El paro crece pero aquí no pasa nada


CARLOS Elordi

La catástrofe económica española se ahonda y nadie parece enterarse. Las cifras del paro registrado en diciembre han sido demoledoras: 60.000 desempleados se han añadido a una lista que roza los cuatro millones. Además, los especialistas aseguran que la EPA, el indicador más fiable, dirá dentro de poco que la cifra real está en torno a los 4,5 millones.

Pero los responsables políticos siguen impertérritos. Un mes más, la portavoz del Ministerio de Trabajo ha tratado vanamente de infundir optimismo diciendo que la cifra de diciembre es menos mala que la del mismo mes del año pasado. Y un mes más, el portavoz del PP se ha regodeado en asegurar que todo es culpa del Gobierno. Con una sonrisa en la boca.

El contraste con lo que ocurre más allá de nuestras fronteras es escandaloso. El paro, que está en el 10%, es el problema central de la realidad política y social de EEUU, la causa principal de los problemas de Barack Obama. Con tasas similares o inferiores a esa, el desempleo atenaza la vida política de la mayoría de los países europeos.

La prensa francesa y la británica se ocupan obsesivamente de la suerte de los más perjudicados, de los nuevos pobres. Aquí hay casi 1.100.000 parados que no reciben subsidio alguno. Y ningún portavoz gubernamental ha dicho qué se va a hacer con ellos. Del drama que cuenta Cáritas sobre esa gente no se habla en las Cortes.

El discurso oficial ignora la realidad. No sólo la de que el paro sigue creciendo, y empieza ya a afectar al núcleo duro de la economía, al empleo fijo, a las empresas solventes, sino la de las previsiones más consolidadas entre los expertos. Que no ven una recuperación económica sólida ni a corto ni a medio plazo. Ni aquí, ni en Europa, ni en EEUU. Es más, algunos no descartan otro estacazo recesivo e, incluso, una nueva crisis financiera. Lo peor es que no hay indicio alguno de que las cosas vayan a cambiar. De que el Gobierno y la oposición vayan a salir de su torre de cristal. Porque parecen estar convencidos de que la España que no lo pasa mal, los ricos y los menos ricos, no pide más. Pero, ¿esto va a ser así siempre?

Publicado en el periódico

Rouco despidió el año


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                  

    En la víspera del Día de los Santos Inocentes, el presidente de la Conferencia Episcopal, Rouco Varela, despidió el año volviéndose  a dar un baño de multitudes que tanto parecen agradarle. El arzobispo de Madrid cargó de nuevo contra el aborto y alertó del peligro de la aceptación de “diversos modelos familiares” ante una enfervorecida y multitudinaria asistencia de fieles a la misa celebrada al aire libre en Madrid.

He leído la información que se dio y más o menos resultó ser más de lo mismo. Ante esto, y como siempre, he echado de menos el que no se haya tenido en cuenta a los desarraigados a los menos, o nada, favorecidos a los que por diversos motivos están sin familia y pasan todo tipo de calamidades, ni una sola palabra para ellos para los que pasan hambre y frío en estas felices, para unos, fiestas y no tanto para ellos. Nada, ni una sola alusión. Los desgraciados no cuentan para Rouco y los que le aclaman.

Estamos asistiendo a diario a las llamadas de los responsables de Caritas pidiendo ayuda a todos, ciudadanos y ayuntamientos, para poder atender a los que acuden a sus comedores. Caritas no puede atenderles por falta de medios económicos y ante esto pienso yo que todos esos miles y miles de “fieles”, fieles a quien, me pregunto, que van a jalear y a aplaudir a Rouco bien podrían, habilitando mesas de recogido en esos actos, depositar diez euros cada uno de ellos, no es mucho, para de este modo ayudar a los que no tienen ni tan siquiera donde caerse muertos, para evitar que al menos no pasen hambre. Pero claro si estos pobres indigentes no tienen familia que les ayude ese, deben pensar Rouco y los que le aclaman, es su problema. Aquí de lo que se trata es de conservar a la familia según el modo de pensar de Rouco y su corte. Lo demás no es digno de tener en cuenta.

Si todos esos, según dicen, miles y miles de “amantes” de la familia se preocuparan de los necesitados de aquellos a los que Dios dice que hay que dar amparo estoy seguro de que ese Dios les estaría altamente agradecido. Más solidaridad y menos cinismo es lo que verdaderamente se precisa. Solidaridad con aquellos que están solos y en mala situación y menos cinismo a la hora de plantear un modelo de familia que, en mi opinión, en muchos, muchísimos, casos coarta la formación en libertad de sus hijos al imponerles estereotipos ya caducos e impropios de una sociedad acorde con el cambio que impone el progreso social al que se oponen, tal y como yo lo veo, con sus mentalidades obsoletas, retrógradas, intolerantes y reaccionarias. Más pan y menos manteles. A Rouco y sus fieles se les podría aplicar aquello de que “una cosa es predicar y la otra dar trigo”. O lo que es lo mismo: Una cosa es gritar por la vida y la familia y otra evitar que muchos que no tienen familia, que están en el más absoluto desamparo, mueran por causa del hambre y las calamidades. Esos también forman parte de la gran familia de Dios y por ello merecen ser considerados y atendidos.

La gran mentida


Crec que aquet dia de Reis potser ja seria hora d’eliminar-lo del calendari, ja que apart d`enganya als petits fen-los creure que  existeixen uns Reis que venen d’Orient amb camells i carrosses carregats de joguines per repartir-les entre tots el nens la nit de Reis pujant  per els balcons  previstos d’escales per anar deixan les joguines a cada casa ja es suficient per il·lusionar-los, pro tenim de tenir amb compte que no tots els nens poden tenir l´alegría  de quan s’aixequen del llit per el mati vegin satisfetes les seves il·lusions, ja que existeixen  cases que els Reis  han deixat molt poques joguines i d’altres que els Reis no han deixat res, o sigui que si la casa en que viuen els nens els seus pares son de classe rica  els Reis son mes esplèndids, ja que els Reis Mags es en aquestes cases i deixen mes regals, i si la casa es de pares humils  els Reis deixen poques joguines i si els pares  son pobres els Reis  passen de llarg, o sigui aquestes son algunes de les meves reflexions que me  faig cada any el dia de Reis  i que avui  escric en aquet bloc, se per anticipat que  molts dels que encara no amb coneixeu  os posareu les mans al cap i fins  tot xisclareu qualificant-me de aigua festes o de marxista-anarquista, Ignoro quant va començar i que la va inventar aquest  Dia dels Reis Mags, pro sigui el que fos jo crec que la va ben cagà, ja que quan arriben aquest dies de festes de Nadal i de fi d’any  es per molts pares tenir de fer un gran esforç per pogué celebrar-les,  ja que tenim de tenir en compte que no tots els pares son adinerats ni tampoc tenen la sort de dedicar-se a la política ni tampoc de estar endollat de funcionari a cap departament de la Generalitat, y en quant arriba el dia de Reis feines i treballs tenen aquets pares pobres  per fer de Rei i pogué comprar tot lo que els nens han demanat a la carta, ja que per molts d´aquets pares aquestes festes els obliga a reduir al mínim dels mínims  per arribar a fi de mes. Recordo que quant era jo petit i encara creia amb els Reis els meus pares  ens aconsellaven que no demanéssim masses coses a la carta ja que els reis no tindrien tantes joguines per tots els germans, ja que en aquells anys els meus pares ens deien que els Reis no tenien tants diners o sigui que eren pobres, o sigui que ens deien que esborréssim de la carta la bicicleta de dos rodes i que demanéssim un parxís o un joc de soldats de plom, pro jo no esborrava res ja que sempre havia sentit a dir que els Reis eren molt rics, pocs dies abans de Reis l’avia ens portava a uns grans magatzems del portal del Angel  per donar la carta als Reis  i fer cua per donar-la al Rei Negre o al Blanc, eren moments molt emocionants per mi i fins i tot jo quedava acovardit al veure aquells Reis tan ben vestits assentats a unes trones rodejats de pajes, el disgust mes fort el tenia el mati de Reis al veure que la bicicleta de dos rodes no me l’havien portat, con així l’altre disgust o desil·lusió es quan el company de escola et digui un dia desprès  que els Reis no existeixen. Jo crec que lo mateix que com actualment  s’educa als petis de que els nens ja no venen de Paris ni els porta cap ciguenya , també crec que ja arribat el moment de envia a parir aquet dia de Reis, i que si els pares volen fer de Rei Mag que o facin el dia de Nadal o el dia de San Esteve, i així els nens podran jugar aquets dies de festes de Nadal amb les seves joguines sense tenir d’esperar el dia 6 de Gener, i tampoc serà necessari que facin festa d’escola el dia desprès de Reis, ja que també evitaríem un trastorn per els pares, ja que avui dia laborable molts d’aquets pares  tindran de tirar ma dels avis per que aguantin als seus fills , o sigui anar a tocar els collons a aquet.