Oriol Vidal-Aparicio: ‘La dubtosa legitimitat de la constitució sota l’amenaça militar’


 

Circula aquests dies per internet una carta titulada ‘Carta oberta al senyor Miguel Herrero i Rodríguez de Miñón’, signada pel professor Enric Casulleras, tot i que no he pogut comprovar-ne l’autoria ni trobar-ne la data exacta. La carta fa un raonament interessant: com que el principal argument contra la independència de Catalunya és que constitucionalment és il·legal, fóra bo que el senyor Herrero y Rodríguez de Miñón, un dels set ponents de la constitució espanyola del 1978, expliqués en quines circumstàncies va ser incorporat a la constitució l’article que fa referència a la ‘indissoluble integritat del territori espanyol’ i aclarís la participació de l’estat major de l’exèrcit a l’hora de redactar-lo. Cal dir que hi ha dos articles de la constitució espanyola que fan servir aquesta mena de llenguatge: el 2 (‘La constitució es fonamenta en la indissoluble unitat de la nació espanyola, pàtria comuna i indivisible de tots els espanyols’) i el 8.1 (‘Les forces armades (…) tenen com a missió garantir la sobirania i independència d’Espanya, defensar-ne la integritat territorial i l’ordenament constitucional’).
Vull recordar aquí que en gran part aquesta qüestió ja ha estat aclarida, com explico al meu llibre ‘500 preguntas al nacionalismo español’ (2006). En el vint-i-cinquè aniversari de la constitució Miguel Herrero va reconèixer el paper tutelar d’alts càrrecs de l’exèrcit sobre la ponència constitucional: ‘L’article 8 té una redacció tècnica que procedeix efectivament de sectors de l’estat major, que el president Suárez va fer seva i que així va transmetre.’ Ho confirmà Miquel Roca, ponent de la constitució per Minoria Catalana: ‘Em consta perfectament. Jo vaig negociar amb Suárez la introducció de l’expressió ‘nacionalitats’ a la constitució, i llavors ell feia consultes, evidentment, a un grup de militars.’ I també Narcís Serra, ex-ministre de Defensa i ex-vice-president del govern espanyol, va afirmar: ‘La transició comença quan el rei nomena Adolfo Suárez. I Adolfo Suárez tenia dos límits: el mínim el va marcar l’opinió pública; el màxim, el poder fàctic que se sentia hereu de les essències del franquisme. (…) I de poder fàctic cohesionat que se sentís hereu o que hagués de garantir la continuïtat del franquisme només n’hi havia un: l’exèrcit.’ Herrero, Roca i Serra van fer aquestes declaracions al reportatge ‘Més enllà del consens’, emès el 7 de desembre de 2003 al 30 Minuts de TV3.
I què hi diuen els militars mateixos? Doncs el tinent coronel Fernando Reinlein, un dels primers membres de la Unión Militar Democrática, va dir que, a l’hora de redactar la constitució volien evitar ‘d’incomodar els sectors ultres nostàlgics de Franco’ (Avui, 5.12.2003, p. 18). Per la seva part, el general Sáenz de Santamaría, militar franquista i cap de l’estat major de la guàrdia civil durant la transició, descrivia així aquell moment:’Els comandaments militars, sobretot els més elevats, s’oposaven a qualsevol canvi i va començar el que es va anomenar ‘soroll de sabres’. Ens coneixíem tots i n’hi va haver molt pocs que pensessin que s’havia d’arribar a una democràcia’ (‘Víctimes de la Transició’, 30 Minuts, 10.11.2002). Aprovada la constitució, les amenaces sedicioses van continuar; per exemple, en unes declaracions del general Milans del Bosch a l’ABC (23.7.1979) o en forma de manifest publicat al diari El Alcázar (17.12.1980) per un col·lectiu identificat amb un grup de militars i destacades figures de l’ultradreta, que afirmava que ‘la presa de consciència crítica dels militars va molt més enllà de la simple insatisfacció per la tasca del govern… per la qual cosa la dignitat i l’honor, valors substancials de l’ànima militar, se senten cridades a entrar constitucionalment en joc. (…) Al carrer hi ha fermament instal·lada la urgència d’una solució correctora que permeti de regenerar la situació’. On diu ‘entrar constitucionalment en joc’ llegiu article 8.1 de la constitució. El cop d’estat del 23 de febrer de 1981, dirigit pel tinent coronel de la guàrdia civil Antonio Tejero, va ser un intent fallit de la ‘solució correctora’. Tot i fracassar formalment (no tant en el propòsit recentralitzador), va confirmar que el perill de tutela militar durant la transició era real.
En resum, hi ha prou indicis per a afirmar que ‘la màxima norma de l’ordenament jurídic espanyol va ser imposada sota coacció i greus amenaces’, com suggereix la carta adreçada a Herrero de Miñón. En aquest sentit, és molt interessant l’observació final: ‘Els contractes signats sota amenaça o coacció són viciats d’origen i nuls de ple dret.’ Aquell marc legal va ser després legitimat per una ciutadania que va votar sota la pressió del tot o res, que va escollir entre aquella democràcia o el risc real d’involució democràtica. Cal entendre que el referèndum constitucional a Espanya es va proposar ‘en termes equívocs o sota l’amenaça encoberta de mals majors, després d’haver preparat els votants amb una propaganda hàbilment dirigida pels poderosos mitjans de difusió de què disposen els estats moderns’, segons les paraules profètiques de José María Gil Robles i les seves ‘Cartas al pueblo español’, publicades el 1966. Cal recordar que és aquesta constitució, fruit d’aquelles circumstàncies i d’aquella legitimitat qüestionable, la que ara es vol oposar a la voluntat de tants catalans de substituir el seu marc polític per un que doni resposta a les seves necessitats com a societat.

http://www.vilaweb.cat/mailobert/4048474/oriol-vidal-aparicio-dubtosa-legitimitat-constitucio-sota-lamenaca-militar.html

 

 

Oriol Vidal-Aparicio, professor de política internacional i de constitució dels Estats Units a Glendale Community College

Junqueras: ‘L’element clau del procés català cap a la independència és el protagonisme de la societat civil’


Diumenge, 21 d’octubre de 2012

El candidat a la presidència de la Generalitat per la coalició ERC-Catalunya Sí creu que ‘una majoria absoluta de CiU seria un fre al procés perquè CiU no resistiria les pressions’

El president d’Esquerra Republicana de Catalunya i candidat a la presidència de la Generalitat de Catalunya, Oriol Junqueras, ha afirmat aquest diumenge que ‘la societat catalana necessita una àmplia majoria sobiranista tan explícitament independentista com sigui possible, per tant una majoria absoluta de CiU no seria bona per a Catalunya perquè CiU, ella sola, no resistiria les pressions que vénen de l’Estat espanyol’.

‘La societat catalana necessita una majoria transversal que reflexi tant com sigui posible la manifestació de l’11 de setembre i, en aquest sentit, ens sembla que la candidatura d’ERC amb la incorporació de moltes persones independents com Gemma Calvet, Eva Piquer, Jordi Llavina, Josep Maria Terrricabras o Joan Reig, són un bon reflex d’aquesta majoria social, d’aquesta majoria del carrer que volem traslladar al Parlament de Catalunya’, ha ampliat Junqueras en declaracions després de la presentació dels candidats i les candidates de la coalició ERC-Catalunya Sí.


‘Ens hem renovat i hem obert les llistes als independents’,
ha destacat Junqueras. ‘La nostra obertura a la societat civil és perquè el seu protagonisme és l’element clau del procés català cap a la independència’, ha argumentat el candidat a la presidència de la Generalitat.


Rèplica a Ruiz Gallardón

Arribats a aquest punt, Oriol Junqueras ha replicat el ministre de Justícia, Alberto Ruiz Gallardón, qui afirma que ningú acceptarà processos fora de la llei. Segons el president d’ERC, ‘està molt clar el que va dir la comissària de Justícia i vicepresidenta de la Comissió Europea, Vivien Reding, qui va dir que no hi ha cap motiu jurídic pel qual Catalunya no continuï sent membre de la UE en cas d’independència’ , Per això, ‘estem absolutament tranquils, a Europa les decisions es prenen democràticament, els ciutadans de Catalunya prendrem les nostres decisions democràticament, perquè la democràcia sempre és la que construeix les lleis’.

http://www.esquerra.cat/actualitat/junqueras-lelement-clau-del-proces-catala-cap-a-la-independencia-es-el-protagonisme-de-la-

DELENDA EST HISPANIA?


La ruptura de los lazos comunes, con la que especulan ciertos nacionalistas, dejaría a sus naciones fuera de su mercado natural y sería un embrión de contiendas. No se deben dar pasos en falso, pero alguno hay que dar

Se ha abierto la veda para cuestionar la organización territorial que la Constitución de 1978 establece para el Estado español. Un buen día aparece un mandatario europeo y deja caer que el verdadero problema financiero de España lo constituye la deuda de las comunidades autónomas. Al siguiente, Montoro las señala con dedo acusador en el Parlamento y Artur Mas, el presidente díscolo, afirma indignado que esto no va ni con Cataluña ni con el País Vasco, sino con las “autonomías artificiales”. Todas estas personas se han limitado a denunciar que el rey está desnudo, algo que ya sabíamos sin atrevernos a reconocerlo. Literalmente, por cierto: las últimas actuaciones de la familia real debilitan seriamente una institución que debería jugar un papel decisivo en la reestructuración del Estado, hasta el punto de que algunos ya claman, como el célebre artículo de Ortega enEl Sol“Delenda est Monarchia”.

Se trata de una crisis nacional que, en el fondo, es mucho más grave que la económica. Una crisis que se viene incubando hace largo tiempo: desde el fiasco del nuevo Estatut de Catalunya (2006), como es obvio, pero antes ya desde la LOAPA (1982) y, si queremos bucear en los orígenes, en realidad desde las guerras carlistas o desde la Constitución de Cádiz (1812), admirable, pero efímera. La prudencia aconseja quitar hierro, pero la cuestión es si, por negarnos a intervenir, no estaremos haciendo imposible la recuperación del enfermo.

Porque esto es actualmente España, un país enfermo. Ya lo estuvo, claro, fue el enfermo de Europa en la segunda mitad del siglo XVII, con síntomas parecidos a los de hoy: disgregación territorial; hundimiento económico provocado por una deuda astronómica y una economía improductiva; pérdida de influencia política en el mundo; retroceso de la cultura. El pasado nunca se repite y también existen diferencias evidentes, como el papel desempeñado por España en el mundo: puntero, entonces; irrelevante, ahora. Pero la tendencia a abandonar el barco es una constante que se repite, como también vuelven los intentos centralizadores que antaño culminaron con la llegada de los Borbones y hoy se insinúan en las posiciones extremas de la derecha o de la izquierda y en los medios de comunicación que las sustentan.

Vale la pena reflexionar sobre las palabras del señor Mas. Según él, las únicas comunidades autónomas que requieren un Estatuto especial son Cataluña y el País Vasco. Me permito discrepar de su opinión, aunque pienso que hay que concederle parte de razón. Desde el siglo XIX, Cataluña y el País Vasco se singularizaron con un perfil nacionalista específico: por ello lograron la aprobación de sus Estatutos de autonomía en la II República y por ello siguen constituyendo casos especiales. Sin embargo, su especificidad no es algo exclusivo y el problema no se resolvería satisfaciendo tan solo sus reivindicaciones, como si las de los demás fuesen algo caprichoso.La España autonómica es una pobre caricatura del modelo ibérico federal, que ya existió

A ver si nos entendemos. Las 17 comunidades autónomas que fueron aprobadas al socaire de la Constitución son un disparate, si lo que se pretende es que cualquiera de ellas merece tantas competencias de autogobierno como Cataluña o el País Vasco. Es evidente que el café para todos promovido por la UCD pretendía disimular las transferencias estatales a dichas comunidades —que parte de la sociedad española de entonces (y de ahora) rechazaba— haciéndolas extensivas a todo el mundo. Pero entre los beneficiarios de esta ampliación infundada existen muchos grados y sería radicalmente injusto tratarlos por igual. Considérese el caso de Galicia. Es verdad que históricamente perteneció a Castilla-León durante siglos y que sus reivindicaciones autonómicas fueron más tibias que las catalanas o vascas, tanto en el XIX como durante la II República. Pero también es verdad que el gallego sigue siendo la lengua materna de la mayor parte de la población, algo que ya quisieran para sí Cataluña y, más aún, el País Vasco.

No obstante, con agregar Galicia a Cataluña y al País Vasco como territorios “especiales” tampoco sería suficiente. Si lo verdaderamente diferencial es la existencia de otras lenguas históricas junto al español, habría que añadir Baleares, la Comunidad Valenciana, Asturias, Navarra y Aragón, en orden decreciente por porcentaje relativo de hablantes de las mismas, a las autonomías singularizadas. Tampoco veo por qué la lengua debe ser el único rasgo diferencial relevante. Si lo que importa es el alejamiento geográfico, Canarias reclama un estatuto privilegiado frente a todas las demás. Y si lo relevante es el tamaño y el número de habitantes, Andalucía podría constituir perfectamente un Estado europeo medio, igual que Castilla, mientras que casi todas las demás solo tienen el tamaño o los recursos de un land alemán. Continua llegint “DELENDA EST HISPANIA?”

Se equivocó Mario Conde


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

       

    “En esta comunidad hay una mayoría aplastante de valencianos que a la hora de dar su voto no tienen en cuenta ni el pasado ni el presente del candidato”.

Se equivocó Mario Conde, el presentarse por Galicia en las recientemente celebradas elecciones autonómicas gallegas,  hubiera obtenido algún resultado positivo si hubiese tenido más paciencia y hubiera esperado a presentarse, cuando corresponda, por la Comunidad Valenciana (CV). En esta comunidad hay una mayoría aplastante de valencianos que a la hora de dar su voto no tienen en cuenta ni el pasado ni el presente del candidato, sin ir más lejos ahí tenemos el caso de Francisco Camps que con la que estaba cayendo, lo de Gürtel y otros casos de la misma naturaleza a más del desastre económico en que ha sumido a los valencianos por su nefasta gestión, “arrasó” en las últimas elecciones autonómicas celebradas el 22 de mayo de 2011. Creo que en esta comunidad lo hubiese tenido mucho más fácil.    

    La CV se ha convertido en un bastión para los políticos corruptos y mangantes y también para personajes con antecedentes delictivos como es el caso de Mario Conde, donde no hay el menor miramiento en guardar las formas. Recientemente el consejero de Economía, Máximo Buch, ha criticado a la oposición socialista porque esta exige a la Generalitat que antes de cerrar,  como pretende, muchas de las empresas públicas se lleven a cabo en todas y cada una de ellas una auditoría. Auditoría que de llevarse e efecto, cosa muy improbable, más bien imposible, supondría una gran sorpresa para todos porque se pondría de manifiesto la nefasta y manirrota gestión económica  llevada a cabo por el Partido Popular a través de los 17 años de gobierno en la CV, como ejemplo puedo citar a Ciegsa, una empresa pública que se creó para licitar la licitación de construcción y reforma de cientos de colegios e institutos en la CV, llegando, con la gestión de Ciegsa, a costar las instalaciones escolares dos o tres veces más de su precio estimado. La sede para esta empresa pública les costó a los contribuyentes 6,5 millones de euros y los resultados se concretaron en unas pérdidas de 2.248,7 millones no pudiendo cumplir sus objetivos a pesar de este desastroso resultado al que hay añadir la implantación de un millar de aulas prefabricadas (barracones). Esta empresa pública se creó en el año 2000 por lo que las pérdidas han sido de 190 millones por año. Ahora la quieren cerrar. El hecho de que no estén por auditar las empresas públicas que van a cerrar es para evitarse el escándalo y el bochorno de sus calamitosos resultados, aunque la verdad no creo que lleguen a sentirse muy abochornados. Pues bien el consejero Buch, se opone a las auditorías y critica esta exigencia de los socialistas porque según él pedir una auditoria “genera desconfianza. Destruye valor y destruye la confianza que tenemos que restablecer entre todos”. Yo creo que con esta negativa quien genera desconfianza es el Gobierno valenciano, las cuentas cuanto más claras mejor, en cuanto a “restablecer la confianza entre todos”, como pide el conseller, la confianza la debe restablecer aquel que ha propiciado  el que esta confianza esté siendo cuestionada y eso, como antes he dicho, es responsabilidad de quien lleva 17 años gobernando en la CV.

   Hace unos días leía que la Universidad Miguel Hernández de Elche ha iniciado una investigación para obtener abonos orgánicos con el lodo de las depuradoras, si a este lodo se le añade el que está generando el Partido Popular en la CV, con un considerable número de cargos públicos en ayuntamientos y Cortes Valencianas, imputados y en los juzgados, creo que se podría llegar a un nivel de producción de abono orgánico muy considerable. Calculó mal Mario Conde, y no llevo a cabo un estudio previo para calcular posibilidades y riesgos y esto le ha llevado al fracaso. Cualquier otro en su caso y en sus circunstancias se hubiera presentado en la Comunidad Valenciana y sin duda alguna habría conseguido sentarse en la bancada de las Cortes Valencias al lado de los once imputados del Partido Popular que aposentan sus posaderas en ella.