Blindan las jubilaciones de diputados y senadores para evitar los cambios


No se cortan. Todo indica que se elevará la edad de jubilación hasta los 67 años para los trabajadores, pero la reforma no va con sus señorías. Lo de ellos no se toca. Mientras la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo no se puso ayer de acuerdo sobre la propuesta del Gobierno de alargar la edad legal de jubilación de los 65 a los 67 años, lo que sí que ha acordado por mayoría esa comisión es recomendar al Gobierno que amplíe el número de años necesarios para cobrar el 100% de la pensión. Casualmente, esta recomendación no afectará a los diputados y senadores, que mantendrán intactos los privilegios de que gozan sus pensiones.

Actualmente, cualquier trabajador tiene que cotizar un mínimo de 15 años para tener derecho a una pensión de jubilación. Con los actuales 15 años, se tiene derecho a cobrar tan solo el 50% de la pensión correspondiente. A partir de ahí, se aumenta un 3% por cada anualidad hasta los 25 años de cotización, que correspondería el 80% de la prestación. Desde los 25 años hasta los 35 de cotización, el porcentaje se incrementa en un 2% cada año. Continua llegint “Blindan las jubilaciones de diputados y senadores para evitar los cambios”

PARLAMENTO DEL SR. LLAMAZARES EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS SOBRE LA LEY HIPOTECARIA.


Llamazares dijo…

Gracias, señor presidente.

Señorías, mi grupo parlamentario presentó iniciativas similares en esta Cámara con escasa fortuna y va a res­paldar esta iniciativa del Grupo Parlamentario Catalán(Convergència i Unió) con igual fortuna, es decir escasa.Porque aquí se trata de dos intereses contradictorios: el interés de los ciudadanos y el interés de los mercados.Y parece que los tiempos corren por el interés de los mercados y no por el interés de los ciudadanos. Señorías,en España hay un alto nivel de desempleo y dentro de ese alto nivel de desempleo cada vez una mayor falta de cobertura, aunque según el propio Gobierno este nivel de cobertura sea alto. En estos momentos, con 4.574.000parados, tenemos aproximadamente un 1,5 millones de  parados que carecen de cualquier tipo de prestación.Además, hoy mismo decidiremos que 700.000 parados que han recibido el Prodi, la ayuda de 426 euros, dejen de recibir cualquier ayuda a partir del mes de febrero.Eso explica, señorías, que en nuestro país haya un alto nivel de pobreza, 8 millones de personas según Cáritas,y que la situación de pobreza extrema —fíjense qué coincidencia— sea aproximadamente para 1,5 millones de personas y para su entorno, en el que no solamente existe pobreza, sino también exclusión. Señorías, junto al mantenimiento del Prodi, esta propuesta sería una delas medidas a incluir: prestación por desempleo amplia para evitar caer en la exclusión y por otra parte medidas que tienen que ver con el mantenimiento de la vivienda.Pues bien, señorías, esta iniciativa parlamentaria de nuevo no va a salir adelante en esta Cámara, aunque el derecho a la vivienda sea un derecho básico, porque ese derecho se encuentra subordinado a intereses financieros,de tal manera y en tal punto que van creciendo las denun­cias por estafa y por abuso de ley contra las entidades financieras, particularmente en relación con los créditos hipotecarios. Nuestra legislación hipotecaria, por otra parte –y es conocido—, es una de las legislaciones más favorables a los bancos de toda la Unión Europea, sobretodo si nos comparamos con nuestro entorno más cer­cano, como Francia, pero incluso más favorable a los bancos que la legislación norteamericana. Esta moción,como otras iniciativas que ya han pasado por esta Cámara, como he dicho antes, con escasa fortuna, plantea medidas sensatas y positivas para contribuir a mitigar las consecuencias sociales de los desahucios y a establecer cambios para mejorar los derechos de los ciudadanos en lo que respecta a un bien básico como es la vivienda.En el caso de la regulación de la dación en pago como procedimiento preferente para extinguir cualquier obli­gación derivada del impago de un crédito hipotecario, el incremento de las cuantías fijadas como inembargables o las medidas para fomentar que solo el bien hipotecado responda como garantía del pago en un crédito hipote­cario nos parecen convenientes, necesarias y de sentido común. Pero no se trata de eso, señorías, se trata de lo que en estos momentos provisionan las entidades ban­carias que no es el valor real del bien sino el valor inicial,especulativo e inflado del bien. Y esa es la situación que tenemos, la preferencia de las entidades hipotecarias y la preferencia de mantener la ficción de un valor inflado del bien, en este caso de la propiedad inmobiliaria. Por eso, hemos planteado una serie de enmiendas: la del apartado 3, que plantea que no solamente se realice esta paralización de la ejecución hipotecaria porque haya un procedimiento concursal, sino también porque haya una situación de desempleo; proponemos en el apartado 4 que las cláusulas abusivas en la contratación relativa a la vivienda también se tengan en cuenta: intereses mora­torios, garantías y comisiones muy frecuentes en estos momentos; en el apartado 5 planteamos la suspensión durante un mes de los procedimientos de embargo para poder alegar —cosa que prácticamente no ocurre en estos momentos—; modificamos el apartado 6 para resolver con mayores garantías la permanencia en la vivienda en régimen de alquiler en caso de pérdida de la propiedad, y por último proponemos una cuestión a la que damos gran importancia como es la cuestión del sobreendeudamiento familiar. Planteamos en el ciclo expansivo que no se podían dar duros a cuatro pesetas,que no se podían dar hipotecas del 120 y del 130 porciento, que eso endeudaba a las familias, que era el interés de los bancos pero no el de las familias y por eso lo volvemos a plantear aunque sea este el ciclo depresivo de la economía.

Muchas gracias.

No hay salida neoliberal a la profunda crisis en Europa


Comunicado de ATTAC España

Desde ATTAC llevamos tiempo denunciando, junto a otras asociaciones, sindicatos y entes ubicados a la izquierda social, que las propuestas neoliberales a la profunda crisis sistémica que sufrimos, no solo no conducen a nada positivo para las y los ciudadanos, sino que cada vez ahondan más sus problemas cotidianos, agrandan su inseguridad vital y les hacen pagar de forma tan indignante como injusta, algo que nosotras y nosotros no hemos provocado.

Todo esto que vivimos desde 2007-2008 es la historia de la profunda incompetencia de los gobiernos y los asesores y gurus neoliberales, profesores neoclásicos y economistas, estadísticos y jurídicos al servicio de la banca y los fondos de inversión.

Los “mercados dominados por los especuladores”, es decir los banqueros, los grandes empresarios transnacionales y gestores de fondos especulativos de inversión, han impuesto en Europa su dictadura y lo han hecho mediante un golpe de estado, producido por la especulación con la deuda pública y con el euro.

Así, denunciamos ese golpe antidemocrático, pero también la impericia y colaboracionismo de quienes nos gobiernan.

Hemos dicho, nosotros y prestigiosos economistas, politólogos y juristas, rectores de universidades, premios novel, científicos sociales, activistas sociales y sindicalistas que la salida a la crisis que se estaba dando, no solo no era la adecuada, sino que la contención de la inversión pública y el gasto público, la privatización de lo público y lo social, los recortes salariales, despidos y falta alarmante de crédito, no iban sino a conducir a más crisis.

Hemos propuesto medidas de regulación y de freno de la especulación. Hemos denunciado lo injusto del sistema fiscal imperante, que deja inermes las arcas del estado, pues bancos y ricos apenas contribuyen con impuestos y en cambio se está haciendo recaer la crisis sobre la ciudadanía, sobre las clases trabajadoras. Continua llegint “No hay salida neoliberal a la profunda crisis en Europa”

¿A quién interesa y como sería el “rescate” de España?


Cuando se está hablando tanto de la necesidad, de la inminencia o de la posibilidad de un “rescate” de la economía española conviene reflexionar y poner algunas cosas en claro.

Se dice que un grupo de países o instituciones, como podrían ser la Unión Europea o el Fondo Monetario Internacional,”rescatan” a un país cuando le conceden un crédito a pagar en un determinado plazo que le permite cubrir los “agujeros” que por diversas razones (generalmente por acumulación de déficit y deudas) hayan podido producir su insolvencia. Pero hay que tener en cuenta que esos agujeros pueden ser de naturaleza muy variada. Así, muchas dictaduras y gobiernos militares de los años setenta y ochenta endeudaron a sus países, con la connivencia de los grandes bancos internacionales, con préstamos que en ocasiones ni siquiera llegaron a ellos sino que se utilizaron fuera del país para negocios corruptos. Otras veces los utilizaron en obras completamente inútiles o directamente para enriquecer a los grandes empresarios y banqueros.

En el reciente caso de Irlanda, la necesidad perentoria de “ayuda” se debe a que hay que cubrir las pérdidas multimillonarias del sector bancario. Y una parte importante de la deuda pública griega que ha sido “rescatada” recientemente se originó para comprar armamento a Francia o Alemania.

Cuando la acumulación de deuda a la que no se puede hacer frente es muy grande, los acreedores son los primeros interesados en que se produzca el “rescate” del país pues de esa manera se aseguran su reintegro. Y suelen ser ellos los que lo promueven. El dinero que llega con el “rescate” se dedica a saldar sus deudas y la nueva que se origina con las instituciones que rescatan la pagan los ciudadanos en su conjunto a lo largo del tiempo. Los “rescates” consisten, pues, en convertir deuda privada, que por lo general han generado y disfrutado los sectores más ricos, en deuda pública que pagarán principalmente las clases de rentas más bajas. Continua llegint “¿A quién interesa y como sería el “rescate” de España?”