ITALIA, SUS AVIONES, ROMA, SUS HOTELES, EL PAPA Y EL PELUQUERO


Un señor está en una peluquería,  días antes de viajar a Roma.Mencionó el viaje al peluquero, el cual le dijo:- ¿A Roma… por qué alguien querría ir a Roma?…  Siempre está lleno de italianos que apestan. Estás loco si vas a Roma… ¿Y en qué te vas a ir?

– Voy con Alitalia , – respondió el tipo. – Aprovechamos una gran oferta

– ¿Con Alitalia? – exclamó el peluquero. – ¡Esa mierda de aerolínea!… Sus aviones son viejos, sus azafatas feas y siempre llegan tarde. ¿Y dónde te vas a quedar en Roma?

– Vamos a estar en el Hotel Internacional Marriot

– ¿Esa mierda de hotel? Todo el mundo sabe que es el peor hotel de la ciudad… Las habitaciones son pequeñas, el servicio es malo y encima son careros!… ¿Y qué vas a hacer cuando estés por allí?

– Voy a ir al Vaticano y espero ver al Papa

– ¡Esta sí que es buena!, – se rió burlonamente el peluquero  – Tú y un millón de personas más tratando de verlo. ¡Lo vas va a ver del tamaño de una hormiga!… Pero de todas maneras, te deseo mucha suerte en tu viaje. La vas a necesitar . Continua llegint “ITALIA, SUS AVIONES, ROMA, SUS HOTELES, EL PAPA Y EL PELUQUERO”

EL CATALÁN: UN VASO DE AGUA ENTURBIADA


Alfons Quintà

Dentro de pocas semanas se cumplirán 41 años de la publicación en Abc de un importante artículo de José María Pemán titulado El catalán: un vaso de agua clara. El académico afirmaba que «el primer problema del catalán como idioma es éste de calificarlo como “problema”. En este caso, como en otros muchos, el problema es el modo de manipular una cosa que en sí misma no lo es».
Decenios más tarde, vigentes una Constitución y unos estatutos infinitamente mejores, en particular en el orden lingüístico, que sus equivalentes bajo la II República, cabría esperar que la manipulación de aquel «vaso de agua clara» hubiese desaparecido. Ha sido así y no ha sido así. En efecto, hoy en Cataluña es una rareza absoluta la frase posbélica de «hábleme en cristiano». Hay, en la calle, en cuanto a las actitudes sociales generales, una evidente paz lingüística, superior a la apreciable, por ejemplo, en Bélgica.
Pero, como escribió Pemán entonces, «las evidencias cobran fisonomía contorsionada de problema cuando son manejadas por políticos ¡que ésos si son problema!». La refundación soberanista e independentista de CDC, creada utilitariamente por Artur Mas y Jordi Pujol (a sus 80 años) ha enturbiado el agua clara que expuso Pemán. Mas y Pujol obran sin ninguna esperanza de éxito, para desviar la atención respecto a sus infinitos desastres de gestión concreta. Han optado por enturbiar lo que siempre habría habido de ser agua clara. En el orden lingüístico, el principal problema del catalán es la pérdida de su fuerza cultural, es decir, de sus contenidos, de su capacidad (que tuvo hasta fechas recientes) de ser una luz en el siempre cambiante camino hacia la modernidad. Como afirmó el gran lingüista Benjamin Lee Whorf, la lengua y la cultura son recíprocamente madre e hija la una de la otra.
Hoy en Cataluña, y a causa de la política catalana, aquella fuerza cultural está socavada y quizás agonice. El latín murió por haber dejado de ser lo que había sido culturalmente Lo he escrito en Cataluña y en catalán, sin provocar ninguna réplica. No tengo ninguna razón ni ningún miedo para no escribirlo en español. Como afirmó un gran poeta catalán, sólo me siento forastero en la Luna. Continua llegint “EL CATALÁN: UN VASO DE AGUA ENTURBIADA”

¿El fin de ‘Merkozy’?


Publicat en LVD

Es en la política francesa y alemana donde se juega la gestión de la crisis europea; malas noticias para los ‘merkozianos’ a este respecto

Artículos | 14/04/2012 – 00:00h

Manuel Castells Manuel Castells La Unión Europea vive desde hace tiempo bajo la supervisión de ese maridaje de conveniencia llamado Merkozy. So pena de ser arrojados a las tinieblas exteriores, los países de la zona euro han tenido que enfundarse el uniforme alemán de austeridad fiscal, aderezado con un toque parisino de xenofobia nacionalista. Resultado: las economías europeas en recesión, desanimando a los inversores. Y como las cuentas de la vieja (“no gasto lo que no tengo”) no funcionan como forma de gestión de economías complejas y globalizadas, la deuda pública y privada siguen aumentando en una espiral destructiva. Puesto que los gobiernos ingresan menos porque la economía no crece y sus necesidades de gasto apenas se reducen a corto plazo tienen que seguir endeudándose en unos mercados financieros cada vez más sospechosos de la solvencia de entidades públicas y privadas en casi toda Europa. De ahí el incremento acelerado de la prima de riesgo, el aumento del interés que tienen que pagar los gobiernos por los bonos-salvamento que emiten, las crecientes dificultades de Italia y Francia en el pago de su deuda pública y, sobre todo, la amenaza de intervención de la economía española por los panzer-contables de Merkozy. En términos estrictamente económicos, este proceso conduce a la catástrofe, a la desintegración del euro, a una crisis financiera mundial y a una recesión prolongada. Es más, la cohesión europea está en cuestión, con los países culpándose los unos a los otros (véase Monti contra Rajoy, Finlandia contra Grecia, Reino Unido contra el tratado europeo) mientras que el intento de federalismo con acento alemán suscita reacciones nacionalistas de defensa de la soberanía.