EL JUEZ DECLARA A CDC RESPONSABLE CIVIL POR EL CASO PALAU


El magistrado ha exigido a la formación política catalana que preste una fianza por valor de 3,2 millones de euros, bajo la amenaza del embargo de sus bienes | El PSC exige explicaciones al President de la Generalitat Artur Mas

Política | 18/07/2012 – 17:19h | Actualizada a las 18.42

Barcelona. (Agencias).- El juez que investiga el saqueo al Palau de la Música ha declarado a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) como responsable civil “a título lucrativo” y le ha exigido que deposite una fianza por valor de 3,2 millones de euros, bajo la amenaza del embargo de sus bienes.

En un auto al que ha tenido acceso Efe, el titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona, Josep Maria Pijuan, atiende a la solicitud de la fiscalía y declara a CDC como responsable civil “a título lucrativo” del expolio del Palau, con una responsabilidad pecuniaria de 3,2 millones de euros, que es la cuantía económica estimada del beneficio supuestamente obtenido por la formación.

El juez requiere a CDC a que deposite, como máximo hasta mañana, la fianza de 3,2 millones, con el apercibimiento de que si no lo hace “se procederá al embargo de sus bienes hasta cubrir el importe de la fianza”.

En el auto, el magistrado acuerda abrir una pieza separada del ‘caso Palau‘ para instruir la responsabilidad civil de CDC en este proceso.

El juez ve indicios, a partir de las actuaciones practicadas, que CDC recibió fondos del Orfeó Català por valor de 2,3 millones de euros a través de “entregas opacas de dinero en efectivo” realizadas entre 2002 y 2008 por parte de los saqueadores confesos del Palau de la Música Fèlix Millet y Jordi Montull, con la supuesta colaboración de la exdirectora financiera, la también imputada Gemma Montull.

Estas “entregas opacas” de dinero por valor de 2,3 millones de euros fueron a parar a los entonces responsables de finanzas de CDC Carles Torrent -ya fallecido- y Daniel Osàcar -también imputado-, aunque el destinatario final era Convergencia, según el magistrado.

El juez detalla en el auto que de los 2,3 millones de euros que el Palau desvió a CDC con “entregas opacas”, 0,5 millones fueron recibidos por Carles Torrent y 1,7 millones por Osàcar.

El magistrado insiste en el auto que el “destino final” de estos 2,3 millones de euros fue CDC, bien directamente o bien a través de la Fundación Trias Fargas (actual Catdem), en la que tanto Torrent como Osàcar ejercían responsabilidades en el ámbito financiero.

El juez también aprecia indicios de que CDC fue beneficiaria de una desviación de fondos de la Fundación Privada Orfeó Català-Palau de la Música, por un importe de al menos 0,9 millones de euros, a través de las empresas de buzoneo New Letter y Letter Graphic.

Según recoge el auto, en este caso la desviación de dinero se “instrumentalizó mediante facturación mendaz” durante los años 2007, 2008 y 2009 a través de estas empresas de buzoneo, ya que, o bien facturaron al Palau por servicios que no habían prestado o bien los servicios los prestaban a CDC y los cobraban a la institución.

En el auto, Pijuan subraya que el pago de esta “facturación mendaz” por parte del Orfeó Català se hizo con cargo de donaciones que la fundación había recibido de la constructora Ferrovial, “bajo la apariencia del acuerdo de patrocinio” entre la empresa y el Palau, aunque “lo donado no obedecía a la liberalidad del donante, sino al pago de comisiones por obra pública adjudicada a dicha constructora”. Continua llegint “EL JUEZ DECLARA A CDC RESPONSABLE CIVIL POR EL CASO PALAU”

La crisis de deuda llega a Alemania


Publicado en El País

Una cuarta parte de los Estados federados alemanes atraviesan problemas presupuestarios críticos. Berlín, Bremen, Sarre y Schleswig-Holstein deberán aplicar un plan quinquenal de ajuste financiero y regularizar sus cuentas antes de 2020. Lo propone así el Consejo de Estabilidad alemán, que se ha reunido esta semana en Berlín por tercera vez desde su fundación en 2010. El objetivo es cumplir con el llamado “freno de la deuda” recogido en la ley fundamental, que obliga a los Estados a suprimir el endeudamiento nuevo antes de que acabe la década. Es la primera vez que el Consejo, compuesto por el ministro federal de Hacienda, Wolfgang Schäuble, (democristiano de la CDU), y sus colegas regionales de los 16 länder alemanes, plantea medidas concretas para atajar el endeudamiento público en el país. Con la atención puesta en la crisis de deuda griega y en los problemas de Portugal e Irlanda, los alemanes ignoran a menudo los serios problemas financieros que acechan en su propia casa.

No es previsible, sin embargo, que la alarma que acaba de hacer sonar el Consejo vaya a traer consecuencias inmediatas a los länder. De hecho, su mala situación financiera se conoce desde hace años. En 2010, el pequeño Estado de Bremen se endeudó en 1.900 euros por cada habitante. En otros Estados como Baviera, el desfase no superó los 100 euros en el mismo periodo. El ministro de Hacienda bávaro, Georg Fahrenschon (CSU), comparó el lunes la “seria” situación de algunos Estados con los problemas de los griegos. La deuda per cápita de Bremen asciende a unos 27.000 euros, más que la de Grecia. Según cálculos del Deutsche Bank, ningún Estado federado pasó 2010 con las cuentas saneadas.

El Consejo de Estabilidad y los cuatro Estados negociarán hasta octubre un plan de acción para perseguir ese objetivo “a medio plazo”. El problema es que Alemania, que en los foros europeos insiste en imponer severas condiciones de ajuste presupuestario para sus socios a cambio de los rescates financieros, tiene las manos atadas para domesticar la deuda de sus regiones. El Consejo de Estabilidad no tiene capacidad de sancionar a los länder más manirrotos. Tampoco se ha precisado aún qué tipo de medidas se plantea debatir. Se sabe, eso sí, que han de entrar en vigor a partir de noviembre. Continua llegint “La crisis de deuda llega a Alemania”

Frases para una crisis


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

       

     Estamos asistiendo a una serie de manifestaciones por parte de miembros del Gobierno con su presidente Mariano Rajoy a la cabeza, todas ellas referidas al trance por el que estamos pasando y que se agrava por días más como consecuencia de los palos de ciego que está dando el Ejecutivo que por la progresión negativa que por si misma tiene esta crisis, que la tiene.

    Para justificar las medidas que están aplicando, unes veces les llaman recortes, otras ajustes y en otras ocasiones reformas, están pronunciando una serie de frases a cuál de ellas más merecedora de respuesta y de comentario. Comenzando por Mariano Rajoy este ha dicho lo siguiente: “Nuestra determinación nos llevará al éxito”.  Visto así sobre el papel da la sensación de firmeza y de creencia en que el éxito está asegurado, pero vistas las imágenes que nos ofreció la televisión cuando Rajoy pronunció esta frase su gesto, el de su rostro, no guardaba relación con la oración, no era una expresión de certeza en el triunfo. En cualquier caso esta expresión más bien me parece la de uno de esos gobernantes “iluminados” de los tantos que ha habido a lo largo de los tiempos y cuya gestión siempre ha acabado en un estrepitoso fracaso.

     La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, también ha decidido entrar en esta exposición de frases y después del Consejo de Ministros, al que asistió el Rey, en el cual se aprobó poner la cosa más jodida de lo que está, en un intento por justificar que el Gobierno está en el camino de los aciertos dijo lo siguiente: “Se trata de salvar al país”. Yo creo que el país somos sus habitantes, es decir: los trabajadores, los funcionarios, los pensionistas, los jóvenes y el componente familiar, en definitiva: las personas. No creo que el país se concreta para el Gobierno en valles y montañas, y claro, si se trata de personas la frase de Sáenz de Santamaría no encaja porque vamos a ver: ¿Cómo se puede decir que “se trata de salvar al país” si nos está quitando los medios de vida? ¿De qué país está hablando? Desde luego no del país de Alicia y las maravillas. Seguro que no.

     Hay otra frase de Luís de Guindos. El ministro de Economía, ha dicho, mejor ha asegurado, lo siguiente: “España dará una buena noticia en tres años” Si es de tipo económico, la noticia, claro, se puede decir aquello de “cuan largo me lo fiais”, no sé si los españoles podremos aguantar tres años más. A no ser que lo de la “buena noticia” se refiera a que dentro de esos tres años la princesa Letizia quede embarazada y nos traiga un heredero con lo cual no habría que modificar ninguna norma. En fin, por si no estábamos bastante preocupados y confusos el ministro de Economía nos viene con acertijos. Y ya que he hablado de la Monarquía española me parece oportuno comentar la petición del Rey al Gobierno. Su Majestad pidió lo siguiente: “Que nadie quede excluido de la recuperación económica”. Imagino que el Rey al referirse a “nadie” se refería al conjunto de los españoles y no solamente a los banqueros y los empresarios y que cualquiera de estos dos pudieran quedarse fuera de la “recuperación”, desde luego los banqueros seguro que no. En cualquier caso la “recuperación” no evitará el que millones de españoles pierdan para siempre la posibilidad de gozar del mismo bienestar del que disfrutaban en los tiempos anteriores a la crisis, esos como dice el poema de Gustavo Adolfo Bécquer referido a las golondrinas, “ese -y me refiero al bienestar- no volverá”. La “salud” económica de los españoles ha sufrido un tremendo quebranto del cual va a ser muy difícil recuperarse. Una generación entera ha perdido el tren del bienestar y por mucho que corra no lo va a alcanzar. Juan Carlos I, no se limitó a hacer esta petición al Gobierno, también se refirió a que “la sociedad española es “madura” y “sabe responder con responsabilidad, solidaridad, templanza y espíritu de sacrificio cuando las circunstancias lo exigen”.  La sociedad española no es “madura” la han hecho “madurar” a base de golpes por lo que más que madura yo creo que está más bien “pocha”.

     En fin ahora solo nos falta que llegue la Navidad para saber qué es lo que nos va a decir el Rey sobre el año “horribilis” que estamos pasando. Siento verdadera curiosidad. La cosa no ha acabado con esta última “andanada” del Gobierno, aún faltan más de cinco meses para que acabe el año y menos cosas buenas puede pasar de todo. ¿Han cesado ya a Andrea Fabra?

NO TENGO PALABRAS…


Nuestros dirigentes deberían tener la grandeza de ánimo para lograr un pacto o formar un gobierno de concentración

Artículos | 16/07/2012 – 00:00h


España ha sido intervenida y no tengo palabras para decir lo que siento. Cualquier persona que quiera a su país –y en Catalunya hay muchas– puede entenderme perfectamente. Yo quiero a mi patria, que es España. Una patria más, como la de cada quisque, distinta e igual a todas las patrias, ni mejor ni peor que otra cualquiera, una patria hecha de memoria y de futuro, de gentes y de tierras en las que estas gentes viven, de logros y de fracasos. La quise de joven, avergonzándome de ella por estar sometida a una larga dictadura, pero con cierta irreducible esperanza de que la situación se reconduciría. La quise, expectante, al iniciarse la transición y me sentí orgulloso de ella cuando, consolidada la libertad y recuperadas las instituciones democráticas, se integró en los clubs a los que por geografía e historia debía pertenecer. Fueron años en los que hicimos entre todos una Constitución no excluyente, en los que la derecha hizo la reforma fiscal y secularizó el derecho de familia, y en los que la izquierda hizo la reconversión industrial. También se echaron entonces los cimientos del Estado autonómico, con la recta –y seguramente vana– intención de resolver el secular problema del encaje de Catalunya en España. Hubo, en fin, un día que hoy parece lejano, en que un político catalán me dijo: “Sí, ja ho sé, ja ho sé: la marca Espanya ven”.

¿Cómo es posible que ocurriese este milagro? Siempre lo he tenido claro: teníamos miedo. El motor del cambio no fue otro que el miedo, el miedo acerbo a repetir el desquiciamiento inenarrable, vesánico e indecente de la Guerra Civil entre pobres que protagonizamos ante la inhibición desdeñosa y escandalizada de los europeos ricos, siempre vestidos de Pilatos –Pilatos era europeo–, siempre lavándose las manos, atendiendo a sus filias, fobias e intereses. Continua llegint “NO TENGO PALABRAS…”