MERCADO DE TRABAJO Y DESEMPLEO

DE LA WIKIPEDIA:

“Se denomina mercado de trabajo o mercado laboral al mercado en donde confluyen la demanda y la oferta de trabajo. El mercado de trabajo tiene particularidades que lo diferencian de otro tipo de mercados (financiero, inmobiliario, de comodidades, etc.) ya que se relaciona con la libertad de los trabajadores y la necesidad de garantizar la misma. En ese sentido, el mercado de trabajo suele estar influido y regulado por el Estado a través del derecho laboral y por una modalidad especial de contratos, los convenios colectivos de trabajo.

Regulación del mercado de trabajo por medio del derecho laboral:

Desde fines del siglo XIX los Estados de todo el mundo han dictado leyes laborales para regular los mercados de trabajo y proteger a los trabajadores. Este conjunto de normas se denomina derecho laboral.

Las normas del derecho laboral tienen la característica general de ser de aplicación obligatoria, sin poder ser renunciadas, a menos que las condiciones de trabajo sean más beneficiosas para el trabajador (principio pro operario).

El funcionamiento del mercado laboral:

-Primario:está integrado por trabajadores que desempeñan tareas cualificadas que requieren un alto nivel de formación.

-Secundario:está integrado por trabajadores con escasa cualificación

DESEMPLEO

El término desempleo es sinónimo de desocupación o paro. El desempleo está formado por la población activa (en edad de trabajar) que no tiene trabajo. No se debe confundir la población activa con la población inactiva. Existen tres tipos de desempleo que en economías periféricas suelen ser cuatro (incluyendo el desempleo estacional). Estos tipos de desempleo son el cíclico, el estructural, el friccional y el estacional.

TIPOS DE DESEMPLEO

Desempleo abierto:

Son personas que no trabajaron durante la semana de referencia, buscaron activamente un empleo, es decir, realizaron acciones concretas para obtener un empleo, y estaban disponibles para trabajar de inmediato. Esos son los tres requisitos para estar desocupado abierto: no tener trabajo, buscar activamente trabajo y estar disponible y dispuesto a trabajar.

Esta definición recomendada por la OIT en su Decimotercera Conferencia Internacional de Estadísticos de octubre de 1982, fue adoptada por los países de la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, como la forma de medición oficial del grupo de países desarrollados. Asimismo, Estados Unidos, Canadá y México, que conforman el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)o NAFTA (North American Free Trade Area)adoptaron las recomendaciones de la OIT respecto de la medición del desempleo abierto y armonizaron sus definiciones respectivas.

INICIADORES

Son personas que no trabajaron durante la semana de referencia, no buscaron activamente un empleo porque con anterioridad habían conseguido una posibilidad de trabajo y se encuentran esperando noticias del potencial empleador o cliente, y están disponibles para comenzar a trabajar.

Algunos países clasifican a estos trabajadores como desocupados, lo cual es la recomendación de la OIT, aunque carezcan de una de las tres condiciones del desempleo abierto que es buscar activamente empleo durante las ultimas cuatro semanas. Otros países, sin embargo, los clasifican como ocupados.

Desempleo oculto entre los inactivos o trabajadores desalentados:

Son las personas que no estaban trabajando en los últimos 7 días y que si le ofrecieran un trabajo en ese momento trabajarían, pero no buscaron trabajo en ese periodo de referencia porque no creen poder encontrarlo, se cansaron de buscar, o no saben dónde consultar.

ESTRUCTURAL

El Programa Regional del Empleo (PREALC) de la OIT desarrolló el concepto de segmentación de los mercados de trabajo a objeto de incluir en el instrumental de análisis la heterogeneidad estructural que planteaba Pinto y la CEPAL.

En el enfoque el PREALC se reconoce la existencia de profundas diferencias de comporamiento entre los mercados de trabajo rurales y los urbanos; y entre las franjas modernas y tradicionales de la economía. De modo que en lugar de existir un mercado de trabajo único, homogéneo, competitivo, atemporal y aespacial como sostiene la visión neo liberal, existirían al menos cuatro segmentos diferenciados al interior del mercado de trabajo como un conjunto: el sector tradicional rural, el sector informal urbano, el sector moderno rural y el sector moderno urbano.

El desempleo estructural corresponde técnicamente a un desajuste entre oferta y demanda de trabajadores. Esta clase de desempleo es más pernicioso que el desempleo estacional y el desempleo friccional. En esta clase de desempleo, la característica de la oferta suele ser distinta a la característica de la demanda lo que hace probable que un porcentaje de la población no pueda encontrar empleo de manera sostenida. Por lo anterior, los economistas ligados al Estado no pueden admitir que un país esté bajo este tipo de desempleo pues se trata de una situación grave para una población asalariada de un punto o sector determinado. Además, en un contexto de libre mercado, se suma a la crisis de las masas asalariadas la de las medianas y pequeñas empresas que no logran adaptar su respuesta a la crisis cíclicas del sistema capitalista en la que sólo los grandes conglomerados empresariales- holdings- pueden funcionar.

Por otro lado, el factor tecnológico es un elemento a considerar permanentemente en las crisis capitalistas. La fusión de las empresas motrices del sistema ( que incurren en monopolio) y el constante progreso tecnológico hace que la mano de obra sea menos requerida en alta tecnología, desplazándose grandes masas hacia trabajos informales o de carácter precario.

Las características principales que advierten de un desempleo de tipo estructural son:

* Desajuste sostenido entre la calidad y características de la oferta y la demanda.
* Desadaptación del conjunto de los actores económicos respecto a la economía externa e incapacidad del mercado interno para paliar esa diferencia.
* Obsolescencia gráfica de un modelo productivo determinado.

FRICCIONAL

El desempleo friccional (por rotación y búsqueda) y el desempleo por desajuste laboral(debido a las discrepancias entre las características de los puestos de trabajo y de los trabajadores) aparecen aun cuando el número de puestos de trabajo coincida con el número de personas dispuestas a trabajar.

Se refiere a los trabajadores que van de un empleo a otro para mejorarse. Su desempleo es temporal y no representa un problema económico. El desempleo friccional es relativamente constante.

ESTACIONAL

Por una parte, el desempleo estacional es aquel que varía con las estaciones del año debido a fluctuaciones estacionales en la oferta o demanda de trabajo. Se habla de desempleo estacional, por otra parte, para referirse al que se produce por la demanda fluctuante que existe en ciertas actividades, como la agricultura, por ejemplo.

EFECTOS DEL DESEMPLEO

La presencia de un elevado desempleo es un problema tanto económico como social. Como problema económico, es un despilfarro de valiosos recursos. Como problema social es una fuente de enormes sufrimientos, ya que los trabajadores desempleados tienen que luchar con una renta menor. Durante los períodos de elevado desempleo, las dificultades económicas también afectan a sus emociones y a la vida familiar.

TASA DE DESEMPLEO

Las cifras sobre el trabajo y el desempleo se encuentran entre los datos económicos más minuciosos y más amplios de un país. Se obtienen mensualmente mediante un procedimiento conocido con el nombre de encuesta de población activa. Todos los meses se encuesta a unos hogares con preguntas referentes a su historia laboral reciente.

La encuesta divide a la población de 16 años o más años en cuatro grupos:

* Ocupados. Son las personas que han realizado trabajo remunerado, así como las que tienen empleo pero están ausentes por enfermedad, huelgas o vacaciones.
* Desempleados. Son las personas que no están ocupadas, pero que han buscado trabajo activamente o están esperando volver a trabajar. Más exactamente, una persona está desempleada si no está trabajando y ha realizado esfuerzos específicos por encontrar empleo durante las cuatro últimas semanas, 2) ha sido suspendida de empleo y está esperando a ser llamada nuevo o 3) está esperando a ocupar un trabajo el mes siguiente. Además debe declarar que ha hecho un esfuerzo concreto (como acudir a empresas locales responder a anuncios de ofertas de trabajo) por encontrar un empleo.
* Inactivos. Esta categoría comprende el porcentaje de la población adulta que está estudiando, realizan tareas domésticas, jubilada, demasiado enferma para trabajar o que simplemente no está buscando trabajo
* Población activa. Comprende las personas que están ocupadas y las desempleadas.

La tasa de desempleo se calcula como el número de desempleados dividido por la población activa, y se expresa en forma de porcentaje. Es decir, no es una proporción entre el total de la gente desempleada y el total de la población, sino el de aquélla que se denomina “económicamente activa”.

Advertisements

3 respostes a “MERCADO DE TRABAJO Y DESEMPLEO

  1. El “mercado laboral” español no se distingue de ningún otro de los países del “entorno” de España. Ni en su momento, en 2010 cuando “colgué” las reflexiones de Carmen Alcaide, ni ahora, en 2013. En 2010 había trabajadores en “ese mercado” que gozaban de protección, de convenios pasables y de condiciones laborales aceptables, junto a otros trabajadores que tenían mucha menos protección, peores convenios y condiciones laborales mucho menos aceptables y otros, aún, que carecían de cualquier derecho. Exactamente igual que en cualquier otro país de nuestro entorno. En 2013, los trabajadores españoles, salvo pocas y rarísimas excepciones, se igualan por abajo gracias a la última reforma laboral. Exactamente igual que en cualquier país de “nuestro” entorno. La “salida” de la “crisis” se hará, como siempre, con un gran sacrificio de los trabajadores y clases populares, que esta vez incluirá a los pequeños propietarios y pequeños empresarios. En España se han hecho ya, desde 1977 hasta nuestros días, CINCO reformas laborales, a cual más lesiva para los trabajadores, sin que se hayan sentado las bases para un modelo productivo más eficaz desde el punto de vista del empleo. Quizás ha llegado la hora de cambiar el punto de vista o, simplemente, de mirar en otras direcciones, en lugar de plantear la insuficiencia de las sucesivas reformas laborales, a la vista de los resultados.

  2. FEDEA es un loby de la BANCA. Su “base” para el análisis del problema: la “excesiva” protección de los trabajadores fijos contra la absoluta desprotección del resto de trabajadores, dá lugar a la Reforma Laboral que deja a todos desprotegidos. Justo lo que los miembros de FEDEA pretendían.

  3. En el ya “lejano” día 1 de Marzo de 2009, CARMEN ALCAIDE, en el diario EL PAIS, hablaba de LA DIFÍCIL REFORMA DEL MERCADO LABORAL ESPAÑOL. De sus reflexiones se desprende que tal mercado no es uno, por lo tanto no es apropiado hablar del MERCADO LABORAL ESPAÑOL, sino que, en propiedad, sería más acertado referirse a LOS MERCADOS LABORALES ESPAÑOLES. En estos se incluirían: “los trabajadores con contratos fijos indefinidos, los que disponen sólo de contratos temporales. Son aproximadamente 4,5 millones de trabajadores y suponen el 28,6% del total de los asalariados. Pero al analizar las consecuencias sociales del desempleo no podemos olvidarnos de los trabajadores autónomos sin empleados a su cargo, que aunque hacen trabajos propios de los asalariados, están en esa condición porque es la única manera en que los contratan. Y para terminar tampoco podemos olvidar a los que no figuran en las cifras oficiales y están fuera del mercado regulado, por trabajar en la llamada economía sumergida y/o ser extranjeros sin papeles.”

    Y refiriéndose ya a la propuesta de reforma laboral, escribe:

    “Por tanto, cuando surge la polémica sobre la necesidad de reformar el mercado laboral no debe caerse en la trampa de referirse sólo al abaratamiento del despido, es necesario estudiar en profundidad todos los aspectos del mercado laboral buscando la flexibilidad en condiciones más justas. Con el sistema actual no sólo se pone claramente de manifiesto la injusticia reinante entre los trabajadores de los diferentes mercados laborales sino que existe una ineficacia importante en la asignación y reparto del trabajo entre los residentes españoles.

    Como consecuencia del discurso del gobernador del Banco de España sobre la necesidad de las reformas estructurales, centrándose en la necesaria reforma del mercado laboral, se ha abierto una discusión sobre la necesidad y oportunidad de reformar este mercado. Se han alzado muchas voces en su contra, achacándole la referencia al abaratamiento del despido, cuando él en su discurso abrió diferentes vías de tratamiento del problema fijándose en las condiciones reinantes en otros países europeos.

    La polémica está servida. Los representantes sociales, sindicatos y Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), han expuesto sus razones pero no se ha iniciado una discusión seria sobre el tema y no parece que el Gobierno esté dispuesto a impulsarla.

    Sin embargo, una institución de reconocido prestigio, la Fundación de Estudios Económicos Aplicada (FEDEA), conocida por sus numerosos estudios y análisis, ha presentado las conclusiones del primer estudio del observatorio laboral de la crisis. En él se constata lo que ya sabíamos de la gran diferencia entre la elevada protección social de los trabajadores fijos indefinidos y la muy escasa o nula de los trabajadores temporales y podría ser una base para el análisis del problema.

    Como es sabido, la indemnización por despido en los trabajadores fijos según el tipo de despido (procedente, improcedente, expediente de regulación) puede oscilar entre los 20 y 45 días de salario por año trabajado, en todo caso mucho más elevada que en el resto de los países europeos y las prestaciones por desempleo con cuantía y duración variable dependiendo del nivel de las cotizaciones y del tiempo trabajado.

    Pero los trabajadores con contrato temporal no tienen estos derechos y cuando el contrato vence, si no se renueva, se quedan en el paro. Las prestaciones son muy escasas y de una duración muy corta. El resto de trabajadores autónomos y los que están fuera del mercado regulado si pierden el trabajo no están cubiertos en absoluto.

    Por tanto, en la discusión sobre el coste del despido hay un fondo falso. El mercado laboral español es flexible gracias a los contratos temporales. Con los datos de la EPA de la destrucción de 620.100 empleos en 2008, 568.400 corresponden a los asalariados que perdieron su empleo. Pero mientras aumentaron los empleos con contrato indefinido en 95.700, el ajuste se produjo en los asalariados con contrato temporal (664.100). Aunque estas cifras son los saldos netos entre los contratos nuevos y los vencidos, da idea de la situación en la que se encuentran muchos trabajadores que pierden el trabajo y apenas reciben durante un corto plazo alguna prestación.

    Pero también las empresas se ven afectadas según el tipo de trabajadores que tengan contratados. Está comprobado (OCDE) que el coste del despido de los trabajadores fijos en España es de los más elevados del mundo. Pero hay empresas, las grandes, que pueden abaratarlos en alguna medida con los famosos expedientes de regulación de empleo (ERES). También otras, por disponer de una mayoría de contratación temporal pueden reducir su plantilla casi sin coste. Pero al final se produce un gran desequilibrio creando grandes dificultades y originando diferencias en la competitividad entre las empresas.

    Por tanto, no se puede hablar en general del mercado laboral en España. Hay que descender a los diferentes segmentos laborales para comprender su funcionamiento y los efectos de la crisis sobre los diferentes grupos de trabajadores y empresarios. En mi opinión el planteamiento serio de una reforma del mercado laboral es oportuna y necesaria. No se ha hecho en los momentos de bonanza y si no se hace ahora difícilmente estaremos preparados cuando comience la recuperación en nuestros clientes y socios europeos.”

    Carmen Alcaide es economista y ex presidenta del INE.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s