PRESUPUESTOS 2012: LA BANCA AL PODER


En lo que se refiere a la deuda estatal, la metáfora del iceberg es perfecta: en los presupuestos del Estado, lo visible son apenas los 28 mil millones de euros del pago de intereses. Pero el funcionamiento de la deuda de los Estados es muy diferente al de un préstamo común:
en el caso de los Estados, la cantidad de dinero obtenida (capital) se reembolsa en su totalidad al final del préstamo (a vencimiento) – para más detalles sobre el endeudamiento estatal, ver http://patasarribavlc.blogspot.com.es/2012/02/presupuestos-del-estado-espanol-y-deuda.html.
Si queremos encontrar el reembolso de capital estimado para 2012, hace falta bucear en el “libro amarillo” disponible en la página web de los Presupuestos Generales del Estado para 2012, y encontremos la cifra de 149 mil millones de euros, que aunque constituye un gasto del Estado, no figura como tal en el balance.
Por lo tanto, el Estado dedicará este año unos 177 mil millones de euros a la deuda, es decir, una vez incluido el pago de los antiguos préstamos que vencerán este año, ¡el pago de la deuda del Estado corresponde al 57% del presupuesto de gastos!
Para poder pagar esto, el Estado tendrá que emitir deuda por un total 186 mil millones de euros (incluyendo el déficit ya previsto para 2012), lo que es ligeramente superior a la cantidad que el Estado ingresa a través de impuestos directos y cotizaciones fiscales. Continua llegint “PRESUPUESTOS 2012: LA BANCA AL PODER”

ESPAÑA VIVE POR ENCIMA DE SUS POSIBILIDADES ECOLÓGICAS


España ha tardado menos de un tercio del año en acabar con el presupuesto ecológico para 2012 ya que gasta más recursos de los que produce y emite más carbono (CO2) del que absorbe. Este país produce un consumo 3,25 veces mayor que su biocapacidad.

Cada español necesita 5,4 hectáreas globales para satisfacer su nivel de consumo actual, pero sólo dispone de 1,6 hectáreas lo cual representa un déficit ecológico de 3,8 hectáreas, según afirma un estudio elaborado por la New Economics Foundation (NEF), comité independiente británico basado en datos de la Global Footprint Network.

El sistema natural tiene una capacidad limitada de producir recursos y de absorber contaminantes sin poner en riesgo la capacidad de regenerar estos recursos año tras año.

Esta investigación lanza una alerta y avisa de que si la población global viviera como un ciudadano de América del Norte se necesitarían cinco planetas para cubrir las necesidades, si viviera como un ciudadano de España se necesitarían tres, mientras que si la población global viviera como un ciudadano de la India sería suficiente sólo con uno. Esta desigualdad en los recursos energéticos pone de manifiesto cómo en los países desarrollados se gasta más de lo que se produce, en perjuicio de aquellos con menor desarrollo.

Aniol Esteban, responsable de economía ambiental de la NEF, matiza que a la crisis económica actual se suman otras dos crisis, “la ambiental y la energética” ya que el cambio climático y la sobrexplotación de recursos naturales generan inestabilidad ecológica haciendo aun más vulnerable el sistema económico y social.

España depende de los recursos externos

Según informa este estudio, si España tuviera que subsistir de sus propios recursos al ritmo del consumo actual, hoy los habría agotado, por este motivo y hasta final de año, España vivirá por encima de sus posibilidades ecológicas y solo podrá satisfacer su demanda ecológica a cuenta de los recursos de otros países.

Países como España y Reino Unido consumen su parte proporcional del presupuesto durante el primer tercio del año y pasan a depender de los recursos del resto de países hasta final del año.

Igual que ocurre en otros países industrializados, el día en que España entra en déficit ecológico se ha ido adelantando en el calendario durante las últimas décadas aunque los resultados más recientes sugieren que el déficit ecológico se está estabilizando y no crece tan rápido.

 

Fuente:  http://www.publico.es/internacional/430441/espana-vive-por-encima-de-sus-posibilidades-ecologicas

REFORMA LABORAL E INGENIERÍA GENÉTICA


Madrid 15-M/La Calle del Medio

Aceptamos con tanta naturalidad en Europa la expresión “mercado laboral” que se nos olvida lo que realmente representa: el hecho de que los brazos y las piernas, el cerebro con todas sus neuronas, el cuerpo en general y, por así decirlo, el tiempo específicamente humano (tan distinto del tiempo geológico o del tiempo de los insectos) es objeto de compra-venta y, por lo tanto, de manipulaciones, desplazamientos, explotación y consumo, como si se tratase de una silla, una máquina o una mula.

Cuando hablamos en Europa de “reforma del mercado laboral” estamos hablando, en consecuencia, de algo muy serio. Durante décadas el liberalismo nos ha advertido contra todos los proyectos totalitarios de “ingeniería social” orientados a imponer modelos de relaciones humanas contradictorios con la “naturaleza”. Frente a la tentativa de regular modos de propiedad e intercambio colectivos, el liberalismo ha pretendido siempre que “lo natural” es que los individuos acudan al mercado no sólo a comprar su casa, su ropa y su comida sino también a venderse a sí mismos.

Una “reforma del mercado laboral” es en realidad algo mucho más profundo y radical que, por ejemplo, una reforma del código penal; no trata de introducir cambios en los procedimientos de regulación “social” sino en la naturaleza misma. No es ingeniería social sino “ingeniería genética”. Reformar el mercado laboral es reformar -utilicemos una imagen literaria- la dimensión de los brazos, la flexibilidad de las cinturas, la capacidad de movimiento, la duración del tiempo. Toda reforma del mercado laboral es una reestructuración de la “naturaleza humana”.

Como sabemos, llamamos “crisis” a la dificultad de los ricos para mantener el crecimiento global sin aumentar el sufrimiento y la pobreza particulares. Y como sabemos, la solución capitalista a la crisis capitalista pasa siempre por tocar, alterar, forzar, reinventar la “naturaleza humana”. Toda la maquinaria de extracción de beneficios parasita esa cosa frágil, diminuta, limitada, que es el cuerpo humano, con su necesidad de cuidados y reposo. Cada cierto tiempo hace falta “reformarlo” para que los bancos, las empresas, las multinacionales, no se vengan abajo y con ellas los propios seres humanos que han tomado como rehenes. Sabemos lo que quiere decir “reformar a los hombres”.

En Italia gobierna un dictador, en su sentido etimológico romano: ha sido nombrado por los mercados, no elegido por el pueblo, para afrontar una “situación de excepción”.

Europa es ya, en este sentido estricto, una “dictadura”, aunque podamos seguir entrando en los centros comerciales y viendo pornografía en internet. Y esta dictadura exige, como bien lo ha expresado el primer ministro italiano, Mario Monti, que los jóvenes renuncien a la “monotonía” de “un trabajo fijo” y con ella a todas esas supersticiones, defendidas fanáticamente durante siglos de luchas y sacrificios, que se llaman “derechos”: unos ingresos “fijos”, una casa “fija”, una salud “fija”, unos hijos “fijos” y todas esas primitivas “fijezas” que han hecho excesivamente “estable”, y hasta aburrida, la existencia de los ciudadanos de Europa tras el fin de la segunda guerra mundial.

Quizás lo más hiriente del discurso de Monti, boca de ganso de los mercados, es que pretenda reivindicar el retorno de Europa al paleolítico o, por lo menos, al Tercer Mundo como una progresista “lucha contra la monotonía” que respondería a la demanda de emociones de los jóvenes y que debería, por tanto, colmar sus más íntimos deseos.

El “mercado laboral” es sin duda ya el lugar más emocionante del planeta, más que Disneyworld y desde luego mucho más que la guerra en Afganistán. Ese es el modelo “natural” -la montaña rusa y el bombardeo- que la economía capitalista trata de aplicar a las sociedades humanas. Modificados genéticamente en el mercado, los trabajadores y parados europeos aprenderán a morirse antes, a comer menos veces, a estudiar menos años, a soportar sin analgésicos el dolor, a dormir bajo un techo precario y ajeno. Continua llegint “REFORMA LABORAL E INGENIERÍA GENÉTICA”

UN SIMPÁTICO ARTÍCULO DE “CIENCIA” EN EL ABC AFIRMA QUE EL PRINCIPIO DEL FIN DEL MATRIMONIO ESTÁ EN LOS GENES FEMENINOS


Cuando el gen receptor de la oxitocina («la hormona del amor») deja de funcionar de  forma apropiada, la mujer tiende a romper el matrimonio según un estudio sueco”  Así se despacha el ABC, que atribuye  al “comportamiento adecuado” de la oxitocina el “mérito” de una relación matrimonial larga, al menos por parte de la mujer.

La oxitocina desempeña un papel importante en la propensión de la mujer a relacionarse con la pareja

La unión conyugal no está en crisis solo por un cambio de mentalidad en la sociedad sino por una cuestión de herencia genética. (Se agradecería una explicación en el artículo, sobre todo porque en el medio dicen que es ciencia,  sobre el motivo o las causas de que la herencia genética se haya convertido en una aliada de la crisis del matrimonio).

Un estudio sueco del Karolinska Institute asegura haber identificado el gen receptor de la oxitocina u «hormona del amor» al que adjudican una gran responsabilidad en las separaciones actuales cuando ésta deja de hacer bien su trabajo, además de relacionarla con carácteres más depresivos cuando hay bajos niveles de este hormona en el cerebro.  (Es decir, según el ABC si la oxitocina “hace bien” su trabajo los humanos tendríamos una única relación, monogámica además, en toda nuestra vida).

Los investigadores del Karolinska Institute han examinado el ADN de más de 1.800 parejas que llevaban juntas más de cinco años, llegando a la conclusión de que las mujeres que presentaban una variación significativa del gen receptor de la oxitocina hablaban de crisis matrimonial y divorcio en un 50% más respecto a las señoras con receptores normales para esta hormona. (Y claro, en el ABC  han decidido que la causa de esa “fatal tendencia” a la separación matrimonial son los “receptores anormales” de la hormona, no el resultado de una mala experiencia conyugal o el fruto de una mala relación de pareja).

La oxitocina, segregada por la hipófisis, desempeña un papel importante como estimulador de las células de los conductos lácteos de las mamas.

Es producida naturalmente por la mujer, sobre todo en el momento del nacimiento de un hijo y en el periodo de lactancia y contribuye a mejorar la relación entre la mamá y bebe, como ha sido demostrado por estudios científicos sobre animales.

Sin embargo, las mujeres en las que se ha encontrado una variación del gen receptor de esta hormona son en general menos propensas a casarse y a establecer las relaciones afectivas. Y cuando deciden dar el paso hacia el altar, tienen el doble de posibilidades de «naufragar», según este estudio sueco. (Una cosa es casarse y otra establecer relaciones afectivas. Una cosa es establecer una relación afectiva para toda la vida y otra ser propensa a no tener relaciones).

Hasse Walum, quien ha liderado la investigación del Karolinska Institute de Estocolomo señala el importante papel de la oxitocina en la propensión a relacionarse con la pareja. Tanto es así que durante el orgasmo su cantidad en sangre llega a ser cinco veces superior que en una situación normal. (Vale. Aceptando que la oxitocina desempeña un papel importante en la tendencia del humano hembra a relacionarse en pareja, en ningún momento afirma el “líder” de la investigación de este estudio que eso signifique una pareja única para toda la vida).

En el caso de los hombres, la «hormona del amor» se llama vasopresina y tiene un papel importante en las infidelidades y las separaciones, así como en el acercamiento a la preja. Según un estudio análogo realizado por este instituto hace cuatro años, el papel de la vasopresina en los comportamientos sociales es determinante. (Y si la vasopresina, la “hormona del amor” del humano macho, tiene ese papel importante en las infidelidades y en las separaciones, ¿por qué habéis titulado este artículo “científico”: EL DIVORCIO ESTÁ EN LOS GENES FEMENINOS?

Fuente: http://www.abc.es/20120228/ciencia/abci-divorcio-genes-mujer-201202271702.html