España:Una nueva Política Agraria Común y otros cuentos


Cientos de miles de personas. En el estado español. Millones a nivel continental. Agrupadas en organizaciones ecologistas, religiosas, ONG’s, ONGD’s, agricultores, consumidores, campesinos, etc. La flor y nata del asociacionismo. Luchando por un justo sueño llamado “Soberanía Alimentaria”. El derecho de los pueblos a definir sus políticas agrarias para garantizar el desarrollo sostenible y la seguridad alimentaria. Que no sea el mercado quién decida qué, cómo, dónde, cuándo y de qué manera sembrar. Que no se sigan enriqueciendo especuladores, manipuladores genéticos, transnacionales, intermediarios, supermercados y demás buitres carroñeros. Al fin y al cabo está en juego algo esencial. La alimentación del planeta.

Acsud “Las Segovias”, Amigos de la Tierra, La Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG), Cáritas, Sindicato de Obreros del Campo, Veterinarios sin Fronteras, Sodepaz, Entrepueblos, Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), Ecologistas en Acción… y más.

Todas estas organizaciones se unieron formando la Plataforma Rural, que a la vez forma parte del “Movimiento Europeo por la Soberanía Alimentaria y otra PAC”, que engloba a más organizaciones como ATTAC, Slow Food, la Vía Campesina y suma y sigue.

Vicente Boix

Resto del artículo aquí

NO SIN MI COCHE


dos mil kilos de tecnología para desplazar menos de un centenar de materia orgánica. El colmo de la ineficiencia.”

Fuente: ECOLOGÍA PARA NO ECOLOGISTAS (José Luis Gallego)

Tenemos que cambiar nuestra manera de desplazarnos. Lo de ir en coche a todas partes, incluso por el interior de la ciudad, ya no se sostiene. Seguir instalados en esta sinrazón de atascos, víctimas y humos nos conduce a la bancarrota: económica, ecològica y hasta moral.

De un tiempo a esta parte somos cada vez más los ciudadanos que participamos de manera activa y solidaria en la mejora del medio ambiente. Estamos sustituyendo las bombillas incandescentes por lámparas de bajo consumo. Pagamos un poco más por la lavadora para ganar en eficiencia y hemos revisado los sistemas de aclimatación para gastar menos en calefacción y en el aire acondicionado. Pero el coche no, por favor, el coche no me lo toques, lo necesito para ir al trabajo o a buscar los niños a la escuela.

Así, siguen siendo mayoría los que optan por mover alrededor de dos toneladas de peso para transportar entre cincuenta y noventa kilos para ir al centro. Y a menudo a una velocidad inferior a la que alcanzarían andando. En este mundo de alta competitividad, resulta difícil de entender que todavía estemos apostando por una manera de movernos que el el colmo de la ineficacia. ¿Confortabilidad? ¿Seguridad? ¿Servicio? No nos engañemos más.

Los números del coche en la ciudad hace tiempo que son claramente negativos y no soportan ni una sola comparativa con cualquier otra alternativa de desplazamiento. Es cierto que el automóvil ha sido uno de los protagonistas más destacados de nuestro desarrollo económico y hasta cultural durante el último siglo y que le debemos buena parte de lo obtenido. Pero las cuentas de su uso urbano, el balance entre el debe y el haber de moverse sobre cuatro ruedas privadas ha superado ya todo razonamiento práctico.

Cada día entran y salen del centro de las grandes áreas metropolitanas centenares de miles de vehículos (más de un millón en el caso de Madrid y Barcelona). Una procesión de coches atascados que emiten alrededor de doscientos gramos de CO2 por cada kilómetro que recorren (los modelos viejos mucho más; los nuevos algo menos). Según los estudios de movilidad urbana, el 80% de esos coches transportan tan sólo al conductor. Repito: dos mil kilos de tecnología para desplazar menos de un centenar de materia orgánica. El colmo de la ineficiencia. Continua llegint “NO SIN MI COCHE”

MONTAÑAS DE NEUMÁTICOS


mientras un neumático abandonado en el bosque puede provocar la contaminación de los ecosistemas y generar un alto riesgo de incendio, una vez recogido aparte y convenientenmente recuperado llega a convertirse en un material fácil de reciclar y con diversas prestaciones.”

Fuente: ECOLOGÍA PARA NO ECOLOGISTAS  (José Luis Gallego)

En España se cambian anualmente cerca de veinte millones de neumáticos de los que el 85% se convierten en residuo: aproximadamente 300.000 toneladas de basura muy contaminante cuya correcta gestión medioambiental requiere un tratamiento especial. Sin embargo, este alto volumen de residuos especiales (el neumático usado es un desecho muy tóxico) suele acabar, en el mejor de los casos, depositados en vertederos especiales, y en no pocas ocasiones abandonado en plena naturaleza, lo que provoca un grave problema ecológico.

Sólo hay que darse una vuelta por los descampados y la zonas boscosas de las afueras de nuestros pueblos y ciudades para entender que se trata de un problema perfectamente serio, un acto incívico que debemos evitar y en todo caso denunciar.

Para dar solución al tratamiento de las ruedas usadas, la legislación ambiental española se dotaba recientemente de una normativa sobre gestión de neumáticos fuera de uso, una ley que obliga a  los fabricantes a recuperarlos cuando pasan a convertirse en residuo mediante su reciclaje y a la correcta valoración de los materiales que lo componen.

Y es que mientras un neumático abandonado en el bosque puede provocar la contaminación de los ecosistemas y generar un alto riesgo de incendio, una vez recogido aparte y convenientenmente recuperado llega a convertirse en un material fácil de reciclar y con diversas prestaciones.

Hasta hace poco la industria del reciclaje de neumáticos basaba buena parte de sus esfuerzos en el recauchutado, consistente básicamente en la sustitución de la banda de rodadura gastada por una nueva, lo que permite, al ser un proceso homologado y sometido a un riguroso control de calidad, volver a poner los neumáticos usados a la venta. Sin embargo, actualmente no es la única opción de reciclado, ya que con los materiales que lo componen también se puede construir pistas de tenis, suelos de parques lúdicos, firmes de carretera (mucho más seguras, pues mejoran la adherencia), tejados industriales, pasos a nivel, cubiertas, masillas y aislantes, césped artificial o mobiliario urbano, entre otros productos. Continua llegint “MONTAÑAS DE NEUMÁTICOS”

ALMACEN TEMPORAL CENTRALIZADO DE ESPAÑA


Fuente: wikipedia.

El Almacén temporal centralizado de España es un proyecto de almacén temporal centralizado (ATC) para residuos de alta actividad planteado por el Gobierno de España en 2009 ante la necesidad de almacenar en el propio país los residuos nucleares que venía enviando a instalaciones de Reino Unido y Francia.

La expiración del contrato que regulaba el envío de residuos a ambos países se producirá en 2010 y 2011, respectivamente, por lo que el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se planteó la necesidad de un ATC en el país. A pesar de cierta reticencia entre algunos sectores de la población, 11 localidades presentaron sus propuestas para albergar la futura instalación.

Distribución de las centrales nucleares situadas en España.

En España existe un almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad que se encuentra situado en El Cabril (Córdoba) y se estima que tenga capacidad para albergar los residuos producidos en el país hasta cerca de 2030.

No existe ningún almacén de residuos de alta actividad en España, por lo que durante la actividad normal de las centrales nucleares este tipo de residuos se almacenan temporalmente en piscinas situadas en sus propias instalaciones, debiendo ser trasladados a almacenes de otros países cuando las centrales son desmanteladas. Concretamente tiene alquilado almacenamiento de residuos en Reino Unido, que deberán volver a España a finales de 2010; y en Francia, que deberán volver en 2011. Si España no puede asumir el retorno de estos residuos por no disponer de un lugar apropiado, deberá asumir multas de hasta 60.000 € diarios. Continua llegint “ALMACEN TEMPORAL CENTRALIZADO DE ESPAÑA”