos políticos, sindicalistas y altos cargos ejecutivos se han dado un gran festín, mientras cientos de miles de pequeños ahorradores se han visto estafados mediante la venta de unos “productos financieros” que, paradojas de la vida, están amparados por la ley: Las preferente y las participadas. Todos estos que han participado en esta orgía, todos ellos, todos sin excepción, deberían pasar por la cárcel, siempre, claro está, que haya algún juez que esté dispuesto a situar su cuello bajo la cuchilla de la guillotina por la que ya han pasado los jueces Garzón y Silva.