Las razones de la desafección catalana con España


Es Semana Santa el tiempo se estira y el próximo martes no escribiré porque el lunes de Pascua es fiesta en Cataluña. Disculpen pues que sea algo más extenso de lo habitual. La semana pasada escribí sobre el congreso de CDC en el que dominó –no por primera vez- la tesis soberanista. La clave es que en Reus, con aplauso general, el soberanismo se destapó independentista.

Pero hacer avanzar esa agenda no es fácil. CiU no tiene mayoría y ni el PPC ni el PSC la van a apoyar. Y Durán Lleida está callado, luego no es feliz. Pero CDC no se ha vuelto loca. Sintoniza, aunque puede derrapar, con un sentimiento de desafección con España que describía bien José Montilla, un ‘president’ nacido en Andalucia.

¿Por qué la desafección?. En Madrid se cree que es porque el nacionalismo ha dominado la Generalitat desde 1980. Pero el ABC de Luis María Anson hizo a Jordi Pujol español del año y en el caso GAL –cuando la derecha española quiso liquidar a Felipe González tras no lograrlo con la OTAN- Pujol demostró mas sentido de Estado (español) que Aznar.

Pero como la gran asignatura de este decenio es superar la crisis conviene analizar lo que pasa con racionalidad, no con la asepsia que me atribuye un amable lector. Lo único importante a corto (y a largo –Keynes dixit- todos muertos) es evitar que la autonomía española (y la catalana) sea maltratada por una Europa poco europeísta y que no sabe bien adónde va pero que tiene una moneda única de la que no nos interesa salir.

Vamos a ello. Todas las encuestas dicen que en Cataluña el independentismo no es mayoritario pero que la desafección crece. Y en Madrid se generan dos respuestas negativas, tampoco mayoritarias. La primera: ¡pero qué se han creído!, ¡son España y punto! La segunda, ¡pues que se larguen, que estamos hartos! Continua llegint “Las razones de la desafección catalana con España”

Rajoy, cien días, cien mentiras


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

             

    Sabido es que los políticos suelen ser un tanto mentirosillos, vamos, que suelen mentir en ocasiones más de la cuenta. Este es el caso de Rajoy que en este aspecto ha batido records, no me explico cómo se puede mentir tanto en tan poco tiempo, cien días en el caso de Rajoy.

     Aquello que dijo de que no iba a subir los impuestos era mentira. Los ha subido y más que los subirá. Sobre esto de subir impuestos, el que los ha subido, Montoro, con el beneplácito de Rajoy, dijo cuando estaban en la oposición: “Si subiéramos los impuestos, traeríamos más paro y menos crecimiento” y apostillaba: “Y con esto lo he dicho todo”. Ahora los han subido y dicen que son para crear empleo y para crecer. Lo que dijo que no iba a abaratar el despido ha quedado en que lo ha dejado a precio de saldo. Dijo que no habría amnistía fiscal, criticó muy durante a Zapatero cuando este anunció su posible aplicación cosa que al final no hizo y ahora va a amnistiar a los defraudadores, a los que tienen el dinero fuera de de nuestro país que son más defraudadores si cabe que los que lo ocultan en España. Dijo que no eran tiempos para subir la tarifa de la luz y lo ha hecho incrementándola en un 7%.  Rajoy dijo cuando estaba en la oposición que maldecía los incrementos aplicados por los socialistas en la “maltratada” tarifa eléctrica. Criticaron la reforma laboral de Zapatero acusando a este de “llevarla a cabo sin diálogo social ni político y sin convencer a los trabajadores y a los sindicatos”, “por eso les han convocado una huelga general”. Palabras de Soraya Sáenz de Santamaría.  Rajoy ha aprobado una reforma laboral mucho más dura que la que hicieron los socialistas y no ha contado ni con los trabajadores ni con los sindicatos, mucho menos con las demás fuerzas políticas. Y ahora son yo quien dice que “por eso les han hecho una huelga general”. Dieron a entender, cuando estaban en la oposición, que tenían soluciones para acabar con el paro y ahora nos salen diciendo que a final del año en curso habrá 600.000 parados más.

     Criticaron lo que según ellos suponía una sumisión de Zapatero a Ängela Merkel y ahora Rajoy ha sometido los Presupuestos Generales del Estado al dictamen de la CDU, el partido de la Merkel, algo que no tiene precedentes en ninguno de los países que componen la Unión Europea y creo que tampoco en el resto del mundo mundial. Como dijo el político y jurista francés Eduardo Laboulaye: “Hay algo más vergonzoso que la mujer que se vende; ese algo es el hombre que prostituye su alma y hace de la mentira un oficio”. Al principio he dicho y me reafirmo en ello, que resulta sorprendente el comprobar cómo se puede mentir tanto en tan poco tiempo.