PARA ENTENDER LA REFORMA LABORAL DEL PP O LOS RECORTES DEL GOBIERNO CATALÁN


La agresiva reforma laboral de Mariano Rajoy y su gobierno, que descansa en la sólida mayoría parlamentaria del PP  (lograda, en parte, gracias a la tramposa Ley Electoral), no se puede entender sin echar la vista atrás. ¿Cómo es posible que el Gobierno de España se atreva a plantearla siquiera? O ¿Cómo es posible que el gobierno catalán, asentado en una holgada mayoría parlamentaria, lograda en un tiempo distinto y sin que los electores fueran conscientes de los tijeretazos que se avecinaban, anime al español a ir aún más lejos?

Bien, volvamos al día después del 29S, o lo que es lo mismo, a la resaca de la Huelga General contra el Gobierno de España de entonces, presidido por José Luis Rodríguez Zapatero y asentado sobre la minoría mayoritaria del PSOE.

En la revista CATALUNYA, en su número 123 de diciembre de 2010, Vicent Martínez planteaba el siguiente análisis:

Pasada la huelga del 29-S, más exitosa de lo que los medios de comunicación decían que sería, se hace necesario que el sindicalismo en general se haga una serie de reflexiones. El movimiento obrero tiene una plena capacidad de movilización en los sectores de mayor tradición reivindicativa, pero ésta le falta entre los funcionarios –en muchos casos adormecidos– y entre el sector servicios y los sectores sociales de precarios, mujeres, jóvenes, inmigrantes y jubilados (los jubilados son una gran fuerza sindical que los sindicatos, si se lo propusieran, podrían movilizar).

Sectores crecientes que se sienten desvinculados del sindicalismo porque éste no ha terminado de defender sus intereses. Los sindicatos, sobre todo los mayoritarios, quizás tendrían que ser más valientes y más combativos y pasar a la ofensiva y no estar solamente a la defensiva: luchar por nuevas conquistas sociales en vez de mover solamente ficha para intentar no perder los derechos que todavía se tienen.

A los sindicatos les falla, sobre todo, estrategia: promueven una huelga general, pero para la cual a penas se calentaron motores. Ahora, pasada la huelga, se presenta una Iniciativa Legislativa Popular que tendría que haberse presentado el pasado 18 de junio, cuando se rompió el diálogo social, y que, a pesar de todo, firmaré. Y siguiendo el ejemplo francés, han descubierto que hace falta ir haciendo actos de movilización permanente que no sean necesariamente una huelga general, para crear un ambiente reivindicativo y concienciar a la población de la importancia de defender sus derechos y de lo graves que son los recortes.

Y con todo, en esta huelga he visto aumentar notablemente el número de personas que le echa la culpa de todo a los sindicatos, pero que no están dispuestos a hacer nada. Que afirman que “los franceses sí que saben ir a la huelga”, pero que no van a la huelga. Que no quieren pagar cuotas sindicales, pero, al mismo tiempo, quieren que los sindicatos sean autónomos del poder y que les ofrezcan servicios gratuitos, que no se sabe quién pagará. Que no quieren perder un solo día de salario con la huelga pero que, al mismo tiempo, quieren sindicatos más combativos. Que lo quieren todo sin esfuerzo. Un sector de la sociedad entre los cuales la culpa siempre es del otro (en este caso, del sindicato), que no hace nada, y en el que uno siempre es la víctima (que, por lo visto, no puede hacer nada para evitar su condición).

Son este individualismo, egoísmo e infantilismo crecientes en una sociedad que va perdiendo el asociacionismo obrero como referente para la mejora de su calidad de vida contra lo que hemos de luchar. Contra la cultura antisindical, que critica a los sindicatos (mayoritarios) por vendidos, pero que no se afilia a ningún otro sindicato, más combativo. Contra esta conducta del “me-da-igual” que se está instalando cada vez más en una sociedad como la catalana, capaz de grandes reivindicaciones históricas, que cada vez más son más históricas y menos actuales.

EN CASTELLÀ TAMBÉ, SISPLAU


EDUARD VOLTAS 

| Actualitzada el 26/02/2012 00:00

¿Vostè donaria suport a un polític que no parlés mai en la se- va llengua? ¿S’apuntaria a un projecte que emetés senyals de no estimar les coses que vostè estima, o fins i tot, de menysprear les coses que vostè estima?

En el meu últim article (La tribu o l’estat , 22 de gener) demanava la formulació d’un projecte d’estat català capaç d’incloure i acollir amb alegria i respecte les diverses sensibilitats identitàries presents en la societat catalana d’avui, i acabava posant l’exemple de Nelson Mandela, que en el seu camí cap a la victòria va trencar tots els tabús del moviment negre sud-africà i va arribar a abraçar un dels símbols màxims del domini blanc: la samarreta verda de la selecció sud-africana de rugbi.

Doncs bé, avui aniré més enllà i m’atreviré a concretar: defenso que, en el camí cap a la victòria, el catalanisme ha d’abraçar la llengua castellana.

Molts independentistes pensen que la clau per guanyar-se la voluntat dels catalans de parla castellana és el discurs econòmic, la denúncia de l’espoli fiscal, la promesa d’una independència sinònim de benestar. No dic que vagin errats, ni de bon tros, però crec que es queden a mitges. Perquè la gent no només té butxaca, la gent també té sentiments. Té identitat. Si jo fos un català d’identitat espanyola, davant la hipòtesi de la independència estic segur que em preguntaria: d’acord, amb la independència viuríem millor, però en aquest estat català que em proposen, ¿jo podré continuar sent jo? ¿La meva llengua, els meus costums, els meus referents, seran respectats i assumits com a propis pel nou estat? ¿O seran tractats com una nosa, com una anomalia que s’ha d’ignorar o superar?

Potser m’explicaré millor formulant-ho a l’inrevés. Molts catalans ens sentim profundament incòmodes a l’estat espanyol perquè ens demostra cada dia que el molesta que siguem com som. Ells voldrien que fóssim com ells, som una molèstia, una anomalia. I ho notem: no estimen el que nosaltres estimem, tenen al·lèrgia a la diversitat interna. És per això que, fins i tot si es resolgués el dèficit fiscal, igualment ens en voldríem anar.

Per la mateixa regla de tres, el futur estat català no es pot construir sobre la base de l’al·lèrgia a la diversitat interna, sinó de la seva plena assumpció, perquè en cas contrari esdevindrà inviable. El que proposo és neutralitzar aquest risc des d’ara mateix, fer un pas endavant i assumir el castellà com una cosa pròpia. No dic tolerar-lo, no dic suportar-lo com una mena de fatalitat històrica que ens ha tocat patir, no dic simplement respectar-lo, sinó convertir-lo en un actiu, tractar-lo com un element definitori de la Catalunya d’avui i de demà. Incorporar-lo al relat del país del futur. Encaixar-lo en el nostre projecte d’estat. Continua llegint “EN CASTELLÀ TAMBÉ, SISPLAU”