¿JUSTICIA EN ESPAÑA? ¿QUÉ JUSTICIA?

La renuncia a dimitir del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, tras ser denunciado por uno de los jueces miembros del mismo, por uso indebido de fondos públicos, pone abiertamente en cuestión el funcionamiento y la integridad no ya de un órgano colegiado sino el funcionamiento de la Justicia en sí misma y de sus principios en nuestro país.

La administración de la Justicia cuenta con un amplio historial de irregularidades, episodios desiguales y bochornosos y tratos de favor a los poderosos.

Veamos tres de los últimos ejemplos. El Tribunal Supremo ha ordenado el archivo de la causa instruida contra el banquero Emilio Botín y su familia por la existencia de un depósito o cuenta opaca de 2.000 millones de euros en el banco suizo HSBC. Si se lee el auto judicial se llega a la conclusión, como señala la asociación de técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA) que el banquero recibió un trato de favor, al recibir, secretamente, la opción de “regularizar” esta cuenta pagando sólo 200 millones y que según el propio auto los mecanismo de opacidad son tan complejos que resulta imposible determinar el alcance de la totalidad del dinero ocultado.

De paso, otros 670 denunciados de tener cuentas en la misma situación quedan automáticamente indultados con el pago de un simbólico 10 % de la cantidad “opaca”, más de 6.000 millones de euros.

El Tribunal Superior de Justicia de Valencia ha ordenado retrotraer al juzgado de Nules una de las 67 causas que tiene abiertas el ex presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, por blanqueo de capitales, ocultación fiscal, prevaricación y uso indebido de fondos públicos. Se estima que esto puede originar un retraso de siete años en la vista final de la causa y que el posible delito haya prescrito en su momento.

Y un tribunal de Madrid ha condenado a cuatro policías al pago de una multa colectiva de 900 euros por la “muerte no accidental” de un emigrante nigeriano.

Contrastando con todo ello, como otro juez de Barcelona ha condenado a un manifestante con una multa de 6.000 euros por hacer una cacerolada delante de una sede de la Caixa, los 47 días que estuvo en prisión una sindicalista de CGT por “quemar dinero falso en público” o los estudiantes valencianos, menores de 13 años, que han sido multados con 6.000 euros por manifestarse protestando por la falta de calefacción en las aulas.

Es decir, que esto no es Justicia, es la ley del embudo. Y que la liviandad, la tolerancia, la exaltación o la sugerencia secreta al poderoso contrastan con el rigor extremo, el autoritarismo y el exceso con el débil o socialmente peligroso inducen, abiertamente, a la incredulidad, al horror, o simplemente al asco.

Pedro Pacheco, ex alcalde de Jerez dijo que “la Justicia en España es un cachondeo”. No es un cachondeo, es una entelequia, por no emplear un nominativo mas contundente, pero mas escatológico.

 

Fuente:  http://lucasleonsimon.wordpress.com/2012/05/25/justicia-en-espana-que-justicia/

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s