Complementos

pascualmogica2EL CRISOL – Pascual Mogica Costa

Cuando desde el Comité Económico y Social de la Comunidad se anuncia que habrá más pobreza, más exclusión y crecerá el número de valencianos desprotegidos, esta gente solo piensa en ganar más y más.
El vicepresidente del Consell, José Císcar, no sé si por una actuación torpe o de atrevimiento o insolencia, ha dejado bien claro que los diputados regionales del Partido Popular en las Cortes Valencianas, han cobrado sobresueldos con dinero proveniente de la asignación que por el número de diputados disfrutan todos los grupos políticos con representación en dicha institución, un dinero que solo se puede emplear en todo aquello que sirva para desarrollar la actividad de los grupos pero nunca para que se emplee en pagar sobresueldos, esto último es ilegal. En cualquier caso, de haber sido por, en mi opinión, torpeza, atrevimiento o insolencia hay que reconocer que a la hora de justificar la procedencia del dinero para pagar esos sobresueldos a sus diputados regionales Císcar no ha tenido el menor inconveniente en declarar esa procedencia, no ocurre lo mismo con el Partido Popular en Madrid que no hay forma posible de que reconozcan el origen del dinero con que han pagado los sobresueldos que han cobrado sus altos cargos, aunque a estas alturas creo que ya no hace falta que lo confirmen, raro será el español que no sepa el cauce por el cual han venido esos fondos.
Císcar ha dicho que “no se han repartido sobresueldos. Son complementos” alegó al mismo tiempo que cargaba contra la oposición recordando que también reciben esos dineros de las arcas de las Cortes Valencianas, según su número de parlamentarios. Está claro que todos los grupos los reciben, no iba a ser solo el grupo popular, con la diferencia de que este lo reparte, de forma ilegal, entre sus diputados como sobresueldos y los otros grupos, que se sepa, no lo hacen. El PP sí lo está haciendo. Para “adornar” sus argumentos Císcar ha dicho que “la partida presupuestaria es legal”. Y tanto como es legal, la partida para dotar de medios económicos a los grupos políticos que conforman las Cortes Valencias para el desarrollo de su cometido es legal, figura, claro está, en los presupuestos, lo que no es legal es que se emplee para pagar sobresueldos. Torpe, muy torpe el vicepresidente del Consell. Es lo que se suele dar cuando uno cree que los demás son más torpes y más tontos que él y se lo “tragan” todo.
En un intento por defender lo indefendible, el vicepresidente del Consell dijo también que los salarios de los diputados valencianos sin “inferiores” a la media nacional y hasta llegó a proponer que estos ingresos “extra” de los diputados del Partido Popular se incluyan en los emolumentos oficiales de los parlamentarios porque él considera que “es una parte más de la nómina”. Así, dijo. “nos ahorraríamos debates”. O sea, según Císcar se trata de hacer legal lo que es ilegal. ¿Entra esto dentro de ese sacrificio que según dijo, no hace mucho, Soraya Sáenz de Santamaría iban a tener que sufrir los políticos? ¿Viendo consolidados, al alza, sus emolumentos? ¡Menudo sacrificio! Cuando cientos de miles de valencianos, y millones de españoles, están pasándolo peor que mal, cuando las pensiones se congelan, los salarios bajan, el paro destruye hogares, familias, cuando desde el Comité Económico y Social de la Comunidad se anuncia que habrá más pobreza, más exclusión y crecerá el número de valencianos desprotegidos, esta gente solo piensa en ganar más y más, por mucho que cobren siempre les parece poco, luego dicen que están perdiendo dinero por dedicarse a la política. Mucho caradura y mucho golfante es lo que anda suelto por ahí. Si pierden dinero que se la busquen por otro lado, si es que sirven para algo más que para estar sentados todo el día, muchos de ellos, consistiendo su “trabajo” en solamente apretar un botón y demostrar a diario que los problemas de los ciudadanos les importan un rábano. Si de combatir la economía sumergida se trata, habría que comenzar por ellos.
Hacer legal lo que es ilegal, pide Císcar. Parodiando la frase de Adolfo Suárez, se puede decir que “se trata de legalizar lo que todo el mundo sabe que se hace no siendo legal”. A pesar de que el escándalo está en la calle, de que a los ciudadanos ya no le extrañan en absoluto las irregularidades que comete a diario una buena parte de la clase política, nadie pone freno a tanta corrupción y “mangoneo”. ¿Es que en este país no hay políticos decentes? Yo creo que si los hay a pesar de que la jefatura del Estado y también la del Gobierno, están inmersas en una situación poco favorable para ambos. O alguien pone orden, y cuanto antes mejor, ante tanto desmán o la situación acabará de forma lamentable para todos. Y todo ello por culpa de cierta gentuza, de vividores, que lo importante para ellos es su supervivencia aunque arda o se derrumbe todo lo hay a su alreded

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s