EL DESBORDAMIENTO

Artículos | 09/06/2012 – 00:00h

Esta no es una crónica personal. Es la crónica de las vivencias y sentimientos del poder en los días más complejos y duros de la reciente historia de España; los días en que Soraya Sáenz de Santamaría confesó en la presentación del Modesta España de Enric Juliana que no se podía vivir bajo esa sensación de apocalipsis permanente. He hablado con miembros del Gobierno y representantes de altas instituciones, y llego a una conclusión: el Estado, en su amplio sentido, presenta los síntomas de una enfermedad llamada desorientación; quizá impotencia. Está desbordado por comportamientos sociales y resortes de opinión difíciles de manejar. Y, sobre todo, está desbordado por la aparición simultánea de todos los problemas. Hay un cierto desconsuelo en el ambiente.

Me apresuro a decir que esos síntomas no son sólo los derivados de la economía. El Gobierno está sacando fuerzas de flaqueza para lanzar mensajes de confianza. Los ministros han pasado del “discurso de la verdad” al discurso de las fortalezas de España. Se ven acompañados en esa misión casi apostólica por los grandes banqueros, los grandes grupos empresariales y los primeros mensajes de apoyo de la UE: los que reconocen los avances en consolidación fiscal, los que aprecian el comportamiento de la sociedad ante los ajustes y los que valoran el maratón reformista de Rajoy.

El desbordamiento viene de la acumulación de factores negativos. Personas de alta responsabilidad entienden que se debilitan demasiadas cosas, principios e instituciones al mismo tiempo. Se ha producido un deterioro de la Corona; del Tribunal Constitucional; del Poder Judicial; del Gobierno por la contradicción entre sus acciones y su programa; del modelo autonómico y sus “derroches”; del concepto de integración territorial; del sistema financiero y su órgano rector, el Banco de España, o de la clase política, cuyo descrédito ha sido certificado una vez más por el CIS y coronado con esta frase de Esperanza Aguirre: “Los ciudadanos piensan que somos demasiados los políticos, que a ver si nos vamos todos de una vez”.

Vista la acumulación, este parece un país en derribo. Con un agravante: el recreo de mucha opinión publicada en la exaltación de las debilidades. Con un efecto perverso: eso contribuye a debilitar la imagen exterior de España en un momento crucial para la confianza de los mercados. Con un factor incontrolable: la alegría (¿irresponsabilidad?) de medios de internet que han frivolizado la información y de una prensa internacional que ha decidido fijar en España su visión más morbosa. Ese es el parte de situación que escucho al poder. Los personajes que he consultado creen que se habla y se escribe sin suficiente reflexión previa y sin calcular las consecuencias. Apelan mucho a la responsabilidad y a la madurez. Y a este cronista, irremediablemente, le vienen a la memoria aquellos años en que medios y partidos tenían que ser muy responsables para salvar la democracia. Aquellos aires de la transición.

Retales
Líder. Se preguntó a una persona próxima a Rajoy por qué el presidente renuncia a ejercer un mayor liderazgo frente a la crisis. Y el interlocutor respondió: “Si el liderazgo se midiera por apariciones en televisión, pondríamos de jefe de gobierno a un presentador”.

Transparencia. ¿Saben qué teme el gobierno ante la ley de transparencia? Uno, que la Administración no tenga agilidad para el auténtico cambio de cultura que supondrá en la actitud de los funcionarios. Otro, que esa norma se acabe convirtiendo en la LCN (ley del cotilleo nacional). En algunos países ocurrió.

De ETA. Apunten estos nombres. El actual jefe de la banda es David Pla, navarro, de poco más de 30 años. Le siguen dos mujeres, de nombre Izaskun e Iratxe. Y la persona más buscada, Arantxa Zulueta, abogada y clave en la estrategia de los presos.

Escaños. Esperanza Aguirre asume un reto revolucionario al proponer reducir a la mitad los diputados regionales: reducirá a la mitad un desagüe de compromisos, pago de lisonjas y recompensa de lealtades.

Embajada. Presentación del libro de Enric Juliana Modesta España. Gran altura intelectual. Brillantes autor y presentadora, Soraya Sáenz de Santamaría. Divertido oír como la vicepresidenta entrevista al periodista. En la apertura del acto, saludo a autoridades y embajadas de Brasil, Rusia o Italia. Y entre el público, una voz: “… y de Catalunya”.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120609/54309017159/fernando-onega-el-desbrodamiento.html

10 thoughts on “EL DESBORDAMIENTO

  1. xaviercomas

    La editorial es Planeta, la fotografía del autor es de Antonio Lago. Diseño de cubierta Opalworks. Fotografía de la cubierta Francisco Martínez. Es una cuarta impresión del Noviembre del 2011. Esta dedicada a Manu Leguineche, que le enseñó a amar profundamente mi profesión. Ahora mismo estoy leyendo la página 230 en la que nos habla de la quiebra de 51 bancos de los 110 teníamos entre 1978-1985, el coste estimado para el Estado fue de , un billón doscientos mil millones de pesetas, aproximadamente el 5% de la riqueza nacional.
    Quiero fijarme bien en el caso Banca Catalana, creo que vale la pena.
    He estado comiendo fuera, razón de mi retraso.
    Saludos.

  2. “Pero con total sinceridad, nosotros que estamos siempre en la calle, ¿tu ves movimiento entre la ciudadanía?”

    Lo importante, Xavier, es que la gente habla de política, se ha politizado en un tiempo récord. Eso es lo positivo. Veremos si a partir de ahí deja de haber una “clientela electoral” fiel, se haga lo que se haga. Veremos si, como ha apuntado ya muchas veces Eduard, sacamos algún provecho en forma de lección para el futuro de esta crisis. Veremos si, con las dificultades propias de quien tiene que ganarse el pan todos los días y eso le lleva muchas horas, la gente no vuelve a la modorra, al sueño, a la quietud, a la tranquilidad, a la “confianza ciega”, a la despolitización y desmovilización.

    “Yo de todos modos yo prefiero este “rescate parcial”, a encontrarme como nuestros vecinos griegos. Que habrá que hacer ajustes, es seguro, pero lo importante es solucionar el tema bancario, tu no sabes como está el problema bancario en relación a las pequeñas empresas.”

    Y yo, Xavier, y yo. Lo que me preocupa es que se vuelva a hacer otra “golfada” con ese dinero. Espero que no y que el crédito llegue a las empresas y a las familias, para que la cosa vuelva a funcionar en la “economía real”. Con respecto a la situación de las pequeñas empresas tengo una información parcial, la que me dan los autónomos y pequeños empresarios que veo a diario y que son unos cuántos. Otra fuente son las Gestorías, cuya actividad es desoladora. También están Hacienda o la Tesorería de la Seguridad Social que, por comparación con otras épocas, me dá una idea de las dificultades que están atravesando tanto los autónomos como los pequeños empresarios. En cuanto a las familias, pues decirte que no dejan de aumentar aquellas que tienen dificultades para pagar el recibo de la luz. ¿Deshaucios? Pues un montón también.

    En mi empresa, que no cito pero sabes cuál es, se han perdido unos miles de puestos de trabajo, no se contrata, no se suple a los enfermos, las vacaciones sólo un porcentaje mínimo, etc. Pese a lo cual, y toco madera, estamos bajo mínimos. Pero no pierdo la moral. Y por lo que veo y detecto, mis compañeros tampoco. Y hay mucha gente así. Una vez que hemos llegado hasta aquí, si no controlamos y exigimos responsabilidad a nuestros representantes, si no participamos, en la medida de nuestras posibilidades, en política, si dejamos hacer a las élites, nos levantarán hasta la camisa.

  3. “Vista la acumulación, este parece un país en derribo. Con un agravante: el recreo de mucha opinión publicada en la exaltación de las debilidades. Con un efecto perverso: eso contribuye a debilitar la imagen exterior de España en un momento crucial para la confianza de los mercados. Con un factor incontrolable: la alegría (¿irresponsabilidad?) de medios de internet que han frivolizado la información y de una prensa internacional que ha decidido fijar en España su visión más morbosa. Ese es el parte de situación que escucho al poder. Los personajes que he consultado creen que se habla y se escribe sin suficiente reflexión previa y sin calcular las consecuencias. Apelan mucho a la responsabilidad y a la madurez. Y a este cronista, irremediablemente, le vienen a la memoria aquellos años en que medios y partidos tenían que ser muy responsables para salvar la democracia. Aquellos aires de la transición.”

    “Vista la acumulación, este parece un país en derribo.” No sé cómo el señor Onega puede escribir esta frase. ¿Acaso no ha visto el señor periodista a los miles y miles de manifestantes en las calles de España? No, señor Onega, si acaso hay algo en derribo es el país imaginario en el que usted y otros tantos como usted han vivido todos estos años, justo gracias a aquellos aires de la transicón y la “responsabilidad” para “salvar” (vaya palabreja, señor periodista, ¿no podría usted haber elegido otra?) la democracia. ¿De quién había que “salvarla”, señor Onega. Pregúntele al poder a ver qué dice?

    “Con un agravante: el recreo de mucha opinión publicada en la exaltación de las debilidades. Con un efecto perverso: eso contribuye a debilitar la imagen exterior de España en un momento crucial para la confianza de los mercados. ”

    El recreo de mucha opinión publicada en la exaltación de las debilidades es un hecho que viene de largo. ¿Que le pregunten a Zapatero y su Gobierno? ¿O a Aznar y el suyo? ¿O a Gonzáles y el suyo? ¿O a Calvo-Sotelo y el suyo? ¿O a Suárez y el suyo? Por más bien que se lo pase la opinión publicada exaltando las debilidades de España, nunca podrán hacer tanto como los Urdangarín o el propio monarca por el desprestigio y debilidad de la Corona, el Gobierno con su política contradictoria y su pésima comunicación, amén de que no podemos ignorar, y supongo que Onega tampoco (“la alegría (¿irresponsabilidad?) de medios de internet que han frivolizado la información y de una prensa internacional que ha decidido fijar en España su visión más morbosa. Ese es el parte de situación que escucho al poder.”), que existe la opinión publicada mundial, es decir, que se publica fuera de España. Y ésta no está sujeta a “responsabilidad” alguna con la economía o con las instituciones del Estado español. En descargo de Onega, debe decir que sólo actúa de intermediario entre el poder y la opinión pública, conviertiéndose, a su vez, en opinión publicada.

  4. xaviercomas

    Es totalmente cierto lo que apuntas al principio Gonzalo, lo importante son los ciudadanos.
    Pero con total sinceridad, nosotros que estamos siempre en la calle, ¿tu ves movimiento entre la ciudadanía? No, hay comentarios en el café, la gente critica cuando en la televisión salen cualquiera de los políticos de uno u otro signo, nacionalistas, de izquierda, de derechas… pero realmente no hay nada que de sentido al clima de cabreo general. ¿Que es lo que hace falta? No lo sé.
    Quizás este sea el camino, hace pocos días el Conseller Mas-Collell, hizo unas declaraciones que no sé si eran ciertas, pero que yo quiero creerlas, a partir del próximo semestre, se empezará a ver la luz, y no es que sea un fan del conseller, pero quiero creérmelo.
    Yo de todos modos yo prefiero este “rescate parcial”, a encontrarme como nuestros vecinos griegos. Que habrá que hacer ajustes, es seguro, pero lo importante es solucionar el tema bancario, tu no sabes como está el problema bancario en relación a las pequeñas empresas.
    Un saludo.

    PD. Estoy leyendo ahora El declive de los dioses de Mariano Guindal, ahí de momento nos está hablando de los problemas de la transición y de los Pactos de la Moncloa, ahí estoy, y yo pregunto ¿tan difícil es llegar a un consenso como el de esos años?

  5. El gran activo de un país, de un Estado, de una Nación, Xavier, es la gente. No puede construirse (en el sentido de hacer, no de edificar sobre ruinas) un país, no puede fortalecerse un Estado, no tiene futuro una Nación que se hace contra la gente. Los proyectos que triunfan son los integradores. El nuestro peca de tener a un gobierno que, como escribe el mismo Onega, que no es precisamente un revolucionario, se apoya en los grandes banqueros y los grandes grupos empresariales. ¿Recuerdas lo que escribíamos hace unos días sobre el dinero o el capital? No tiene patria, ni bandera ni himno.

    “De todas maneras la única gran vencedora de toda esta situación es la Alemania de Merkel, que sin disparar un tiro, se va a asegurar que todos los paises de la perifería de Europa, deban vasallaje a su país.
    Una gran jugada, por cierto.”

    Una de las causas del desbordamiento del Estado en España es la rebeldía de una parte muy importante de españoles, que no queremos ser vasallos. Y muchos lo hacemos en defensa de la soberanía nacional. Desgraciadamente nos vemos huérfanos de apoyos entre las más altas instituciones del Estado, que han decidido rendír pleitesía a Alemania y convertirnos a todos en vasallos. Probablemente piensen más en sus intereses (esos que los medios de comunicación llaman “intereses generales”) que en los de la Nación, la patria, el Estado, España, los españoles.

  6. Tot son interesos Xavier, fent servir la lógica …..

    1) EL millor client del EUA és Europa
    2) L’estat del sistema financer español posa en perill la UE, que és tant com dir Europa i les incerteses que genera l’estat dels nostres bancs fa perillar per si sols, el projecte de la moneda única i les economies d’Itèlia, França i fins i tot d’alemanya i això els EUA no s’ho poden permetre.
    3) Rescatant el sistema financer s’envien dos missatges diferenciats, el primer sobre Grècia que ara està sola als peus dels cavalls essent completament a mos del seu destí en funció del resutat del proper dia 17 i que europa en plé ha fet una aposta per l’EURO ben evident, el que es pot convertir en un rellançament econòmic pel sols fet de la confiànça que tot això pot aportar en l’economia.
    4) Finalment, els EUA estan en any electoral acostuma a ser any de creixement, si aquest punt l’encadenes amb el primer hauràs tencat el bucle.

    Salut i €

  7. Onega explica de dónde viene el desbordamiento del Estado:

    “El desbordamiento viene de la acumulación de factores negativos. Personas de alta responsabilidad entienden que se debilitan demasiadas cosas, principios e instituciones al mismo tiempo. Se ha producido un deterioro de la Corona; del Tribunal Constitucional; del Poder Judicial; del Gobierno por la contradicción entre sus acciones y su programa; del modelo autonómico y sus “derroches”; del concepto de integración territorial; del sistema financiero y su órgano rector, el Banco de España, o de la clase política, cuyo descrédito ha sido certificado una vez más por el CIS y coronado con esta frase de Esperanza Aguirre: “Los ciudadanos piensan que somos demasiados los políticos, que a ver si nos vamos todos de una vez”.

    Personas de alta responsabilidad entienden que se debilitan demasiadas cosas, principios e instituciones al mismo tiempo. ¿Por qué se debilitan?

    Se ha producido un deterioro de la Corona. ¿Por qué? Se ha producido un deterioro del Tribunal Constitucional. ¿Por qué? Se ha producido un deterioro del Poder Judicial. ¿Por qué? ¿Por qué se han deteriorado todas estas Instituciones?

    Se ha producido un deterioro del Gobierno por la contradicción entre su programa electoral y sus acciones. ¿Por qué?

    Se ha producido un deterioro del sistema financiero y su órgano rector, el Banco de España. ¿Por qué?

    Se ha producido un deterioro de la clase política. ¿Por qué? Se ha producido un deterioro del modelo autonómico. (este no es nuevo, no se debe al momento actual de la cuasi milagrosa aparición de todos los problemas, ya que se discute desde el momento mismo en que se puso en pie la actual Organización Territorial del Estado). ¿Por qué?

    Onega no explica ni un solo por qué. Renuncia a su papel de periodista influyente. ¿Por responsabilidad? Siempre se ha dicho que sin un diagnóstico acertado es imposible curar al enfermo. Y a mí no me queda nada claro en el análisis que hace Onega cual es el virus responsable de la enfermedad que nos ataca, que nos desborda. ¿El acceso a la información? ¿El poder ejercitar el derecho a la libre expresión? ¿El comportamiento de las personas que tienen el honor de representar las más altas instituciones del Estado? ¿La corrupción generalizada? ¿La cultura del pelotazo? ¿La desmoralización del país? ¿La ausencia de un proyecto común? ¿Se puede construir un futuro entre todos cuando al Gobierno sólo le apoyan las grandes banqueros y los grandes grupos empresariales?

    Lo dejo aquí y sigo en otro post.

  8. xaviercomas

    No creo que Ónega cuando se refiere a los medios que tiene en contra el Gobierno se refiera exactamente a medios extranjeros, aunque los hay, el tema es más bien interno y en este mismo blog hay ejemplos a porrillo de a lo que yo me refiero y seguramente el autor del artículo expone.
    Está claro que tener unos medios hipersubvencionados por el poder, es siempre una garantía de que lo que ocurre no se conozca, y lo que no se conoce no existe.
    Sobre el tema de la UE, aunque no lo determina, tan sólo hay que leer cualquier medio, para saber que hay quienes opinan que se están haciendo los deberes, los impuestos sin duda.
    El otro día comenté que quizás nuestro gran valedor haya sido sin duda Obama, el gobierno de los EEUU, no puede consentir de ninguna de las maneras que el euro se hunda, hay mucho en juego.
    De todas maneras la única gran vencedora de toda esta situación es la Alemania de Merkel, que sin disparar un tiro, se va a asegurar que todos los paises de la perifería de Europa, deban vasallaje a su país.
    Una gran jugada, por cierto.

  9. “el Estado, en su amplio sentido, presenta los síntomas de una enfermedad llamada desorientación; quizá impotencia. Está desbordado por comportamientos sociales y resortes de opinión difíciles de manejar. Y, sobre todo, está desbordado por la aparición simultánea de todos los problemas. Hay un cierto desconsuelo en el ambiente.”

    La clava Onega. El Estado está desbordado por comportamientos sociales y resortes de opinión difíciles de manejar. Y, sobre todo, por la “aparición” de todos los problemas a la vez.

    Pienso que cuando un Estado maneja y controla los resortes de opinión puede ocultar los problemas o, por lo menos, maquillarlos para hacerlos manejables. Y esto ha funcionado durante mucho tiempo. Mientras el Estado ha podido controlar la información. Esto ya no es posible. Entre otras cosas porque la gente tiene acceso a los medios de comunicación de otros países que, lógicamente, no están sujetos, como los de aquí, al manejo “responsable” de lo que publican para no perjudicar “los intereses generales”.

    Más adelante, Onega explica los apoyos del Gobierno español:

    “El Gobierno está sacando fuerzas de flaqueza para lanzar mensajes de confianza. Los ministros han pasado del “discurso de la verdad” al discurso de las fortalezas de España. Se ven acompañados en esa misión casi apostólica por los grandes banqueros, los grandes grupos empresariales y los primeros mensajes de apoyo de la UE: los que reconocen los avances en consolidación fiscal, los que aprecian el comportamiento de la sociedad ante los ajustes y los que valoran el maratón reformista de Rajoy.”

    Repito: Grandes Banqueros, Grandes Grupos Empresariales, y, más tímidamente, apoyos de la UE (Sin especificar).

    Lo dejo aquí y sigo en otro post.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s