¿Qué es ser anticatólico?

EL CRISOL – Pascual Mogica Costa
pascualmogica2
El titular de este diario del pasado día 29 diario informando sobre la precampaña electoral que está llevando cabo el Partido Popular cara a las próximas elecciones europeas era el siguiente: “El PP instruye a sus cargos para que cuelguen al “tripartito” la etiqueta de violento y anticatólico”. O sea que según los populares la izquierda es violenta y anticatólica. Con respecto a la violencia solamente recordar que el asesinato de los abogados laboralistas perpetrado en su despacho de la calle Atocha en Madrid el 24 de enero de 1977 no fue precisamente perpetrado por la izquierda. En cuanto a que la izquierda es anticatólica es mucha presunción, demasiada, por parte de la derecha. Si ser anticatólico es criticar el que la beatificación o santificación de Juan XXIII y de Juan Pablo II ha costado mucho más de los ocho millones de euros que en principio previeron en Roma que costaría tal evento, si esto merece que sea públicamente criticado seguro que la derecha dirá que quien así lo hace es anticatólico, pero seguro estoy también de que muchos pensarán que a cuantas personas necesitadas se podría haber destinado este dinero para paliar aunque solo fuera por un corto espacio de tiempo las calamidades que están pasando. De esto la derecha no dice nada. Por lo visto, según ellos, el verdadero catolicismo está en despilfarrar el dinero en fastos y fatuos acontecimientos. Del costo de la visita del Papa a Valencia en 2006 solo se sabe que ocho años después aún se están pagando parte de los gastos ocasionados.
Hace muy pocos días Cáritas Europa, Cáritas es a mi modo de ver la Iglesia real, la que de verdad está al lado de los menesterosos, los jerarcas eclesiásticos no andan por el mismo lado, publicaba un informe en el cual denunciaba la pobreza infantil existente en nuestro continente y que España era el segundo país de la UE con más pobreza infantil tras Rumanía que ocupa el primer lugar. El informe era aterrador. Creo que todos recordamos aquel llamamiento del obispo de la Diócesis Orihuela-Alicante pidiendo a los fieles y curas que donaran la paga extra a los pobres, así como el de los párrocos pidiendo un día de sueldo a sus feligreses para colaborar con los afectados por la crisis.
Seguro estoy de que los santificados Juan XXIII y Juan Pablo II hubiera deseado un reconocimiento menos ostentoso y que ese dinero se hubiera empleado en socorrer a los necesitados que sin duda alguna es lo que Dios y su Hijo también hubieran deseado, pero el problema, el verdadero problema, es que la Iglesia dispone de un material humano muy escaso y nada cercano a la realidad de los problemas de la gente, esta escasez de valores viene desde los tiempos de Jesús que contando con doce discípulos o apóstoles tuvo, o se vio obligado, que encargar a aquel que en una noche le negó tres veces que construyera su Iglesia. Esto sigue vigente. El boato, el despilfarro y el lujo cada vez se acentúan más en la Iglesia Católica, en esa Iglesia pobre para los pobres que desea el Papa Francisco, creo entender, lo tengo muy claro, que el actual Pontífice quiere una Iglesia para todos y no una Iglesia para los ricos y otra para los pobres como, según parece ser, pretenden algunos. Buena prueba de ello es la pretendida, por parte de Rouco Varela, construcción de una especie de “mini-Vaticano” en Madrid compuesto por cuatro plantas y 14.000 metros cuadrados con un aparcamiento de 200 plazas, una residencia de sacerdotes de tres plantas y una biblioteca diocesana de 6.000 metros cuadrados, un periódico publicó el boceto del proyecto y aquella era fastuoso. No se habló del coste, pero creo que todos nos lo imaginamos. El proyecto fue abortado por el Tribunal Supremo porque violaba la normativa en una zona de especial protección. Seguramente que también se recordará a aquel obispo alemán despilfarrador al que el Papa Francisco apartó por haberse gastado 40 millones de euros en la construcción de su residencia cuando el presupuesto era de 5,5 millones de euros. Por lo visto 5,5 millones es lo que “normalmente” se puede gastar en una residencia para un obispo. No creo que haga falta poner más ejemplos, aquí nadie de izquierdas es anticatólico puede que sea anticlerical, que aunque ambas posiciones son bastante cercanas no significan lo mismo. ¿Qué es ser anticatólico? Conozco a multitud de personas de izquierdas que son creyentes, es mi caso, pero que en absoluto por el hecho de no asistir a misa son anticatólicas. El respeto a Dios y a su hijo se concreta en la obligación por parte de todos, incluidos los prebostes de la Iglesia Católica, de remediar el hambre y las calamidades que cada vez con más virulencia sufre la humanidad y no con aquellos que están despojando a los ciudadanos de sus derechos y de su bienestar como está haciendo el Partido Popular y le ponen, con toda osadía, a otros la etiqueta de “anticatólicos”.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s