El meu passeig del capvespre.


M’han dit repetidament que si faig un passeig d’una hora a un pas més aviat viu, quan sigui gran seré molt valent. Com que sóc de natural crèdul i obedient, miro de fer-ho, encara que alguna vegada s’imposi la mandra i em quedi a casa.

Avui, en passar per la caserna de la Guàrdia Civil, il.luminada per la llum esbiaixada dels darrers raigs de sol he vist que la caserna lluïa una bandera espanyola de tamany adequat. He cercat per tota la façana de la caserna i no podia donar crèdit al que veien els meus ulls, o, millor dit, al que no veien. Cap bandera catalana fent-li companyia.

És curiós sentir al miserable Mariano Marioneta repetir amb furor que hi ha ajuntaments a Catalunya en els que no oneja la bandera espanyola i, en canvi veure una caserna de la Guàrdia Civil sense cap bandera catalana. He pensat a escriure-li dient-li-ho, perquè, que jo sàpiga, en els edificis oficials han d’onejar per llei les tres banderes reglamentàries i, per la llei de l’embut, mentre es protesta per l’absència de la bandera espanyola a alguns ajuntaments catalans, AMB ABSOLUTA GASIVERIA, no he vist mai ni una bandera catalana ni de la UE en cap dependència de les forces armades.

Jo no sóc un banderaire, de tal manera que generalment m’oblido de posar la bandera catalana l’11 de setembre i en principi me’n fot que la bandera catalana onegi o no en els edificis oficials. Les meves reivindicacions, que he exposat aquí repetidament, són unes altres. Tanmateix aquesta manera que té l’Estat Espanyol d’aplicar les lleis, fent-les passar previament per la llei de l’embut, la llei més important de les que governen el Celtiberia Show, em molesta un bon xic, perquè, la tan pretesa igualtat constitucional dels espanyols, fins i tot d’aquells que ho som per força, és un mite i no res més que un mite, que no té peró ni de bon tros la grandesa dels mites grecs que tan magistralment ens porta aquí actorsecundario. És més aviat un mite tenebrós, que queda confirmat per la superioritat dels espermatozoides borbònics de generar espanyols amb drets especials, en franca contravenció del principi d’igualtat constitucional de tots els espanyols.

Aquesta manera tan peculiar d’aplicar les lleis dels espanyols crec que és la més gran taca de la seva colectivitat, una colectivitat pagada de sí mateixa, egocèntrica i cruel en la seva supeditació dels drets individuals, col.lectius, i de les nacions que malhauradament en formem part a la grandesa d’Espanya, aquest concepte esotèric i un bon xic malaltís dels que, amb una absència de realisme total es defineixen a sí mateixos com a no nacionalistes però que: 1) Ens neguen les seleccions catalanes, 2) tenen una bandera grandiosa a la Plaza Colón de Madrid, tan gran que es veu que de dificultats per aixecar-se. Llavors, si no se’ls aixeca, per que la volen? 3) Es pasen el día parlant de l’important que és la llengua espanyola però no diuen com es va extendre per la força de les armes, les lleis, els decrets i el que és més sensible de les arbitrarietats… I aquí ho deixo, companys.

ELS FEIXISTES RECULEN


POLÍTICA

Otras noticias | Enviar Enviar | Imprimir

 26/10/2007

La diferencia entre PP y PSOE en Cataluña supera ya a la obtenida en 2004

Los socialistas ganan 2,2 puntos en intención de voto respecto al verano

ELPLURAL.COM

A falta de cinco meses para las elecciones generales, la ventaja de los socialistas sobre el PP en intención de voto en Cataluña ha aumentado en 2,2 puntos porcentuales, situándose en 26,2 puntos, según el barómetro de otoño dado a conocer el jueves por el Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat. Una distancia que supera a los poco más de 24 puntos porcentuales de distancia que separaron a los dos partidos en Cataluña en las elecciones de 2004.

El PSC tiene una intención de voto directa del 31% de los electores, 0,6 puntos más que en el barómetro de verano. La intención de voto directo del PP es del 4,8%, lo que representa 1,2 puntos menos que el 6% que registraba en verano. Según informó El País en su edición de Cataluña, en noviembre de 2006, los populares estaban en el 7,3%, lo que denota un descenso continuo desde finales del año pasado.

CiU también baja
Pero no solo el PP baja en intención de voto: CiU se sitúa ahora en el 11,7%, continuando una línea descendente iniciada hace un año, cuando estaba en el 15,7%.

Esquerra Republicana
Esquerra Republicana, por su parte, registra una intención de voto del 8,1%, cuatro décimas más que en julio y 1,9 puntos más que en marzo.

Ciutadans casi desaparece
Iniciativa-Verds-Esquerra Unida marca también un descenso de nueve décimas, respecto al verano y se sitúa en el 4,2%. Ciutadans está en el 0,3% de intención de voto.

Aumento del independentismo
En cuanto al sentimiento de pertenencia, el 39,5% se sienten tan españoles como catalanes, mientras que los que se consideran más catalanes que españoles, el 29,5%, y sólo catalanes, el 18,8% suman el 48,3%. El porcentaje de los que se consideran sólo catalanes crece ininterrumpidamente desde marzo de 2006, cuando se situaba en el 13,9%.

Relación con España
Por otro lado, el 35% de los ciudadanos cree que Cataluña ha de ser una comunidad autónoma de España, el 34,2% cree que ha de ser un Estado en una España federal, y el 18,5%, un Estado independiente.

Rato y Sarkozy desmienten al primo de Rajoy


Fuente: Elplural.com

Ambos, instan a tomar medidas contra el cambio climático

Sarkozy y Rato enmiendan la plana a Rajoy

Por si D. Mariano no tenía bastante, ahora llegan Sarkozy y Rato alertando sobre el calentamiento global y el desafío planetario que ello supone. Lo mismo son dos peligrosos bolcheviques camuflados o, para su desgracia, no tienen en su entorno familiar un primo científico que les ilumine y oriente. Será esto.

 

A Nicolas Sarkozy lo vimos en alguna convención del PP, aclamado fervorosa e incondicionalmente por una militancia popular que reconocía en el político conservador francés un referente de la fortaleza, determinación, claridad de ideas y sólidos principios que tanto gustan y confortan a nuestra derecha. Lo contrario a un maricomplejines. De Rato, qué vamos a decir. El conducator de la política económica aznarí y, a la espera de su espantá, director gerente del FMI. Hombre de intachable pedigrí genovés, pata negra y cabeza visible de todo un clan dentro del PP.

Rato pide medidas
Pues uno y otro no tienen ninguna duda al respecto: esto del cambio climático es tema muy serio. “Cada vez está más clara la necesidad de adoptar medidas para paliar el peligroso cambio climático”, declaró Rato, mientras que Sarkozy, en compañía de Al Gore, anuncia urbi et orbe que la batalla contra los efectos del cambio climático es una gran prioridad de su mandato presidencial.

De tontos
Y todo el mismo día en que D. Mariano se ratificaba desde las ondas episcopales en las teorías de casino provinciano que expuso en Sevilla. Como ha dicho Al Gore “es de tontos negar el impacto del cambio climático”.

LA MEMORIA INSTRUMENTAL


Después de veinticinco años donde lo que privaba era la desmemoria, la amnesia colectiva, ahora sufrimos una auténtica saturación de la memoria. Si de algo se caracterizó la transición democrática, ese período que va de la muerte de Franco (1975) a la victoria socialista del 82, fue el olvido, o más exactamente el esfuerzo por que la memoria no enturbiara la marcha de aquella democracia frágil y sobrevenida. Me acuerdo que quienes nos dedicábamos entonces a reconstruir lo más obvio de la memoria pérdida éramos acusados de resentidos y boicoteadores de la estabilidad de áquel régimen nacido de padres de dudosa legitimidad, el padre Consenso y la mamá Reconciliación. Padres no bíológicos, por supuesto, porque los sanguíneos, los que habían cohabitado  y de los cuales había salido aquel muchacho sietemesino, del cual tanto se llegaría a hablar cuando se hizo mayor, se llamaban respectivamente Reforma y Adaptación, que llevaron el embarazo casi a escondidas hasta la clínica “Esto es lo que hay”, también conocida como “Vosotros habeis ganado pero confíamos que haya sitio para todos”. Pendejadas metáforicas.

Todo empezó a cambiar en 1990- acababa de caer el muro, no se olvide- y a la derecha tradicional le alcanzó una dosis de optimismo histórico. De pronto todos se hicieron hegelianos de Fukuyama, empezando por los empresarios de la construcción; sin saberlo cómo el personaje de Molière. Nos fue invadiendo el agrio aroma del mercado; si el mercado es la libertad, nosotros aseguraban, fuimos liberales siempre aunque no lo supieramos expresar. Y que conste que soy de los que piensa que el mercado es una parte de la libertad, como los juzgados son fundamentales para un Estado de derecho. Se puede tener mercado en una dictadura siniestra y jueces en un régimen de malhechores. Exactamente lo que pasó durante los años del cólera, que el mercado estaba escorado por la corrupción y los jueces eran una parte del sistema represivo. La memoria histórica ha vuelto, y como ocurre siempre que reaparece, viene acompañada del patriotismo.

No hay memoria histórica sin patriotismo. Otra cosa es hacer historia, escribir historia o contar historias, pero allá donde se refieran a memoria histórica hay siempre patriotismo. Porque la memoria está vinculada al individuo, y la suma de memorias históricas de los individuos generan patriotismo, patriotismo del corazón o de la tierra, sentimientos e intimidades. Pocas cosas hay más falaces que las memorias. Si quieren les recomiendo una serie de libros de memorias de personajes relevantes y vivos, cuya falsedad es tan notable que asombran por su desparpajo. Si la memoria no me falla-¿ven como es insegura la memoria?- Santiago Carrillo va por sus sextas memorias. Y no es que tengan seis volúmenes, es que cada volumen lo cuenta de diferente manera. Podría citar otros, no tan prolíficos pero no menos desvergonzados.

La memoria histórica y el patriotismo a menudo viajan juntos. Se empieza siempre de manera entusiasta porque la memoria histórica tiene un arrastre irresistible; pertenece al hondón de cada persona. ¿Quién puede negarse a que los huesos de un antepasado vilmente fusilado o paseado y torturado hasta la muerte, puedan ser recuperados por sus familiares? ¿Quién se puede negar a que los papeles que pertenecen a una familia o una institución, que han sido confiscados durante la guerra y por un régimen inicuo, puedan ser devueltos a sus propietarios? Ahora bien, si usted hace de la recuperación de cadáveres una tarea de gobierno, y la exhibe, está abriendo la caja de los truenos. Lo cual no tiene nada de malo, ni tampoco nada de bueno, es un hecho en sí, que debe de asumir quien lo provoca, sin escandalizarse.

Un partido puede convertir la devolución de los papeles de Salamanca en una misión política trascendental- la primera vez que se exigió la devolución de los papeles a Catalunya, como no se cansa de repetir Fabián Estapé, no fue por obra de los patriotas sobrevenidos, muchos de los cuales deberían de preguntar a sus padres, por qué confiscaron los papeles, sino de Antonio de Senillosa y Fraga Iribarne-.  Pero esa exigencia responde a una política conservadora; mira hacia atrás. ¿Cómo es posible que se considere política de izquierdas pedir unos papeles cuyo interés es simbólico mientras la ciudad de Barcelona se desangra socialmente en uno de los desastres más brutales que haya vivido nunca? ¿Ha habido alguna vez mayor razón para convocar una huelga general cívica contra esos espantapájaros que nos gobiernan?. Esos prestidigitadores paletos que se pasan el palomo de unos a otros. Desde Jordi Pujol y Felipe González hasta los innombrables que pagamos para que nos gobiernen, todos, pasando por los Aznares, los Maragall, los Zapatero y los Montilla, todos coadyuvaron al caos, y ahora se acusan como los niños, y nosotros hacemos como si nos lo creemos. ¡Al catalán emprenyat, querido Juliana, lo castraron cuando le hicieron creer lo del oasis! Y ahora está perplejo porque ha cambiado el Govern y es exactamente igual, tan inane como la derecha catalanista. De los diez mil radicales que se concentraron para indignarse dignamente y reirse muchísimo- la izquierda catalana se ríe mucho últimamente, y no porque se mire al espejo sino porque paga a sus payasos con prodigalidad- por los papeles de Salamanca aventuro que más del 90 por ciento dependían directa o indirectamente de la Generalitat o los ayuntamientos. ¿Alguien ha calculado cuánta gente se saca un sueldo o un sobresueldo de las instituciones públicas catalanas?

Esos promotores de memoria histórica juegan con los sentimientos de un puñado de gente que dice despreciar la política pero se sienten patriotas. En un reciente mitin, el conseller de Cultura, supuesto filósofo y funcionario de la universidad, ensalzó la memoría de los patriotas catalanes que murieron en la guerra civil. Ven, ahí están los efectos letales de la memoria histórica, que no de la historia. El catalanismo político, usufructuador histórico del patriotismo catalán, se fue en gran parte a Salamanca, y con Franco, y confieso que cada vez que veo esos carteles con homenajes a los patriotas catalanes que murieron en el Ebro, me producen una sensación muy similar a la de las iglesias con los gloriosos caidos por Díos y por España. ¡Un poco de respeto! En el Ebro murieron tal cantidad de repúblicanos que lo de los patriotas catalanes suena a sarcasmo.

¿Con qué razón vamos a reprocharle al franquismo su discriminación hacia las victimas si nosotros estamos haciendo lo mismo?¿Por compensar? Mentira, por contentar a la parroquia regalándole vaharadas de autoestima. La política tiene algo de oficio de carnicero; usted debe de eviscerar, limpiar las partes sucias, para luego colocarlo en la vitrina limpio y digno de ser devorado.

Nosotros estamos en el secreto, somos gente que incluso leemos artículos largos; por tanto, hablemos de política. Sacar una ley de Memoria Histórica 30 años después de las primeras elecciones y 25 después de la victoria socialista por mayoría absoluta, se llama un trágala, y eso es hacer política mirando hacia atrás porque no si tiene ni zorra idea de qué hacer mirando hacia delante.

Mañana domingo coincidirán dos acontecimientos donde se mezcla la historia con la memoria histórica, y sería bueno analizarlos y juntos. Se cumplen 25 años del final de la transición, o lo que es lo mismo de la victoria arrolladora del PSOE que le consintió gobernar con mayoría absoluta para hacer y deshacer. También mañana la Iglesia católica procederá en la plaza de San Pedro de Roma a la beatificación de 498 religiosos asesinados durante la República y la Guerra Civil.

Hace 25 años la Iglesia católica no se hubiera atrevido. La pregunta que deberíamos hacernos es ¿porqué ahora sí? De la respuesta que demos saldrán dos formas de hacer política, pero, por favor dejemos la demagogia e impongamos unos cuantos meses de veda a la memoria histórica. Como mínimo hasta marzo y las elecciones. Cuando alguien se refiere con vigor y fuerza a la memoria histórica me evoca un chiste de El Roto donde un personaje le dice a otro “¿Te acuerdas de cuando vitoreábamos a Franco?” Y el otro responde: “Sí, pero lo mío eran vitores de protesta”.

La Vanguardia -Sabatinas Intempestivas-  Gregorio Morán 27/10/07