El pacto fiscal: ¿tiene razón Cataluña?


Parece razonable que cuanto más elevada sea la carga impositiva en un país, más justo deba ser su reparto. Estando España en cotas vertiginosas de esfuerzo tributario, afirmar que el actual sistema de financiación autonómico es justo, eficaz, transparente y que además no admite mejoras, es mucho afirmar.

Es cierto que reclamando esa justicia, el nacionalismo catalán se ha enredado en su propio discurso: agravios cogidos por los pelos,  como unas balanzas fiscales de las que no se enseñan ni tripas ni metodología, mitos simplemente falsos, como el del presunto límite legal de la solidaridad regional en Alemania, o torpezas como amenazar con irse de España mientras se pide inversiones para liderar su recuperación. Tampoco parece inteligente apuntar al PER andaluz, al museo del Prado o al AVE gallego en lugar de denunciar a Navarra y País Vasco, las dos comunidades más ricas del país y al fuero que limita por sistema su contribución solidaria. Por último, en mi opinión, se ha incurrido en el error táctico de basar la reclamación fiscal en la identidad y en la asimetría, sin buscar la complicidad de la CCAA de Madrid, primera contribuidora per cápita y junto con la que Cataluña suma casi tres cuartas partes del  esfuerzo solidario nacional.

A pesar de todo, aunque no haya dinero, y en contra del negacionismo centralista, Cataluña ha logrado imponer su ‘marco’ de Pacto Fiscal Solidario en el debate político. Razones no faltan para alimentar una discusión

Los territorios no pagan impuestos, lo hacen los ciudadanos. Correcto. Pero sí son las CCAA las que reciben ciertas transferencias, como son también ellas las obligadas a prestar servicios determinados por el Estado. Unas prestaciones hoy cuestionadas al verse reducida la recaudación impositiva. El Gobierno español en 2011 redujo las dotaciones a la cooperación internacional hasta el 0,29% ¿Sería lógico que hicieran lo mismo algunas CCAA con la solidaridad interregional?. Continua llegint “El pacto fiscal: ¿tiene razón Cataluña?”

BARCELONA, MOTOR DE ESPAÑA


La provincia de Barcelona mantiene el liderazgo en el ranking de exportaciones, a gran distancia de Madrid y de Valencia. Además, reduce su déficit comercial con el exterior en un 9,3% respecto a 2010, que es ampliamente compensado con el superávit de la balanza de servicios y de la balanza comercial con el resto de España.

Martes, 8 de mayo de 2012 | 13:04

Vista aérea del puerto de Barcelona (foto: aparcaivola.com).

La provincia de Barcelona ha batido en 2011 su récord histórico de exportaciones de mercancías, alcanzando los 42.036 millones de euros, lo que supone el 19,6% del total nacional (214.485 millones) yel 75,7% de Cataluña (55.524 millones). De esta forma, se mantiene al frente del ranking español. A continuación, y a gran distancia, se sitúan las provincias de Madrid (24.548 millones, 11,4%) y Valencia (11.223 millones, 5,2%).

Barcelona ha registrado un aumento interanual de las exportaciones de mercancías del 10,4% en 2011 (algo inferior a la media nacional, que ha sido del 14,8%) con lo que encadena dos años consecutivos de crecimiento (en 2010 contabilizó un aumento del 17,2% tras la caída del 18,6% sufrida en 2009), según cifras del Ministerio de Economía y Competitividad.

Gran peso del sector tecnológico

Cabe destacar que la mayor parte de las exportaciones realizadas desde el área de Barcelona en 2011 (24.500 millones, 58,3% del total) han sido de alto o medio alto contenido tecnológico. Por sectores, el químico encabeza la lista de ventas al extranjero desde la provincia de Barcelona (23,1%), seguido por el de los bienes de equipo y maquinaria industrial (20,4%) y la automoción (17,5%).

Los países de la UE han sido los principales destinatarios (62,4% del total), entre los que destacan Francia, Alemania, Italia y Portugal. Mientras que han crecido de forma sustancial los intercambios con economías emergentes como Chile, Brasil, China, Corea del Sur y Rusia.

Se reduce el déficit de la balanza comercial

Por otra parte, las importaciones de mercancías en la provincia de Barcelona en 2011 han ascendido a 56.576 millones de euros (un 21,7% del total nacional, que fue de 260.823 millones), lo que supone un aumento del 4,6% interanual. Sin embargo, esta cifra se encuentra lejos del máximo histórico, registrado en 2007 con 66.623 millones de euros.

De esta forma, el déficit de la balanza comercial de Barcelona en 2011 ha sido de 14.540 millones de euros (el 31,4% del total nacional), un 9,3% menos que en 2010, cuando alcanzó 16.038 millones, y muy alejado de los 26.901 millones que se contabilizaron en 2007. Este déficit es compensado ampliamente con el superávit que registra la balanza de servicios y con el superávit comercial que Barcelona (y toda Cataluña) tiene con el resto de España.

 

http://www.vozbcn.com/2012/05/08/112764/barcelona-motor-de-espana/

 


¿En qué país vivimos?


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

         

     Cada día que se pasa son muchos los españoles que se preguntan que en qué país vivimos. La mayoría de los que tal  pregunta se formulan piensan que este es un país de “rajamantas”, “saltacorrales” y “robaperas” y si nos paramos a pensar veremos que esta pregunta tiene su fundamento. A diario leemos y escuchamos en los distintos medios de comunicación, prensa, radio y TV, una serie de  supuestos y en otros confirmados, casos de corrupción de distinta naturaleza protagonizados por personajes de la vida pública que la verdad es que flaco favor le hacen a la imagen de este país.

    Como ejemplo de ello citaré los más recientes. La verdad sea dicha es que si hago una relación más extensa de casos de corrupción el Espasa o el Larousse parecerían un libro de bolsillo al lado del que resulte de relatar tantos hechos. Pero a lo que voy. El presidente del Tribunal Supremo, Carlós Dívar, ha sido denunciado por un vocal del Poder Judicial ante la Fiscalía por una supuesta malversación de fondos públicos al entender el denunciante que el presidente del Supremo ha gastado casi seis mil euros en viajes privados. Es de esperar, confío en ello, que Carlos Dívar pueda demostrar su inocencia, porque si no apaga y vámonos. Por otro lado tenemos el caso de un técnico en arquitectura al cual la Generalitat Valenciana le ha llenado los bolsillos de dinero con millones y millones de euros por modificación y sobrecoste de los proyectos por él realizados y por otros que no se han llegado a materializar. También es de esperar que esto sea debidamente justificado ante la opinión pública porque los argumentos dados hasta ahora por las partes interesadas no han aclarado nada y por tanto no han convencido a nadie, al menos a mí no me han convencido y me considero, como contribuyente, con derecho a que esto se me aclare. Por otro lado tenemos el caso de un ex alto cargo de un ente público dependiente de la Generalitat Valenciana que ha declarado ante un tribunal de justicia que los regalos que le hizo uno de los imputados en el caso Gürtel son normales, de amigo a amigo. A mí no me parece tan normal y me gustaría saber porqué y desde cuando arranca esa amistad. Por último, no quiero cansar a nadie, esto podría ser la historia interminable, me referiré al caso del Conseller de Turismo de Baleares que contrató como asesora a su compañera con un sueldo de casi  50.000 euros, el periódico que daba la información no especificaba si el sueldo el anual o mensual, espero que fuera anual, pero quién sabe. Cosas más raras se han visto. Mientras la cosa no ha trascendido no ha pasado nada pero ahora que ha salido a la luz pública el conseller ha cesado a su compañera como asesora. Pero…preguntó yo: ¿Y si no hubiera trascendido? ¿La hubiera cesado? Me inclino a pensar que no.     

     Así están las cosas. La verdad es que dan para pensar y para mucho más y sobre todo para preguntarse que en qué país vivimos.

La banca suma ya 85.000 millones en pisos, solares y promociones


Publicat a ElPais

Unos 120.000 millones en activos problemáticos están sin provisionar

El Gobierno exigirá coberturas más duras para los créditos sanos del ladrillo

El crédito al sector inmobiliario es el talón de Aquiles de la banca española. Los activos tóxicos del ladrillo continúan creciendo y en los balances de los bancos hay cada vez más inmuebles que las entidades financieras se quedan por el impago de créditos. Ese problema es el que ha hecho necesario sanear el grupo de Bankia con dinero público y ha provocado la salida de Rodrigo Rato de la entidad. Las cifras recién publicadas de Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y de su filial Bankia completan la fotografía del riesgo inmobiliario del sector financiero. Bancos y cajas cerraron 2011 con más de 180.000 millones en activos tóxicos, de los que más de 100.000 son créditos problemáticos y unos 85.000 millones son pisos, oficinas, solares, promociones y otros activos recibidos por impago de deudas.

En su informe de estabilidad financiera, el Banco de España cifraba en 184.000 millones el volumen de activos inmobiliarios “potencialmente problemáticos”. En esta categoría se incluyen los créditos morosos, los subestándar (en riesgo de impago aunque aún estén al corriente) y esos activos adjudicados. Un cómputo hecho por EL PAÍS con las cifras de los propios bancos y cajas sitúa la cifra de activos problemáticos en 188.000 millones, incluyendo también en el total 6.000 millones en participaciones en firmas inmobiliarias. A las cajas le corresponden casi 130.000 millones, más del doble que a los bancos.

Una primera medida de los problemas es cuánto del crédito se ha destinado a la promoción y construcción inmobiliaria. Ninguna entidad en la que el peso del crédito promotor haya superado el 20% del total ha subsistido en solitario. Superaron ese listón las intervenidas Caja Castilla-La Mancha y CAM, las nacionalizadas CatalunyaBanc y NCG Banco y entidades absorbidas como Caja 3, Caja Duero-España, Banca Cívica o Banco Pastor. La única excepción es BFA, pero su situación ha hecho necesario un plan de saneamiento con ayudas públicas. El grupo de Bankia es, con 31.800 millones, el que tiene más activos problemáticos, pero tiene provisiones específicas de 12.000 millones y genéricas de más de 1.000 millones, superiores a las de muchas entidades.

Continua llegint “La banca suma ya 85.000 millones en pisos, solares y promociones”