INGLATERRA, NI OLVIDA NI PERDONA

 

Almirante John Byng

PERDIÓ MENORCA PARA INGLATERRA DE LO CUAL NOS CONGRATULAMOS.

De lo que no nos congratulamos es de que el PP, la haya vendido a los alemanes, ja ja.

Inglaterra ni olvida ni perdona. Decía Voltaire con su conocido cinismo que “es sensato matar de vez en cuando a un almirante para garantizar que los demás se comporten con valentía”, y los británicos aplican todavía esa máxima al pie de la letra. El Ministerio de Defensa se ha negado a conceder el perdón póstumo a John Byng, 250 años después de su ejecución por no defender con suficiente vigor la isla de Menorca de la invasión francesa.

Si alguien ocupa el Castillo de Saboya, igual condenan a la Sra. María de Saboya, ja ja.

Testimonios históricos sugieren que el almirante Byng, oficial naval de carrera que nunca perdió un solo hombre en batalla y gozaba de inmejorable reputación hasta su caída en desgracia, fue víctima de la manipulación política en Londres para justificar la pérdida del Castillo de San Felipe en Maó, y que el gobierno del duque de Newcastle compró a testigos para que denunciasen la “cobardía” del acusado y lograr así una sentencia de culpabilidad en la corte marcial.

Byng no ha sido, por supuesto, la única cabeza de turco en la historia de Inglaterra, pero causó sorpresa la denegación de un perdón póstumo meses después de que varios soldados de la Primera Guerra Mundial, injustamente fusilados por “alta traición”, fuesen reivindicados. La explicación del Ministerio de Defensa es que estos últimos tienen familiares vivos para quienes es importante que su nombre quede limpio, mientras que el almirante no es ya más que una línea en los libros de historia.

La realidad, según admiten en privado generales del ejército, es que el Reino Unido está enzarzado en conflictos a largo plazo en Iraq y Afganistán, y que la máxima de Voltaire sigue siendo en principio válida, aunque no necesariamente haya que ir tan lejos: los miembros de las fuerzas armadas deben cumplir las órdenes a rajatabla sin hacer preguntas, conscientes de que el valor se premia y la cobardía e indecisión se castigan. Y que perdonar al almirante Byng habría sentado un “mal precedente”.

El imperio británico se apoderó de Menorca en 1708, durante la guerra de Sucesión española, y retuvo la isla hasta la invasión francesa en 1756. Existen datos de que el duque de Newcastle tenía información de las intenciones galas pero minusvaloró la amenaza y no hizo nada por reforzar el castillo, en lo que los ingleses llamaban Port Mahon, una fortaleza que estaba a cargo del general William Blakeney, un octogenario enfermo que daba las órdenes desde la cama.

El grueso de los oficiales ingleses en Menorca estaban en marzo de permiso en Gibraltar cuando el Almirantazgo en Londres se enteró de que los franceses se disponían a invadir la isla, y envió para hacerles frente a John Byng con una flotilla insuficiente de diez barcos y 200 marines. Tras entrar en combate, el oficial se dio cuenta de que se trataba de una misión suicida que no impediría la captura del fuerte, y ordenó la retirada.

Las intrigas políticas no eran entonces muy distintas a las de ahora, y el gobierno del duque de Newcastle echó la culpa del desastre a Byng para ocultar sus propios errores, manipulando los informes del almirante sobre la batalla y haciendo que apareciese como un cobarde. Fue llamado a Londres, arrestado y sometido a una corte marcial en Greenwich. El almirante estaba seguro de un veredicto favorable, pero no sabía que los testigos habían sido comprados o intimidados, e incluso se habían alterado artículos del código militar para asegurar la pena capital.

El almirante Byng fue ejecutado el 14 de marzo de 1757 en el puente de su propio barco, el Monarque.Dos siglos y medio después, sus descendientes se reúnen todos los años en la iglesia de un pequeño pueblo de Bedfordshire para colocar una corona de flores en su tumba y escuchar 52 campanadas, la edad que tenía al morir.

6 respostes a “INGLATERRA, NI OLVIDA NI PERDONA

  1. Ocurre algo similar en Catalunya, ya que hay más andaluces en Catalunya que en Andalucia. y quizás dentro de pocos años España será gobernada por el gobierno de Marruecos.

  2. Pues un servidor da fe de que Menorca esta a manos de los ingleses, han sido tres años continuados en que mi esposa y un servido han pasado unos dias de vacaciones el tal isla, y el caso es que más del 50 % de las propiedades estan compradas por ingleses,hay más superrmercados ingleses que de españoles, lo mismo bares y retaurantes con maniquiés de almirantes ingleses sentados el las mesas, casi todos los nativos hablan ingles, su puerto deportivo el de Mahón todos los yates casi todos ingleses, la libra esterlina es aceptada en todos los comercios, en fin que Menorca es más de inglaterra que de España, en el caso de Mallorca pues si , alli es otra Alemania.

  3. Sr. Gonzalo Robles, en la linea de su comentario, no se si conoce que hubo un pirata en la Camara de los Lores. William Kidd (Greenock 1645-Londres 1701): El capitán Kidd se encontraba en Londres en 1695 con su sloop Antegoa. El neoyorquino Robert Livingston le propuso el negocio de capturar piratas y sus botines. Lord Bellmont, que se encontraba en su residencia de Londres, les presentó a personas influyentes que pudieran financiar la empresa. Así entraron en contacto con amigos cercanos del rey, Sir John Sommers, el Lord canciller duque de Shresbury, el secretario de estado Sir Edward Russell, Lord Oxford, el conde de Rommey. Los bienes capturados serían divididos y un 10 por ciento era para la Corona, un 60 por ciento para los financieros de Bellmont y el restante 15 por ciento para Livingston y Kidd. Se le suministró una patente de corso autorizándolo a capturar bienes pertenecientes a los enemigos franceses. También la corona le encomendó la misión de apresar piratas, barcos y mercancías con la advertencia de no molestar a amigos y aliados. William Kidd trató de abandonar la empresa en sus comienzos pero fue presionado por sus influyentes financieros, quienes prometieron respaldarlo. Kidd tuvo que vender su barco para aportar su parte de los gastos y comenzó su empresa a bordo del barco the Adventure Galley. Tomó como tripulación a hombres con familia como precaución para que no tuvieran la tentación de dedicarse a la piratería. Fué un pirata al servicio de Sus Majestades Británicas, ja ja.

  4. Marcel.lì, Rosa, ¿qué se puede esperar de un país que premió la piratería? Lógicamente, cuando la sintió en sus propias carnes cambió de parecer. Muy típico de estos hijos de la gran bretaña….

  5. rosa

    Eso es siempre lo que ocurre a quienes juegan a la guerra, tarde o temprano pierden si no su vida su honra, y si no su moral, no hay guerras buenas, ni malas son guerras y en ellas impera la traición aunque sea de tus mismos aliados, y lo peor no es ya morir en la guerra si no que te maten tus propios compañeros, por ocultar su traición, es mejor morir en manos enemigas, que en manos amigas, por lo menos moralmente no te sientes tan mal, y menos cuando en los que tu confiabas te dan la espalda sin razón, pero todo lo que son juegos de armas es así.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s