Luís de Guindos y Vicente

EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

      

       No sé si usted, querido lector, se habrá dado cuenta de ello, pero últimamente estamos viendo como Vicente Martínez Pujalte, se está convirtiendo en la sombra del ministro de Economía, Luís de Guindos, hasta el punto de que da la impresión de haberse convertido en su escudero. En lo que a mí se refiere este dueto me ha traído recuerdos de mi niñez y de mi adolescencia y cada vez que les veo me parece ver a aquellas parejas de los cómics formadas por Roberto Alcázar y Pedrín, el Guerrero del Antifaz y Fernando y al Capitán Trueno y su fiel Crispín.

    Esta nueva pareja del cómic actual, ya que lo que están protagonizando es más propio de un tebeo, por lo fantasioso, nos da una idea de lo mal que lo tiene Rajoy y su Gobierno para intentar dar una imagen de serenidad y de seguridad ante la que está cayendo hasta el punto de verse obligado a poner en primera línea a Martínez Pujalte. Luís de Guindos se dedica, en la medida de sus escasas posibilidades, a buscar la forma de que la gente no se alarme, tarea harto difícil ya que la situación lleva visos de convertirse en un verdadero drama y el pánico se va adueñando poco a poco de todo el conjunto de la sociedad española. En cuanto a Vicente Martínez Pujalte, Vicente, su misión es la de combatir al enemigo y resguardar a su señor, Luís de Guindos, de los feroces ataques que le lanzan los “malos”, es decir, la oposición.

     Dado lo escabroso de la situación había que buscar a un personaje que fuera capaz de “comerle el coco” a la gente y Vicente Martínez Pujalte, es el ideal para conseguirlo por su osadía y descaro, aunque nunca lo logra, ya que nadie le toma en serio, la gente no se olvida de que le cabe el “honor” de haber sido, desde el advenimiento de la democracia, el primer diputado que fue expulsado del hemiciclo del Congreso y si no recuerdo mal él único que ha merecido tal “distinción”. Pero al fiel escudero de De Guindos, esto le tiene sin cuidado, muy posiblemente le ocurra lo mismo que a aquel que se creía el más listo de todos y en realidad era el más negado, y por eso el pasado día 31 de mayo, intentó darle la vuelta las palabras del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, que ha afirmado que él cree que el Gobierno español actuó “de la peor manera posible” con el rescate de Bankia al “subestimar inicialmente el problema”, lo que se traducirá en un coste alto. Como ya he dicho Vicente, pretendió darle la vuelta a lo dicho por Draghi y cuando los socialistas sacaron a colación el parecer del presidente del BCE, Vicente les respondió que lo dicho por el máximo responsable del banco europeo se refería al anterior Gobierno. Esto, una vez más, demuestra el poco respeto que les tiene al resto de los diputados, de sus colegas, ya que pone en duda su incapacidad mental al propio tiempo que insulta a su inteligencia, pretendiendo que estos interpreten las palabras de Draghi tal y como el escudero de Guindos las ha expuesto. Es evidente que sus insostenibles argumentos no convence ni a los suyos, porque creo que los diputados del PP entienden bien lo que oyen y lo que leen lo que pasa es que la disciplina es muy férrea y toca tragarse lo que el “ilustre” escudero hace y dice. Si todo lo que tiene Rajoy para convencer al personal es del mismo calibre y calidad que Vicente Martínez Pujalte lo tiene bastante mal. Yo no creo que a Luis de Guindos le beneficie el que se le vea mucho con Vicente Martínez Pujalte, a su vera. A mi así me lo parece.

    Y para  acabar, dos preguntas: ¿Por qué el Gobierno le ha dicho al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez que se mantenga callado sobre lo de Bankia? Y la segunda: ¿Ha dimitido ya Carlos Dívar?

2 thoughts on “Luís de Guindos y Vicente

  1. En los tiempos en que Adolfo Suárez era Presidente del Gobierno de España hubo una ocasión en la que Manuel Fraga Iribarne se subió a la tribuna del Congreso de los Diputados y le dijo algo así como:

    Tengo la misma sensación de ese yerno que ve como su suegra se dirige con el coche a toda velocidad hacia un precipicio. Librarse de la suegra le da alegría. Lo malo es que el flamante coche es suyo.

    Los desatinos del Gobierno, y tener que recurrir a “macario” Martínez Pujalte para contrarrestar a la oposición reforzando al Gobierno es un desatino como la Catedral de Burgos, se asemejan a ese enemigo nuestro que corre con el coche a toda leche hacia el precipicio. Lo malo es que todas nuestras cosas de valor, que aún nos quedan, van en el maletero de ese coche.

    Me da la impresión de que este Gobierno nos deja “pelados” y después nos entrega, envueltos en un lazo, a la intervención de la banca extranjera.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s