La marca Espanya fa perdre clients a les exportacions catalanes


nternacional doble fletxaÚltima actualització Dimecres, 11 d’abril de 2012 05:00 h

El govern espanyol posa ímpetu i diners a vendre al món una imatge d’Espanya que no es creu ningú


L’Institut Elcano s’encarrega de vendre la marca ‘Espanya’ amb un finançament mixt de 4 milions d’€, uns esforços que, fins ara, només han servit per deteriorar la situació.  El govern de Mariano Rajoy intenta maquillar la imatge internacional d’Espanya. Els disbarats econòmics i polítics que han protagonitzat ministres i presidents fereixen la credibilitat d’un Estat que no paga el que deu als seus governs autonòmics, que no sap com frenar l’atur, que condemna jutges per investigar franquistes i no quan persegueixen opcions democràtiques, que té una Casa Reial que acumula ridículs… La llista de despropòsits és llarga, i per això, malgrat els esforços del PP per millorar la imatge internacional d’Espanya, la realitat tossuda ensorra cada dia la seva credibilitat. I Catalunya, se’n veu perjudicada.


Comparteix

El govern espanyol va anunciar fa unes setmanes que tenia la intenció de vendre la marca ‘Espanya’ a l’exterior per millorar-ne la seva credibilitat, molt malmesa per les polítiques de l’executiu socialista. Sembla, però, que amb el canvi de color a Moncloa la situació no ha millorat. Tot el contrari: mercats, premsa i ciutadans d’arreu del món veuen dia a dia com la seva confiança en Espanya passa al no-res.

Diversos fets ho avalen: el rei ha vist com s’emparellava la seva imatge amb la de Franco per la publicació dels informes presentats per l’embaixador alemany, Lothar Lahn, en el què relatava la comprensió i simpatia del monarca cap als colpistes del 23-F dies després dels fets. També diaris de prestigi com The New York Times o el Financial Times han dedicat pàgines a parlar sobre el cas Garzón i el desprestigi judicial que se n’ha generat. En aquesta llarga enumeració també hi trobem declaracions i decisions polítiques qüestionables, com l’afirmació del ministre de Cultura i Esports, José Ignacio Wert, en defensa dels toros com a bé cultural, la queixa diplomàtica del govern pels guinyols sobre el dopatge espanyol, o l’aturada en la inversió en energies verdes.

Malgrat que alguns consideren que és una causa perduda, Rajoy i el seu equip ha decidit destinar 1 milió d’€ al Real Institut Elcano perquè intenti fer una neteja d’imatge que, de moment, no ve acompanyada de fets. L’entitat disposarà, a més, de 3 milions d’€ de finançament privat per aconseguir-ho.

Catalunya i el seu teixit empresarial, com a part legal de l’Estat espanyol, es veu afectada per aquesta falta de credibilitat, de manera que el manteniment de la relació actual amb Espanya no només perjudica en l’àmbit del dèficit fiscal sinó també en el de la imatge dels nostres comerciants. De fet, des de la mateixa agrupació d’empreses AMEC, s’indicava fa uns dies que la mala imatge de l’Estat feia perdre clients als exportadors catalans.

http://www.directe.cat/noticia/193826/el-govern-espanyol-posa-impetu-i-diners-a-vendre-al-mon-una-imatge-d-espanya-que-no-es-cre

 

La amnistía fiscal, un sainete


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

    

    El 17 de junio de 2011 y en su sección de Economía y para mayor exactitud en su página 40, el diario Información nos daba cuenta de que como consecuencia de un “chivatazo” por el cual se descubrió que una acaudalada familia española –obvio nombres y la actividad económica a la que esta se dedica- tenía “distraídos” en un banco suizo, concretamente en un filial del HSB, la nada despreciable cifra de 1.000 millones, millón arriba millón abajo, y por parte de Hacienda se le dio a esta familia la oportunidad de regularizar “voluntariamente” la situación por lo que tuvo que pagar 200 millones, esto supone el 20% del capital “descubierto”. En estos caso se aplica una multa que podría oscilar entre el 20% de la cantidad defraudada o un porcentaje muy superior, entre el 50 y el 150%, naturalmente esto es un añadido a los 200 millones pagados por la regularización “voluntaria”. Ante esto se puede decir que la “oferta” del Gobierno de Rajoy de amnistiar a los defraudadores, a esos que tienen por ahí dinero “distraído”, de aplicarles un 10% sobre la cantidad defraudada es un verdadero chollo. Como se puede comprobar el ministerio de Hacienda también tiene su temporada de rebajas.

     Yo creo que en esto de la amnistía fiscal hay que dejarse de “arrepentimientos” y ordenar que la inspección fiscal actúe y que lo que se debe de hacer es lo que la Unión Europea tiene pendiente de llevar a efecto que es esa intención manifestada hace un tiempo, más de dos años si no recuerdo mal,  de actuar acerca de los paraísos fiscales para poner en “orden” la cosa del dinero “descarriado” que hay por esos “paraísos”.

     Esto de la amnistía fiscal es otro brindis al sol que hace el Gobierno de Rajoy para “cubrir” las apariencias y “apaciguar”, al menos intentarlo, a todos los españoles que han visto sus salarios menguados por la aplicación del aumento del IRPF. Es una muestra más del poco respeto y la nula consideración que le merecen al Gobierno del Partido Popular los españoles. Intentar justificar esta amnistía queriendo excusarla con el hecho de que en los tiempos del Gobierno de Felipe González ya hubo amnistías fiscales, pretendiendo con este pobre argumento decir que lo que hizo Felipe González estuvo bien y por tanto también lo está en esta ocasión es algo que no se sostiene. Si es así, si Felipe González lo hizo bien y ahora Mariano Rajoy le sigue los pasos ¿porqué cuando Zapatero planteó hacer lo mismo Rajoy dijo que era una “ocurrencia” y María Dolores de Cospedal dijo que “Nosotros estamos en contra de una amnistía fiscal porque se les está diciendo a los ciudadanos que pagan sus impuestos que se les van a subir los impuestos y a aquellos que defraudan se les va a dar una amnistía es tan injusto, tan antisocial y es tal barbaridad que el PP está en contra”. Esto fue en el mes de junio de 2010.  Como se puede ver se han “tragado” sus propios “principios”, a los ciudadanos se les han aumentado los impuestos y habrá amnistía fiscal. Esto parece más un sainete que una acción de Gobierno. Y digo un sainete porque esta iniciativa de Rajoy reúne los ingredientes precisos para considerarla como una pieza teatral con mucha picardía; tiene comicidad y personajes populares y desde luego la situación es grotesca y ridícula y todo el contenido de una broma cruel. Ni el mismísimo Carlos Arniches lo mejoraría.