Rebeldes


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                

    Rememorando la historia he llegado a la conclusión de que la derecha es un tanto rebelde. Comenzaron el 18 de julio de 1936 y hasta hoy.

     Lo anteriormente dicho tiene como motivo el que una vez más Francesc Camps, el presidente de la Generalitat Valenciana, se ha rebelado contra las leyes dictadas por el Gobierno de España. Primero fue contra la Ley del Tabaco, después contra la de Educación para la Ciudadanía (EpC) y ahora contra la Ley del Aborto.

     Lo que ocurrió con la oposición a la Ley del Tabaco y de Educación para la Ciudadanía, fue, como es sabido, que las reformas de Camps, trajeron consigo el que la gente sigue fumando, mayoritariamente en locales públicos, principalmente en bares, cafeterías, discotecas, pubs y restaurantes, obligando a los no fumadores pero que tienen todo el derecho del mundo a asistir a esos locales, aunque tenga preferencia el fumador, a tragarse el humo que expulsan los quemadores de tabaco, pero no es este el mal principal. La Ley del Tabaco se hizo para salvaguardar la salud de las personas y eso Camps, y Aguirre también, se lo pasaron por el arco del triunfo. Entre proteger la salud de las personas y no hacer caso al Gobierno de España los dos eligieron esto último. No voy a señalar los calamitosos resultados que dio la ocurrencia de Camps, de impartir la EpC en inglés. Un fracaso total.

    Ahora se rebela, una vez más, y está preparando una ley para impedir el aborto en la Comunidad Valenciana. Yo pienso, al igual que lo pensarán otros muchos, que es muy respetable la idea de Camps, pero al igual que los que somos partidarios del aborto debemos respetar esta intención, los que se muestran contrarios a la Ley del Aborto tienen que respetar esta Ley y sobre todo dejar de caer, como están cayendo de continuo, en el insulto.

     Hay una cosa que me preocupa en este proyecto de Camps, y esta preocupación la motiva el hecho de que el equipo de Camps cuenta incluso con la posibilidad de reclutar voluntarios que asistan a las futuras madres durante la gestación y los primeros meses de vida del bebé. Si esto se pone en manos de congregaciones religiosas se le puede causar bastante daño a la madre en primera instancia y al bebé después. Los que peinamos canas sabemos como los que se consideraban católicos trataban a las madres solteras. Y esto en lo concerniente a los medios morales. En lo referente a los medios materiales debería prever Camps que asistencia social se le va a dar a una madre soltera, o a una niña o adolescente, para que pueda criar a su hijo disponiendo de un techo para vivir, de un trabajo para mantenerse ella y el bebé y de una guardería donde el niño/a pueda ser atendido/a mientras la madre está trabajando, por que sabido es que Camps no es de los que están por construir guarderías. Sí a la vida, dicen los llamados católicos y seguidores de los mandatos de Dios, en eso coincidimos todos, pero sí también a la libertad de cada persona, sí a la vida en condiciones dignas por que hasta ahora los obispos españoles solo se preocupan de la procreación, después que cada cual se las apañe como pueda. Todo eso del niño y del lince es muy original, pero ¿de verdad se preocupan los obispos de los niños? Con los gastos que la visita del Papa ha hecho a los países africanos se podría haber alimentado a muchas personas hambrientas. Pero el Papa fue a África a hablar, única y exclusivamente, sobre los preservativos. De cultura, de educación, de sanidad, de viviendas, de alimentos, de aprender oficios, de eso no tocaba hablar. Pero el Papa y los obispos dicen: ¡Sí a la vida! ¿A que vida se refieren?