REFORMA DE LA SANIDAD EN LOS EEUU


 

Obama: “La salud no puede esperar”

El presidente de EE.UU. secundado por representantes del sector salud

Durante la presentación del paquete de reformas, Obama estuvo secundado por representantes del sector salud.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, sumó otra iniciativa de reforma a la ya abultada “agenda de cambios” que ha venido planteando desde que llegó al poder en enero pasado, con la propuesta de cambiar la manera como se maneja el sector de la Salud.

“La reforma no es un lujo que pueda ser pospuesto, sino una necesidad que no puede esperar”, dijo este lunes el presidente Obama desde la Casa Blanca.

“No podemos seguir por el peligroso camino que hemos estado transitando por demasiados años, con los costos fuera de control”, expresó el presidente quien estuvo acompañado por representantes de la industria de la salud.

La propuesta de Obama busca reducir el costo de los servicios médicos y expandir la cobertura para darle acceso a 50 millones de personas que se calcula que carecen de cualquier tipo de seguro.

Aunque EE.UU. es el país del mundo industrializado que más invierte en salud -un 17% de su PIB-, es también el único que no tiene un servicio público que ofrezca cobertura universal a sus ciudadanos, por lo que estos dependen de los seguros privados.

Inédito consenso

Éste es un encuentro que no habría sido posible hace tan sólo unos pocos años atrás

Barack Obama

En su breve discurso, Obama destacó el hecho de haberse reunido con varios representantes de la industria, desde farmaceúticas hasta aseguradoras y hospitales, cuyos representantes se encontraban presentes al momento de dar su discurso.

“Es un encuentro que no habría sido posible hace tan sólo unos pocos años atrás”, aseguró el presidente, recordando que esos sectores encabezaron la oposición a la reforma que planteó durante su presidencia el ex mandatario Bill Clinton.

La propuesta presidencial aspira a que en el lapso de una década la reducción de costos implique un ahorro de US$2.000 millones de millones, lo que para una familia estadounidense promedio significaría US$2.500 anuales menos en facturas médicas.

Pero más allá de delinear los objetivos de la reforma, el presidente Obama no ofreció un plan detallado de cómo se lograrán los cambios y, sobre todo, cómo se llegará a la ansiada reducción de los costos del sector.

La Casa Blanca sólo brindó un listado de medidas administrativas que serán usadas para lograr los ahorros, que van desde la reducción en el número de pacientes readmitidos hasta el incentivo para la producción de medicamentos genéricos.

Por su parte, los representantes de la industria, en una carta enviada al presidente, pidieron al gobierno mejorar las condiciones sanitarias para evitar la propagación de enfermedades, al tiempo que ofrecieron todo su apoyo en el esfuerzo de reformar el sector.

Además solicitaron atender situaciones crónicas como la obesidad, uno de los males que aquejan a la sociedad estadounidense y la causa de muchos problemas de salud.

Costos crecientes

Un médico examina a una niña

Un 55,1% de hispanos en EE.UU. carece de seguro de salud.

Según datos suministrados por la Casa Blanca, en lo que va de la década el costo de los seguros médicos se ha duplicado a un ritmo que es tres veces superior al crecimiento de los sueldos en el mismo período.

Además se calcula que la mitad de las declaratorias de bancarrota que se presentan en cortes estadounidenses son de personas que no pueden pagar sus gastos médicos.

“Lo que es una creciente crisis para el pueblo estadounidense, se ha convertido también en un peso insostenible para los negocios estadounidenses”, dijo Obama haciendo referencia al dinero que deben invertir en gastos de salud para su personal.

El estado también sufre los elevados costos de los servicios de salud por los subsidios que paga a los programas de Medicare y Medicaid, que cubren a la población pensionada.

Se estima que de seguir la tendencia para el 2020, EE.UU. invertirá un 20% de su PIB en gastos de salud.

Debate reactivado

Una de las principales preocupaciones de los estadounidenses es el costo de los servicios de salud, y en menor medida, la cantidad de ciudadanos que carecen de acceso al sistema.

Sin embargo la reforma genera resistencias entre algunos que desconfían de un sistema basado o dominado por prestadores de servicios de salud públicos al estilo europeo, los que señalan como costosos e ineficientes.

Si bien en esta ocasión el presidente Obama parece contar con el respaldo de la mayoría de los protagonistas de la industria, hay grupos de presión en Washington que han empezado su campaña para evitar que la reforma sea aprobada en el Congreso.

Los anuncios presidenciales del lunes son parte complementaria de la “reforma integral” que la Casa Blanca propondrá al Congreso, y que podría incluir la creación de un sistema de seguro de salud público que compita con los privados y ayude a reducir los precios.

Anuncis

Què em passa amb les fotografies?


Tinc un problema. Anteriorment, quan ja era usuari de linux, havia publicat al blog fotografies acompanyant ressenyes de viatges que havia fet.
No hi havia tingun cap dificultat.
Ara no em surten.
Si provo, però, d’incloure-les en un fitxer d’OpenOffice les puc incloure emmig d’un text.
Algú pot donar-me una idea de per què no surten en el blog?
Gràcies.

Pan con fantasía y barquitos


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                        

    Cuando los últimos datos del paro nos dicen que la Comunidad Valenciana (CV) sigue siendo la segunda comunidad autónoma en lo que a número de parados se refiere, cerca de 500.000. Cuando hay escolarizados en barracones alrededor de 25.000 estudiantes. Cuando la Sanidad, la Educación y los Servicios Sociales están en un lamentable estado funcional. Cuando la construcción de viviendas de protección oficial o de iniciativa pública están estancadas en la cota cero y no hay indicio alguno que nos haga pensar que el Consell presidido por Camps vaya a establecer medidas para ofertar viviendas a precios asequibles. Cuando la CV está pasando por una fase de desgobierno altamente preocupante como consecuencia de los escándalos que el caso Gürtel ha desatado en esta comunidad. Cuando esto y muchos males más están preocupando a los valencianos, a Francesc Camps, no se le ocurre otra cosa que marcharse a Boston y firmar un acuerdo para que la sede de la Volvo Ocean Race se traslade a Alicante que será, una vez más, aún recordamos la “riqueza” que este evento generó en Alicante, los hosteleros todavía están contando el dinero que se dejaron los que acudieron a presenciar este evento, se traslade a Alicante, repito, para que sirva de  punto de salida para las regatas a celebrar en 2011, 2014 y 2017. Una vez más la política de gestos supera a la capacidad de gestión y desde el PP se nos dice a los valencianos, principalmente a los alicantinos capitalinos, que esto creará muchos, muchísimos puestos de trabajo, por que se construirán más barcos con motivo de estas regatas de la Volvo, el dato nos dice que en esta regata participan solamente ocho barcos y estos  se construyen y se ponen a punto en astilleros muy especializados. De todos modos calcule usted los barcos que se van a construir si solo van a participar ocho cada tres años. Lo que si debería decir Camps, es cuanto nos ha costado a los valencianos, en euros, el que esta regata salga de Alicante cuando en otros países no de dan un céntimo a la organización que controla la Volvo Ocean Race, solo les ceden las instalaciones portuarias.

    Toda esta parafernalia desplegada por Camps, me ha recordado a aquella película italiana de 1953 interpretada por Gina Lollobrígida  y Vittorio de Sica, titulada “Pan, Amor y Fantasía”. Así nos está haciendo vivir Camps a los valencianos. El problema es que hay poco pan,  mucha fantasía,  demasiados barcos, mucha Fórmula 1 y atracón de la Copa del América. Todo esto me recuerda aquella escena de la citada película en la que Vittorio de Sica le pregunta a un hombre que llevaba un bocadillo en la mano: ¿Qué Come? Y el hombre le responde: “Pan con fantasía” refiriéndose al bocadillo que no llevaba nada dentro. El mismo bocadillo que nos da Camps a los valencianos: Con fantasía y barquitos