LA SALIDA DE LA CRISIS Y LA POLÍTICA DE REFORMAS


En una situación crítica, como la que vive la economía española, en la que lo fundamental es abaratar el empleo para que, junto con otras reformas, los inversores nacionales y extranjeros vuelvan a contratar mano de obra, no parece sensato aislar sin más a la Seguridad Social para que siga teniendo superávit, al margen del resto de los intereses generales.

Un ejemplo numérico puede ayudar a comprender el posible efecto de una política de reducción de las cotizaciones sociales y de compensación del déficit que se crearía con la subida de los tipos del IVA.

La Seguridad Social recaudó en 2010 alrededor de 107.000 millones de euros con el nivel actual de cotizaciones sociales, que llegan al 29,9% para los empresarios sobre las bases actuales.Una reducción sustancial, del 29,9% al 24%, abarataría el empleo en un 6%, aproximadamente . Esa reducción podría provocar una disminución de ingresos de alrededor de 30.000 millones de euros en la Seguridad Social en la situación actual. Para cubrirla sería necesario aumentar el IVA en 4 puntos, lo que situaría el tipo ordinario en el 22%.

Si sólo se tomaran esas dos medidas, reducir las cotizaciones y subir el IVA, no habríamos ganado nada, pues para volver a contratar mano de obra hacen falta cumplir otros muchos requisitos. Si se cumplieran, es decir, si las administraciones públicas controlaran su déficit, si se hiciera una profunda reforma del sistema financiero, del mercado de trabajo, del propio sistema de pensiones y del Estado del Bienestar, y si se garantizara la seguridad jurídica, tendría sentido modificar el sistema de financiación de la Seguridad Social para que no dependiera sólo de las cotizaciones sociales, sino que se financiara, en parte, con los ingresos por IVA.

Si simultáneamente se modificara el sistema de convenios colectivos o se acordara a nivel nacional la congelación de salarios durante tres años, la mano de obra española podría abaratarse en conjunto más del 10%, lo que nos permitiría recuperar la competitividad perdida en la última década y superar la crisis exportando. Lo que ocurre es que un planteamiento de este tipo  obliga a repensar el papel de los sindicatos en la economía española. Y el conjunto de la otras reformas afecta a la forma de interpretar la Constitución, al papel de los partidos políticos y al poder judicial.

Todo está concatenado, como consecuencia de haber permitido un funcionamiento perverso de las instituciones.

Extraido de El desmoronamiento de España de Alberto Recarte

No se tocarán ciertas partes


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

    

        Como introducción a este breve comentario quiero referirme a la noticia que saltó hace unos días a los medios de comunicación en la cual se decía que la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, nunca había trabajado. Al menos jamás había estado dada de alta en la Seguridad Social y por tanto no había cotizado en empresa alguna lo cual es signo evidente de que nunca había trabajado, como mínimo de forma “legal”. No veo el que algunos consideraran como destacable esta noticia en tanto en cuanto es norma en el Partido Popular el que sus ministros de Trabajo no hayan cotizado nunca a la Seguridad Social y por tanto se entiende que no han trabajado nunca, como coloquialmente se suele decir “no le han dado un palo al agua”. Esto de la Báñez, no es nada nuevo recordemos que su antecesor en el cargo –con gobiernos del PP- Eduardo Zaplana, tampoco había cotizado jamás a la Seguridad Social por lo que fácilmente se puede entender que en el PP eligen para ocupar el cargo de ministro de Trabajo a aquellos o aquellas que no hayan trabajado nunca y que por ello no estén “contaminados”, quiero decir con este de “contaminados” que no sientan simpatía ni solidaridad con los problemas de los trabajadores al no haber convivido nunca con ellos y por tanto desconocerlos. Digo yo que esta puede ser la causa.

    Y ya puesto a hablar de la ministra Báñez, leo en un medio de comunicación que la portadora de la cartera de Trabajo ha afirmado en una comparecencia en el Congreso de los Diputados y como respuesta a la huelga general, que no se tocarán “las partes troncales” de la reforma laboral. Creo que la ministra no tiene razón, no sé a qué partes del tronco se refiere pero si se que al conjunto de los trabajadores de este país les han dado en ciertas partes con esta reforma y que a estos les ha dolido bastante. Claro que ella el ser mujer no ha tenido ocasión de experimentar lo doloroso que es que te den una patada en esas “partes”. Esto me recuerda aquel chiste que dice que iban en el apartamento de un tren tres señoras y un caballero, y las tres señoras iban hablando sobre lo terribles que eran los dolores del parto. Ya llevaban más de media hora con lo de los dolores del parto que el caballero, cansado ya de tanto rollo, no pudo contenerse y dijo: ¡Señoras como se ve que a ustedes que son mujeres no les han dado nunca una patada en sus partes! En fin, creo que con esto de las “partes troncales” la ministra nos ha dejado un tanto intrigados. ¿A qué partes se referirá?

Los nacionalistas catalanes convierten a la Delegada del Gobierno en su ‘bestia negra’


Artur Mas con la Delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna (EFE)

Cataluña tiene más de una identidad. Ésa es la premisa básica de la que parte la nueva estrategia del Partido Popular, que hará de la Delegación del Gobierno en Cataluña la punta de lanza de su política en esta comunidad. “Durante los últimos años, con la Delegación en manos del PSC, se intentó desdibujar la presencia del Gobierno central en Cataluña y atenuar el papel del delegado. Pero eso va a cambiar. La nueva delegada visualizará la labor que se hace desde el Ejecutivo central. Porque el Gobierno español también hace muchas cosas. Tiene competencias en muchas áreas y vamos a visualizarlas”, señala a El Confidencial un miembro de la cúpula del PP de Cataluña.

Entre esas competencias destacan temas de seguridad, de infraestructuras… incluso de subvenciones y becas en educación. ”Hace sólo unos días, el diputado Pedro Chumillas descolocó al propio consejero de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, cuando le sacó a relucir las cuantiosas subvenciones que el Gobierno central reparte en educación. Ni siquiera el consejero lo sabía. Por eso, hemos de hacer pedagogía y explicar lo que hacemos. La labor de la Delegación del Gobierno ha dejado de ser oscura para salir a flote y que los ciudadanos se enteren de que hacemos muchas cosas”, dicen fuentes populares a este diario.

La nueva delegada, Llanos de Luna, es licenciada en Derecho, máster en Administraciones Públicas, funcionaria del cuerpo Superior de Técnicos de la Administración de la Seguridad Social y fue subdirectora provincial del INSS de 1996 a 2003 y subdelegada del Gobierno en Barcelona de 2003 a 2004. Pero, sobre todo, es una persona de la máxima confianza de la presidenta del PP, Alicia Sánchez-Camacho. Por si fuera poco, fue la número 3 de la lista del PP en las últimas autonómicas y una de las pocas diputadas que no dudó en utilizar el castellano en el Parlamento autonómico. Continua llegint “Los nacionalistas catalanes convierten a la Delegada del Gobierno en su ‘bestia negra’”

Sindicatos y patronal tendrán 1.000 millones menos para la formación


Publicat a LVD

Montoro reduce drásticamente la financiación de los agentes sociales | CC.OO. y UGT creen que Rajoy trata de disolver el poder sindical en España

Economía | 01/04/2012 – 00:00h

Los presupuestos generales del Estado para el 2012 contemplan un tajo de 1.000 millones de euros en la financiación de patronal y sindicatos. El Gobierno argumenta que no es una venganza por la pasada huelga general del 29-M sino la necesidad de recortar todas las partidas de gasto para reducir el déficit público del 8,5 al 5,3% al final del ejercicio. El recorte afecta no solo a CC.OO. y UGT sino también a la CEOE. Los Servicios Públicos de Empleo (antiguo Inem) eliminarán la aportación de 934 millones que realizan a la Fundación Tripartita para la Formación (Forcem). Esta es la mayor parte del ajuste de 1.575 millones del antiguo Inem. Esta fundación el año pasado tuvo un presupuesto de 3.013 millones, de los que 1.979,8 millones se obtuvieron de las cuotas que pagan empresarios y trabajadores (un 0,6% lo aporta la empresa y un 0,1% el trabajador, que se canalizan a través de la Tesorería de la Seguridad Social). Además de 100 millones del Fondo Social Europeo.

Los sindicatos gestionan un 40% de este presupuesto (que reparten entre CC.OO. y UGT) y se estima que recibieron 283 millones por este concepto. La patronal CEOE recibe una aportación similar a la de los dos sindicatos.

Además, reciben más dinero que dan directamente autonomías y ayuntamientos para cursos que también hacen estas organizaciones. Gran parte de este dinero se destina a financiar la infraestructura derivada de los cursos y se estima que entorno a un 8 y un 10% sería la aportación por su labor.

Todo el mundo coincide en que la reforma de la formación es una labor pendiente. Sólo se forma a un 32% de los ocupados y la mayoría de ellos nunca ha recibido un curso de estas características, como puso de manifiesto un informe elaborado para el Consejo Económico y Social y que dirigió el propio Valeriano Gómez antes de ser ministro. También es evidente que la formación se financia con las cuotas de los trabajadores y empresarios y deben ajustarse al fuerte descenso del empleo. En el 2011 ya sufrieron una reducción y se situaron en el entorno de los 2.200 millones (el 60% de esta cantidad se destinó a la formación de ocupados y un 40% a parados).

Ahora bien, al recorte que se ha realizado en la financiación de la formación hay que sumar la disminución en un 20% de las subvenciones directas del ministerio a los agentes sociales, que fueron el año pasado de 6 millones para la patronal y otro tanto para los dos sindicatos.

A estas medidas habrá que sumar en los próximos días la reforma que prepara Hacienda sobre los liberados y que anunció el ministro en el Senado. Se trata de repetir el modelo implantado por la Comunidad de Madrid. Se ha exigido un cumplimiento estricto de las normas sobre liberados. Esto se ha traducido en un registro de liberados y la reducción en un 70% de las horas sindicales. Esto ha reducido el número de liberados de 3.464 a solo 712 libres a tiempo completo. Si se traslada esta norma a las empresas públicas, que financian la mayor parte de los liberados sindicales, será un duro golpe para la financiación sindical. Los sindicatos a grosso modo obtienen ingresos de tres fuentes: las cuotas de sus afiliados, la aportación de liberados y la formación. Comisiones Obreras y UGT creen que además de los recortes a los que obliga la crisis existe una persecución contra ellos. Como afirma en privado un destacado dirigente sindical “nos hemos puesto en el peor de los escenarios”. Como afirma otro dirigente de CC.OO. todos estos cambios tienen como hilo conductor un cambio de las reglas de juego. Tal como se explica, esta revolución comenzó con la propia reforma laboral. La descentralización de la negociación colectiva ha supuesto la pérdida del poder que tenían las cúpulas sindicales. Ahora tendrán que negociar los convenios en la empresa. Luego se produjeron los recortes de la financiación. Por último, añaden las citadas fuentes, “ni siquiera nos han recibido institucionalmente en La Moncloa. Ni tan siquiera la huelga general ha servido para hacernos valer. Todos los cambios puntuales que tenga la reforma se harán a través del Parlamento, sin tener en cuenta la opinión de los agentes sociales. Esta claro que nos han cambiado las reglas de juego que tuvimos en 36 años de democracia. Como ellos dicen, están tratando de ponernos en lo que consideran nuestro sitio”.

MÁS INFORMACIÓN