La banca en el torbellino de la morosidad


Publicado en 5dias (lo que hablamos el otro día sobre el beneficio de las entidades bancarias)

Las cuentas de resultados del tercer trimestre de las principales entidades españolas dejan varios rasgos comunes: la continuidad en el avance de la tasa de la morosidad -aunque en muchos casos sean ya inferiores las cantidades de créditos que pasan a la categoría de morosos-, el aumento de las provisiones por insolvencias, el progresivo deterioro de los márgenes de negocio y, como consecuencia última de todo ello, el descenso en los beneficios.

La crisis económica y, especialmente, la elevada tasa de paro están llevando a la banca a dar prioridad a las provisiones por insolvencias. Hay que cubrirse ante los impagos que se avecinan para el año que viene, que la banca augura más complicado que el actual. Y además, es necesario avanzar las eventuales pérdidas que surgirán de la venta de la multitud de activos inmobiliarios que la banca ha incorporado a su balance y que están perdiendo valor. Son la pesada herencia de las promociones financiadas al calor del boom inmobiliario y que luego han encontrado serias dificultades de pago.

La banca está sacrificando beneficios en favor de mayores provisiones con que cubrir la morosidad, aunque quizá no con la exigencia que sería del agrado del Banco de España, según fuentes del sector.

Pero a pesar de la estrecha y reputada vigilancia que ejerce el banco regulador, algunas firmas de análisis consideran que la morosidad de la banca española podría ser superior a la que presentan las cuentas del trimestre. Es decir, que los riesgos no se medirían sólo por los créditos que se dejan de pagar sino por todos los inmuebles que ha comprado la banca y que pueden generar pérdidas y por todos los créditos que se refinancian y que, por sus propias dificultades de pago, también podrían convertirse en morosos. Todo un arsenal de morosidad latente que puede condicionar las cuentas de resultados de los próximos años. La agencia de calificación financiera Moody’s ya puso recientemente el dedo en la llaga en un discutido informe en el que aseguraba que la banca española necesitaría 57.000 millones de euros adicionales de provisiones para prevenir pérdidas.

“Quizá algunos activos pueden sufrir mayor deterioro en el futuro pero, en cualquier caso, el Banco de España no va a permitir que se infravalore la morosidad y el deterioro de esos activos y creo que todos los participantes en el sector son conscientes de ello”, defiende Santiago Carbó, catedrático de la Universidad de Granada y asesor de la Reserva Federal estadounidense. Fuentes bancarias apuntan a que el Banco de España va a comenzar a ser más exigente. Por lo pronto, comenzará a requerir provisiones por el 20% del valor de tasación de los activos inmobiliarios dados en pago de la deuda a partir del primer año de su incorporación al balance, desde el requisito actual del 10%. Se trata de una medida de prudencia, sin la categoría de circular regulatoria, pero es todo un aviso a navegantes al que ya se han aplicado algunas entidades. Santander ha destinado 600 millones de euros de plusvalías a saneamientos para cubrir inmuebles, tras lo que quedan provisionados al 25% y BBVA afirma que ya tiene sus activos inmobiliarios provisionados al 20%.

Más provisiones

“Las entidades están haciendo provisiones extraordinarias e intentan reponer las provisiones genéricas que se van consumiendo, ya sea con plusvalías o a costa de recortar los beneficios”, explica Alejandro Ruyra, analista de Kepler. Sin embargo, tal y como puntualiza Carbó, “se empieza a aceptar a escala internacional que el ejemplo español de la provisión anticíclica fue bueno pero no suficiente”. La banca lo sabe y prevé un escenario mucho más duro para el próximo año, en que la morosidad alcanzaría su punto álgido en el primer semestre. Las entidades financieras aún cuentan con el colchón de las provisiones genéricas, que han diferenciado a la banca española de sus competidores europeos y que le están permitiendo atenuar el impacto arrollador de la morosidad. Pero ese paracaídas promete agotarse en 2010, en un momento en el que el sector aún no estará a cubierto de las inclemencias de la crisis.

En todo caso, los pronósticos ya se han suavizado mucho a lo largo de 2009. A comienzos de este año el sector auguraba una tasa de morosidad hacia el mes de diciembre de entre el 7% y el 8% y el último dato oficial, del mes de agosto, revela impagados por el 4,93%. Y en un entorno de desempleo galopante, esta contención despierta cierta incredulidad entre algunas firmas de análisis, muy atentas a la morosidad que podría estar larvándose en los activos inmobiliarios y en los créditos que se refinancian.

Analistas Financieros Internacionales (AFI) calcula que si se tiene en cuenta el incremento registrado de los activos en balance desde que la morosidad comenzó a crecer, la tasa real de impagos sería tres puntos superior a la tasa de morosidad publicada. Es decir, el 10% en lugar del 6,2% en 2009 y para 2010, el año en que se prevé que la morosidad alcance su punto máximo ante la subida del desempleo, la tasa real alcanzaría el 11,3%, frente al 7% en que quedaría sin incluir los activos inmobiliarios.

Refinanciación de créditos

Para Credit Suisse, la morosidad de la banca española está infravalorada en una cuantía que ronda los 30.000 millones de euros, el equivalente al 33% del volumen de impagos que soporta el sistema y también al importe de activos inmobiliarios adquiridos por las entidades en los dos últimos años. Reconoce que la morosidad ha reducido su ritmo de avance en el año y que no todos los activos inmobiliarios ni los créditos refinanciados tienen por qué convertirse en morosos. Pero también advierte que las últimas cifras trimestrales subestiman los problemas actuales del sistema financiero español. Por un lado, “los activos inmobiliarios se han incorporado al balance a valores poco realistas” y, por otro lado, desconfía de que la banca esté renegociando únicamente los créditos de clientes solventes y con capacidad de devolver el dinero al cabo del tiempo.

La banca defiende que la renegociación bien puede evitar la entrada en mora de un crédito y recuerdan que se ajusta a criterios establecidos por el Banco de España, que no pueden aplicarse a créditos sin posibilidades reales de pago. “La refinanciación tiene que ser realista y hacerse con la expectativa de que el cliente va a pagar el crédito”, añaden fuentes de la institución. Al cierre de 2008, BBVA había refinanciado créditos por 6.500 millones de euros, equivalentes al 1,9% de su cartera y al 78% de su volumen de morosos. El pasado año, Sabadell renegoció 2.000 millones de euros de los 65.000 millones de créditos en cartera y este año ha refinanciado 500 millones. “Con una morosidad en el 3,47%, no necesitamos forzar las refinanciaciones”, defienden fuentes de la entidad.

La renegociación de créditos que ya han entrado en mora es una de las armas que está empleando la banca para rebajar los impagos pero, tal y como explican en el sector, esto no supone que el crédito deje de contabilizarse como moroso. Así, y según los criterios que marca el Banco de España, un crédito no deja de ser moroso a menos que transcurran entre 3 y 12 meses en los que vuelva a estar al corriente de pago. Y más allá de la morosidad que pueda aflorar en los próximos meses, “ni antes la banca española estaba en tan buena posición ni ahora está tan tocada. Después de todo, y a diferencia de la crisis de los años noventa, la mayoría son créditos con garantía real”, opina Alejandro Ruyra.

Márgenes sólidos por poco tiempo

A pesar de que los tipos de interés están en el mínimo histórico del 1% desde el pasado mes de mayo, las entidades financieras españolas aún han presentado crecimientos de dos dígitos en sus márgenes de intereses, la partida de la cuenta de resultados en la que se mide la gestión que hace el banco del dinero que capta y el precio al que lo presta. Santander y BBVA ofrecen crecimientos del margen de intereses superiores al 20%, debidos en buena parte a la contribución de su negocio internacional, pero la banca mediana, centrada en el negocio doméstico en España, consigue alzas de más del 10%: 12,7% para Sabadell; 11,6% para Banco Popular, y 10,7% para Banesto.

Los analistas advierten que esta fortaleza en los márgenes ha empezado a debilitarse en el tercer trimestre y es anticipo de las dificultades que están por llegar. De hecho, comienza a hacer mella la repreciación de los créditos, es decir, la actualización de la cartera crediticia a unos tipos de interés más bajos, en especial de las hipotecas, lo que deja menos margen para los bancos. Sólo las entidades financieras que apliquen un suelo de tipo de interés mínimo en sus hipotecas podrán sortear con más holgura el estrechamiento de márgenes que se prevé.

Alfredo Sáenz, el consejero delegado de Santander, que ha presentado un crecimiento del margen de intereses del 24,3% interanual, reconocía esta semana que tal ritmo de incremento no será sostenible en los próximos trimestres. Sin embargo, hay otros factores más allá de la repreciación a la baja de la cartera crediticia que van a pesar en el negocio. Fuentes financieras apuntan que parte del margen de intereses ha estado apoyado por la posibilidad con que ha contado la banca de financiarse a bajo precio gracias a la barra libre de liquidez del Banco Central Europeo, para invertir después en deuda pública a un interés superior al 3%. Por ejemplo, alrededor del 10% del margen de intereses conseguido en el año por Bankinter, que no cuenta con suelo en el tipo de interés de su cartera de créditos, se ha generado gracias a la operativa con la cartera de deuda, no directamente del negocio con clientes.

La evolución del margen de intereses será un aspecto clave para las entidades españolas con un perfil más doméstico, más aún si, al hilo de la recuperación económica en la Unión Europea, el Banco Central Europeo endurece próximamente las condiciones en que ofrece liquidez a la banca.

Las claves del tercer trimestre

1. Caída de beneficios. Los cinco grandes de la banca española -Santander, BBVA, La Caixa, Banco Popular y Caja Madrid- alcanzaron un beneficio neto conjunto al cierre del tercer trimestre de 13.602 millones de euros, lo que supone un descenso interanual del 11%, motivado en gran parte por las mayores provisiones por insolvencias. En conjunto, estas entidades han destinado a provisiones más de 18.000 millones de euros.

 

2. Plusvalías a provisiones. La dotación de la morosidad actual y de la que está por llegar es ahora la prioridad de la banca, que ha renunciado a engrosar su beneficio neto con plusvalías. Santander ha destinado 1.400 millones de ganancias extraordinarias a provisiones genéricas y otros 600 millones de plusvalías a saneamiento de activos inmobiliarios. BBVA ha dedicado a provisiones 830 millones de euros de la venta de oficinas y La Caixa ha hecho otro tanto con los 249 millones de ganancia de la venta del 1% de Telefónica.

 

3. Solvencia y liquidez. La banca está recomponiendo sus ratios de capital, debilitados con el estallido de la crisis y las dificultades para obtener financiación. En las cuentas del tercer trimestre se observa el impacto de las numerosas emisiones de preferentes, bonos convertibles y ampliaciones de capital, como la realizada por Banco Popular. En cuanto a la liquidez, está a resguardo con la financiación del BCE.

Cicles i economies


morreig.jpgUn cicle és, en una de les seves definicions un període de temps determinat en la que es succeeixen un nombre de fases temporals que completen un fenomen periòdic (bufff!). Si els haguéssim demanat una definició pel mateix mot a Madrid la setmana passada quan varem perdre amb el Rubin, abans de que el seu Reial palmés en tres dels quatre darrers partits, ens haguessin fet saber que un cicle era el que estava a punt de finalitzar el nostre Barça de les cinc copes (de moment), il·lusos!!.

En economia la definició tradicional d’un cicle és el període complert en el que es consumeixen les quatre fases que el conformen, l’expansió, la crisi, la contracció i la recuperació,la nostra situació actual la ubicaríem entre aquesta crisi que no s’acaba mai i la contracció, la fase més dura de la travessia. Però heus aquí que aquesta explicació tant simple no encaixa amb el que ens està passant, si tot fos tant senzill com això només caldria esperar assegut a que arribessin els bons temps i ja està.

Els teòrics de la ciència econòmica, o sigui els que ens expliquen perquè ens hem fotut l’hòstia quant estem ben nafrats, amb el nas pelat i sense dents, però que han sigut incapaços d’advertir-nos que circulant a aquestes velocitats prendríem mal, ens diuen que cal diferenciar entre els cicles curts (cicle Kitchin) que tenen una durada d’uns 40 mesos i acaben quan s’exhaureixen els stocks de matèries primeres, be perquè s’han exhaurit per sobre explotació o perquè han apujat tnt de preu que ningú les pot comprar, els mitjans (cicle Juglar) que tenen una durada d’uns 10 anys i que venen provocats per el sector financer principalment, ens sona aquest? i els llargs (cicle Kondratiev) que s’estiren fins el 40 o 50 anys, tenen a veure amb els canvis tecnològics i de model. Tot això sobre el paper.

Avui estem vivint en un moment accelerat, bàsicament com a resultat del fenomen de la globalització i la durada dels cicles també s’ha escurçat. En aquests moments el que ens ha passat és que han coincidit la finalització dels tres cicles en un mateix instant, el més semblant al petó de la mort, o encare millor com una tripla morrejada amb llengua i tot!.

Una crisi de sistema, d’esgotament del model econòmic brutal que ens està obligant a ser originals, a innovar fins i tot en l’aplicació de les sol·lucions  que ens permetin escapar de la crisi. Amb tot aquest panorama i amb el repte que tenim al davant, qui no estigui disposat a ajudar, que s’aparti, que no ens faci nosa si us plau.

Publicat a edp.cat

EL DRET A L’AUTODETERMINACIÓ


FUENTE:  ELS STOPS A LA HISTÓRIA DE CATALUNYA  (JOSEP ESPAR I TICÓ, JOAN AMORÓS I PLA, FRANCESC ROCA I ROSELL)

El Parlament de Catalunya el 1989 vota per no renunciar al dret a l’autodeterminació. Els Jocs Olímpics de Barcelona de1992 van ser en molts aspectes reivindicatius de la catalanitat. Amb els antecedents de Catalunya és absolutament normal i lògic que l’any 1998 es torni a posar sobre la taula la reivindicació dels drets histórics dels pobles hispánics. Les zones que tenen drets histórics són el País Basc, Navarra, Galícia, Aragó, el País Valencià, les Illes i Catalunya. L’article 149.1.8 distingeix les zones que tenien dret propi i va ser tallat per la Guerra de Sucesión i identifica també tots els territoris de la Corona d’Aragó. Per tant, la Constitució enceta un panorama possiblement diferent del “café para todos”. En el mateix sentit: “Hay sentencias del Tribunal Superior y doctrina del Consejo de Estado que avalan una tercera vía: Aprovechar los elementos singulares de la Constitución para resolver una solución singular. Este fundamento conceptual está en la disposición adicional primera y su referencia a los derechos históricos. Nadie inventa una nación, ni su historia. No se trata de restablecer instituciones históricas sino de considerar los derechos históricos como derechos existenciales. Hay realidades políticas diferentes con un ámbito propio y plural de decisión” (Migul Herrero y Rodríguez de Miñón).

A finals del segle XX les reivindicacions i la voluntat d’intervenir en la marxa de l’Estat són més fortes. Catalunya va fent més palesa la seva consciència de ser nació. Com a conseqüència de la manca de pedagogia historicopolítica a tot l’Estat, inclosa Cataluntya, de la indefinició de l’Estat de les Autonomies, s’ha volgut crear la sensació que el catalans tenim o volem tenir privilegis econòmics, fiscal, i que tenim massa poder polític, massa capacitat de decisió. El consegüent forcejament permanet per aconseguir les competències estatutàries fa impressió de ragateig. Les reaccions d’incomprensió anticatalanes es manifesten amb la mateixa persistència i viruléncia de sempre. L’Estat de les Autonomies no ha resolt el problema.

Catalunya comença a dubtar i a plantejar-se seriosament si és possible o no és possible la via hispànica, si le és possible estar ben encaixada com a nació dins el conjunt d’Espanya. L’anticatalanisme subtil o barroer li corrobora els desigs i la necessitat de ser plenament ella mateixa, de ser políticament una nació europea com les altes. Catalunya és una clara vocació de diferència, de personalitat, de nació.

Catalunya mai no ha renunciat a mantenir una plena personalitat, i ara més que mai ho necessita. Els catalans arriben a l’any 2009  sense resoldre el problema dels pobles hispànics que volen ser reconeguts  a Europa. I alhora amb unes noves onades immigratòries, vingudes d’arreu del món. I en plena problemàtica globalitzadora. I tot plegat obliga Catalunya a fer un esforç, important si no vol quedar amb la seva personalitat retallada. Som un poble que respeta les diferències, que estima els valors de la solidaritat i la convivència, que lluita per ser un país de qualitat. Vol que Catalunya sigui plenament Catalunya!

Fent que, como deia Vicens Vives, una de les principals característiques dels catalans de totes les èpoques sigui la seva voluntat de continuar essent catalans, la seva inequívoca voluntat de ser un poble entre els altres pobles.

LA VIDA SIGUE CASI IGUAL PARA CATALUNYA Y EL CATALÁ


Fuente: ELS STOPS A LA HISTÒRIA DE CATALUNYA (JOSEP ESPAR I TICÓ, JOAN AMORÓS I PLA, FRANCESC ROCA I ROSELL).

La “Real Cédula” de 23 de juny de 1768, signada a Aranjuez per Carles III, un rei progressista que volia estendre l’ensenyament, ordena “que en todo el Reyno se actúe y enseñe en lengua castellana, que a las cúrias se actúe en lengua castellana” i “finalmente mando que la enseñanza de primeras letras, latinidad y retórica, se haga en lengua castellana generalmente donde quiera que no se practique“. Va a ser un cop de maça.

L’any 1773 els llibres de text a la Universitat de Cervera (l’única que hi havia després de 1716, les altres havien estat suprimides) són en castellà. L’any 1778 s’indica a la censura que “pondrá reparo se imprima en catalán“. Entre 1799 i 1801 fins i tot es prohibeixen representacions teatrals en altra llengua que la castellana! Les Corts de Cadis de 1812 (article 368) establien que el Pla General d’Ensenyament será “uniforme” a tot el Reialme. La Ley Moyano de 1857 a l’article 88 disposa ben clarament: “La gramática y la ortografía de la Academia Española serán texto obligatorio y único para estas materias en la enseñanza pública”. La Llei de Notariat de 1862 deia a l’article 25: “Los instrumentos públicos se redactarán en lengua castellana y se escribirán en letra clara, sin abreviaturas y sin blancos”.

Al 1867, amb Narváez i Isabell II, que havia estat proclamada reina no pas d’Espanya, sinó de cadascun dels seus dominis reials, Castella, Lleó, Aragó, comtessa de Barcelona, etc, s’obliga que les obres de teatre en catalá duguin obligatòriament fragments en castellà. Eren els temps de Frederic Soler (Pitarra) i de l’èxit de L’Esquella de la Torratxa.

El 1870 la Llei de registre civil exigeix la traducció quan els documents siguin presentats en idioma estranger o en un “dialecte” del país (corroborant que malgrat tot encara es feia servir el “dialecte” del país als documents escrits). I això, en un petit període d’obertura política!

El 1874, després del cop d’Estat que restaura la monarquia, el reglament de la Llei del notariat torna a exigir la traducció, reconeixent que hi ha ciutadans que només coneixen el “dialecte“.

El 1881 la Llei d’enjudiciament civil exigeix igualment la traducció, i a partir d’aquí els catalans van considerar més còmode fer tots els documents en castellà a fi d’evitar problemes.

El 1896 el diputat català Maluquer i Vidalot es queixa al Congrés dels Diputats i a Cánovas del Castillo que el director de Comunicacions havia prohibit parlar en èuscar i català per telèfon.

L’any 1900 es produeix un debat increïble al Senat de Madrid amb motiu d’una pastoral del bisbe de Barcelona, Josep Morgades, demanant l’ensenyament del catecisme en català on deia: “Ja que amb paciència apenes concebible, sofrim tant de temps el jou d’ésser administrats, ensenyats i jutjats en castellà, la qual cosa ens perjudica greument, siguem exigents almenys a ésser instruïts en català en allò que mira al cel i ens posa en relació a Déu en els nostres trànsits i tribulacions, en els nostres desigs i esperances, en els espais de la nostra ànima…

Davant aixó un senador, Bernabé Dávila, demanava al Senat mà dura: ” (…) proceda con aquella energía con que en este caso se debe proceder, para que se someta sin pérdida de tiempo a los tribunales competentes al Sr. Obispo de Barcelona, el cual ha cometido, con motivo de su pastoral, verdaderos delitos, perfectamente definidos contra la unidad nacional y contra la integridad de la patria, así como contra la Constitución”.

Romero Robledo s’hi afegeix al Congrés de Diputats: “Cuenta que éste es el primer acto de una serie que nos anuncia el Sr. Obispo, y que por eso éste es el momento en que yo reclamo la acción del Gobierno para que corte el camino y para que impida que puedan, desde la cátedra de Jesucristo, y con los ornamentos sacerdotales, agitarse las banderas facciosas de rebelión y discordia, pretendiendo romper la integridad de la Patria”.

El 1901 Práxedes Mateo Sagasta en una sessió de les Corts etzibava: “En cuanto al regionalismo, esa palabra ya no es más que el eslabón, el escabel para destruir la Patria. Contra él opondrá el Gobierno cuantos medios sean necesarios. En España no hay regiones; no hay más que provincias. A las provincias el Gobierno concederá toda la descentralización y autonomía que puedan necesitar; pero jamás, jamás nada de regionalismo”. I afegia Sagasta: “Si nuestras leyes no castigan como debieran esta clase de regionalismo, es porque los legisladores, en la época en que se hizo el código, no podían sospechar que hubiera traidores a la Patria, dentro de la Patria. El Gobierno se propone pedir a las Cortes que voten nuestras leyes en donde se castigue como es debido este delito inconcebido e inconcebible”.

Finalment i tatalment el Reial decret de 1902, en el seu article 2n, diu literalment: “Art.2º. Los Maestros y Maestras de instrucción primaria que enseñen a sus discípulos la doctrina cristiana u otra cualquiera materia en un idioma o dialecto que no sea la lengua castellana, serán castigados la primera vez con amonestación por parte del Instructor provincial de primera enseñanza, quien dará cuenta del hecho al Ministerio del ramo; si reincidiesen, después de haber sufrido una amonestación, serán separados del Magisterio oficial, perdiendo cuantos derechos les reconoce la ley”.