LOS PARTIDOS ESPAÑOLES SE HAN CARGADO A MONTESQUIEU


ARTÍCULOS DE OPINIÓN
  • 38x38 Ladislao Garcia Pardo
  • LADISLAO GARCÍA PARDO

    13/09/2008

Han matado a Montesquieu

“Para que no se pueda abusar del poder, es preciso que, por la disposición de las cosas, el poder detenga al poder.” Montesquieu.

En su libro “El espíritu de las leyes” (1748) proponía la separación de los tres poderes, legislativo, ejecutivo y judicial como forma de defenderse del despotismo. Sé que en un estado de derecho el despotismo es muy difícil pero creo que hay cosas que deberían variar.

En este país llamado España, los tres poderes dependen de los mismos, los partidos políticos que hacen como Juan Palomo. El Parlamento elige el gobierno y también el Consejo General del Poder Judicial. ¿Qué les queda a los que no se decanten por uno u otro? ¿Cómo defenderse de la Partitocracias? Mal.

Parecería lógico que el Consejo de los Jueces lo elijan los jueces como los de otras profesiones los eligen esos profesionales. Ya nos advierten los políticos que “El carácter político del CGPJ viene dado por la ley que lo regula. ¡Toma, claro! Todo es política en esta vida, nos dicen, pero no partidismo.

Las intenciones de los nuevos miembros parecen buenas pero ¿cuánto durarán? Me temo que hasta que los partidos les reclamen. De momento ya digo, parecen buenas:
“El Consejo es un órgano político por propia naturaleza pero lo que hay que conseguir es que no sea partidista” (Fernando De Rosa)

“Los ciudadanos deben de saber que somos jueces, no políticos” (Miguel Collado Nuño)

“Hay que huir de que las votaciones, decisiones o deliberaciones se identifiquen con un grupo político determinado y de que se defiendan posturas, no de los propios jueces, sino de los partidos” (Manuel Torres Valera)

Pues me gustaría saber como se lo van a peinar una diputada del PNV, un vicepresidente del Gobierno Catalán o el Consejero de Justicia de la Generalitat Valenciana, ¿con raya al medio?

Pienso que los miembros de Consejo han de ser elegidos por las asociaciones o colegios de jueces. Jueces Para La Democracia y la Asociación Profesional de la Magistratura tienen mucho que decir pero no representan ni a la mitad de los jueces. Y pienso que tiene mucho que decir en este asunto. Mientras esto no sea así podremos afirmar con el ínclito Alfonso Guerra que “Montesquieu ha muerto”. Pues que lo resuciten. Creo que sería saludable para nuestra democracia.

Ladislao García Pardo es farmacéutico y columnista del Diario Montañés

Anuncis

EL DESAFIO DE BURDEOS


Derrotado en Sicilia, Carlos II de Nápoles desafió a Pere el Gran, acusándolo de haber invadido Sicilia contra razón y sin declaración previa.

Era un astuto plan para alejar a Pere el Gran de Sicilia, ya que el encuentro debía de tener lugar en terreno neutral. Pere el Gran aceptó el reto, y se determinó que el combate tendría lugar en Burdeos, que entonces formaba parte de los dominios del rey de Inglaterra, Eduardo I, quien presidiría el combate.

Quedó determinado que el primero de junio de 1283 los dos adversarios, acompañados de cien caballeros cada uno, debería presentarse en Burdeos. Si uno de los dos contendientes no se presentase en el día señalado, sería considerado vencido.

La noticia del desafío se extendió por toda Europa. El Papa Martín IV se opuso tajantemente a su celebración. El rey de Inglaterra también se opuso y se negó a presidir el combate.

Para intentar evitarlo, llegó a ordenar el traspaso provisional de Burdeos a la potestad del rey de Francia. Así Burdeos dejaba de ser territorio neutral. Pero ello no impidió que los dos adversarios persistieran en su propósito, y el rey de Francia ordenó acondicionar el campo de batalla, mientras que cien caballeros franceses se disponían para la lucha. Carlos II de Nápoles se instaló en Burdeos, acompañado de numerosos caballeros que no querían perderse el espectáculo.

En estas circunstancias, Pere el Gran convocó también a sus caballeros e inició los preparativos para trasladarse a Burdeos. El senescal de esta plaza, sospechando de los planes franceses, hizo saber a Pere el Gran que no podía garantizar su seguridad.

Entonces, el rey organizó el viaje secretamente con tres caballeros disfrazados de escuderos y un guía experto, este último ataviado con ropajes propios de un rico mercader. El monarca se vistió pobremente, para parecer el mayordomo del comerciante.

Llegados a Burdeos, el rey, sin descubrir su identidad, se presentó al senescal y, en nombre del rey, le solicitó inspeccionar el campo de batalla. El senescal accedió a ello y le condujo a la palestra. Pere el Gran recorrió el campo en todas direcciones. Después, se dió a conocer al sorprendido senescal y a los caballeros que le acompañaban, que dieron fe de su presencia en el campo de batalla y de que no era posible asegurar la neutralidad del lugar.

Cumplido su compromiso, Pere el Gran regresó rápidamente a sus dominios, para evitar caer en poder de sus enemigos, ya que tanto el rey de Francia como Carlos II de Nápoles lanzaron tras él a sus caballeros.

Es un episodio sorprendente, digno de una novela de aventuras, que pone de manifiesto el espíritu caballeresco de la época, del cual participaba plenamente Pere el Gran.

CARME, ON ETS?


No t’amaguis i surt. Jo vull dir-te, almenys en nom meu, i podria ser que també en nom d’algú més, que m’agradaria que tornessis i que expliquessis com  vares viure la diada.

Deixa de banda les renyines empitjorades generalment per un excés d’amor propi encara que puguin tenir una base real.

Ens fa falta la teva paraula fresca i la teva mirada crítica sobre els fets quotidians, moltes vegades desagradables i mesquins.

És entre tots que hem de sostenir aquesta modesta tribuna on dipositem les nostres opinions no sempre encertades però que són sempre l’expressió viva de les nostres inquietuds i desitjos.

Ens cal saber que no som el melic del mon i que ens equivoquem moltes vegades; per això ens cal saber demanar perdó o, almenys adoptar internament amb fermesa una resolució de no deixar-nos emportar mai més per la mala llet.

Torna, Carme, que ens cal la teva presència jove per arrodonir aquesta colla de gent que volem debatre acaloradament i amb correcció a la vegada.

Torna!