CONTINGUT D’UN FULL VOLANT A LA MANIFESTACIÓ D’AVUI


España es queda cada any 19.177 M€ dels impostos pagats pels catalans

NECESSITEM EL NOSTRE PROPI ESTAT JA!

http://www.catalunyaaccio.org

Entra a la web de Catalunya Acció i fes constar la teva indignació signant i enviant per email una carta oberta a les institucions catalanes i eoropees per a denunciar l’estat llastimós de les nostres infraestructures a causa de la inoperància i desídia dels nostres governants

http://www.catalunyaaccio.org

Sense independència no hi ha sobirania. Sense un Estat propi no hi ha dret a decidir.

SI GALLARDÓN FRENA LA INVESTIGACIÓN, ALGO MALO HABRA HECHO O CONSENTIDO


El Plural / Política

 POLÍTICA

Otras noticias | Enviar Enviar | Imprimir

 01/12/2007

Veta varios plenos propuestos por los socialistas

Gallardón boicotea la investigación del caso Guateque

D.M.

Gallardón sigue intentando “mermar nuestra capacidad de control y fiscalización de los órganos de Gobierno”. Estas declaraciones corresponden al portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, David Lucas, quien se ha quejado de que el alcalde ha impedido que se “realicen Plenos Extraordinarios en Centro, Chamberí y San Blas, distritos supuestamente implicados en la Operación Guateque”.

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no sólo ha impedido la celebración de estos plenos al considerar que el Caso Guateque “no es competencia de las Juntas”. También se ha encargado de que la oposición sólo cuente con 24 horas para trasladar sus preguntas sobre la gestión del Consistorio a los responsables de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad y Economía y Empleo.

“Opacidad y oscurantismo”
David Lucas entiende que todas estas barreras tienen como finalidad “mermar nuestra capacidad de control”, y prueban una vez más la “opacidad y el oscurantismo con las que se maneja el Ejecutivo de Gallardón”. El portavoz socialista planea quejarse formalmente en la próxima Junta de Portavoces por las trabas puestas a la oposición.

Control
El PSOE ya había denunciado con anterioridad que el Ayuntamiento de Gallardón había cerrado el despacho que la oposición tenía en la Gerencia Municipal de Urbanismo, desde el cual realizaban labores de control. Lucas había manifestado con anterioridad que desde hace años el PP viene “cohartando” a los socialistas e impidiéndoles desarrollar la labor de control que les corresponde.

Dificultades
Las dificultades para acceder a los expedientes e incluso la eliminación “de los programas informáticos dedidados a la inspección” son otros dos puntos dentro de la lista de dificultades que ha encontrado el PSOE a la hora de ejercer labores de control. La negativa a celebrar los plenos extraordinarios sobre la Operación Guateque y el corto espacio de tiempo de que disponen los socialistas para plantear preguntas a los concejales populares son las nuevas dificultades a las que el PSOE se enfrenta.

Comisión y silencio
El pasado miércoles, el Pleno del Ayuntamiento de Madrid acordó por unanimidad la creación de una Comisión para investigar el caso Guateque. Sin embargo, el silencio sobre la supuesta trama de corrupción es una constante en los concejales del PP. El ejemplo más representativo de esta tendencia es el de Ana Botella, concejala de Medio Ambiente, que se escudó en el “secreto de sumario” para eludir las preguntas que se le plantearon sobre la trama.

HISTORIA Y LEYENDA


HISTORIA Y LEYENDA

Consecuencias de un conflicto por Hugh Thomas*

¡Espera a mañana!, fueron las palabras del general Franco al entonces príncipe Juan Carlos, después de la muerte del almirante Carrero Blanco, en 1973, refiriéndose a las medidas que debía de tomar ese negro día. Esas palabras fueron, de algún modo, el lema más apropiado del régimen dirigido desde El Pardo.

El Pardo proyecta otra luz sobre el sistema político del general Franco; muchos se acordarán de la historia del pequeño Luis XIV, quien, siendo niño, retrocedió ante la muchedumbre cuando ésta invadió su dormitorio en París, durante la Fronda, y que tomó la resolución de no exponerse a semejantes cosas en el futuro. Para ello se hizo el palacio de Versalles, donde el rey podía escapar a la posibilidad de tal atropello.

Franco compartía tanto la opinión de Luis XIV como la de Felipe II.

Fuera de Madrid podía aislarse, en tiempo y espacio, de las “hordas marxistas”, los masones y separatistas, los liberales y los demócratas cristianos, incluso los conservadores demócratas y los monárquicos demócraticos, y, sobre todo, de las muchedumbres de Madrid (y otras grandes ciudades), cuyos antagonismos, en su opinión, habían causado la guerra civil. La herencia directa, consecuencia de la guerra civil, fue, naturalmente, el largo despotismo de Franco.

Al general Franco le llamaban fascista sus enemigos. En efecto, la palabra persiste en sus labios, por lo menos. Es una voz que, en manos de los polemistas, ha llegado a ser sinónimo de “maldad”. Tal uso no tiene significado histórico- en España sobre todo, porque en 1936, antes del levantamiento, no había tales fascistas- e incluso José Antonio expresamente rechazó el nombre.

Tampoco podían atribuir el adjetivo “fascista” a Franco los que se consideraban o se consideran fascistas.

Miembros de la Falange, por ejemplo, hubieran preferido un caudillo más retórico. Ellos deseaban una revolución social más completa (o por lo menos así lo decían) que la pregonada por Franco, a pesar de que éste desdeñaba la aristocracia. Ellos querían el lenguaje de la regeneración nacional, no el de la tradición; y quizás habían pensado que el hubiera sido más noble hundirse gloriosamente con Alemania e Italia en 1945, que haber sobrevivido como oportunistas para formar una alianza con una democracia como los Estados Unidos, e incluso recibir en 1969 la visita de un demócrata (aunque demócrata rígido) como el general De Gaulle.

Había rasgos del régimen que administraba Franco, desde ese lugar gris en las afueras de Madrid, que eran auténticamente fascistas. Como, por ejemplo, la propaganda, por lo menos durante algunos años -incorporada en el famoso lema inventado por el general Millán Astray:”Una patria, España; un caudillo, Franco”-; los sindicatos nacionales, creados a imagen de los de la Italia fascista; las reformas contenidas en el Fuero del Trabajo, cuyos efectos posiblemente un día tendrán un significado histórico, y el Movimiento Nacional, que pretendía abarcar a todos los partidos del alzamiento, y cuyos miembros, en los momentos apropiados (algunas veces inapropiados), vestían uniformes con camisa azul e insignias que claramente reflejaban las manifestaciones fascistas de Italia o Europa Central. También eran de inspiración fascista una o dos instituciones económicas, tales como el Instituto Nacional de Industria (INI), que dirigía las empresas propiedad del Estado, en la línea de otra empresa de Mussolini (IRI) -una de las instituciones más creativas del fascismo- que ha tenido resonancia después en otros paises democráticos, y que advierte que la relación entre el socialismo y el fascismo es bastante más estrecha que entre cualquiera de ellos y el liberalismo clásico.

Pero también había muchas cosas del general Franco que no gustaban a ningún fascista; el poder de la Iglesia en la educación y cultura significaba que, en todos los sentidos, la Iglesia estaba más considerada en 1939 que en 1935. No se trataba sólo de que fuera politicamente prudente e incluso imprescindible ir a misa durante los primeros años del nuevo régimen, ni de que la Iglesia hubiera vuelto a ocupar el vacío dejado por el socialismo, el “antifascismo” o el anarcosindicalismo después de la derrota, sino que las muertes en la guerra, las tragedías de tantas familias, el rigor de la represión, la sensación del renovado aislamiento de Europa habían despertado un anhelo hacia normas tradicionales y hacia la fe religiosa.

El papel dominante del ejército también molestaba a los políticos fascistas, puesto que, con pocas excepciones, los militares vencedores de más edad parecían, en 1939, más monárquicos que fascistas.

El General Franco se sirvió de algunos de ellos, como Muñoz Grandes y Monasterio, para dirigir las milicias de la Falange; pero aunque aceptasen algunas ideas falangistas, es indudable que los generales erán más leales al generalísimo que al fantasma de José Antonio.

Además, aunque el régimen de Franco era nacionalista y, en asuntos económicos, autárquico (no había alternativa en una Europa a punto de hundirse en una guerra general), los antiguos propietarios y capitalistas  volvieron, poco después de la guerra civil, con la misma fuerza social y financiera que antes. Se reanudó el caciquismo de las antiguas familias, de modo que  la España de Franco estaba lejos dde ser un país en vías de conseguir una regeneración nacional, tal como habían soñado poéticamente los jovenes fascistas que habían luchado en la guerra.

* Hugh Thomas nació en Windsor en 1931. Profesor de Historia en la Universidad de Reading y escritor, ha publicado entre otras obras “Cuba: la lucha por la libertad” y “La guerra civil española”, traducida a ocho idiomas y ganadora del premio Somerset Maugham.

MÉDICOS


-Valdecilla dígame…
– Si, buenos días.. quisiera hablar con alguien que me de
información sobre un paciente que esta internado en ese Hospital.
-¿De qué paciente se trata?
-Se llama Pablo Rodríguez y esta en  la habitación 376.
-Un momento, lo voy a pasar con enfermería.
-Buenos días, soy la enfermera Josefina. ¿En qué le puedo ayudar?
-Quisiera saber el estado actual del paciente Pablo Rodríguez
que está en la habitación 376, por favor.
-Un minuto que voy a localizar al medico de guardia.
-Buenos días, habla el doctor Gutiérrez. ¿En qué puedo ayudarlo?
-Vea doctor, quisiera que me informasen sobre la salud de 
 Pablo Rodríguez de la habitación 376.
-Espéreme un minuto que consulto la ficha del paciente.
-¡Vale!, gracias
-Aquí está. Hoy comió bien, la presión y el pulso están estables,
 y responde bien a la medicación y ya le retiraremos el monitor
 cardíaco mañana. Si continua bien, le daremos el alta en dos o tres días.
-Muchas gracias, doctor. No sabe que noticia maravillosa que me ha
dado … ¡Qué alegría!
-Por su entusiasmo, ¿usted debe ser algún pariente muy cercano?
¿no?
-No, no… Yo soy Pablo Rodríguez y estoy llamando de la
 habitación 376.Lo que pasa es que todos los médicos entran y salen de la
 habitación, hablan entre ustedes, y a mí nadie me dice una mierda…

Autor: Desconocido (recibido via E-mail)