LOS RESBALONES DE LA REINA SOFIA


Nadie obligo a la reina Sofia a escribir un libro, ni mucho menos encargar a la periodista Pilar Urbano que lo hiciera, esta relizó su trabajo y la Casa Real y la misma reina dieron su “placet”.

La reina dijo lo que era su parecer respecto a los matrimonios de gays y lesbianas, esto es obvio “no pueden matar al mensajero” la periodista hizo su trabajo y la reina diciendo lo que piensa “resbaló” y se pego un batacazo. Puede rectificar lo que quiera, pero hubiera tenido que pensarlo antes de encargar un libro.

Volvió a “resbalar” con su interpretación sobre el creacionismo y la religión, la comunidad científica ha dado pronto su opinión y ¿ahora que? tampoco interpreto bien la periodista Pilar Urbano o los que leyeron las galeradas incluso usted no se dieron cuenta de la dimensión de tamañas “verdades” que cuestionan la figura de la Casa Real.

Hoy hasta el Comité de Derechos humanos de la ONU cuestiona la amnistia de 1977, que dió origén a la Monarquia Constitucional que hoy disfruta la reina Sofia, fué un pacto que la ley no autoriza y como es obvio todo saldrá a la luz. ¿La transición fue una mentira pactada?

Mal lo tiene la Casa Real si va por este camino, todo tiene un límite.

 

CUESTIONADA LA AMNISTIA DE 1977 EN ESPAÑA, POR EL COMITÉ DE DERECHOS HUMANOS DE LA ONU.


La ONU respalda la decisión de Garzón de buscar a los desaparecidos y pide la eliminación de la Ley de Amnistía. El Comité de Derechos Humanos de la ONU cree que España no ofrece todas las garantías procesales a algunos detenidos por terrorismo e insta a que considere la derogación de la Ley de Amnistía de 1977.

También pide que se prevea la creación de una comisión independiente encargada restablecer la verdad histórica sobre las violaciones de los derechos humanos durante la Guerra Civil

Estas son las principales conclusiones emitidas este viernes por el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos por cada Estado parte, y que la semana pasada analizó el informe presentado por España.

Aunque los expertos consideran que España ha hecho avances y adoptado algunas medidas tendentes a mejorar la detención en las cárceles, siguen preocupando aspectos como el régimen de detención incomunicada para delitos de terrorismo y bandas organizadas.

“El Comité no comparte la opinión del Estado en cuanto a la necesidad de mantener el régimen de incomunicación en aras del ‘interés de la justicia’ y entiende que puede propiciar malos tratos”, señalan, por lo que pide su supresión, así como se reconozca a todos los detenidos el derecho a la libre elección de un abogado.

“En España, la definición de terrorismo es demasiado amplia y poco precisa, de manera que se puede decir que es amenazante para la causa de la defensa. Están de alguna manera amenazadas las garantías procesales con el régimen de incomunicación y las limitaciones a la elección de abogado”, dijo el presidente del Comité, Rafael Rivas Posada.

“Creemos que aunque el diálogo ha sido muy positivo y se han registrado avances, hay un terreno grande para una mejoría”, especialmente en relación a las garantías procesales, agregó.

Carta a Pedro Pacheco


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                

    Estimado don Pedro: Desde hace bastante tiempo no se que habrá sido de usted políticamente ya que no tengo referencia de su actividad política en estos últimos años y si la hay no se refleja en los medios de comunicación que yo suelo leer y escuchar.

    Pero nunca se me olvidará el protagonismo que tuvo usted cuando siendo usted alcalde de Jerez de la Frontera  pronunció aquella célebre frase en la que afirmaba usted que la justicia era un cachondeo, frase que estuvo a punto de costarle un serio disgusto. Que le voy a decir yo que usted no sepa por propia experiencia.

     Ahora acaba de producirse un hecho que creo que puede volver a poner de actualidad su frase. Según informa el diario digital El Plural en su edición del pasado día 5, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDHE) se ha negado, y cito textualmente el contenido de la noticia, “a revisar la sentencia que condenó a pena de muerte a Armando Muñiz y Águeda Camacho en 1941. La razón que arguye la corte es insólita: no están presentes los afectados por los hechos. El Tribunal Europeo era el último recurso de Vicente Muñiz, hijo de la pareja, en su batalla para restituir la memoria de sus padres, ajusticiados por un Consejo de Guerra Sumarísimo en un procedimiento lleno de irregularidades: el crimen del que fueron acusados –asesinar a tres mujeres- nunca fue probado. No hubo testigos ni cadáveres, ni siquiera se supo el nombre de las supuestas víctimas. Bastó, sin embargo, el remoto testimonio de un falangista que denunció oír que Águeda Campos había confesado el asesinato”. Denuncias como estas llevaron a mucha gente ante el pelotón de fusilamiento nada más acabar nuestra Guerra Civil.

   Cuando usted, don Pedro, dijo aquello del cachondeo, estoy seguro de que jamás pensó en que los tribunales no podían revisar unas muertes violentas por que los “afectados no están presentes”.  Que fuerte, don Pedro.

    Pero don Pedro, mire usted por donde esta decisión del TEDHE puede sentar precedente, jurisprudencia o como se le llame y por tanto puede ahorrar mucho tiempo a la hora de que la justicia busque la verdad sobre cualquier fallecimiento producido por hechos violentos, a más de ahorrarle mucho dinero al erario público, ya que los fallecidos nunca podrán estar presentes a no ser que conviertan la sala donde se celebra el juicio en una especie de tanatorio donde pueden estar presentes sus cadáveres. La sesión puede durar menos de cinco minutos. Simplemente con decir que se archiva la causa por que no están presentes los afectados, los muertos, se acabó. Yo no entiendo mucho, mejor dicho nada, sobre la justicia pero después de leer esto la verdad sea dicha, don Pedro, es que la entiendo menos a ella y más a usted.

     Un saludo don Pedro.

                                                          

    

EN ESTADOS UNIDOS, UNO DE CADA TRES HISPANOS NO TIENE SEGURO MÉDICO


Los pacientes que pertenecen a una minoría, como los hispanos o los negros, tienen peores experiencias que los blancos en su relación con los médicos y los servicios de salud.

Esta es la principal conclusión de un estudio hecho por la Escuela de Salud Pública y Medicina Comunitaria de la Universidad de Washington y que apareció en la edición de octubre del Journal of General Internal Medicine.

El doctor Héctor Rodríguez, que dirigió el estudio, explicó que la investigación revela “significativas disparidades étnicas” en la comunicación entre los pacientes y sus médicos, acceso a la salud y coordinación entre los servicios.

Esta diferencia se presenta en distintos lugares del país “incluso entre pacientes con un nivel similar de cobertura en sus pólizas de seguro”, explicó Rodríguez.

Para Rodríguez, esto sugiere que o hay discriminación contra los pacientes de las minorías o las experiencias negativas son atribuibles a diferencias culturales o de idioma.

Acceso y calidad

Otros estudios hechos por el Departamento de Salud apuntan también a que sigue habiendo grandes disparidades en cuanto al acceso a los servicios médicos y la calidad de esos servicios.

“Uno de cada tres hispanos no tienen seguro médico”, le explicó a BBC Mundo Carmen Ramos, directora ejecutiva de la campaña “Celebra la vida con salud”, que promueve el acceso a los servicios médicos entre los hispanos.

“Al no tener acceso al seguro, muchas personas no tienen acceso al cuidado”, dice Ramos.

A eso se suma que por razones culturales o de discriminación, los hispanos tienen las tasas más altas de cáncer, diabetes, VIH/sida, mortalidad infantil y síndrome de muerte súbita.

También hay problemas de comunicación con los médicos por las diferencias en el idioma y, en muchos casos, falta de información de los servicios gratuitos a los que pudiera tener acceso la comunidad latina.

Educar para prevenir

El doctor Rodríguez recomienda que para superar estas disparidades se deben hacer grandes esfuerzos por mejorar la calidad del servicio en los centros de atención primaria localizados en comunidades con alta concentración de minorías.

Advierte, sin embargo, que muchas veces estos centros médicos están, precisamente, en lugares donde no hay suficientes médicos y muchos de sus pacientes no tienen seguro, lo cual “se debe tomar en cuenta”, dice Rodríguez.

Para Carmen Ramos, parte de la solución es educar a la población hispana para ayudarle a prevenir problemas de salud más adelante.

Ramos cree que hechos como que el 26% de los niños hispanos sean obesos y que una de cada cinco latinas esté infectada con el VIH/Sida son prevenibles con campañas de educación entre los grupos más vulnerables.