INMATRICULADOS: ¡QUE DIOS SE LO PAGUE!


En septiembre de 2010, el profesor de Derecho Civil de la Universidad de Córdoba, Antonio Manuel Rodríguez, denunciaba en un brillante artículo la inmatriculación o registro a su nombre efectuado por la Iglesia de la Mezquita y Catedral de Córdoba.

Refiriéndose a la Iglesia Católica decía: “Su último asalto fue la inmatriculación registral de la Mezquita y Catedral de Córdoba, amparada en el artículo 206 de la Ley Hipotecaria, reformado por Aznar con la intención de equiparar a la Iglesia Católica con la Administración pública. Un escándalo monumental que vería hasta un ciego sino fuera porque esta ciudad hace siglos que enfermó de cataratas.”

El programa de Jordi Évole, “Salvados”, volvía a incidir en el tema, aunque con carácter general a su incidencia en todo el país. Quedamos informados que desde 2007 la Iglesia ha registrado a su nombre más de 100.000 propiedades, y no solo lugares de culto, sino santuarios, monasterios, huertas, pisos, casas y hasta viviendas de maestros. Con un simple costo registral de 20 euros por acto y una certificación de un simple deán la Iglesia ha rapiñado y se ha apropiado para si del mayor patrimonio inmobiliario existente en nuestro país, incluyendo el del Estado.

Estamos ante el mayor latrocinio de la historia de la humanidad, perpetrado, ante nuestras propias narices, en detrimento de nuestro pueblo y con la colaboración necesaria de los poderes públicos. Especialmente de los últimos presidentes, Aznar y Zapatero.

Una institución que no paga un céntimo en impuestos, que recibe una asignación directa del estado de 10.000 millones de euros anuales, sin atisbo ninguno de reducción o recorte, cuando al mismo tiempo desaparece la sanidad o la educación pública nos atraca con casos especialmente sangrantes, como la de atribuirse inmuebles que los ciudadanos han fabricado, reparado y mantenido hasta el último momento, o que simplemente eran bienes públicos sin registrar.

Somos un país realmente desgraciado. Tenemos la derecha más reaccionaria e incívica que conocen los tiempos y una jerarquía eclesiástica codiciosa, insaciable y voraz, en la que prevalece el poder sobre la gloria, el oro sobre el valle de lágrimas y la injusticia sobre la caridad.

El portavoz del arzobispado de Navarra lo dejó anoche bien claro: ¡Esta Iglesia es única!

Como el vellocino de oro, añado yo.

 

Fuente: http://lucasleonsimon.wordpress.com/2012/04/23/inmatriculados-que-dios-se-lo-pague/

LA CARA Y LA VERGÜENZA


Leí la noticia antes de que me diera el escalofrío. “Los altos ejecutivos del Santander recibirán hasta 280 millones en bonus”. Proseguía en subtitular: “El plan de incentivos para 2012 prevé una remuneración variable de hasta 280 millones de euros para un grupo de 270 altos directivos.”

Leí con atención, no era el sueldo, era una bagatela, uno de entre otros y variados pluses, en este caso para “directivos con funciones de control, alta dirección y ejecutivos que “asuman riesgos significativos”. Por mi les hacía de verdad sufrir el riesgo. Sin descartar el físico.

Me tentaba la ropa. ¿Este país es el mismo en el que se liquidan en el mismo día la sanidad y la educación públicas o esta es una Jauja especial? ¿Este gobierno que permite estos “pluses” es el mismo que pone en peligro la supervivencia, pongamos por caso, de un enfermo renal con dos sesiones semanales de diálisis y al que le van a obligar a que se pague la ambulancia que lo transporte? Lo que parece seguro es que este es el mismo gobierno que votó en contra el impuesto sobre grandes fortunas.

Echo la vista atrás. Vi aparecer a los Beatles, la marihuana, Vietnam, los primeros pisos comprados con hipotecas, la muerte de Franco, la democracia, el golpe de Tejero, Felipe y sus chaquetas de pana, los escándalos de corrupción, la llegada de la derecha y del PP al poder…y me pregunto si ha valido la pena.

Cuando compruebo como se gobierna este país, como se administra la democracia y la riqueza, como se vacía de contenido la verdad y la política, me acuerdo de aquello de la cara y de la vergüenza. Que al parecer eran cosas que se caían. Comprendo que no es lo mismo la estupidez extrema y el paroxismo.

¿De qué democracia y de que legitimidad hablamos? Asombra que todavía expriman el limón de las palabras vacías y sin sentido. Para rematar leo que Ángel Acebes, un ex ministro que se inventó una conspiración para engañar a todo un país, ha sido nombrado consejero de Iberdrola.

Y ahí está la clave. Montoro, De Guindos, Mato, la ministra del moreno rayos UVA, Wert, el ministro de Cultura que escribe cartas con faltas de ortografía… pueden ser nombrados mañana, o el año que viene, consejeros del Santander, del BBVA o de Iberdrola y entonces, cuando doce millones de indígenas de este país, paraíso de ladrones, viven con menos de 500 euros al mes ellos se repartirán 280 millones. Sólo en pluses.

El objeto más selecto es la cuenta corriente y lo exquisitamente moderno es recortar el sueldo, la educación, la salud y la cultura a los demás.

Estos son el partido y el gobierno de los trabajadores… ¡y olé!

Fuente: http://lucasleonsimon.wordpress.com/2012/04/25/la-cara-y-la-verguenza/

DON HERENCIA RECIBIDA A PUNTO DE SER ATROPELLADO POR UN MERCADO


Parece un tantra para débiles mentales. Y lo es. El lobo cae sobre un rebaño de ovejas, degüella a siete y se permite el lujo de comerse sólo una. Don Herencia hace igual. Degüella a trabajadores, pensionistas, estudiantes, emigrantes, funcionarios, médicos y pacientes. Y se come solo una. Y es una rosca con la economía. Cero al cociente y que baje la agencia de calificación de riesgo siguiente.

-Enhorabuena, doña Elvira.
-¿Por qué?
Su marido ha batido el record, en ciento veinte días ha superado a Zapatero en ineficacia y encima presume de listo.
Es que lo iba a atropellar un “mercado”, y claro…

Vivimos en el infierno y la caverna no se había enterado. No se puede ser mas tonto y más ineficaz que los ministros de Hacienda y Economía, la de Sanidad se equivoca más que habla, el de Cultura no para de meter la picha –y la ortografía- en el arroz, el de Gobernación se cree la rencarnación del führer y el de Industria, en su vida las ha visto más gordas.

Iban a resolver el desempleo, creando tres millones de puestos de trabajo y los seis millones están al caer, la prima de riesgo bate niveles históricos, cualquier agencia de medio pelo nos equipara a los bonos basura, no solos somos tontos sino que lo parecemos y el baranda se va corriendo por las puertas falsas de los garajes.

-Ya está.
¿Qué sucede ahora?
Tengo la respuesta. La culpa es de “la herencia recibida”.
Eso ya lo has dicho cinco millones de veces.
Es por si cuela en los mercados.

Entre la oferta y la demanda este Gobierno está resultando el más inútil de los últimos dos mil años. Iban de tecnócratas, con informes, estadísticas y neoliberalismo y son más inútiles que el rabo de un higo. Quería hacer una política de zona templada y están en zona de descenso. Se han cepillado el estado de bienestar y los derechos de los trabajadores y a la economía están a punto de ingresarla en el hospital sin salida de las urgencias y el rescate.

Todo su esfuerzo se dirige a los banqueros, los defraudadores, a amnistiar a chorizos y evitar que la Iglesia pague un euro en impuestos. Se les ven todas las plumas y tienen menos credibilidad que Sergio Ramos tirando penalties.

¿El presidente del gobierno?
¿De parte de quién?
-Del Espíritu Santo en forma de paloma.
Un momento, que se le ha caído un guindo.

Bajo un lujo de rayos UVA, entre una nube de chaquetas verdes de Armani , bajo la escolástica decante de Rouco, mas fachas que las gallinas de El Pardo, don Herencia y su peña nos llevan a todos al despeñadero. Don Herencia ni siquiera se rompe la cadera ni se dispara al píe.

Fuente: http://lucasleonsimon.wordpress.com/2012/04/27/don-herencia-recibida-a-punto-de-ser-atropellado-por-un-mercado/

 

EL SABLE Y EL GRANADERO de Pérez-Reverte


Hoy toca vieja batallita. Con ésta, además, saldo una deuda. O lo intento. Iba en tren cuando un joven me abordó con mucha educación. Traía en la mano un objeto largo y estrecho en una funda de paño. Soy teniente de Infantería de Marina, dijo, y voy a incorporarme a un destino. También soy lector suyo desde que empecé a leer. Por eso, como éste es mi sable de oficial, quiero que lo tenga usted. Pasado mi estupor, y tras la natural resistencia a permitir que se desprendiera del sable, insistió y no hubo otra. Bajé del tren con su regalo bajo el brazo, que ahora está en mi casa, en compañía de dos docenas de sables y espadas vinculados a la historia de España de los cuatro últimos siglos. Agradecido, envié al joven un libro también un par de veces centenario, y con el acuse de recibo llegó una petición: que dedicase un artículo al granadero Martín Álvarez, infante de Marina español en el combate naval de San Vicente. Y aquí me tienen. Cumpliendo con el sable.

El 14 de febrero de 1797, una escuadra española mandada por un cobarde incompetente, el almirante Córdoba, fue derrotada por otra inglesa cerca del cabo San Vicente. A los ingleses los mandaba el almirante Jervis, que tenía menos barcos pero tripulaciones mejor adiestradas y con más ganas de pelea. Además, la escuadra española estaba mal dispuesta, mientras que los británicos conservaban la línea. De manera que nos dieron las suyas y las del pulpo. Sólo siete navíos españoles entraron en combate, y perdimos cuatro. Dos de ellos, el San José y el San Nicolás, tomados al abordaje por el Captain, con el comodoro Nelson dirigiendo el ataque. Continua llegint “EL SABLE Y EL GRANADERO de Pérez-Reverte”