CAMBIEMOS NUESTROS ZAPATOS


Trabajo en curtidurías del área de Hazaribagh, en Bangladesh – (c) GMB Akash.

Caminamos cada vez más rápido. Algunos hasta salen a correr. Y caminamos cada vez más lejos. Nos encanta viajar y no hay continente fuera de nuestro alcance. Pero sea a pie, en bici, en coche o en avión, siempre vamos calzados y calzadas en nuestros zapatos.

En el mundo se fabrican unos 22.000 millones de zapatos al año y en Europa consumimos unos cuatro pares por persona cada año. Como siempre, algunos menos y algunos más.

Como tantos otros productos realizados con mano de obra poco cualificada, importamos la mayor parte del calzado de Asia, aunque Europa conserva una pequeña parte de la industria del calzado global, sobre todo en Italia. Aun así, Asia fabrica el 87% de la producción mundial de calzado y es el principal exportador, mientras que Europa es el mayor importador. China lidera los países exportadores y produce 14.600 millones de pares de zapatos al año, que dan para caminar mucho.

SETEM y la Campaña Ropa Limpia han denunciado durante años los abusos laborales en la industria global de la confección, insistiendo en la responsabilidad de las grandes marcas y grupos empresariales del sector sobre sus cadenas de suministro y apoyando a las trabajadoras para mejorar sus condiciones. Gracias a este trabajo conocemos sobradamente quién sufre para fabricar las camisetas que compramos a 5 euros y quién se gana enormes beneficios cuando pagamos 50.

Fabricando ropa de marca.

Pero las multinacionales del calzado no han pasado todavía por el mismo escrutinio. A pesar de ser un componente esencial de la industria de la moda, con condiciones de trabajo equivalentes, la población europea, según  una encuesta encargada recientemente a Nielson, continúa ignorando en gran medida cómo se han fabricado sus zapatos. La encuesta también muestra que un 63% de la población declara que la Unión Europea debería regular más los productos que entran en el mercado común para asegurarse de que su fabricación cumple con la protección de los derechos humanos.

“LA POBLACIÓN EUROPEA CONTINÚA IGNORANDO EN GRAN MEDIDA CÓMO SE HAN FABRICADO SUS ZAPATOS”

Estos días, un nuevo consorcio de 15 organizaciones europeas y tres asiáticas de China, India e Indonesia han presentado una nueva campaña con el nombre Cambia Tus Zapatos , que reivindica una cadena de suministro del calzado ética, sostenible y transparente. La campaña hace especial énfasis en combatir los salarios de pobreza imperantes en los principales países exportadores. Solo  poco más de un 2% del precio al público de un par de zapatillas deportivas va destinado a cubrir los salarios de quienes las han producido en Indonesia.

También se denuncian las peligrosas condiciones de trabajo que imperan en las curtidurías de cuero, donde se usan productos altamente tóxicos como el cromo sin protección suficiente, y se insiste en la necesidad de mostrar mayor transparencia en la cadena de suministro de las grandes marcas de calzado pasando por un mejor control y etiquetado de los productos a la venta.

Una de las primeras acciones que nos propondrá la campaña próximamente es sumar pasos en una marcha virtual a Bruselas a través de una aplicación móvil. Ésta sumará los pasos de toda Europa para pedir a la Unión Europea que introduzca una legislación nueva para que las empresas de manufactura y de comercialización de calzado informen a consumidores y consumidoras sobre cómo se han producido sus zapatos y qué productos tóxicos pueden contener.

Caminamos cada vez más rápido y más lejos. ¡Contemos nuestros pasos y hagamos que nuestros pasos cuenten!

FUENTE: www.eldiario.es/desigualdadblog/comercio_justo_6_415118489.html

Anuncis

EN BUSCA Y CAPTURA UN DEFECADOR EN SERIE


De hoyo en hoyo y tiro porque me toca. Así funciona la rutina de un misterioso defecador en serie que lleva desde 2005 depositando sus heces a lo largo y ancho del campo del Stavanger Golf Club noruego.

A lo largo de esos diez años, los movimientos de este héroe anónimo que lucha contra el elitista deporte acudiendo al club a dejar sus detritos han permitido que el personal del campo de golf haya dibujado sus hábitos: “Solo lo hace de lunes a viernes. Los fines de semana no he encontrado heces en el campo de golf”, explica Kenneth Tennfjord, jardinero del club.

Además, Tennfjord ha descubierto que el defecador tiene sus hoyos preferidos y que no lo hace a lo loco, descuidando la higiene. De hecho, el jardinero asegura que junto a los residuos suele aparecer el papel higiénico utilizado para limpiarse tras la refriega.

Después de tanto tiempo, el jardinero también ha hecho un severo estudio del aspecto de los excrementos. Según Tennfjord, “los primeros años fueron heces relativamente duras, pero la consistencia ha cambiado”. Se atreve a ir más allá y, en base al tamaño de los restos, especula que el defecador es un hombre. “Son demasiado grandes para ser de una mujer”, asegura.

A partir de ahí, poco más se sabe. El director del club cuenta que el defecador llega en bicicleta a primera hora de la mañana, hace sus cosas y se marcha por donde ha venido.

Obviamente, han intentado disuadirlo por todos los medios, pero su coraje es mucho mayor. De hecho, se instaló un potente sistema de iluminación para disuadir a este terrorista fecal. Su reacción fue digna de un fiel defensor de sus ideales: trepó por un árbol y desconectó los focos. Sin electrocutarse ni partirse la crisma.

El que es probablemente el asaltante intestinal más duradero de todos los tiempos sigue en pie, mientras el Stavanger Golf Club continúa intentando darle caza sin éxito y tratando de comprender los motivos de semejante ataque. “Pensamos que podría ser alguien que, por razones desconocidas, odia el golf“, explica el director.

El club de los defecadores en serie

El caso del club de golf no es el único protagonizado por un defecador en serie. Otros camaradas del héroe noruego hicieron lo propio en distintos lugares, aunque con peor suerte. En España también hemos tenido a nuestro propio bandido intestinal. Hace tan solo unas semanas, fue detenido en Algeciras el presunto autor de una serie de defecaciones realizadas en un lavadero de coches de la localidad gaditana.

Nuestro ‘caganer’ también tenía un estudiado ‘modus operandi’. Durante un año, acudía por las noches al lugar de los hechos para defecar en el túnel de lavado y, posteriormente, restregar las heces por el suelo y las mangueras de cada uno de los boxes instalados para lavar automóviles. Ni un rincón sin mierda.

Sin embargo, el caso patrio no tiene nada que hacer al lado del protagonizado por un inquietante defecador en serie detenido en Florida en 2011 después de hacer sus necesidades en varias ocasiones en la puerta de una escuela.

Lo preocupante de Kenneth Martin Sorsony (el nombre del detenido), más allá de lo obvio, es que dejaba junto a sus detritos unas notas cuyo contenido no quiso revelar la policía. La guinda del pastel (nunca mejor dicho) la puso con sus declaraciones: Martin se justificó explicando que sus actos se debían a “malos espíritus”.

Ya entonces el anónimo noruego hacía de las suyas en los hoyos de un campo de golf. Este héroe de pantalones por los tobillos y heces gigantes se ha convertido en el defecador en serie más buscado de todos los tiempos. ¡Caga y corre, amigo! ¡Caga y corre!

FUENTE:  blogs.publico.es/strambotic/2015/08/defecadores-en-serie/