EL PRECIO DEL DESCAFEINADO de Antoni Puigvert

Nos han expulsado del paraíso, ni más ni menos; habrá que volver a ganarse el pan sudando

Artículos | 19/08/2012

 

Un coro de llorones se lamenta cada día, histéricamente, de las malditas cosas que nos pasan. No me refiero, por supuesto, a los parados o a los trabajadores que este mes no cobrarán, que acostumbran a vivir el drama en la intimidad o buscando, a lo sumo, apoyo familiar, caritativo o solidario. No: los cantores del catastrofismo lo son de oficio. Son políticos en la oposición, funcionarios de la protesta, periodistas y tertulianos emborrachados de aquella máxima funesta: “cuanto peor mejor”. Pasan el verano levantando espuma en la piscina de los desastres.

Muchos de ellos exigen milagros. Ahorro, sí, pero ni un recorte (quince días atrás oíamos su descripción de los fuegos del Empordà: los causó la reducción presupuestaria). Exigen una solución mágica. Un remedio rápido e indoloro para la enfermedad de la deuda. “¡Que aflojen la mosca de una vez, los alemanes!”. Los hay menos fantasiosos, que reclaman recetas ancestrales: un líder fuerte, una personalidad magnética y sin manías, un Superman que resuelva el lío con unos cuantos gestos contundentes -recentralizadores, por supuesto-. Si unos esperan el milagro, los otros reclaman un salvador. La variante catalana de esta fantasía proclama la inminencia del gesto épico definitivo: el portazo. La separación, identificada con el retorno a la felicidad pura y primigenia.

Cuanto más dura es la realidad, más tienden los llorones al tremendismo y a la alucinación. Ciertamente, el sistema económico se tambalea como un castillo de naipes: negocios, empresas y comercios que crecieron con la burbuja se hunden; y al caer, arrastran a empresas, negocios y comercios perfectamente arraigados y productivos. La crisis, además de durísima, es injusta: pagan justos por pecadores. Pero la creencia mágica en las respuestas simples y absolutas, milagrosas, responde a la ideología que ha dominado entre nosotros durante años: el monocultivo de la trivialidad, el culto a las fantasías ideológicas, el imperio de la bromita. La desesperación que hoy nos abruma es el precio que pagamos por las colosales deudas de banqueros, empresarios y familias, sí, pero también por tantos años dedicados a descafeinar la realidad. La burbuja del ladrillo formaba parte de una burbuja mayor: la del optimismo insensato. Nos habían convencido de que la realidad podía someterse al Photoshop. Los castillos en el aire permanecerían por mero hecho de que eran nuestros. Aquellos optimistas sin escrúpulos son ahora radicalmente funerales. Contagian su histeria negativa.

No habrá milagros. Habrá que pagar, y a precio muy alto, la inmensa deuda. Pero no estamos en la ruina. La exportación crece, la industria se rehace, el turismo aguanta heroicamente. Eso es lo que ha sucedido: hemos sido expulsados del paraíso. Ni más ni menos. Aunque no todos seamos culpables, no hay más remedio que volver a ganarse el pan. Sudando.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120819/54338353099/antoni-puigverd-el-precio-del-descafeinado.html#ixzz241yuvtzh

8 thoughts on “EL PRECIO DEL DESCAFEINADO de Antoni Puigvert

  1. ¿Sabéis que España está intervenida, que su gobierno no hace otra cosa que aplicar disciplinadamente las “recomendaciones” que recibe de “Europa”? Hablar hoy de Independencia, de Soberanía, de Democracia, de Nación, de Estado, etc, es más pertinente que nunca. Y en esto, por su condición de Nación sin Estado, por su falta de Independencia, Soberanía, Democracia (hay organismos que pueden modificar la voluntad de los catalanes expresada en Referendum, hay límites que impiden legislar con libertad, etc), Cataluña le lleva una considerable ventaja a España. Es curioso que en los medios de comunicación más importantes (y conservadores) se discuta más, se pelee más por conservar la “integridad” territorial española que por recuperar la soberanía e independencia perdidas, que sea más prioritario conservar territorios que recuperar la democracia secuestrada.

    La historia ha cambiado. No se puede seguir discutiendo de la misma forma hoy que hace dos años. Cataluña hoy esta integrada en un país dependiente, cuya importancia en el “concierto de las naciones” es cada vez menor, cuyo papel en Europa es irrelevante, sin rumbo ni destino claros, y ha de decidir: O sigue ese camino a ninguna parte, o se gana el derecho a tomar sus propias decisiones. Eso sí, no serán las élites y la defensa de sus intereses el armazón, el pegamento, la causa y la mecha que prenda la acción en favor de la Independencia. Y por supuesto no será a través de un referendum como se conseguirá. Porque si así fuera, que nadie dude de que Cataluña se desligará de España pero otra ligazón vendrá a sustituir la anterior.

  2. Xavier,ets dur de mollera !!!!. No volem que ens governin bé des de Madrid,volem que deixin de governar-nos….Que et quedi clar ? Catalunya,no solament en nom de la llibertat dels pobles,sinó també en nom de la llibertat dels homes,cal ésser partidari de la sobirania de Catalunya,pàtria nostra. Els catalans duem la llibertat a la sang,i una Catalunya lliure i àutonoma ens posaria ben aviat,en el seu règim intern,a l`alçada dels pobles que avui marxen al capdavant del móm i de la civilització.
    I España manos a la obrá,oh,oh,oh.

  3. Una mica si que te’n ensenyaré, a sumar si més no. Els que volen un ESTAT completament independent d’Espanya son 849 i els que voles un ESTAT independent dins d’un estat federal son 717, o sia ELS QUI VOLEN UN ESTAT SON 1566 sobre els 2500 el 62,64% encara més que el 51% que diria que si en un referendum pro independència. Saps què, cada cop hi ha més gent que ho te clar.

  4. Eduard, perdón pero lo que yo he dicho, es que a la pregunta sobre la independencia en un referendum, lo de referendum no lo había puesto, hay un 51% de catalanes que estarían de acuerdo sobre esa solución.
    De todas maneras a la pregunta en que habían más soluciones, como país independiente, comunidad autónoma, región de España, o solución federal, aunque creo que a nivel de matemáticas no me puedas enseñar mucho, y según tus propios números de 2500 entrevistados sólo 849 de los encuestados estaban a favor de la independencia, y esa cantidad es justamente ese 34%, que es lo que yo he indicado y que en wikipedia, el enlace que he pasado, está indicado.
    No sigas tanto a Racó Català o a Ara, o mejor lee con atención lo comentado, dejando de lado premisas preconcebidas.

  5. Xavier, o no tens massa clar el que es va preguntar en el sondeig CEO o tens ganes de tocar allò que no sona.

    La pregunta 27 de l’enquesta qüestiona sobre el grau d’autonomia que ha assolit Catalunya. de 2500 repostes, 1711 diuen que és INSUFICIENT, 532 SUFICIENT i 82 MASSA

    La pregunta 28 Questiona sobre el que hauria d’ésser Catalunya, de 2500, 142 diuen una REGIÓ d’Espanya, 635 Una COMUNITAT 717 un ESTAT dins una ESPANYA FEDERAL i 849 un ESTA INDEPENDENT

    La pregunta 39 questiona sobre el sentit de vot en un eventual referendum per a la independència, de 2500 1276 diuen que SI 528 diuen que NO i 527 s’ABSTINDRIEN

    EN la pregunta que fan sobre la independencia NOME es donen les opciones que es tenen en un referendum, és en les altres en les que hi han més opciones però tot i així fins i tot els percentatges favorables a opcions soberanistes son més altes que en aquesta.

    Explica les coses tal i com son i no com les has llegides a la VOZBcn.

    Salut i €

  6. Xavier,dons vinga carretera i manta…….Quan una nació que t´t una dependència indigna,ésser independentista,o nacionalista,el que vulguis es coverteix en una elecció de dignitat. I et quedi clar èns separem per un acte de desesperació,és cert,però necessari,i molt raonable. Insensat és abocar un poble a la desesperació,i aquesta ha estat la insensatesa d`Espanya.

  7. Lo único posiblemente cierto es que según la última encuesta del CEO, hay un 51% de catalanes que en principio estarían de acuerdo con acceder a la independencia. Aunque a la pregunta en que se hacen y dan más opciones, los independentistas, según la misma encuesta y de la misma fecha, son un 34% los partidarios de esa misma opción.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Independentismo_catal%C3%A1n
    Razones para esa diferencia, pocos lo saben, pero seguro que algunos nos lo explicará.
    En el supuesto de que se accediera a esa opción, la independentista, bastante improbable, no creo que se tenga que hacer nada más que lo que estamos haciendo todos los que tenemos trabajo, continuar laborando y procurando por la casa particular de cada uno ya que nadie nos va a solucionar la vida. No creo que sea necesario marchar de nuestra tierra, donde han nacido nuestros padres, donde hemos nacido nosotros y nuestros hijos. Pero en el supuesto de que por cuestiones laborales debamos de hacerlo iremos donde se den las condiciones de trabajo apropiadas para desarrollar nuestra vida, más o menos lo mismo que han hecho, hacen y harán los que se consideran independentistas.

  8. Un suposat procés de separació d’Espanya tindria un cost per a Catalunya d’uns 15.000M€ el necessari per pagar nòmines, proveïdors, pensions i els compromisos del deute tant catalans com la part dels espanyols que ens toquessin.

    Sorprenentment Catalunya independent, amb un 20% de dèficit en relació al seu PIB, tindria els mercats completament oberts i per tant el refinançament tant del descomunal deute del 45.000M€ es reconduiria sense problemes en un plaç no superior als 3 anys. Catalunya en les condicions actuals que no son gens favorables, un cop assumits tots els deures tindria un superhavit d’uns 6.000M€, per tant un estat solvent com a pocs a nivell mundial, imagineu-vos que seria quan hagi canviat la cojuntura econòmica i la cosa continui anant endavant.

    És normal que l’Antoni vegi el tema del sobiranisme amb recel, és socialista i ja se sap, els socialistes son FEDERALISTES per definició, o sia, estan preparats per abaixar-se els pantalons mentre se’ns emporten allò que és nostre sense dir ni piu.

    EL problema que tenen, ell i els que com ell pensen, és que aquest tema està ja tant avançat que ja no hi ha marxa enrera. L’independencia no és la solució a tots els mals óbviament que no, un cop aconseguida s’haurà de treballar com tothom per tirar endavant el país, només faltaria, però d’això els catalans en sabem un piló!.

    Que faran tots aquests que s’oposen a una Catalunya independent en el moment en que Catalunya tingui el seu propi estat? canvi de xaqueta? marxaran a algun lloc d’aquesta Espanya a la que tantes ganes tenen de pertanyer?.

    Salut i €

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s