La orla


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                      

     La prensa acaba de ofrecernos la orla en la que figuran ex cargos presidenciales, González y Aznar, así como ex ministros y ex parlamentarios al propio tiempo que nos da detalle de que es lo que ha sido de ellos después de dejar sus cargos.

    La verdad es que muchos de ellos se han “colocado” muy bien después de salir de la “facultad” hasta tal punto que, he de confesarlo, he sentido envidia de todos ellos, tanto envidia sana como insana, me da igual. Todos ellos están muy “bien colocados” en empresas que no tienen el menor temor de entrar en quiebra o en concurso de acreedores, por cierto esta nueva denominación que se le ha dado a lo que antes se conocía como “suspensión de pagos” me parece más apropiado ya que nunca ha existido tan suspensión de pagos porque en la inmensa mayoría de los casos los pagos no se “reanudaban” sino que acababan en aquello de que “el que más puso más perdió”, sin embargo lo del “concurso” me parece más adecuado ya que todos los acreedores tienen la misma opción de “concursar” y llevarse algún “premio”, que lo dudo, pero quien sabe, la suerte es la suerte, pero me estoy yendo del tema, como antes he dicho estas empresas son seguras y por tanto los de la orla no tienen que temer por sus puestos de trabajo, por cierto remunerados en cientos de miles de euros al año.

    El número uno de la promoción, el personaje central de la orla, es el pluriempleado José María Aznar que en 2009 ingresó 620.232 euros, no me pregunte cuantos millones de las antiguas pesetas son porque me pierdo, el resto de los que componen la cenefa no tienen queja, tampoco les va nada mal.

     Cuando hace unos días decía en uno de mis artículos que con el fin de 2010 comenzaba el principio del fin del Estado de Bienestar y que en 2011  se abrían las puertas del Estado del Malestar, es evidente que no me refería a los de la orla, para estos y para otros muchos como estos, el Estado del Bienestar continuaba sin sobresaltos. Para todo ellos se puede decir que la “vida es un cabaret sin más” como dice le celebérrima y popular canción, donde se baila, se beben exquisitos licores, se ven grandes espectáculos, en definitiva que se divierten “a tope” porque el bolsillo se lo permite y no les ocurre, como dice la canción: “Basta de oír al eterno llorón, que sufre sin tener porqué. La vida es un cabaret sin más. ¡Vamos al cabaret!”. O sea que los llorones, los que no salen en la orla porque no han tenido las mismas oportunidades que los que en ella figuran, que lloren. La verdad es que cuando uno ve estas cosas tan insultantes como ofensivas e injustas uno se indigna pero también siente vergüenza del mundo y del momento en que le ha tocado vivir.

    Pero en fin, querido lector, no todo van a ser cosas tristes. Me voy a permitir contarle un chiste, dice así: “Se encuentran dos amigos jubilados y le dice uno al otro: “Sabes, a los que nos han congelado las pensiones no nos van a subir la botella del butano ¿No? dice extrañado el otro. No, le responde el primero, ahora nos la tenemos que subir nosotros”.  Así están las cosas.

Caretas fuera


Publicat per Rubén Uría / Eurosport

Se ha puesto de moda que nuestro fútbol prostituya su credibilidad en aras de un contubernio mediático, edificado sobre sospechas y conspiraciones arbitrales. Desde hace tres años, un grupo de periodistas -es un eufemismo generoso- cada vez más numerosos, se ha lanzado a una cruzada que coloca al Real Madrid como víctima de los colegiados. Su propuesta consiste en debates mezquinos donde la audiencia manda y donde resulta barato tirar la piedra mientras se esconde la mano. Allí donde la cloaca vende más que el rigor, se acusa al Barça de tener el favor de los árbitros. Lo curioso es que, a pesar de horas y horas de tertulias insoportables, de riñas callejeras, de rumorología interesada y de proteger a un equipo echando mierda sobre otro, los cruzados del contubernio aún siguen sin aportar ni una sola prueba de que los árbitros remen a favor del Barça. A día de hoy, nadie ha podido probar que Victoriano Sánchez Arminio, un mal dirigente, haya sido jugador, socio, simpatizante o directivo del Fútbol Club Barcelona. Debe ser frustrante para las marionetas mediáticas que escriben y hablan al dictado de su amo, que todavía no hayan sido capaces de certificar que el cántabro tiene o ha tenido vinculación con el Barça, presunto protegido arbitral. En cambio, la hemeroteca de los periódicos de la época, sumada al archivo del magnífico historiador Bernardo Salazar, refleja otra realidad bien distinta: una realidad necesaria e higiénica que concluye, de manera inequívoca, el historial del Colegio Nacional de Árbitros. Pasen y lean:

Alfonso Albéniz Jordana, primer presidente Colegio Nacional de Árbitros. Fue jugador del Real Madrid (1911-12), socio desde 1912 y también directivo del club de Chamartín durante ocho años, de 1913 a 1921.

Carlos Dieste Vega, segundo presidente Colegio Nacional de Árbitros. Jugador del Real Madrid en la campaña 1914-15 y posterior directivo merengue de 1914 a 1921.

Luis Colina Álvarez, tercer presidente del Colegio Nacional de Árbitros, después de su refundación por una grave crisis. (1924-26). Don Luis fue directivo del Real Madrid 1919-20 y a la sazón, socio y simpatizante del club madridista.

Antonio de Cárcer, cuarto presidente del CNA (1926-28). Socio del Real Madrid y también directivo. Su hermano Juan fue el primer entrenador del Real Madrid y su hermano Fernando, vicepresidente de Santiago Bernabéu en los años cuarenta.

Luis Iglesias Gracia, quinto presidente del CNA (julio 1928). Apenas duró dos meses en el cargo, al ser un presidente de carácter interino que apenas tomó decisiones.

Julián Ruete Muniesa, sexto presidente del CNA (septiembre 1928-noviembre 1928). Sólo dos meses en el cargo. Fue jugador del Real Madrid (1904-10) y del Atlético (1910-11), secretario de la directiva merengue y también llegó a ser Presidente del Atlético de Madrid (1912-23).

Alfonso Albéniz Jordana, séptimo presidente del CNA (1928-29). Volvió al cargo para ser el primer presidente de la primera edición de la Liga profesional. Fue jugador (1911-12) socio (desde 1912) y también directivo del Real Madrid (1913-21).

Antonio de Cárcer y Disdier, octavo presidente del CNA (1930-36). De nuevo, volvió a ser el máximo mandatario arbitral, como en 1926. Fue socio y directivo del Real Madrid, además de hermano del primer entrenador del club madridista.

Eulogio Aranguren Labairu, noveno presidente (1939-46). Después de la Guerra Civil, se creó el Comité Central de Árbitros, siendo Don Eulogio su presidente. Fue jugador del Real Madrid, socio desde 1911 y además, vicepresidente de la Federación Española de Fútbol.

Manuel Álvarez Corriols, décimo presidente (1946). Ex árbitro de la Federación Castellana . Apenas once meses en el cargo. Sin “colores” conocidos, aunque era madrileño y no era simpatizante del Atlético.

Emilio Suárez Marcelo, undécimo presidente (1947). Sólo pasó un año en el cargo, pero antes de llegar a la poltrona fue socio del Real Madrid desde 1922 y además, miembro destacado del Comité Organizador de las Bodas de Oro y de la Comisión Económica del Club blanco.

Ramón Echarren Sanzmagaray, duodécimo presidente (1947-48). Procedente del Colegio de Árbitros de Navarra. Se dijo que era socio y simpatizante de Osasuna. Aguantó en el cargo una sola campaña.

Pedro Escartín Morán, decimotercer presidente (1948-51). Ex árbitro del Colegio Castellano. Su mandato duró hasta tres años. Fue jugador de la Real Sociedad Gimnástica, aunque siempre confesó de manera privada que era seguidor del Real Madrid. Recibió la oferta del Barça para ser secretario técnico, pero por su condición merengue, la declinó. Después fue escritor, periodista y cronista, entre otros del diario “Marca”.

Luis Saura del Pan, decimocuarto presidente (1951-52). Llegó al sillón arbitral después de haber jugado durante nueve años en el Real Madrid y de llevar registrado como socio madridista casi 50 años, desde 1905. Don Luis, toda una vida ligada al madridismo, también fue Presidente de la Federación Española de Fútbol.

Eulogio Aranguren Labairu, decimoquinto presidente (1952-53). Mandó en el estamento arbitral durante 11 meses. Llegó al cargo después de ser jugador del Real Madrid durante diez años (1911-21), al margen de ser socio desde 1911. Su sombra fue muy “alargada” y llegó a ser vicepresidente de la Federación Española de Fútbol.

Emilio Álvarez Pérez, decimosexto presidente (1953-56). Apenas existe documentación referida a este presidente del CNA, aunque se rumoreó su proximidad al Real Madrid, no existe documentación que lo atestigue.

Nivario de la Cruz Hernández, decimoséptimo presidente (septiembre 1956-noviembre 1961). Ex árbitro de la Federación Castellana, reconocido hincha “merengue” que nunca ocultó su amistad con miembros de la directiva del Real Madrid, como Muñoz Lusarreta.

Manuel Asensi Martín, decimoctavo presidente (1961-67). Ex árbitro de la Federación Castellana, adscrito al Colegio Valenciano, llegó a pitar en partidos de Copa de Ferias y competiciones internacionales, como el Mundial de 1954.

José Plaza, decimonoveno presidente (1967 a 1970). Dimitió por solidaridad con Guruceta, aquel árbitro recusado por el Barcelona después de haber pitado un penalti a favor del Madrid que fue dos metros fuera del área. Plaza fue el gran “patriarca” del arbitraje. Además se le imputa esta frase: “Mientras yo sea presidente, el Barça no será campeón de la liga“. Plaza desmintió una y otra vez estas palabras, pero no su pasado antes de llegar al cargo. Fue ex árbitro de la Federación Castellana, pero jugó en el filial del Real Madrid, el Plus Ultra.

José Fernández de la Torre, vigésimo presidente (1970). Llegó al cargo tras pertenecer al Colegio Andaluz y después de ser aceptadas las dimisiones de Plaza, De la Fuente y Morales. Era también presidente de la Escuela de entrenadores FAF desde 1949. Desde 1960 fue asesor del Comité Nacional de Árbitros.

Juan Francisco Pardo Hidalgo, vigésimo primer presidente (1971-72). Ex árbitro de la Federación Castellana. Abogó por el profesionalismo, por poner un “tope” a la edad de los árbitros y por frenar a los clubes en sus “recusaciones” a varios colegiados.

José Plaza, vigésimo segundo presidente (1972-1990). Después de dimitir por el “caso Guruceta”, volvió al cargo. Plaza fue ex árbitro de la Federación Castellana y con anterioridad, jugó en el filial del Real Madrid, el Plus Ultra.

Fernando de Andrés Merino, vigésimo tercer presidente (1990). Fue presidente de la Junta Gestora de los árbitros. Se hizo famoso por ser parte clave cuando aseguró desconocer el dato de que el Barcelona no ganaba cuando le arbitraba Ramos Marcos, árbitro al que se le abrió expediente informativo por comentar para Telemadrid un Barça-Real Madrid. Ligado al Comité Territorial de Arbitros de Castilla y León.

Pedro Sánchez Sanz, vigésimo cuarto presidente (1990-93). Elegido por la Junta Central, aunque el Tribunal Supremo anuló su elección por un auto judicial de 1992. Fue el beneficiado de la “misteriosa” renuncia del colegiado catalán Albert Giménez, que retiró su candidatura a la presidencia. Sánchez Sanz accedió al cargo “a dedo”, habiendo pitado sólo en Regional Preferente, para después dar el “gran salto” y ser informador del CNTA y llegar a ser al Colegio Madrileño de Árbitros en 1984, como informó el diario ABC en 1991.

(*) También ostentó el cargo Arturo López Espinosa– el vigésimo quinto presidente-, pero de manera interina. Don Arturo fue socio del Real Madrid.

Napoleón dijo que “una conspiración material se acaba en el momento que se detiene la mano que porta el puñal, mientras que una conspiración moral no tiene fin”. Aunque los que llevan el puñal están identificados, la espiral contagiosa de idiocia parece no tener fin en nuestro fútbol. Hay quien espera, como agua de mayo, que alguien sea capaz de probar la existencia de un contubernio culé y demuestre la conspiración judeo-masónica contra el Real Madrid. Hasta ese día, la mala noticia es que los libros de historia no mienten. Todo lo contrario, reflejan datos objetivos que desenmascaran a los titiriteros de la audiencia, a los que escriben crónicas con pasamontañas y a los que montan el “show” diciendo que Sánchez Arminio habla catalán en la intimidad. La caverna casposa seguirá haciendo negocio de una conspiración más falsa que un euro de madera, pero la realidad es tozuda: Desde hace un siglo, 26 presidencias decidieron quiénes y cómo debían arbitrar en España, aplicando el sistema de la “dedocracia”. Una aplastante mayoría de esos presidentes llegaron a esos cargos después de ser jugadores, socios o directivos del Real Madrid. Caretas fuera.