CATALANES ENGAÑADOS


 La Vanguardia Francesc de Carreras 6/12/07                                                                                                                                                           La manifestación del pasado sábado en Barcelona parecía, en principio, que iba a dar cauce a las quejas del “català emprenyat”, ese término gráfico y grosero, que hoy se emplea para identificar a los ciudadanos crecientemente irritados con la situación política en Catalunya desde el primer gobierno tripartito y la odisea a ninguna parte que ha resultado ser el nuevo Estatut. Sin embargo, tanto la plataforma organizadora, netamente soberanista, como el lema escogido -“Pel dret a decidir… les nostres infraestructures”- ya indicaban que el objetivo era otro; estimular el victimismo nacionalista con el fin de convencer al ciudadano de que la única solución a los actuales problemas es la independencia de Catalunya. Tras la manifestación todo ello se ha confirmado.

Ahora bien, ¿estamos pidiendo el derecho a que la Generalitat decida sobre las infraestructuras de Catalunya? Absurda petición; desde los inicios de la autonomía, hace más de veintisiete años, la Generalitat ya tiene amplias competencias en esta materia y muy poco ha hecho para mejorar la situación. Es más, los partidos que han gobernado la Generalitat -es decir, casi todos los partidos catalanes- no sólo poco han hecho en materia de infraestructuras sino que, encima, en ciertas ocasiones, han impedido que el Estado construyera muchas de estas obras y, además, en otros casos, no han efectuado presión alguna para que Estado llevara a cabo otras que a todas luces resultaban imprescindibles. 

La paradoja, por tanto, es más que notable. Pedir ahora más competencias, hasta alcanzar a la independencia, por parte de aquellos que no han ejercido ni con eficiencia ni con eficacia las competencias que tenían cuando han ocupado el poder, es un simple ejercicio de cinismo político. Por eso me parece que los que se manifestaron sinceramente por el déficit en infraestructuras eran ciudadanos engañados que hubieran debido de dirigir sus protestas a muchos de sus compañeros de manifestación: a Jordi Pujol en primer lugar, también a Maragall y, por supuesto, a los representantes de CiU, de ERC y de IC. Los que fueron a pedir, simplemente, la independencia de Catalunya, sabían perfectamente por qué estaban ahí y utilizaban la excusa de las infraestructuras para sus propios fines, pero los otros, los de buena fe, más que catalanes realmente emprenyats, se deberían de haber sentido catalanes enganyats, engañados por quienes habían convocado una manifestación con objetivos distintos a los anunciados y también por quienes, siendo culpables de la situación, han intentado descaradamente capitalizarla para sus propios fines partidistas.

Hagamos un rápido e incompleto recordatorio de lo mucho que se podía haber hecho en materia de infraestructuras desde 1980 y no se ha llevado a cabo. La autovía más transitada que es competencia de la Generalitat es la C-58, la Barcelona-Terrassa, diariamente embotellada en horas punta; fue construida en época de Franco y la Generalitat se ha limitado a añadirle un carril. La autovía estatal Barcelona-Lleida tardó más de cinco años en terminarse debido a varios recursos interpuestos por ayuntamientos gobernados por CiU. Desde hace siete años, la Generalitat pone trabas a que el Estado construya el cuarto cinturón, que ya estaría terminado si estas trabas no hubieran existido.

Por otro lado, nunca los gobiernos de la Generalitat han reclamado la autovía más necesaria de Catalunya; la que debería discurrir en paralelo a la costa desde La Jonquera hasta el linde con la provincia de  Castellón. ¿Por qué? ¿Quizás por qué sería una competencia que restaría beneficios a la empresa concesionaria de la autopista de peaje que, desde la época de Franco, hace el mismo recorrido? ¿No será también esta la razón por la cual se pusieron tantos obstáculos por parte de los Ayuntamientos de CiU a la autovía Barcelona-Lleida? Total; la única nueva carretera construida por la Generalitat- y financiada con recursos del Estado- ha sido el Eix Transversal que, desde sus mismos inicios, ya se reveló como insuficiente por ser demasiado estrecho. En lo demás, como máximo, la Generalitat se ha limitado a ampliar algún carril, trazar variantes y diseñar rotondas. Pobre balance de una gestión de 27 años.

Peor todavía es la situación de los ferrocarriles. En estos mismos años, la Generalitat no  ha llevado a cabo ninguna nueva línea de ferrocarril, ninguna. La semana pasada, precisamente, la Comisión de Urbanismo de la Generalitat aprobó el trazado de las dos primeras líneas; la que discurre paralela al Eix Transversal y la que debe rodear el área barcelonesa en paralelo al proyectado cuarto cinturón. Ninguna imaginación, por tanto, y todo provisional y en fase embrionaria; aún faltan otras consultas y autorizaciones. Igualmente escandalosa es la construcción del Metro de Barcelona y su zona de influencia; ninguna estación nueva en los últimos cuatro años. Mientras Madrid ha construido 110 kilómetros de metro. Barcelona en igual período y con idénticas condiciones de financiación, es decir, en igualdad de condiciones, no ha llegado a construir ni el diez por ciento de Madrid. Ahí estan las cifras.

Mientras, engañados, nos manifestamos.

Por la dignidad, dicen. La culpa siempre es de los demás. Hasta que no sepamos mirarnos al espejo y pedir también responsabilidades al Govern de Catalunya en aquello que es de su competencia, los males de Catalunya no tendrán remedio.

Se confunden


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

                  

     Uno no llega a explicarse como el Partido Popular en la Comunidad Valenciana está tan preocupado con la número uno del PSOE en las próximas elecciones generales, Maria Teresa Fernández de la Vega, diciendo y repitiendo hasta la saciedad por medio de su órgano de propaganda, Radio Televisión Valenciana Canal 9, que el PP obtendrá el 50% de los votos.

    Quieren llevar a la vicepresidenta ante el fiscal por el empadronamiento de ésta en el pueblo de sus padres, en Beneixida, aquí en la Comunidad Valenciana. Al parecer el empadronarse para poder votarse a si  misma es un delito. Lo que no es delito ni indecoroso, es que Federico Trillo, cartagenero él, se presente a las elecciones por la provincia de Alicante y vote en Madrid. Esto lo lleva haciendo desde tiempos inmemoriales. Por eso muy posiblemente sea algo normal en Trillo pero no en otros.

     Al propio tiempo le van buscando los tres pies al gato y piden que la vicepresidenta aclare si posee terrenos agrícolas en Beniexida que pudieron ser reclasificados como terreno industrial. Obvio es decir que cuando dicen “pudieron” es que no existe tal recalificación, que de existir podría ser total y absolutamente lícita, pero en el caso de que no lo fuera ¿alguien puede pensar que el PP se lo habría callado?

     Se confunden, confunden a De la Vega con Trillo y con Esperanza Aguirre, piensan que lo de la vicepresidenta del Gobierno es como lo de la presidenta de la Comunidad de Madrid que hizo multimillonarios a un tío suyo y a unos cuantos primos en el pelotazo urbanístico que se dió en la localidad madrileña de Tres Cantos. Pero claro, eso son cosas de familia y nadie es quien para meterse en ese tipo de cosas. También la confunden con “El brazo incorrupto del PP”, con Zaplana, que también, siendo presidente de la Generalitat Valenciana, recalificó el uso de los terrenos de una finca llamada “Los Almendros” que sus familiares poseían en la provincia de Alicante.

      Debe ser eso, que están confundidos, pues no creo que lo hagan con mala intención.

                                                     

   

La Generalitat Valenciana cumple sus amenazas y cierra TV3, de momento en Alacant


Los mismos que hace pocas fechas acusaban a TVE 1 de manipular sus informaciones y no veían sus manipulaciones en Canal 9, han dado un paso más en su terrible ignominia y han cerrado, con nocturnidad y alevosía, el repetidor que ACPV tiene en Alacant y que permitía ver la TV 3.

Es un gravísimo ataque a la pluralidad informativa y que pretende cerrar la voz a aquellos que no de someten a sus designios.

LEGIONARIOS DE CRISTO


Es un libro que merece la pena leerlo. Te aproxima a un asuntillo tabú de nuestros más PPopulares personajes. Están en todas partes. Conócelos mejor y de cerca. Te sorprenderá.

La portada

 

 Vidrieras en la catedral de Valencia,

dedicadas al abnegado Marcial Maciel.

Marcial Maciel en acción

Es obvio que Marcial Maciel es el que pone las manos sobre el niño, pero la posición más que indecorosa, es un sinfin de intenciones pedófilas, si para colmo este personaje tiene la bragata desabrochada.

             MARCIAL MACIEL Y LOS LEGIONARIOS DE CRISTO

Benedicto XVI castigó al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, con la renuncia “a todo ministerio público” y a que lleve “una vida discreta de penitencia”. Estaba acusado de abusos sexuales a seminaristas y era un protegido del Juan Pablo II. Ha sido la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio de la Inquisición), que dirigió durante décadas el actual Papa, la encargada de investigar las acusaciones de pederastia. Maciel no será sometido a proceso canónico por “su edad avanzada (86 años) y frágil salud”, dijo Roma. Algunas víctimas de Maciel viven en España, donde los Legionarios de Cristo tienen universidades, seminarios y numerosos colegios.