LA IMPROVISACIÓN DE RAJOY CONSIDERADA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

Mariano Rajoy ha inventado el Bálsamo de Fierabrás. Lo ha dicho claro y sin tapujos: de aquí al final de legislatura, una reforma todos los viernes; como Dios manda, con la misma disciplina estricta que requiere el cumplimiento de las fiestas de guardar de las personas de bien.

Si  el mal de todos los males es que la gente se de cuenta de adónde nos lleva cada una de ellas, el agua milagrosa que puede curarlo no puede ser mejor que el hacerlas una detrás de otra, sin solución de continuidad, de modo que el dolor de la nueva haga olvidar el daño de la anterior. ¿Quién se acuerda ya de las primeras subidas de impuestos si luego han venido, ay Dios, los Presupuestos, el hachazo suplementario posterior en educación y sanidad, y ahora, poco a poco, su concreción y las privatizaciones que conlleven aumentos de tarifas, la subida del IVA y vaya usted a saber qué otras más?

Además, ¿qué mejor forma de tener contento al Gran Jefe Alemán que la de presentarle un golpe de efecto cada semana, la de mostrar cada siete días que el gobierno está dispuesto a ir cada vez más lejos y a donde digan en cada momento que debe ir?

¿Que la Señora que todo lo puede manda a su Ministro de Hacienda a Santiago de Compostela para que revise nuestras cuentas? Pues aprovechamos para anunciar que privatizamos lo que haga falta, para que vayan preparando la cartera y nos compren otro más de los pocos recuerdos de familia que nos van quedando.

– ¿Qué quiere, Ministro Shäuble, dígame qué quiere? ¿Loterías?, ¿Renfe?, ¿AENA?, ¿ADIF?, ¿los puertos?, ¿gestión de hospitales, de colegios, o quizá también las universidades? Tranquilo, dígale a Frau Merkel que el viernes próximo están a su disposición y no se preocupe por la cuenta que ya haremos números cuando les venga bien. ¿Algo más? Sí, claro, algo de trigo para los pollos: que, por supuesto, como dice el alemán, que hemos de ir a una economía del conocimiento.

Con menos maestros y escuelas, con perores universidades y cerrando centros de investigación, eso sí, ¡qué le vamos a hacer! ¡A ver!, los investigadores que aprovechen y aprendan de paso a emprender: a buscar por ahí unos miles de euros si quieren acabar sus proyectos. Y si no, que los anulen todos, eso, como la Cospedal, que lo cierren todo. ¿Investigar?… ¡qué sabrán de eso!

Se podría decir que la estrategia de Rajoy es pura improvisación, que si de verdad tuviese un proyecto reformista serio, profundo y consistente lo presentaría como se presentan siempre los auténticos proyectos de reforma, en un paquete y de una tacada y no a base de pildorazos cuyo contenido nadie conoce ni siquiera dos o tres días antes de que se anuncien.

Es posible que sea así pero hay que reconocer que Rajoy ha conseguido hacerlo como quien ejecuta un arte singular, como un maestro del ingenio y la creatividad capaz de distraer la atención y encerrar la realidad en unas cuantas frases que pueden con todo. Rajoy ha hecho un arte de la improvisación y del disimulo para aparecer cada viernes como el autor de una obra previamente trazada. No sé si lo está logrando del todo, ni lo que pensarán de él y de su gobierno los amos a los que intenta complacer o las gentes más corrientes a las que quiere engañar, pero en todo caso me recuerda mucho lo que nos enseñó uno de mis grandes clásicos preferidos, Thomas de Quincey.

En unas pocas pero sublimes líneas de su opúsculo El asesinato considerado como una de las Bellas Artes (Alianza, 1994) nos indica lo que suele suceder a quienes abusan de lo malo, como, salvando todas las distancias que haya que salvar, quizá podría pasarle a nuestro Presidente si insiste en seguir improvisando con tanto denuedo como disimulo:

“Si uno empieza por permitirse un asesinato -dice de Quincey-, pronto no le da importancia a robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente. Una vez que empieza uno a deslizarse cuesta abajo ya no sabe dónde podrá detenerse. La ruina de muchos comenzó con un pequeño asesinato al que no dieron importancia en su momento”.

Es por ello, por cierto, que de Quincey subraya la importancia que tiene oponerse desde el principio a lo que no nos conviene (principiis obsta, nos dice recordando los Remedia Amoris de Ovidio). Deberíamos tomar nota porque, aunque conmueve el arte de Rajoy, preocupa mucho cómo puede terminar y adónde nos puede llevar.

Juan Torres López
Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Sevilla

Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/5185/la-improvisacion-de-rajoy-considerada-como-una-de-las-bellas-artes/

 

9 thoughts on “LA IMPROVISACIÓN DE RAJOY CONSIDERADA COMO UNA DE LAS BELLAS ARTES

  1. Eso es lo que creo yo, Gonzalo, el juego de la confusión para al final llegar a la intervención, ya sea del país en general o del sistema bancario en particular, sea lo que sea sobre la primavera del 2013, vamos a ver cosas muy gordas en este país que nos va a recordar un poco a todos lo que ha ocurrido el verano pasado en Grecia, en dodnde por cierto ya se ha parado toda la insurrección, parece ¿no?.

    Si llegamos al 30% de tasa de paro, España deberá salir del euro sin remedio, si eso ocurriera es cuando vamos a ver los episodios de magainflación que había comentado tiempo atrás y que yo creía serían ya apartir del año pasado, eso es lo malo que tienen las políticas expansivas, que crean inflación y cuanto más agresivas más inflación se crea, siendo los más perjudicados los pensionistas ya que en el actual contexto, subidas de pensiones vamos a ver pocas durante unos cuantos años.

  2. Esos mismos sinvergüenzas a los que te refieres son los que mantienen y apoyan al gobierno de Mas. No olvidéis, sobre todo cuando os da por criticar a terceros sin saber porque en esos sitios ocurre lo que ocurre que es muy fácil ver la paja en ojo ajeno y muy dificil ver la viga en el propio.

  3. Rajoy dice digo y su ministro dice diego o viceversa. ¿Improvisan? No, mienten. ¿Todos? Pues en el caso del banco malo el que miente es Rajoy. Y lo vamos a ver muy pronto. Eso sí, usarán la neolengua para explicarnos que de banco malo nada de nada. Exactamente igual que ha pasado con la subida de impuestos, con el abaratamiento del despido, con la privatización de la sanidad y la educación, etc. ¿Improvisan? Yo creo que no. Saben perfectamente lo que tienen que hacer, de modo que de improvisación nada de nada. Otra cosa es que la presión social (por ahora insuficiente) les desbarate sus planes. Porque planes los tienen. Y los están ejectuando a toda máquina. Que no han ganado unas elecciones para desaprovechar la ocasión. Eso sí, son mentirosos y cobardes. Mentirosos porque niegan la evidencia, porque buscan la excusa de la presión de “los mercados”, de “Bruselas” o la manida “herencia recibida”. Pero van a destajo. Y lo mejor que le puede pasar a este gobierno es que se le considere “débil”, “sumiso”, que “no sabe” e “improvisa”. Porque mientras tanto desmonta el Estado del Bienestar, se carga las relaciones laborales, el sistema de salud, la educación y, próximamente, las pensiones.

  4. Rajoy esta mañana : Rajoy ha dicho esta mañana que no estaba en los planes del Gobierno crear un ‘banco malo’.

    Esta tarde : El ministro de Economía confirma que el Gobierno va a aprobar una regulación de las sociedades para que los bancos depositen los activos problemáticos (bancos malos).

    ¿Improvisar?. No, ¡que va!.

  5. Hoy he leido un artículo en 5días, Gonzalo, en el que el broker de BNP Cortal Connors vaticinaba unas perspectivas que diferian en mucho de las oficiales y de las del FMI sobre España, en un punto. Unos dicen que nuestro PIB se contraerá entre 1,7% y 1.8% mientras que él augura un decrecimiento del 0,8%.

    Esto es como el tratamiento de quimioterápia para la cura de un cáncer, al administralo te cargas las células malas pero también un puñao de las buenas. Al final y con el cuerpo casi sin defensas se administra el tratamiento para reforzar, que en el caso de la economía es el de crecimiento, del que parece se está empezando a hablar en Europa.

    A ver mañana en la rueda de prensa después del consejo de ministros que nos cuentan sobre las liberalizaciones del transporte y en los próximos días del sector energético y sigue, y sigue.

    Salut i €

  6. Siempre son los demás los que improvisan, los de nuestra cuerda nunca lo hacen, es más, hacen lo que tienen que hacer porque son los únicos que saben lo que hay que hacer.

  7. En un artículo que podéis leer aqui, Boaventura de Sousa Santos nos dice, entre otras cosas, lo que sigue:

    “No hay un consenso europeo sobre las políticas presupuestarias ni los programas de austeridad en curso. Lo que sí hay, en cambio, es un consenso de la derecha y una incapacidad temporal de las izquierdas europeas para presentar una alternativa creíble a escala de cada país. Hasta que esto ocurra, el tiempo es el factor más incierto y decisivo en la solución de la crisis europea.

    Cuanto mayor sea, más se consolida el nuevo orden postsocialdemócrata pensado mucho antes de la crisis y que ahora la derecha quiere imponer y consolidar durante las próximas décadas. El nuevo orden es un paraíso para el capital financiero, un purgatorio (ahora sin bendición eclesial) para el capital productivo y un infierno para la inmensa mayoría de los ciudadanos, la catástrofe de las expectativas de vida que hasta ahora parecían razonables y merecidas.

    La catástrofe está siendo administrada en dosis supuestamente homeopáticas para que la parálisis de las alternativas dure más tiempo (hoy, un recorte, mañana un aumento del precio del agua y la energía, pasado mañana, el cierre de un servicio). ¿Qué se puede hacer para reducir este tiempo?

  8. Pues no, Eduard, no pienso que el gobierno del PP esté improvisando. Coincido plenamente contigo: hay un plan preconcebido. Y echando mano del sociólogo y profesor catedrático de la Facultad de Economía de la Universiad de Coímbra, Boaventura de Sousa Santos, creo que el gobierno de Rajoy trabaja a jornada completa con la PREC (política de rescate en curso) en la cabeza. Nos llevan de cabeza al rescate conscientemente, con esfuerzo y total dedicación, sin titubeos ni dudas. No, Eduard, Rajoy y sus ministros, con el apoyo inestimable de su grupo parlamentario, no improvisan. Saben perfectamente lo que tienen que hacer y lo hacen. “Haremos lo que tenemos que hacer”, repiten una y otra vez.¿Improvisan? En absoluto.

    Del artículo me quedo con la ironía del articulista y la de Thomas de Quicey. Y, por supuesto, con la parte final:

    “de Quincey subraya la importancia que tiene oponerse desde el principio a lo que no nos conviene (principiis obsta, nos dice recordando los Remedia Amoris de Ovidio). Deberíamos tomar nota porque, aunque conmueve el arte de Rajoy, preocupa mucho cómo puede terminar y adónde nos puede llevar.”

    Juan Torres López disimula, se permite el lujo de hacerse pasar por un ingenuo, por alguien que aún siendo consciente del mal rumbo de la nave se permite la licencia de sugerir que no sabe cómo puede terminar esta historia porque ignora adónde pretender llevarnos el timonel.

  9. ¿Tu crees de verdad lo que dice el artículo, que el gobierno del PP está improvisando? Más bien creo lo contrario, todo obedece a un plan muy pero que muy pre concebido, ya veremos donde tiene su fin.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s