AVENTURISMO Y LIGEREZA


Antoni Puigverd La Vanguardia 12/09/08

Dos detalles – menores, pero significativos- han teñido de ligereza la conmemoración del Onze de Setembre. En primer lugar, la recepción que organiza el Parlament en la vigilia, con sus iluminados jardines, sus trompetistas y sus lujosos canapés. Era una buena ocasión para dar a entender que el templo de la democracia catalana es sensible a la inquietud que sienten tantos catalanes, súbitamente acosados por la crisis. Mientras el miedo cunde en el Baix Llobregat por lo de Seat, mientras bancos y cajas instan en los juzgados la ejecución de miles de hipotecas que causarán a muchas familias la pérdida de la vivienda y de las mensualidades ya desembolsadas, mientras miles de pequeños empresarios y autónomos contemplan, impotentes, el crecimiento de las telarañas en la caja registradora, y mientras los que siguen trabajando o haciendo negocios se preguntan cuándo les llegará la mala noticia, los mil invitados por el presidente del Parlament daban por televisión una imagen que confirma los peores tópicos de la antipolítica: la de una casta política ensimismada y feliz que brinda con rosadas burbujas, indiferente a las difíciles circunstancias de la ciudadanía. Prescindir de los canapés y moderar la retórica de los brindis y sonrisas hubieran sido gestos de delicadeza cívica. “¿De qué se ríe, Aznar?”, reclamaba el mundillo político catalán al presidente que se carcajeaba mientras caían las bombas sobre Iraq. “¿Por qué brindan, ustedes, mientras muchos de sus votantes están siendo acechados por la crisis?”. No podemos reprochar a la clase política catalana su incapacidad para expresar austeridad, sensibilidad y contención. Pero sí debemos consignar, una vez más, que es precisamente la falta de atención al auténtico latir de la ciudadanía lo que condena a la política catalana a su menguante representatividad. …

Anuncis

Derecho a opinar


censura_01.jpgEl NO del desprestigiado Tribunal Constitucional español a la propuesta de consulta popular presentada por el gobierno de Euskadi a celebrar el próximo mes de Octubre es una más de las incongruencias de un nacionalismo español que de una parte se pavonea manifestando el convencimiento por una victoria de las tesis pro-españolistas frente a las autodeterministas que defienden los militantes del PNV con el Lehendakari Ibarretxe al frente y por otra se les “arruga” cuando se convoca a la ciudadanía a opinar.

Yo me pregunto, ¿desde cuando es anticonstitucional, en un régimen –supuestamente democrático– como el nuestro que el pueblo exprese su opinión?, ¿A quién puede dañar que en euskadi, sea cual sea el resultado de la consulta, los vascos tengan el derecho de escoger de que manera se quiere continuar?, ¿Qué es lo que tanto asusta a los españoles para entorpecer sistemáticamente la libertad de expresión?.

Si se utiliza la violencia no vale, si se utiliza la opinión, tampoco es legal. Quizás algún día se darán cuenta que alguna salida tendrán que dar a estas aspiraciones y no como hasta ahora, negándose automáticamente a escuchar. No me sirve tampoco el argumento de que en una decisión de este calibre todo el mundo tiene el derecho a opinar, aquí se está hablando de una aspiración legítima que se ha planteado sin ir más lejos para el futuro inmediato de Escocia, Quebec o Flandes, únicamente a sus ciudadanos y que ya ha modificado en el pasado reciente unas fronteras europeas que en lo que va de siglo, no han parado de mutar.

Lo que es indigno es pretender que doce individuos (once en la actualidad) que han protagonizado recientemente el más bochoroso espectáculo de sometimiento político y de falta absoluta de independencia , tengan en sus manos el poder de decisión sobre la constitucionalidad de leyes aprobadas por los parlamentos com en este caso o en el que  dentro de poco les ocupará con el Estatuto catalán.

Catalanes y vascos deberíamos pasar olímpicamente ya de un tribunal que se erige como arma política e ir juntos a plantear en los correspondientes escenarios internacionales, nuestras aspiraciones nacionales y luchar seriamente por buscar la cobertura legal que nos permita ejercer con total libertad nuestro derecho democrático a opinar.

Llegir en català

COM VAIG VIURE AHIR LA DIADA.


Ahir, 11 de setembre, varem dinar amb dos dels nostres fills, amb les seves famílies. Dresprés de dinar, vencent la calor i la mandra infinita de la somnolència postprandial, el meu fill gran i jo varem decidir anar a la manifestació per les llibertats nacionals del nostre poble.

Hi havia força gent. Diuen que de 20.000 a 25.000 persones, No tan com altres vegades.De totes maneres sorprenentment tot el passeix Lluís Companys i la seva continuació cap al Parc de la Ciutadella eren força plens, la qual cosa em dona la seguretat que la manera de calcular els assistents era força més acurada que la que fan els del Partit dels Ministres de Franco.

He cercat a Vilaweb.cat i he trobat informació en forma de video de la que transcric el contingut literal. És un contingut ric i variat, molt interessant per la diversitat de procedència dels oradors, la seva diversitat cultural i la seva diversitat d’idees.

Joel Joan afirma la voluntat de ser nació: Ah! Per què necessitem un estat propi? per moltes raons però bàsicament per la supervivènvia com a … com a nació que som. Dins de la globalització a l’era actual i tan ràpid com va el mon em sembla que l’autonomisme ha esgotat totes les vies d’autogovern i de progrés pel nostre país i necessitem un estat fort també per illusionar-nos

Per Jaume Mateu aquesta voluntat consisteix en la llibertat: En aquest moments ses nostres voluntats no se poden complir i aquestes voluntats que són tan elementals com poder disposar d’allò que produïm i de poder delimitar cap a on volem anar en aquest moments no hi ha aquest aquest espai que mos ho permeti tot el contrari hi ha un estat que mos ho retalla i per tant jo crec que és molt natural que demanem un estat propi per donar sortida a aquesta inquietut col.lectiva

Per Pedro Morón la immigració és la primera perjudicada econòmicament per l’espoli fiscal. Per això demana la llibertat de tenir un estat propi: Al Baix Llobregat, a Santa Coloma de Gramanet no arriba l’estat del benestar que té la resta d’Espanya. Per això jo estic aquí en nom dels altres andalusos de Catalunya de … i de la Casa d’Andalusia per a demanar la independència de Catalunya. L’estat propi és el que significa això.

Joel Joan insisteix de manera rotunda en la seva voluntat de no ser res més que català i prou: Porto 30 anys finançant Espanya i ara és rica, ara ja ho és. Ja tenim un gran Madrid, ja tenim un gran Sud d’Espanya. Molt bé, ja hem arreglat Espanya. Que ens deixin. Tenim dret a ser, tinc dret a ser el que vulgui ser i vull ser català i res més que català. Aquest és el crim de la gent que, que volem cometre la gent que estem aquí.

Qui de nen va ser perseguit ridiculamnent acusant-lo de terrorista per la policia i la judicatura de l’estat sembla que ho té molt clar: Ha arribat un moment on si no tens un estat la nació és inexistent, no tens poder de decisió La teva llengua, la teva cultura tot el que tu estimes doncs no serveix de res. Està minoritzat. A hores d’ara esta més que demostrat que l’Estat Espanyol no ens respecta, no respecta la nostra manera de ser, la nostra manera de parlar, la nostra manera de viure. I que a més a és riu de nosaltres, ens explota; nosaltres tenim un crisi gran perque ells no la tinguin tant gran, no i aleshores penso que es important i que hem de dir prou.

El jurista Alfons López Tena diu de manera prou contundent: Per què tots els pobles… perque creus que els espanyols francesos o els italians tenen un estat propi? Perquè l’única manera de defensar els propis interessos és tenint un estat propi.

Tot plegat és aixíu de simple i de clar.

Després de la manifestació, cap a les vuit del vespre, rendits per la calor, el meu fill i jo varem prendre una cervesa a l’aire lliure, varem agafar el tren i varem anar cap a casa suant de valent, un bon xic esgotats però satisfets d’haver comprovat in situ la maduresa del moviment en pro de la nostra llibertat i la claredat d’idees dels oradors.

En arribar, un petó a la Conxa, sopar, i descansar de la calor engegant l’aire condicionat que em va restaurar les forces i em va deixar com nou.

¿A que es debido?


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                

    Hoy me apetece escribir un poco sobre la Iglesia Católica y sobre todo lo que gira a su alrededor.

    No voy a hablar de esas misas oficiadas por sacerdotes españoles para conmemorar el 18 de Julio, ni de las palabras de agradecimiento al dictador Franco pronunciadas por algún sacerdote, que por cierto ni el mismo Rouco se ha atrevido a pronunciar, aunque a lo mejor todo es cuestión tiempo, ni tan siquiera si ello supone una apología del franquismo que sea mecedora de sanción. Tampoco voy a comentar las reiteradas peticiones de perdón que el Papa Benedicto XVI se ve obligado a formular en todos y cada uno de los países que visita por aquello de los curas pederastas.

    Hoy quiero comentar, mejor diría preguntar, si alguien sabe el motivo por el cual cuando un cardenal, o príncipe de la Iglesia como también se les llama, será por aquello de lo del Reino de Dios, accede a ocupar el sillón papal casi de inmediato le baja el tono de voz y si su forma de hablar era muy fluida, rápida y en tono más bien alto, de repente se vuelve entrecortada, lenta y muy débil. Yo no se si ello será debido a la enorme responsabilidad que les ha tocado asumir lo que provoca tal cambio en la forma de hablar. Un amigo mío dice que a él más bien le da la impresión de que a los papas les ocurre lo mismo que a aquel que ha pasado por un proceso diarreico agudo que normalmente deja a las personas que lo han sufrido muy decaídas y que les impide moverse con soltura y hasta les afecta a su tono de voz. A mi esta apreciación de mi amigo, al margen de parecerme un tanto irreverente, aunque también los papas son humanos, no me parece nada acertada. Hay otro que opina que ello es debido a que cuando les nombran Papa es una señal que les indica que les quedan pocos años de vida y de ahí que el susto, por qué no decirlo así, y la consiguiente preocupación por que eso se pueda dar, es lo que les resta energías y están más bien en  un estado de depresión constante, sabido es que las personas cuando estamos deprimidas no tenemos ganas ni de hablar.

    En fin, pueden ser muchas las causas por ésa pérdida de energía en la voz de los papas, pero no creo que sean las que señalan mis dos amigos.  Puede parecer esto una bobada por mi parte pero me tiene intrigado, por ello agradecería que si alguien  sabe la causa me hiciera partícipe de ello ya que no se si la causa es el propio Papa o las circunstancias que rodean a su cargo. ¡Vamos! que estoy en la misma disyuntiva que aquel historiador que se preguntaba continuamente si fue Fabila quien mató al oso o el oso quien mató a Fabila.