¿De quien son los valores?


 

Pilar Rahola La Vanguardia 10/09/08

 

Analizado en superficie, parece simple. La izquierda, que es muy buena, quiere legislar derechos civiles pendientes, y la derecha, que es muy mala, se opone, como es costumbre, amparada en la cruz y el tradicionalismo. Unos aseguran que lo suyo es la ética, y los otros se protegen bajo el paraguas de la moral. Y así, como si fuera una improvisada tómbola de ideas, aparecen en el panorama temas de enorme calado, cuyo debate merecería más profundidad, menos retórica y mucha menos demagogia.

Personalmente estoy a favor de mejorar la ley sobre el aborto, que me parece, actualmente, un auténtico desaguisado, cuyos agujeros negros permiten muchas tropelías. Y también estoy convencida de que el derecho a una muerte digna necesita una buena ley que lo ampare. No estoy tan de acuerdo en el momento elegido, ya que me parece más una decisión táctica, para marear la dañada perdiz de la economía, que la asunción de un compromiso político.

Abrir la manzana de la eutanasia y del aborto justo cuando la gente acaba de volver del verano y se encuentra con la dura realidad de sus bolsillos no me parece muy decente. Puede que sea una estricta cuestión de prioridades por mi parte, pero lo es: no hay mayor prioridad que atajar la crisis que sufren los ciudadanos. Sin embargo, con lo que estoy radicalmente en contra es con el planteamiento del debate, como si fuera una simple y descarnada elección, fácilmente resoluble en términos de maniqueísmo ideológico.

Es decir, los de izquierdas a un lado, los de derechas al otro, y la legión de despistados, como Dios, en todas partes y en ninguna. Y así, mordaza en ristre, todos a tener posición simple en la enorme complejidad de estos debates delicados. Como si fueran departamentos estancos, como si los valores de una sociedad fueran propiedad de uno u otro partido, como si las consignas hubieran ganado, definitivamente, su batalla contra las ideas. Como si la ideología al uso resolviera, cual receta milagrosa, todos los enigmas.

¿Dónde está el catecismo, me pregunto, de la buena Mafalda? Lo siento, pero disiento. Primero, porque ni la izquierda es tan buena, ni la derecha tan mala, ni viceversa, ni los límites ideológicos pueden definir estos temas transversales que calan hondo en los principios de cada cual. Hay votantes del PSOE que no están de acuerdo con el aborto o la eutanasia, y hay votantes fieles del PP que consideran necesaria su legalidad.

Tampoco se trata de una cuestión religiosa, sino aún más profunda, vinculada al sistema de valores que cada cual edifica para ir por el mundo. Además, siendo temas complejos, no se pueden merendar con un simple “esto es de izquierdas”. O peor aún, los otros están en contra “porque son de derechas”.

Esta actitud, que niega el debate, frivoliza de tal forma la resolución de los problemas, que anula toda su complejidad. El derecho a debatir la complejidad de los problemas más hondos está en la esencia misma de la libertad, hasta el punto de que una no existe sin la otra.

Por ello, cuando veo a Zapatero subido a la poltrona del mitin, zarandeando a los que están en contra del aborto o la eutanasia, como si fueran trogloditas habitaran en el inhóspito territorio del oscurantismo, me siento realmente incómoda. Porque no abre ningún debate sano. Al contrario, anula el derecho a debatir. Incluso, pues, participando de las propuestas que se plantean, no puedo participar de esta especie de aquelarre de aquellos que no están tan alegremente imbuidos de la verdad socialista. Y darle en el cogote a la Iglesia, eso ya es de manual.

Cada vez que Zapatero tiene un serio problema de gestión -como es el caso-, pone en la diana a la Iglesia, porque machacar a la Iglesia siempre distrae al personal. Y, además, sale gratis.

¿De quién son los valores que definen una sociedad?, me pregunto en el titular. De todos, y ahí está el quid de la cuestión, que ningún partido puede patrimonializar dichos valores, como si suya fuera la verdad sobre la vida y la muerte. Como si, en realidad, se tratara de verdades absolutas. Realmente, ¿son debates tan ideológicos, tan simples? ¿Entonces, por qué habitan en la transversalidad?

Si queremos hacer un serio favor a la salud democrática de nuestras sociedades, y tenemos el sano objetivo de construir una sociedad más justa, no podemos reducir a la miseria de una consigna programática lo que es un profundo debate sobre nuestra identidad social.

La eutanasia es un claro ejemplo que no puede resumirse con el banal y maniqueo “progres a favor” y “fachas en contra”, propio de un estúpido pingpong dialéctico. Primero, porque el tema es muy complejo, segundo, porque hay motivos en contra que son sensatos, tercero, porque hay motivos a favor que son frívolos, y cuarto, porque las sociedades maduras debaten con madurez sus complejidades, sus retos y sus miedos.

De ahí que aún más importante que el aborto o la eutanasia, es la capacidad de debatir profundamente sobre ello. Negar el debate, repartir cartas de naturaleza progresista y enviar a galeras a todos los que no tienen el tema claro es una perversión de la democracia. Porque niega el mayor de sus tesoros: el derecho a la duda.

UNA INICIATIVA QUE MANCAVA


http://www.sobiraniaiprogres.cat
QUI SOM
Sobirania i Progrés el configurem un conjunt de persones de diferents àmbits de la
societat catalana que compartim la idea que el benestar de la nostra societat
depèn de l’assoliment de la sobirania política plena.
Sense sobirania els Països Catalans no podran assolir els nivells adequats de
desenvolupament, benestar i cultura per esdevenir una societat moderna del segle
XXI. En aquest sentit el proper pas cap a la sobirania dels Països Catalans ha de
ser l’exercici del dret de decidir o dret a l’autodeterminació.
El projecte sobiranista té diferents organitzacions que, des dels seus àmbits respectius,
treballen per expandir-lo. Trobem a faltar, però, l’estructuració d’un àmbit propi de
la societat civil: un àmbit transversal, generador d’idees i opinions que puguin ser
recollides per les diferents organitzacions o per l’opinió pública en general. Per
Intentar omplir aquest buit es forma Sobirania i Progrés, que treballarà des de la
perspectiva de la societat civil.
QUE VOLEM
Sobirania i Progrés neix amb l’objectiu d’impulsar des de la societat civil el projecte
sobiranista perquè esdevingui majoritari en la nostra societat.
En aquest sentit Sobirania i Progrés donarà suport a aquelles iniciatives polítiques i
socials que reforcin i difonguin el projecte sobiranista.
Sobirania i Progrés vol participar activament en la definició d’una estratègia global
per a l’exercici del dret a l’autodeterminació.
COM HO FAREM
Sobirania i Progrés desenvoluparà projectes propis i conjunts, vinculats a la generació
d’idees i informacions, per reforçar i ampliar l’espai social que comparteix que la
sobirania és necessària per al nostre progrés.
S’estructurarà en primer terme, per mitjà d’un portal web que servirà de presentació,
de mitjà de comunicació i per recollir l’adhesió de noves persones interessades. El
portal enllaçarà els espais web de les organitzacions que assumeixin sense embuts
la reivindicació sobiranista.
Tothom és convidat a participar del projecte Sobirania i Progrés. Adheriu-vos-hi des
de la nostra web: http://www.sobiraniaiprogres.cat i feu-nos arribar les vostres idees,
reflexions i projectes.
Sobirania i Progrés es presentarà el 4 d’octubre en un acte públic on es reivindicarà
i es demanarà als partits polítics catalans que l’objectiu de la sobirania és urgent i
irrenunciable, i que ha de ser present en l’agenda política del país.

OTRO 11 de SEPTIEMBRE EL DEL 2001


En un país normal


estelada-1892.jpgLa història sol ésser cruel, si fa tres cents anys les tropes catalanes hagessin refusat a l’exèrcit espanyol de Felip V el Borbó, avui segurament ni seria festa, ni estaríem discutint del finançament, ni de qüestions identitàries, ni de llengua ni de res de tot això. Els problemes que tindríem serien els de qualsevol nació del nostre entorn, enfrontar-nos a una recessió econòmica galopant, intentar solucionar els problemes que planteja la immigració o coses per l’estil.

En un país normal possiblement la nostra diada seria el 23 d’Abril, dia Sant Jordi i com la resta de nacions normals, podríem cel·lebrar com ja es fa en aquesta jornada festiva amb joia, vibraríem davant el televissor amb les victòries de les nostres seleccions i lluny de “manifiestos” i altres conyes, el català seria reconegut i parlat en tot el principat amb plena normalitat, fins i tot en l’àmbit de l’ensenyament i la justícia.

Des de el Prat podríem volar sense restriccions a qualsevol destí internacional sense l’encotillament d’Ibèria o AENA i fins i tot potser desplaçar-nos pel territori nacional sense haver-nos de rascar la butxaca a cada pas en els peatges, sense patir trens que no funcionen i xarxes elèctriques del segle passat. Els nostres nens assistirien a les escoles de qualitat sense tenir que pagar llibres ni material escolar, amb el portàtil sota el braç proporcionat per una administració sense excés de funcionaris i amb els serveis d’ortodòncia de franc.

Segurament si els catalans haguèssim estat més guerrers i menys comerciants, avui  ens llevaríem a les sis del matí per anar a treballar com la resta de l’any i en lloc de commemorar una derrota, estaríem esperant que arribés el cap de setmana per poder descansar.

Però la crua i trista realitat és que avui els catalans fem normal el país dels altres i ningú ens ho vol ni tan sols valorar.

Leer en castellano