La “X” del Yak-42


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

               

    Las declaraciones de Esperanza Aguirre, sobre el caso del Yak-42 no creo que hayan sorprendido a nadie ya que los españoles nos estamos acostumbrando a escuchar las barbaridades y las tonterías que cada día nos ofrece la heroína de Bombay. La que perdió los calcetines corriendo.

    La heroína de Bombay, ha dicho que “es triste que se pueda criminalizar a aquellas autoridades, funcionarios o políticos que, para disminuir el dolor de las familias, trataron de acortarlo”. Añadiendo, que “equivocarse no es ningún delito. O sea, que según la heroína de Bombay, este “error”, al no identificar a esos 32 militares, se puede considerar como una mentira piadosa. Mirándolo bien, hay que reconocer que no le falta imaginación.

     No le falta imaginación y tampoco puede que le falte razón. Hay que reconocer que en esas circunstancias era fácil cometer un error y caer en el equívoco, por que poner 32 nombres al albur, de forma aleatoria debió ser, en otros tantos féretros y haber acertado hubiese sido todo un éxito, un gran acierto digno de figurar en el Guinness. Pero por mucho que la heroína quiera disfrazarlo, lo que si queda claro es que les entregaron a las familias 32 cuerpos sin identificar, y lo peor de todo es que lo sabían. Esperanza Aguirre, la heroína de Bombay, también ha dicho que “equivocarse no es ningún delito”, yo no sé si es delito o no, pero la manifiesta irresponsabilidad de los cargos políticos y militares actuantes, es la que les imposibilita el que puedan seguir desempeñando sus funciones. No es un delito al uso, no es un crimen, pero sí está claro que es un delito moral. Y lo inmoral también se debe juzgar.

     Lo que está resultando complicado es saber qué alta instancia política ordenó el rápido traslado de los cadáveres, identificados y sin identificar, a España. Ante esto me viene al recuerdo cuando desde el Partido Popular se exigía que se investigara quien era la “X” de los GAL, quien los dirigía. Todos sabíamos que esa exigencia la centraba el PP en la figura del entonces presidente del Gobierno, Felipe González. Ante esto creo que en el Partido Popular no se “molestarán” si alguien pregunta ahora que quien es la “X” del Yak-42. Quien ordenó la urgente repatriación de las víctimas.