Author: pascualmogica

El filón

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Creo que todos los españoles nos hemos dado cuenta de la incapacidad del Gobierno central y del catalán para gestionar adecuadamente, en sus respectivos ámbitos, la salida de esta crisis tan calamitosa”.
En lo que respecta a lo que aconteció en el Congreso de los Diputados el pasado martes día 8 y sobre lo cual, estoy seguro de ello, la inmensa mayoría de los españoles, pasaron, entre ellos yo, olímpicamente de lo que allí se trató: El deseo de algunos de separar a Cataluña del resto de España. No he leído, mucho, para ser sincero nada, sobre lo que en la Cámara Baja se debatió sobre el particular y por tanto no se a que conclusiones, acuerdos o desacuerdos se llegó, pero si tengo muy claro que se perdió un tiempo precioso que se debió emplear en ver la forma de solucionar los problemas que nos afectan a todos los españoles y cuando digo todos me refiero también a los que viven en Cataluña, una Comunidad Autónoma más del total de las que conforman el Estado de las Autonomías. Insisto en que España y por tanto los españoles no estamos en situación de perder el tiempo y que los deseos separatistas, sin ser un experto, ni mucho menos, en la interpretación de los textos legales, tengo muy claro que lo que pretenden o desean los dirigentes de algunos de los partidos políticos catalanes es algo que no se contempla en la Constitución Española y que por tanto lo primero que deben hacer estos partidos es pedir la reforma de la Constitución para que pueda tener carácter legal el tramitar por la vía correcta su intención de solicitar el segregar a Cataluña del resto de España. Reforma que debe ser sometida, naturalmente, a la consideración y aprobación de los españoles, que por cierto en la última encuesta del CIS sólo un 0,6% lo cita entre los principales problemas de España.
Estoy seguro de que a los españoles y como tales los que habitan en Cataluña, lo que realmente les interesa es que se solucionen los problemas tanto económicos como sociales que les están afectando muy duramente, en definitiva que los gobernantes, tanto a nivel de Estado, como autonómico, nos saquen de este agujero y que para ello empleen todo el tiempo de que disponen y más y que se pongan a trabajar, que ya va siendo hora, en cosas que devuelvan a todos los ciudadanos la ilusión y la esperanza y que ese horizonte gris que no nos deja ver el futuro con claridad se torne en un panorama limpio y transparente que nos deje ver ese futuro con toda nitidez que nos libre de las angustias, de los agobios y de la permanente zozobra en la que vivimos.
Creo que todos los españoles nos hemos dado cuenta de la incapacidad del Gobierno central y del catalán para gestionar adecuadamente, en sus respectivos ámbitos, la salida de esta crisis tan calamitosa y que ya va siendo hora de que dejen de escudarse tras historias que en estos momentos no son ni tan siquiera de tercer orden, como nos hemos dado cuenta también de que ambos gobiernos, presididos por Rajoy y por Mas, han encontrado un verdadero filón o chollo, como se le prefiera llamar, con todo esta polémica que se ha desatado, para esconder su inoperancia y su incompetencia. Creo que tanto el Gobierno de Rajoy como el de Mas, debería centrar sus esfuerzos y dedicar su tiempo a lo que es esencial: A devolver el bienestar a todos, ese bienestar que se le ha robado a los españoles adoptando medidas que no han hecho más que hundirnos más en la miseria y en la pobreza. No hay que ser muy inteligente de que al Partido Popular se le ha acabado lo del terrorismo de ETA tras el que ocultaban su falta de ideas y de iniciativas para poder gobernar este país, lo demostraron estando en el Gobierno y estando en la oposición, no hay que olvidar aquel empeño en “adjudicarle” a ETA el criminal atentado del 11-M en vísperas de las elecciones del 14-M, y ahora con lo de Cataluña se han encontrado con otro filón al cual pretenden sacarle el máximo provecho con el solo fin de “distraer” a los españoles en algo o sobre algo que no les interesa, que no les quita el sueño, lo que no les deja dormir es la intranquilidad, al verse en el umbral o dentro de la pobreza y de la miseria, sin trabajo y con muchas probabilidades de perderlo aquellos que aún lo tienen. Ya está bien. Que dejen de marear la perdiz, de embaucar a los ciudadanos, de mentirles y de defraudarles al comprobar cómo sus gobernantes pierden el tiempo debatiendo cuestiones que las leyes demuestran que no pueden ser objeto de que se emplee un solo minuto en ellas.
Que se dejen de “explotar” filones que no generan riqueza y que lo hagan buscando en esas “vetas” desde las cuales se pueda extraer el bienestar que hemos perdido y que se debe recuperar.

¿La preocupación la genera la prensa?

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“El peligro venía por parte del Ministerio de la Gobernación y de los medios de comunicación, “azulados” todos ellos, dirigidos desde dicho ministerio.”
Escribo este comentario, hoy lunes 7 de abril, después de que tanto los telediarios como los distintos medios de comunicación nos hayan dado un avance de los datos ofrecidos por el CIS sobre su última encuesta relacionada con aquello que más preocupa a los españoles. Ninguna novedad. Prácticamente lo que se viene dando estos últimos meses. Lo que más preocupa a los españoles es el paro, seguido de la corrupción que por cierto ha sustituido en estas encuestas a la preocupación que generaba el terrorismo entre los ciudadanos, figurando en tercer lugar la economía, seguida de los políticos y la Sanidad, destaco estas cinco primeras preocupaciones sobre el resto de las diez que más malestar ocasionan a la ciudadanía.
Está claro que esta encuesta del CIS tiene poco que comentar salvo decir que todo sigue igual de mal, pero me ha llamado la atención un comentario que sobre esta noticia hace un lector el cual manifiesta lo siguiente: “Todo lo que la prensa airea, al cabo del tiempo es la máxima preocupación de los españoles. ¿Por qué se molesta el CIS en hacer encuestas? Basta con revisar las noticias con las que la prensa nos ha machacado durante el último mes”. Igual he entendido mal lo que quiere decir este opinante pero tal y como yo lo entiendo, no afirmo que sea así, sus palabras puedan dar la sensación de que es la prensa la que genera el que los españoles estemos preocupados y no lo que estamos viviendo de forma directa o indirecta a través de los males que aquejan a familiares, amigos, vecinos, en definitiva a millones de españoles. O sea que para no caer en la desesperación hay que hacer menos caso a los medios de comunicación que nos dan datos reales de lo que está aconteciendo en nuestro país y sí fiarnos más de aquellos otros medios que nos quieren hacer creer que aquí no pasa nada, que todo es pura quimera y que todo el monte es orégano. Esto me ha recordado aquel chiste que se contaba ya cuando la dictadura y en el que se decía que un ciudadano en un intento por cuestionar lo que un ministro de Franco contaba sobre lo bien que se vivía en España tuvo la “osadía” de responderle al ministro diciéndole que él, el ciudadano, viajaba mucho por todo el país y que las cosas no andaban tan bien como él afirmaba, a lo que el ministro le respondió que lo que tenía que hacer era “leer más la prensa –la del Movimiento- y viajar menos”. Es un chiste viejo y muy sabido pero he creído oportuno el recordarlo.
De lo que más se alardeaba en la prensa del Movimiento y en el NO-DO era de la seguridad que gozaban los ciudadanos españoles. No había robos y era bien cierto y puedo dar fe de ello. Recuerdo que en aquellos tiempos de la dictadura había bastante tranquilidad hasta el punto de aquí en Elche, la gente acostumbraba, en verano, cenar a la puerta de su casa, es decir en la calle, mi padre que entraba al trabajo a las cinco de la mañana solía, después de haber cenado, desplegar la hamaca y mientras mi madre y yo nos íbamos a dormir a nuestra única habitación él se quedaba en la calle durmiendo al fresco y las puertas de mi casa abiertas de par en par hasta las cuatro y media de la madrugada en que mi padre se despertaba y se iba al trabajo y entonces cerraba la puerta. Por eso la prensa franquista resaltaba la labor policial y decía que España tenía la mejor policía del mundo. Pero la realidad era que ¿qué es lo que los “cacos” iban a robar? En lo que respecta a mi casa poco, más bien nada, allí, como en la vivienda de la inmensa mayoría de los trabajadores españoles solo había una mesa, cuatro sillas, un trinchante sin espejo, dos camas, una mesilla de noche, un pequeño armario ropero, para la ropa que había no hacía falta que fuera muy grande, a más del escaso menaje de cocina y la hamaca en la cual mi padre dormía en plena calle y claro, esta no se la podían llevar si no cargaban también con él, de dinero o joyas, obvio es decir que nada de nada. Este era el “panorama”, por eso en la prensa los gobiernos de la dictadura presumían de que los españoles no corríamos peligro alguno por causa de la delincuencia común, el peligro venía por parte del Ministerio de la Gobernación y de los medios de comunicación, “azulados” todos ellos, dirigidos desde dicho ministerio.
No, la preocupación no la generan los medios de comunicación que informan con honestidad y con datos fiables, la intranquilidad la produce la realidad, esa realidad que la monja sor Lucía Caram, ha definido con esa frase tan cierta en la que ha dicho que “la crisis no son cifras, son personas”.

Barra libre

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Deseo hacer constar mi repulsa a la violencia. La violencia solo genera extrema violencia venga de donde venga”.
Los lamentables y criticables hechos que protagonizaron poco más de dos centenares de violentos en la noche del pasado día 22 de marzo, día de la concentración en Madrid de los participantes en la Marcha por la Dignidad, han empañado y han provocado el que una manifestación tan importante se haya visto eclipsada y se haya hablado más de los incidentes entre policías y violentos que del verdadero sentir de la manifestación que no es otro que el de dejar constancia del malestar y la preocupación existente por lo mal que lo están pasando millones de españoles. No se ha hablado en absoluto sobre los cientos de miles de personas que se manifestaron pacíficamente y si se ha hablado mucho de los actos de violencia protagonizados por dos centenares de incontrolados. Estos violentos, sin seguramente pretenderlo, le han hecho un favor al Gobierno.
Pero quiero centrar este comentario planteando algunas interrogantes que me asaltan con respecto al modo en que estos acontecimientos tuvieron lugar y principalmente en el porqué de ciertas actitudes de los responsables policiales y políticos. En primer lugar no me explico como cuando el estamento policial preveía que iban a producirse alteraciones del orden público y sabiendo en que zona iban a tener lugar, no dispusieran el que todo el material de obra que había en la zona fuera retirado, lo que supuso para los violentos una especie de depósito de “municiones”. Tampoco entiendo como la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha incoado ya o piensa hacerlo, expediente a los organizadores de la Marcha por la Dignidad cuando la concentración en la Plaza de Colón se desarrolló sin incidente alguno y donde había personas mayores y niños. Es como si viajamos en un autobús y de pronto uno de los pasajeros la emprende a golpes con los cristales, no puedo entender que la actitud de un incontrolado pueda ser motivo de sanción para el resto de los viajeros. Pero de esta señora y del ministro del Interior puede esperarse todo menos que actúen con cordura, con mesura y con serenidad. No encuentro explicación alguna a que un sindicato policial, la CEP, por medio de un portavoz presente a algunos medios de comunicación unas fotos en las que se ve una muleta con una especie de lanza camuflada con la cual aseguró que se había pinchado en cuatro ocasiones a un policía y que los violentos habían empleado tirachinas para lanza bolas de hierro. El resultado final, la verdad de ambas cosas, es que la muleta fue detectada el día 21, un día antes de los incidentes, en los juzgados de la Plaza de Castilla y lo del tirachinas corresponde a una foto que publicó El Mundo el 27 de abril de 2013 en unas protestas que tuvieron lugar en la Plaza de Neptuno. El sindicato en cuestión, al ser descubierta su falsa acusación, dijo que se había tratado de un error. ¿Se intentaba apoyar la tesis del Gobierno? Ellos sabrán.
Pero lo más lamentable de todo fue ver a ese pequeño grupo de policías acosados por los violentos y recibiendo el lanzamiento de toda clase de objetos, la escena era francamente lastimosa, daba verdadero miedo y angustia ver a estos policías en esa situación tan extrema como peligrosa. Pedían refuerzos y que les sacaran de allí y la respuesta que recibieron de sus superiores era que de inmediato no les podían enviar ayuda, algo incomprensible si tenemos en cuenta que se habían dispuesto 1.800 policías para ese día por lo que pudiera ocurrir. Allí estuvieron aguantando y menos mal que no sucedió nada irreparable. Es en este hecho donde se me abren muchas interrogantes: ¿Por qué no se les envió ayuda? ¿Se pretendía que se pudiera llegar a que se produjera un suceso luctuoso para que el Gobierno pudiera utilizarlo como una circunstancia que hacía necesaria la aplicación de su reciente Ley de Seguridad Ciudadana? ¿Se pretendía con ello legitimar una ley represora de las libertades de los españoles para manifestarse libremente? La historia nos ha enseñado que a lo largo de los tiempos ha habido gobiernos que han sacrificado vidas inocentes para justificar la entrada en una guerra o aplicar medidas represivas excepcionales o leyes antidemocráticas como es el caso de la Ley de Seguridad Ciudadana para evitar las protestas de la ciudadanía. En definitiva: ¿Se pretendía que algún miembro de la policía resultara muerto o gravemente herido para en el futuro disponer el ministro del Interior o los delegados del Gobierno de “barra libre” para reprimir cualquier intento de manifestación ciudadana? Pregunto.
Deseo dejar constancia de mi repulsa a la violencia. La violencia solo genera extrema violencia venga de donde venga. Sentí dolor y preocupación por aquel pequeño grupo de policías asediados y siento lo mismo cuando veo, y lo hemos visto en muchas ocasiones, yo diría que demasiadas, como algunos policías se ensañan con algún manifestante cuando este está tirado en el suelo. Todo esto se podría evitar si España dispusiera de un Gobierno capaz de solucionar los problemas que tenemos los españoles.

Los valores y el papel higénico

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“A la gente, a las personas, hay que hablarles claro, decirles la verdad y no mentirles y encima burlarse de ellas”.
Cuando en un espacio de tiempo de tres días uno oye decir a dos jóvenes, con trabajo y que no les va mal para desenvolverse en su hogar a pesar de la que está cayendo, que “este país es una mierda” y que no tendrían inconveniente alguno en trasladarse a otro para hacer su vida, uno se queda un poco, bastante, a “cuadros” y se pregunta por el porqué de estas manifestaciones de descontento tan duras. Lo cierto es que esto me ha dado mucho que pensar en estos pasados días y he estado mentalmente dando un repaso a lo que a diario oímos, vemos y escuchamos y la verdad es que a estos dos jóvenes a pesar de su buena situación, tienen trabajo y como he dicho no les va mal, no les faltan motivos para decir que “este país es una mierda” y que no tendrían inconveniente en marcharse de él. El caso es que con este ejercicio de repaso mental de lo que está ocurriendo en España, mejor dicho en Gilipollandia, uno se da cuenta de que es cierto que todo tiene su explicación. No voy a entrar en grandes detalles para explicar en qué me he fundamentado para entender las palabras y la actitud de estos dos jóvenes y comenzando por enumerar algunos de ellos, citaré en primer lugar la desconfianza, el temor y la inseguridad que crea en los ciudadanos el ver que su futuro es bastante complicado y lleno de incertidumbres. ¿A qué conclusión puede llegar la ciudadanía cuando oye a sus dirigentes invocar y acogerse a todos los santos habidos y por haber? A la desconfianza, a la preocupación y a la desesperanza. Veamos lo que podemos esperar de nuestros dirigentes cuando se manifiestan del siguiente modo: Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior: “Santa Teresa intercede por España”. La ministra de Desempleo, Fátima Bañez, se encomienda a la Virgen del Rocío para salir de la crisis. Juan Ignacio Zodio, exmáximo dirigente del PP en Andalucía: “Los sevillanos confían en Cristo para salir adelante”. La alcaldesa de Madrid sitúa al cristianismo entre su credo político. Mariano Rajoy, se siente “reconfortado” después de haber estado en Almonte en la celebración del Rocío. Y acabo con el mismo con el cual empecé esta ronda de fervor religioso para acabar con la crisis, con Jorge Fernández Díaz, que pidió al Papa que “rezara por España en las circunstancias actuales”. Sobre todo esto que nos da la medida de la incapacidad de nuestros gobernantes para sacarnos de esta catastrófica situación.
Mientras la reforma laboral de Rajoy dictamina que las empresas que tengan pérdidas pueden despedir a sus trabajadores pagándoles 20 días por año en lugar de 45, cualquier modesto contable conoce las mil formas de que una empresa declare pérdidas en vez de beneficios sin que nadie de Hacienda venga a comprobarlo, un juzgado dicta una sentencia mediante la cual hay que indemnizar a dos ex altos directivos de Catalunya Banc con 600.000 euros a cada uno de ellos por despido improcedente cuando este banco tuvo unas pérdidas de 11.819 millones de euros y el Estado, los españoles, tuvo que inyectarle 12.050 millones de euros, la mayor ayuda bancaria en España superior a la de Bankia en proporción a su tamaño. Para esta gente la reforma laboral de Rajoy no cuenta.
Y no digamos de la befa y mofa, tan miserable como ruin que está practicando diariamente el Gobierno y sobre todo la “desmoñada” de la ministra de Desempleo, Fátima Báñez, recordándoles a los pensionistas que el Gobierno les ha “subido” la pensión. Un juego sucio y rastrero. Lo que el Gobierno debió hacer es hablar claro y decir que este año no habría aumento de las pensiones por una sencilla y poderosa razón: Porque no hay dinero, salvo para rescatar a los bancos. A la gente, a las personas, hay que hablarles claro, decirles la verdad y no mentirles y encima burlarse de ellas. Eso que lo hagan con su dignísimo y respetabilísimo padre.
Son muchos “pequeños” detalles que crean temor, desconfianza y que te hacen llegar a que puedas alcanzar a explicarte porqué dos jóvenes que hasta hora están teniendo suerte, dicen que “este país es una mierda” y que no tendrían ningún inconveniente a la hora de tener que abandonarlo para siempre. Son dos jóvenes que se dan cuenta de que a su alrededor hay millones de personas que lo están pasando muy mal y que ellos pueden acabar engrosando el grupo de menesterosos, indigentes o como se les quiera llamar, No les falta razón a estos dos jóvenes, pero la realidad es que la mayoría de la clase dirigente de este país les da a los valores éticos, morales y sociales el mismo uso que le da al papel higiénico y así nos va.

Los poderosos no perdonan

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Su única meta es acaparar dinero y hacer uso, mal uso, del poder que da el dinero”.
El Tribunal Supremo ha decidido que el exjuez Baltasar Garzón no es merecedor de que se le conceda el indulto que ha sido solicitado para él alegando para justificar la denegación que el exjuez no se ha arrepentido. Yo creo que esta es una más de esas decisiones judiciales que los españoles no acabamos de entender. En mi caso me da la impresión de que cuando el Supremo habla de que no hay arrepentimiento nos está queriendo dar a entender que Garzón debe pedir perdón a todos y cada uno de los sinvergüenzas, golfos y maleantes que el intentó, no le dejaron, poner en “orden” por su implicación en el en el caso Gürtel.
Recientemente Garzón ha declarado que ya “ya está bien, que le dejen en paz” que según él, no se conforman con haberle condenado sino que tienen que humillarle permanentemente. Este tipo de presión hacia una persona, y más en este caso, es el que suelen practicar los poderosos con aquellos que han intentado demostrar que no son más que una pandilla o banda de corruptos que gozan de un trato especial en lo que se refiere a poder eludir la acción judicial contra ellos y que cuando no lo consiguen la cosa se soluciona con tenerlos cuatro días en la cárcel a “cuerpo de rey”. Esto es lo que suele ocurrir cuando existe un sistema judicial que siendo generosos podemos decir que funciona mal por los cuatro costados y cuando se permite que políticos corruptos o bajo sospecha de corrupción, estando imputados por ello, pueden tener poder decisorio para legislar, es decir, para aprobar leyes.
Creo que no es nada nuevo decir a estas alturas que en España, mejor dicho en “Gilipollandia”, hemos entrado en una situación de total y absoluto reinado de los poderosos, la inmensa mayoría de ellos gente corrupta, malhechores, los hay en la política y en los círculo donde se mueve el dinero y aquel que se atreve a meterse con ellos de forma directa, aquel que juega con “su pan” lo mejor que puede hacer es buscarse un monasterio situado en lo más recóndito del globo terráqueo para intentar poder eludir las consecuencias propias de la venganza, del poderío del poder de los poderosos, perdón por el juego de palabras, porque sin duda alguna le van a hacer la vida imposible allá donde se encuentre para que sirva de aviso y escarmiento a cualquier “loco” que intente meter su nariz en sus malolientes cambalaches.
Estamos atravesando malos tiempos, pero es precisamente en época de malos tiempos cuando la basura, los sinvergüenzas y malhechores, aprovechan para enriquecerse sin pararse a pensar en si lo hace por medios legales o no. Su única meta es acaparar dinero y hacer uso, mal uso, del poder que da el dinero. Estamos en un país donde cuando los juristas, los jueces, pecan por defecto, es decir se quedan “cortos” en el cumplimiento de sus obligaciones como tales, dictando sentencias cuya “baja densidad” no guarda proporción con el delito cometido y juzgado, normalmente no se les suele “poner en la calle”. Lo malo para ellos es cuando pecan por exceso y este exceso se concreta en aplicar, o al menos intentar aplicar la ley, con la mayor dureza a gente sin escrúpulos que han metido la mano donde no debieran o han defraudado de forma escandalosa y sin el menor temor al incumplir sus obligaciones tributarias. Si esto se llega a dar pueden verse en la cola del paro.
No, con los poderosos no se juega, ellos controlan, de una forma u otra a los que ostentan poderes que de algún modo puedan ir contra sus intereses y sobre todo contra “su libertad” de actuar como y de la forma que les venga en gana. Esto de que las “escuchas” son legales o no, aún a pesar de haberlas ordenado un juez, la verdad, así opino yo, suena a cachondeo. Recuerdo perfectamente, de esto hace ya muchos años, cuando un juez valenciano apellidado Manglano, ordenó se establecieran unas escuchas sobre determinado cargo público del Partido Popular porque había sospechas de que estaba mezclado en asuntos relacionados con la droga. Fue la casualidad la que hizo que en aquellas escuchas se pudiera detectar lo que luego se llamó el “caso Naseiro”, un caso de corrupción en el cual estaban presuntamente involucrados destacados personajes del PP, entre ellos Eduardo Zaplana. Resumiendo: El caso es que no se pudo llevar a cabo el que la justicia intentara averiguar qué es lo que había en el “caso Naseiro”, según se decía en aquellos tiempos había y bastante, porque se consideró que como aquello había sido detectado a través de una escucha judicial llevada a cabo para detectar un caso de posible tráfico de drogas, distinto a lo que era el “caso Naseiro”, lo que sobre este abortado caso pudiera haber no era objeto de ser tenido en cuenta por la justicia. Ante esto, siempre he pensado lo siguiente: Si por medio de esas escuchas se hubiera detectado que había un plan para asesinar a alguien, hubiera sido pertinente el que interviniera la policía para evitar un crimen, o no lo era porque ello se había sabido a través de la práctica de una orden judicial de escucha telefónica que no tenía como objeto saber si una persona iba a ser asesinada. Evidentemente lo de que a Garzón se le expulsó por ordenar unas escuchas ordenadas por él, por un juez, que dicen que no eran legales, esto ya no hay quien se lo trague. Con los poderosos no se juega.

¿Estaba dormido o extasiado?

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Claro que a lo mejor, cosa de la genética y de los científicos, hoy la primera salida de los árboles a la vida ya no es un brote verde buscando el sol para crecer sino todo un árbol hecho y derecho cargado de ricos y sabrosos frutos”.
Martes, 25 de febrero de 2014, doce horas del mediodía. Conecto el televisor, me repantigo en el sillón, y me dispongo a escuchar lo que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, nos va a contar sobre el estado de la nación. Comienza Rajoy a desgranar todo lo bueno que ha hecho su Gobierno durante el pasado año y poco a poco me voy dando cuenta de que cada minuto que pasa me voy sintiendo más relajado hasta dejar de sentir el paso del tiempo. De pronto, siento que alguien me da un pequeño puntapié y una voz que dice: ¡Eh! ¡Que te has quedado “frito”! ¿Qué? ¿Qué pasa? dije un tanto confuso, a lo que la misma voz me respondió: “Que estás dormido como un tronco”. Intenté recuperar mi estado de lucidez, y al darme cuenta de que era mi mujer la que me estaba hablando, le dije: “No, no estoy dormido lo que pasa es que escuchando lo que dice el presidente debo haberme relajado demasiado y haber entrado en una especie de éxtasis”. Después de decir estas palabras y poder abrir los ojos y recobrar un poco de visión y claridad pude ver que en la pantalla estaban poniendo publicidad y que la intervención del presidente hacía más de media hora que había finalizado.
El caso, la realidad, es que dormido, relajado o extasiado, no lo sé, lo cierto es que no me enteré de forma directa de lo que dijo el presidente, aunque me queda el consuelo de que quizá fue lo mejor que me pudo ocurrir pues mi corazón y mi tensión arterial no están para escuchar palabras que más bien pueden alterar el sistema cardiovascular y esto a mi edad no me conviene. Posteriormente a través de los resúmenes que los distintos medios de comunicación nos han ido ofreciendo me he enterado de algunas, una de ellas de que este Gobierno ha subido las pensiones, cosa en la que a pesar de mi condición de pensionista no había reparado, no me explico por qué, un aumento de sueldo siempre se nota, será porque ya voy chocheando, cosas de la edad, cualquier día de estos no me extrañaría verme untando la tostada con la pasta de dientes. En fin que le vamos a hacer. Pero lo que más me ha impresionado es que en uno de esos resúmenes que ha dado la televisión he podido ver al presidente diciendo que “el árbol ha comenzado a dar sus frutos”. Estos me ha dejado bastante perplejo pues no hace mucho decía que él nunca hablaría de brotes verdes y ese árbol, el que según el presidente “está dando frutos”, al germinar la semilla que se enterró en la tierra produce una primera reacción que siempre se materializa en un brote verde. Claro que a lo mejor, cosa de la genética y de los científicos, hoy la primera salida de los árboles a la vida ya no es un brote verde buscando el sol para crecer sino todo un árbol hecho y derecho cargado de ricos y sabrosos frutos. Como dijo don Hilarión, ese célebre y pícaro boticario de la zarzuela la “Verbena de la Paloma”: “Las ciencias avanzan que son una barbaridad”. En cualquier caso esto del árbol que da fruto me recuerda aquel viejo poema que un rechazado enamorado escribió a la mujer que afectivamente no le correspondía: “En mi puerta planté un pino creyendo que me querías y ahora que no me quieres no puedo sacar el carro”. Agradeceré que alguien me aclare si el hecho de quedarme dormido o extasiado, haya podido provocar el que me perdiera algo que dentro de todo lo que dijo el presidente tuviera algún interés para nosotros los ciudadanos.

Lo “mejorsico” de cada casa

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Si hemos sido capaces de permanecer impertérritos mientras quince “sin papeles” se ahogaban en la frontera de Ceuta con Marruecos, ya nada puede extrañarnos. Máxime con ese sujeto que tenemos al frente del Ministerio del Interior”.
Hay momentos en la vida en los que uno llega a pensar lo fácil que ha sido para unos lograr determinadas cosas o cumplir un deseo y lo difícil que es para otros, difícil, no, imposible, el poderlas conseguir.
Digo esto por lo difícil que resulta para los sud y centro americanos, asiáticos, africanos y personas de otros continentes el poder desplazarse para trabajar y asentarse en el continente Europeo y todo ello por los dichosos papeles. Pero hubo un tiempo en que la historia nos cuenta que los europeos se desplazaban a esos continentes a bordo de barcos tripulados por marineros que por ser caritativo yo defino como lo “mejorsico” de cada casa, cada vez que se organizaba un “crucero” se llenaban los barcos y se vaciaban las cárceles, y sin necesitar ningún tipo de papel desembarcaban allá donde mejor les parecía y se establecían de forma más o menos temporal, el tiempo de estancia iba en función de lo que podían tardar en “arramblar” con todo lo que de valor había por allí y el tiempo que podían emplear “divirtiéndose” con las nativas. De ahí viene en el caso de los españoles, el “glorioso” calificativo de “Conquistadores”. Y así siglo tras siglo hasta que solo dejaron las piedras y algún tipo de arbolado que no tenía ningún valor comercial. Y todo esto sin papel alguno. Lo de los papeles vino después, pero no eran papeles para que los habitantes de esos continentes pudieran venir a trabajar a Europa, no, los papeles eran los que los “listos”, los europeos y como no, los norteamericanos, pudieran quedarse para explotar en exclusiva cualquier tipo de mineral ya sea líquido, sólido, o de cualquier otra naturaleza, a lo que hay que añadir la madera, papeles que se autorizan con la firma de los dirigentes aborígenes que apenas saben leer y escribir pero que sí saben contar el dinero, y en que paraísos fiscales pueden ponerlo a buen recaudo, dinero que no llega a los ciudadanos y es por ello por lo que estos se ven obligados a convertirse en gente “sin papeles” en una tierra que no es la suya porque en sus países de origen la riqueza no se reparte, se acapara. Aunque eso aquí, en España, también se hace.
Los tiempos cambian, en otros tiempos los papeles sobraban, estaban demás, ahora los que habitan en esos saqueados continentes si quieren venir como simples visitantes a Europa o a trabajar, tienen que justificar que han sido invitados por alguna familia europea, y en la mayoría de los casos no les conceden el permiso de visita, este pasado verano tuve ocasión de experimentarlo en mi propia casa, y en el caso del trabajo o hay contrato o los internan en un campo de acogida hasta que los devuelven a sus países de origen. O sea que si desean venir solamente a conocer Europa o a trabajar necesitan “papeles” sin embargo cuando los europeos íbamos por esos continentes practicando el saqueo el robo, el pillaje y violando a toda mujer que se les pusiera por delante no hacía falta papel alguno. Eso sí, para darle “seriedad” a la cosa en todas las operaciones de “recogida de enseres” que se hacían por esos continentes nunca faltaba al frente de la misma un fraile portando una cruz. Si los que vienen sin papeles a Europa portaran una sola cruz de madera con uno de los ocupantes de la patera sosteniéndola en sus manos y situado en la proa de la embarcación como señal de paz y buena voluntad seguro que serían acusados de poseer armas de destrucción masiva, y se verían de inmediato repelidos por los buques de la armada y la artillería costera, apoyados por algún portaaviones. ¿Cree usted que exagero? Si hemos sido capaces de permanecer impertérritos mientras quince “sin papeles” se ahogaban en la frontera de Ceuta con Marruecos, ya nada puede extrañarnos. Máxime con ese sujeto que tenemos al frente del Ministerio del Interior.

Santa Teresa no intercedió por ellos

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Honradamente he de mostrar mis temores de siempre cuando observo en cargos políticos actitudes o hechos en los que se pone de manifiesto su beatería, me dan verdadero pánico”.
No, no eran gentes de raza negra aunque el color de su piel así lo señalara, eran personas que huían de la guerra, de la miseria, del hambre, de la persecución política, eran ante todo personas que se lanzaron a la aventura poniendo su vida en juego con la única intención de buscar un lugar mejor, un lugar donde pudieran vivir como seres humanos, donde buscar un “hueco” en una sociedad nueva para ellos donde poder conseguir encontrar la posibilidad de supervivir y con la esperanza de poder reunirse algún día en ese, para ellos, nuevo mundo, con su familia, con sus esposas, con su hijos, con sus padres y con sus hermanos, en definitiva con sus seres queridos que quedaron allá expectantes ilusionados y a la vez preocupados a la espera de ser llamados algún día para que esa reunión se produjera, pero esas expectativas, esas ilusiones y lo que hubiera podido ser un hermoso reencuentro se truncaron en una playa que delimitaba la frontera entre Ceuta y Marruecos.
¿Qué importa si fue la Guardia Civil o la gendarmería marroquí, la que impidió que quince personas perdieran su vida y con ella sus ilusiones en una playa en la que las imágenes nos han dado cuenta de cómo los seres humanos, maltratamos a otros seres humanos indefensos estando estos en unas condiciones dramáticas, ver aquel grupo de personas acosadas y atacadas desde tierra y desde el mar, fueron escenas que jamás se deben repetir pero que no me cabe la menor duda de que lamentablemente algún día las volveremos a ver. Los “humanos” somos muy dados a repetir nuestras “hazañas”.
Pero de todo este lamentable episodio hay algo que para mí ha quedado muy claro: Ni los números de la Guardia Civil ni los de la gendarmería marroquí, son culpables de lo ocurrido, todos ellos se limitaban a cumplir órdenes como es su obligación, los culpables, los responsables de tan bochornoso y desgraciado episodio son los mandos. El ejército y las fuerzas de orden público salen de sus cuarteles o comisarías provistas de la clase de armamento que les señalan sus superiores, oficialmente y cuando se está bajo mando nadie se “arma” por su cuenta ya sea en plan ofensivo o defensivo y esos medios de ataque o defensa cuando son portados por personal uniformado es para utilizarlo y en el caso de la playa de Ceuta las imágenes han dejado bien claro que se utilizó. No pienso en absoluto que los fallecidos lo fueran por el empleo de estas armas, pero nadie puede negar que sirvieron de amedrentamiento para que muchos de ellos estuvieran dentro del agua más tiempo del debido y murieran ahogados.
No, en el caso de España no son los números de la Guardia Civil que intervinieron en tan “gloriosa” operación los culpables, los culpables son sus superiores y en particular los responsables políticos, pasando por el delegado del Gobierno, el director general de la Guardia Civil, secretarios y subsecretarios del Ministerio del Interior y todo aquellos cargos civiles que están desempeñando tareas relacionadas con el orden público y para lo cual no tienen la más mínima preparación, la mayoría de ellos están ahí por cuestión de amistad. He dejado para el final al protagonista, al hombre que no mira de frente a las cámaras de televisión cuando le están entrevistando, al personaje que en varios de mis artículos he advertido de que se le debería aparatar de su cargo antes de que pudiera dar lugar a que algún día pudiéramos tener un altercado público de incalculables y trágicas consecuencias, me refiero al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, a ese personaje que hace unos días, el 23 de enero pasado, decía que: “Santa Teresa hablaba de tiempos recios, y estoy seguro de que en estos momentos estará siendo una importante intercesora para España en estos tiempos también recios que está atravesando”. Honradamente he de mostrar mis temores de siempre cuando observo en cargos políticos actitudes o hechos en los que se pone de manifiesto su beatería, me dan verdadero pánico. Si el presidente del Gobierno aún tiene la cabeza sobre los hombros y no anda por ahí, como en muchas ocasiones pone de manifiesto, como pollo sin cabeza, debería cesar a este ministro y cuanto antes mejor. Si a este Gobierno le queda una pizca a de decencia este suceso se debería investigar y castigar a los responsables.
Pero por lo visto en ese luctuoso y desgraciado día en que algunas personas perdieron la vida en la frontera entre Ceuta y Marruecos, estas no pudieron contar con la intercesión de Santa Teresa, esa santa a la que el ministro del Interior le profesa tanta devoción, a lo mejor es que andaba muy ocupada y el ministro no tuvo ocasión de contactar con ella para consultarle o le aconsejara lo que era conveniente hacer o como actuar contra un grupo de pobres gentes, de personas, que huían de las guerras, de la miseria, del hambre, de la persecución política y al propio tiempo poder conseguir su libertad ideológica. Su libertad como personas nacidas libres y por tanto con derecho a serlo de por vida.

Se prohibe estar enfermo

Posted on


EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
“Si de lo que se trata es de ahorrar dinero a las arcas públicas no entiendo porqué hay que marear tanto la perdiz si lo que se pretende es derribarla de un tiro”.
Leo en un titular de prensa lo siguiente: “El Consell (Gobierno valenciano) retira a los niños con cáncer el grado de discapacidad que les daba derecho a ayudas”. El caso se refiere a la provincia de Alicante. De inmediato se produjeron quejas de las organizaciones que se ven directamente afectadas por esta medida y ante la reacción de tan impopular como irresponsable medida el Consell ha reculado y ha dicho que no, que se trata de un problema administrativo que ya ha sido solucionado.
Esto es algo que se está dando a diario y que entra dentro de los planes del Gobierno de desmantelar el sistema de Sanidad Pública, que forma parte de uno de los pilares básicos del Estado del Bienestar. Por cuestión de espacio les voy a resumir algunos de estos titulares que dan cuenta de que esta forma de hacer del Gobierno no tiene otro objetivo que “forzar” la privatización de la Sanidad Pública, intención que la provocado el que los tribunales le hayan dado un serio varapalo a la Comunidad Autónoma de Madrid. Estos titulares son los siguientes: “Mato eleva el copago a los jubilados hasta seis veces por encima de la subida de las pensiones”. “Los pacientes deberán pagar por las medicinas que se dan en el hospital”. “Sanidad restringe el uso de protectores de estómago y de fármacos contra la artrosis”.”Sanidad pagará más a los médicos que menos pacientes traten y que reduzcan los ingresos hospitalarios y ahorren medicinas, pruebas y derivaciones a los especialistas”. “Sanidad excluye la medicación del colesterol por debajo de 320 si no existe riesgo cardiovascular”. “Sanidad no aclara cuánto pagarán los crónicos, que copan el 80% del gasto”. “Sanidad pone inspectores para eliminare tratamientos con medicamentos caros”. “Ana Mato apuesta por cambiar la atención a los enfermos crónicos para ahorrar”. “La Comunidad de Madrid apunta ahora a dejar fuera de la protección a los pacientes más caros”.
Queda claro que lo que el Gobierno pretende es que haya el máximo ahorro económico en una cosa tan importante y fundamental como es la salud de las personas lo que no entiendo es como lo están haciendo gota a gota cuando disponen de medios suficientes, tanto administrativos como legislativos, para que ese ahorro económico que persiguen sea una realidad de la noche a la mañana. El artículo 43 de la Constitución Española, dice: “1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud. 2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La Ley establecerá los derechos y los deberes de todos al respecto”. Si de lo que se trata es de ahorrar dinero a las arcas públicas no entiendo porqué hay que marear tanto la perdiz si lo que se pretende es derribarla de un tiro. Solo es cuestión de o bien por la vía del Real Decreto-ley en el que se diga que se prohíbe terminantemente a todos los españoles, bajo sanción económica, el estar enfermos, o bien recurrir a anular el texto del citado artículo 43 de la CE y redactarlo en los mismos términos que figurarían en el Real Decreto-ley. Es fácil y rápido. Lo demás, yendo por el gota a gota lo que produce es un cabreo tras otros a los ciudadanos. Con el Real Decreto-ley o con la modificación del artículo 43 de la CE, la gente solo se cabrea una vez y eso con el tiempo se pasa, pero uno tras otro lo que provoca es un cabreo constante que puede llevarnos a situaciones extremas que nadie desea. Ya me estoy viendo el final, todos recogiendo tapones de plástico para pagarnos los medicamentos.