LA PATRONAL RECLAMA UN PAQUETE DE REFORMAS


Seis presidentes de organizaciones empresariales catalanas sumaron anoche sus voces en Girona para reclamar un amplio abanico de reformas que consideran “imprescindibles” para que Catalunya recupere el liderazgo económico.
Entre las propuestas destacan una reducción de la burocracia y los costos administrativos; un plan de infraestructuras que apueste por la red viaria y ferroviaria; un pacto estratégico de la energía en el que se replantee el papel de la energía nuclear; un plan nacional de educación que refuerce la investigación en la universidad y ayude a mejorar la formación profesional; y, sobre todo, una reforma estructural de la función pública y del mercado de trabajo. Juan Rosell, presidente de Foment del Treball, pidió a los partidos políticos “un consenso y una unidad que trascienda las disputas partidarias” para que Catalunya vuelva a ser un país atractivo para las empresas.

El Periodico – Ferran Cosculluela  30/11/07

¿Con la Iglesia hemos topado?


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa 

                 

    Siempre he dicho que si te tiran cañonazos no debes tirar confetis porque al final te revientan. Tienes que utilizar las mismas armas que tu adversario aunque ello pueda suponer que te pones a su misma altura. Siempre tengo presente aquellas escenas en el Coliseo romano cuando los cristianos salían a la arena llevando como única defensa sus rezos y sus cánticos religiosos. Al final se los comían los leones.

    Al parecer el PSOE no quiere molestar a los obispos y no quiere hablar sobre reformas en la Ley del Aborto ni provocar un debate sobre la eutanasia. En esto último parece ser que al final  nos tendremos que conformar con el testamento vital. Y por lo visto tampoco se piensa hablar de futuras modificaciones en el acuerdo Iglesia-Estado. Esto nos puede llevar a la conclusión de que aquello que dijo don Alonso Quijano a su fiel escudero: “Sancho, con la Iglesia hemos topado”, tenía su significado.

    El problema es que el Gobierno socialista parece ser que siente respeto por la Iglesia, pero este sentimiento no es recíproco. No hay más que ver en que términos se han pronunciado los obispos sobre la asignatura de Educación para la Convivencia y que poco respetuosos están siendo con la Ley de la Memoria Histórica. No, no son actitudes paralelas ni mucho menos de mutuo respeto. La Iglesia, por mucho que el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez,  pida perdón por su actuación durante la República y la Guerra Civil, no ha pedido perdón por haber apoyado los desmanes de un dictador durante cuarenta largos años. La Iglesia no se formó ni  se construyó  para pedir perdón si no todo lo contrario, la Iglesia se  creo para perdonar a los demás, pero no todos son los demás, depende de en que bando se luchó en la contienda civil.

    Yo creo que tanto la reforma de la Ley del Aborto y la legalización de la eutanasia son dos cosas que demanda la sociedad y son dos cuestiones que tienen mucho que ver con la libertad de las personas a la hora de decidir sobre si mismas sin que nadie lo haga por ellas. Decisión esta que parecer ser quiere arrogarse la Iglesia.

    Ni cañones, ni confetis, respeto mutuo y sobre todo que los ciudadanos, mayoritariamente, sean quienes tengan siempre la última palabra.

                                                        

Solidaridad y balanzas fiscales


 

No voy a entrar en aspectos técnicos que suelen aburrir en exceso a quien los lee, sin embargo la publicación de ayer del cálculo de las balanzas fiscales por parte del BBVA dejó bien a las claras que la tan cacareada solidaridad interterritorial es un cachondeo.

Desde la restitución de la democrácia hace ya más de 30 años las regiones “pobres” de España han estado gozando de un trato inversor favorable en exceso sin que eso haya repercutido ni lo mas mínimo a poner al día su capacidad de generación de riqueza ni su desarrollo económico. Basta darse una vuelta por las grandes capitales andaluzas o extremeñas para constatar que eso es una realidad.

Continua llegint “Solidaridad y balanzas fiscales”