UN MESÍAS ILUMINA TV3


Miércoles, 7 de noviembre del 2012
Ferran MonegalAcaba de ofrecernos TV-3 un interesantísimo y meditable 30 minuts titulado La independència, pas a pas. ¡Ah! Es un título que no llama a engaño, precisamente. El trabajo que hemos visto funde de manera habilísima, y en tono didáctico, dos conceptos. Primero, el incuestionable derecho que tiene Catalunya -como lo tiene cualquier pueblo que vive en democracia- a votar su futuro político en una consulta o referendo. Y como segundo concepto, entrelazado con el primero, un análisis entusiástico sobre la independencia, incluida la sensacional opinión de una estimable catedrática especialista en Hacienda Pública que nos advertía: «Si se produjera un rompimiento, Catalunya no tendría que asumir ninguna deuda. La deuda sería del Reino de España, y nadie vendría a Catalunya a reclamar ningún pago», lo cual es maravilloso y nos induce a desear eso, un rompimiento, a ser posible muy estrepitoso.

Sobre el primer concepto, el de la consulta o referendo, cabe aplaudir que TV-3 se posicione a favor del ejercicio de la democracia, y denuncie los movimientos del Gobierno central enarbolando la Constitución como algo intocable, dándonos con ella continuamente en la cabeza como si los catalanes fuésemos alumnos díscolos a los que no se nos permite hablar ni en clase ni en el patio, ni tener derecho a voto. O sea, que en este primer concepto estamos de acuerdo: el papel de una tele pública es el de estar al servicio de la sociedad que la paga y la sustenta, apoyando el ejercicio democrático del voto y denunciando a quienes pretenden prohibirlo. El segundo concepto que el 30 minuts entrelaza e incrusta con el anterior es el de la independencia; y el papel que ha asumido TV-3 es el de persuadirnos de su bondad y excelencia. ¡Ah! Ese es un tema que excede a la función de la tele. Haciendo esta especie de colosal agit prop a favor -lo mismo diría si hiciese agit prop en contra- el concepto de televisión pública se transforma en otra cosa: a todos los catalanes nos asimila a un rebaño, y ella, TV-3, se otorga a sí misma el papel de guía y conductora. No sabemos quién ha dado la orden en TV-3 de transmutarse en el pastor iluminado que conduce al pueblo, antes incluso de que el pueblo – o sea, nosotros, los catalanes- expresemos libremente la dirección que nos apetezca a través de la consulta o referendo. Francamente, esto no es ni periodismo, ni información: esto es puro mesianismo, que es otra cosa.

http://www.elperiodico.com/es/noticias/tele/mesias-ilumina-tv-3-2243963

COCA-COLA SE MARCHA A MADRID


La compañía estadounidense, que ha tenido históricamente su sede en Barcelona,se traslada a partir del 1 de Enero a Madrid, aunque COBEGA, su envasador y distribuidor único en España y Portugal, indicó que tal decisión no tiene nada que ver con la situación política.
No obstante, en medios económicos muy relacionados con Estados Unidos indicaron que “los intentos del Govern para hacer que la compañía mantuviera su sede en Barcelona fracasaron”.
“El caso Coca-Cola responde a una tendencia natural de ir a Madrid, que se refuerza cuando se percibe una conflictividad latente o potencial”, observan medios empresariales influyentes.
La publicación el martes de una doble página en The Wall Street Journal, donde se hablaba de una “guerra civil económica” en España en la que Catalunya ” se ha convertido en el campo de batalla” ha disparado las alarmas.
“Las multinacionales huyen del riesgo”, comentó un empresario muy relacionado con el mundo de los negocios americanos.
“A Europa se la ve como una zona de riesgo, a España como un riesgo mayor y a Catalunya como un riesgo total”, agregó. “Sobre Catalunya se piensa que hay una parte mayoritaria que quiere la independencia”. Esta apreciación está teniendo ya consecuencias graves.
La estrategia de las multinacionales americanas en Catalunya se está rediseñando en sus cuarteles generales. “La idea principal es que se mantiene la posición de mercado lograda, pero no se invierte. El gasto en I+D se va a congelar y la política de crecimiento se abandona”. La pregunta es si se trata de una de una estrategia de cara al futuro o si ya se está poniendo en práctica. “Hay muchos planes de inversión que ya han quedado truncados”, dicen.
Y continua la misma fuente: “La inversión directa que ha sido muy importante en los últimos cuarenta años, irá desapareciendo”.
Su conclusión es dura y responde a una forma de actuar poco visible, escasamente ruidosa y destinada a no verse envueltas en conflictos: “Se van a ir poco a poco”.
“Las grandes empresas, las multinacionales, no se rigen por las mismas pautas que presuntamente siguen las pymes”.
El Dinero 4/11/2012
Pag. 39
Suplemento de La Vanguardia

Huelga y homenaje


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

      

    “Cuando el punto de partida es la mentira es normal que nunca se llegue al destino deseado”.

    No se cuentas huelgas generales han tenido lugar desde que España es un país democrático, a pesar de la derecha, ni si se le han planteado más a gobiernos de la izquierda que a los de derecha, lo que sí se puede decir que ninguna de ellas ha sido convocada con tanto fundamento, con tanta razón y con tantos motivos como la anunciada para el próximo 14 de noviembre.

     Desde la derecha y la caverna mediática que la sustenta, no cesan de quejarse de que todos los días haya gente que se lanza a la calle protestando por la situación y por las medidas erráticas de un Gobierno que ha perdido el rumbo y que su máximo responsable, Mariano Rajoy, es un individuo que ha mentido a todos los españoles para alcanzar el poder. Cuando el punto de partida es la mentira es normal que nunca se llegue al destino deseado. Dicen desde el Gobierno y desde su coro cavernario, que si estuviera gobernando la izquierda estas movilizaciones no tendrían lugar. Su ceguera, su cerrilismo, les impide ver que la gente está ya más que harta de ver como este Gobierno lleva a cabo recorte tras recorte cuyo único final está siendo el empobrecimiento de miles y miles de familias españolas que se ven dentro de un hoyo cada vez más profundo y por tanto la dificultad para salir de él es cada vez mayor. No se trata de que los ciudadanos estén equivocados y que no sepan sacar unas conclusiones certeras sobre lo que está haciendo el Gobierno, eso no es cierto, los ciudadanos tienen muy clara cuál es su situación máxime cuando se han dado perfecta cuenta de que han traspasado ya el umbral de la pobreza y que centenares de  miles de ellos han perdido su hogar, se han quedado en la calle, sin techo y el hambre les aprieta. Si esto no es motivo para lanzarse a la calle es que la capacidad de sufrimiento de la gente no tiene límites. El sufrimiento es soportable cuando se atisba una, aunque sea ligera o leve, esperanza de recuperación, pero cuando se da cuenta de que se va adentrando más en un túnel cada vez más oscuro, la gente reacciona del único modo que se hace cuando el autismo del Gobierno se acentúa cada vez más: Saliendo a la calle para mostrar su descontento y su disconformidad con lo que está sucediendo. Alaba Rajoy a los que se quedan en sus casas y no se lanzan a la calle a protestar, lo hace porque estos son su coartada para dar a entender que la cosa no es tan alarmante, cuando lo es, si se actuara con “normalidad”, es decir quedándose todos en casa, cuando la anormalidad es patente, se daría el falso mensaje de que todo es normal cuando en realidad no lo es. Si escondemos los problemas, si todos los ciudadanos nos mostramos como seres introvertidos incapaces de expresar cuáles son nuestros sentimientos y nuestros sufrimientos está claro que nuestro padecimiento nunca tendrá fin, hay situaciones, momentos en la vida, en que hay que sacar los problemas a la calle como único medio para intentar que estos se solucionen. Se dice que el que calla otorga y es cierto, por eso Rajoy los quiere a todos dentro de sus casas y callados y que ello sirva para dar a entender que “aquí no pasa nada” y que todo el mundo está conforme con los desatinos de su Gobierno. Creo no estar equivocado si afirmo que esta huelga no es contra los empresarios sino contra una forma de gobernar torpe y por tanto errónea.

    Sí, la huelga general prevista para el próximo 14 de noviembre está más que justificada, nunca lo estuvo tanto una huelga de estas características. Es evidente que durante los gobiernos socialistas la situación social y económica no ha estado tan deteriorada, ni mucho menos,  como lo está ahora. Esta huelga debería servir también para homenajear a todos aquellos veteranos sindicalistas y miembros de colectivos ciudadanos que ya no están entre nosotros pero que a lo largo de su vida lucharon, sufrieron martirio y cárcel y dejaron su vida en la lucha y gracias a los cuales, y después de muchos años batallando, se consiguió el Estado del Bienestar, ese Estado del Bienestar que el Gobierno comandado por Mariano Rajoy ha hecho saltar en mil pedazos hasta hacerlo desaparecer en solo diez meses de gobierno. Lo que está sucediendo atenta contra la memoria y la dignidad de todos aquellos que dedicaron su vida para que sus semejantes pudieran disfrutar de un mundo mejor.