LES BARBARITATS URBANÍSTIQUES ES PAGUEN

DEL DIARI D’INTERNET NO TAN A PROP

Comunicat d’Ecologistes en Acció en relació a les riuades de la setmana passada.

LA CULPA DE LES RIUADES NO ES POT SIMPLIFICAR SOBRE LA BASE DE LA SUPOSADA BRUTÍCIA DE LES LLERES. LA VEGETACIÓ NATURAL AJUDA A EVITAR LA RIUADES I NO LES POTÈNCIA COM ASSEGUREN ELS POLÍTICS VALENCIANS. ECOLOGISTES EN ACCIO CONSIDERA IMPRESENTABLE L’ACTITUD DELS REPRESENTANTS PÚBLICS DE DONAR PER BONA AQUESTA EXPLICACIÓ I VOLER DESVIAR LES SEVES RESPONSABILITATS PER LA CONSTRUCCIÓ ABUSIVA EN EL TERRITORI VALENCIÀ.

Des d’Ecologistes en Acció del País Valencià volem mostrar nostre pesar pels danys causats per les recents inundacions a tot el País Valencià i especialment a les comarques alacantines de les marines.

Per altra banda, volem aclarir alguns aspectes sobre la responsabilitat del devastador efecte de la pluja i denunciar contundentement l’actitud general dels responsables públics, com les declaracions realitzades pel Conseller García Antón o el Sr. José Joaquín Ripoll el dimarts passat, en les quals carregava de responsabilitat a la vegetació de les lleres i lliurava de tota culpa al desmesurat creixement urbanístic. En primer lloc, estem davant un episodi de pluges excepcional, difícilment controlable per mitjans humans. Però volem apuntar, que aquests episodis de pluja formen part del caràcter típic del clima mediterrani i especialment de les particulars característiques de la zona afectada, on aquests volums de pluges es poden considerar normals dintre de períodes cíclics. Les pluges intenses en el període tardoral s’han de considerar normals. En segon lloc, considerem totalment erroni delimitar la culpa d’aquesta riuada en la suposada “brutícia” dels rius, referint-se a la vegetació. El col·lapse del pont sobre el riu Girona no s’ha a causa del seu colmatació per l’acumulació de restes vegetals, si no per un desgast de la cimentació del pont. Precisament, el tipus de clima que tenim, ha fet que la vegetació dels nostres rius (canyars, per exemple) estigui adaptada a aquest tipus d’episodis i actuï, precisament de fre de les riuades. A l’igual, que altres ecosistemes, com la Marjal de Pego, que actua com una gegantina esponja, la vegetació de rambles i rius ajuda a retenir el sòl i frenar el descens de l’escorrentía en els moments de màxima precipitació. Ens atrevim a assegurar que sense aquests elements naturals les conseqüències serien molt més dramàtiques, i per una altra part cal recordar que és l’hàbitat de moltes espècies protegides, com aus insectívores. A més la canalització de les rambles pot tenir un altre tipus d’efecte sobre el litoral, afavorint la seua erosió, com es pot comprovar en les obres realitzades sobre el barranc de Juncaret/Orgergia, que després de cada pluja es destrueix la platja de l’Albufereta a causa de la velocitat d’arribades de les aigües. Altres actuacions dutes a terme en els anys 80 com la construcció de dics en les capçaleres de les rambles han retinguts els sediments que formen les nostres platges, potenciant la regresió de les platges. En canvi, creiem que la pèrdua de terres i vegetació natural en les conques d’aquests rius si que suposa una raó per la qual aquestes pluges tinguin efectes més greus, al perdre’s capacitat de retenció de les aigües. Aquesta pèrdua de vegetació natural i de terres agrícoles s’ha de la brutal transformació que està sofrint el País Valencià, i sobretot les seves zones costaneres. L’augment de les zones urbanitzades, a causa de la falta d’una ordenació del territori sostenible, ha fet que la capacitat de retenció de les pluges s’hagi reduït drásticamente, impermeabilizándose milers d’hectàrees sota asfalt i maons. Per tant, sense unes polítiques de restauració hidrológico-forestal adequades i amb un desenvolupament urbanístic brutal amb les infraestructures que duu associades, no es poden minimitzar els impactes d’aquestes pluges, que sense dubte tornaran a repetir-se. Per tant, des d’Ecologistes en Acció del País Valencià volem denunciar públicament l’actitud, irresponsable, lamentable, i impresentable, dels representants de les administracions públiques autonòmiques i centrals competents i per tant responsables (Confederaciones hidrográficas, Conselleria de Territori, etc), que no aborden la gestió territorial d’una forma global i amb un criteri de sostenibilitat, “passant-se la pilota” uns a uns altres. Només posarem un exemple de la nefasta planificació urbanística, el projecte d’urbanització de la desembocadura del riu Algar a Altea. Què esperen que ocorrin quan plogui amb aquesta intensitat en aquestes futures urbanitzacions? Es fa precisa una política seriosa de reforestació i recuperació de la vegetació de les cuencas hidrográfiques, mantenir els terrenys agrícoles riberenys i conservar una vegetació natural en els rius i rambles, que en alguns casos pot contemplar la retirada de restes vegetals acumulades però mai arrasar amb la vegetació natural.

31 respostes a “LES BARBARITATS URBANÍSTIQUES ES PAGUEN

  1. A

    nivell polític, als anys cinquanta Terrassa seguia la tendència general del país, encara que amb algunes peculiaritats remarcables. Els industrials terrassencs, des de finals del segle XIX, i al voltant de la figura d’Alfons Sala havien creat un moviment polític i un bloc de poder que realment havia governat la ciutat bàsicament fins a la 2a república. Després de la guerra aquesta gent van voler continuar governar la ciutat, el que passa es que va aparèixer un element nou que va ser el partit únic del franquisme; el falangisme. Aquests industrials, tot i ser de dretes, no es sentien falangistes. Per tant, els falangistes tenien el poder polític i la burgesia tenia el poder econòmic. Josep Clapés, alcalde entre 1953 i 1964, marca una època en el municipi, comandant la ciutat en el període clau de transformació i jugant el paper de pont entre els interessos de la burgesia local i la façana falangista.

    Els cinquanta són també els anys de desvetllament de l’oposició. La vaga de 1951 havia estat el primer gran avís. Cinc anys més tard, al 1956, tenia lloc a Terrassa la famosa “manifestació de les bicicletes” contra un jutjat municipal. L’oposició s’anava consolidant a nivell polític i sindical i als anys 60, amb el protagonisme dels PSU i altres sectors catòl·lics i catalanistes, convertiria Terrassa en un bastió de l’antifranquisme.

    En quant al nivell d’actuació de l’ajuntament davant l’especulació del sól, és evident que en aquell moment aquest no era democràtic sinó que era un ajuntament imposat per les jerarquies del règim, i per tant hi havia grans complicitats amb els que realment eren els grans propietaris de la ciutat i els grans industrials. Això feia que hi pogués haver un cert “amiguisme polític” entre els grans especuladors i els membres del consistori municipal, però no es pot parlar d’un problema de grans especuladors ja que aquesta especulació es feia a petita escala, es a dir, tothom que tenia un terreny el volia vendre al millor preu possible.

    La forma d’especulació era: una persona té uns terrenys interiors i altres més exteriors i primer venia els exteriors perquè així els interiors es poguessin revaloritzar. Això va ser una forma de creixement habitual, però el gran problema era que es creaven grans zones mal urbanitzades i a part de no haver-hi aquestes condicions urbanístiques mínimes, tampoc hi havia les condicions de qualsevol tipus de servei social que es pogués necessitar: escoles, centres sanitaris…

    Alhora de donar permisos l’ajuntament, hi havia un gran descontrol i moltes vegades les cases aquestes es feien sense cap tipus de permís i per gent molt senzilla. En tot cas, l’ajuntament donava permisos per les urbanitzacions oficials, no ho feia per les urbanitzacions que apareixien espontàniament; ni tenia capacitat, ni exercia l’autoritat moltes vegades com per aturar-ho.

    Tampoc tenien recursos financers com per facilitar vivendes a tots els immigrants i van preferir ignorar el tema de l’urbanisme descontrolat i no van aportar solucions ni van preveure les conseqüències.

    A conseqüència d’aquest descontrol de permisos urbanístics i del gran allau migratori que es va produir, va tenir lloc l’autoconstrucció. Una de les coses més habituals era que la gent vingués a Terrassa, es posés a viure on podia, fins i tot en coves o vivint molta gent en un mateix pis (com ara passa en noves onades d’immigració). Alhora ocupaven o compraven a baix preu terrenys als mateixos llits de la riera o en excessiva proximitat a aquesta. Era habitual veure, els caps de setmana, famílies senceres construint-se cases en aquestes zones, per deixar de viure amuntegats en aquells pisos.

    Per tant, aquestes construccions barates no sempre van ser un problema de grans constructors especuladors, ja que va ser precisament en aquests llocs d’autoconstrucció on més va afectar la riuada.

    Un cop va tenir lloc la riuada de 1962, no es van buscar responsabilitats, entre altres coses perquè no ens trobàvem en un entorn de llibertat de premsa i les responsabilitats van quedar absolutament difoses, però evidentment hi ha una gran responsabilitat genèrica i era la de permetre que una ciutat creixés de la manera com es deixava créixer. Les causes naturals van ser les úniques que es van fer servir per explicar la catàstrofe.

    En dècades posteriors es van anar fent estudis per l’elaboració d’un pla urbanístic a Terrassa i també estudis hidrogràfics per buscar solucions i evitar moltes riuades. (Confederación Hidrográfica del Pirineo Oriental).

    El cert és que no va haver un pla urbanístic a Terrassa fins a 1980, quan el govern municipal ja era democràtic.

  2. La Riera de las Arenas (catalán: Riera de les Arenes), discurre por el Vallés Occidental a lo largo de unos 15 km. Y tiene una cuenca de 30 km². Nace en la vertiente sur del collado de Estenalles, más abajo del monte de Montcau, en la sierra de Sant Llorenç del Munt (en el término municipal de Mura). Pasa por Matadepera (donde recibe, por la derecha, el torrente de la Fuente de la Riba, a la altura de la urbanización de las Pedritxes), Tarrasa y las Fonts. Aquí confluye, también por la derecha, con la Riera del Palau, y pasa a formar parte de la Riera de Rubí, la cual termina en el río Llobregat.

    El 25 de septiembre de 1962 la crecida de las aguas de la riera a causa de unas lluvias torrenciales provocó efectos catastróficos en la llamada Gran Riada (o aguaceros del Vallés), a su paso por los barrios terracenses de San Lorenzo, las Arenas, Casa Palet y las Fonts y posteriormente por la localidad de Rubí, en los que había construcciones en el propio lecho de la riera. Se calcula que se llegó a los 700 metros cúbicos por segundo, mientras que el caudal normal durante la mayor parte del año es inapreciable, ya que muchas veces está seco. Como resultado de la riada murieron más de 900 personas en todo el Vallés y los daños materiales fueron extremadamente graves.

    Se produjeron, también, crecidas importantes en los años 1971 y 1974, pero se pudieron evitar daños materiales y humanos al estar canalizado el lecho de la riera.

    Obtenido de “http://es.wikipedia.org/wiki/Riera_de_las_Arenas”

  3. 50 años después de la riada de Valencia

    Inundaciones: lo que no se contó

    Arroyos y aprendices de río que se convierten en salvajes serpientes que arrasan todos aquellos lugares por los que atraviesan, catástrofes repetidas en el tiempo y rememoradas con un tono casi apocalíptico e inevitable, aguaceros que derivan en tragedia…En 1957 las inundaciones de Valencia, de las que ahora se cumple el medio siglo, significaron todo un aldabonazo. Una jornada devastadora con imagenes parecidas a las que se han repetido en diferentes ocasiones, y cuyas causas trascienden de la mera crónica de sucesos; tal y como se pudieron contar antaño, en aquellos días de finales de los 50 en los que se apuntaba un cierto atisbo en la mejora de los niveles de consumo ciudadano. Las cosas, sin embargo, no siempre ocurrieron como se narraron entonces.

    Por Manuel Espín

    Todavía hoy en un local cercano a la plaza del Parterre en Valencia una placa recuerda con una línea los más de dos metros que alcanzaron las aguas del Turia en aquel maldito 14 de octubre de 1957, cuando todavía no se hablaba de “gota fría”, que se llevó a más de 80 personas a la tumba y las aguas arrasaron las tres cuartas partes de la ciudad. El día aciago tiene todavía hoy muchos testigos. Un hombre que hoy cuenta poco más de medio siglo recuerda cómo desde su vivienda en la calle de la Paz se asomó y vio una barca, corriendo al interior a dar la noticia sin que casi creyeran al entonces niño de parvulario. Otra mujer tiene grabada en su retina la instantánea de la plaza del Ayuntamiento –entonces denominada Plaza del Caudillo y coronada por la estatua ecuestre de Franco–, epicentro de las Fallas, anegada de agua por todos los lados. O la valla de hierro de la preciosa estación central de tren arrasada por la riada, que se llevó por delante el circo ambulante donde trabajaba la trapecista Pinito del Oro. Aún en una fotografía del centro de la ciudad un escaparate exhibe viejas imágenes de la inundación para quienes no la conocieron. Es un episodio clavado en la memoria colectiva de la capital valenciana.

    Y, sin embargo, las riadas se han venido sucediendo desde la fundación de la ciudad por Roma, en el año 138 antes de Cristo. Desde el siglo XIV hay constancia escrita de inundaciones devastadoras, que se han venido repitiendo muchos otoños. Por ejemplo, la noticia que Carlos V tuvo de los cientos de muertos de la riada de septiembre de 1517 que cronistas de la época calificaron el 27 de septiembre como “el día más nefasto de todos los tiempos”. Pasaron muchos siglos hasta la España de la década de los 50, en medio de una crisis económica y de cambios que había desterrado definitivamente la autarquía al baúl de los sueños imposibles del falangismo, reemplazándola por un principio de apertura a los mercados impulsada por algunos sectores de la economía y recibida con más resignación que ilusión por Franco, como un camino sin otra alternativa, pero que, paradojicamente, salvaría al Régimen de un crack del sistema por la vía más frágil, la de la peseta y el sistema económico. Después de una noche de intensas lluvias los afluentes del Turia volcaron sus aguas torrenciales en el río, que se salió de su cauce a primera hora de la mañana del 14 de octubre, después de provocar muchos daños en pueblos como Manises o Ribarroja, entonces núcleos rurales y hoy también ciudades-dormitorio de la capital. Al salirse de su cauce las aguas alcanzaron barrios del centro como el del Carmen, y llegaron a Nazaret y al Cabañal. Pero lo peor habría de producirse por la tarde, cuando tras una intensa tormenta en la que se registraron hasta 100 litros por metro cuadrado en muy poco tiempo, una segunda avenida de agua provocó que la crecida alcanzara en algunos núcleos urbanos hasta los cinco metros. A medida que pasaban las horas la devastación era mayor, especialmente cuando se hizo de noche y la ciudad trató de sobrevivir entre el agua y el barro, sin los servicios mínimos. Las aguas alcanzaron insospechados lugares del centro –por ejemplo los dos metros en el Teatro Principal–, con casi 6.000 viviendas destruidas y unos 12.000 comercios arrasados.

    La censura de entonces no permitía a una prensa sometida a los dictados de los artículos de obligada publicación la menor crítica a la actuación de las autoridades. Pero fue muy comentado, incluso en El Pardo, el papel del capitán general, que tardó mucho tiempo en sacar los soldados a la calle para auxiliar a las víctimas de la riada. Cuando las noticias sobre esa vacilación de la autoridad militar llegaron a Franco, se limitó a comentar, según la versión de su primo Francisco Franco Salgado-Araujo recogida en sus Conversaciones priavadas (Ed. Planeta. Barcelona, 1976) que “debía estar tan atrapado por las aguas como el resto de la población”. Muchas horas después se hicieron llamamientos a los militares disponibles para auxiliar a la población. El rumor sobre la tardía actuación militar debió correr por algunos círculos, tanto es así que uno de los varios No-Do especiales que se ofrecieron en las salas de cine las semanas siguienes a la catástrofe, insistían en “la pronta actuación de los militares para socorrer a la sacrificada población”, con imágenes, por otra parte de gran calidad, sobre los efectos de la riada en lugares de Valencia donde hoy nos parecería imposible que hubieran podido llegar las aguas.

    En Valencia-57, como en otras inundaciones y catástrofes posteriores, se produciría un mecanismo de auxilio muy propio de la época, como es el del programa radiofónico y la caravana de solidaridad con los bienes más indispensables (en un momento en el que no existían apenas ONG, el tejido social apenas contaba ,y la resignada reacción frente a las catástrofes se entendía con un sentido distinto al de nuestro tiempo). En Valencia el protagonismo lo tuvo un programa de Radio Murcia que, conducido por un profesional de la época llamado Adolfo Fernández, nucleó una campaña de auxilio a los damnificados de gran resonancia en su tiempo (como la que el entonces más popular personaje de la radio de los años 50 en España, Bobby Deglané, organizaría con motivo de las inundaciones de Sevilla de los primeros años 60, que se saldarían inesperadamente con una tragedia fuera de programa, cuando una avioneta que acompañaba a la caravana de recepción en la capital hispalense se precipitó contra la multitud en un inutil ejercicio de temeridad produciendo más de dos docenas de muertos).

    Las inundaciones de Valencia sirvieron para que en pleno franquismo se redactara un plan denominado Sur que incluiría el desvío del río Turia con la creación de un nuevo cauce tres kilómetros al Sur, un proyecto ejecutado a lo largo de más de una década, al que ya en la democracia se daría lugar a la solución urbanística que ha transformado el perfil de la ciudad con la construcción de un eje cultural, de infraestructuras como el Palau de la Música o la Ciudad de las Artes y las Ciencias, y una sucesión de parques urbanos en el antiguo cauce del río. Las inundaciones, paradójicamente, contribuyeron a trasformar totalmente la ciudad, una urbe por otra parte que durante siglos se mantuvo de espaldas al mar, con una fachada en fase de recuperación que ha extendido un nuevo concepto de centro a zonas que antes eran periféricas o suburbiales.

    Las otras catástrofes

    F rente a una inundación o ante cualquier otra catástrofe producida por causas naturales cabe una doble perspectiva. Por un lado, la visión determinista, en la que se actúa una vez que la devastación se ha producido, sin un criterio de racionalidad, confiando en un providencialismo ante el daño, muy propio de antiguas sociedades o de las actuales carentes de recursos económicos, o incompletas desde el punto de vista del desarrollo social . Por el otro, la del ejercicio en las medidas de prevención y de protección, que en el caso de las inundaciones establecen un mapa de riesgos y unas estimaciones en las que figura como objetivo primordial la prohibición de construir en lugares por los que alguna vez han corrido las aguas, los cauces de los ríos o los lugares fácilmente inundables. A la vez, en una sociedad con una buena estructura social se definirán unos mecanismos de prevención frente a catásrofes, repetidas en el tiempo y sobre las que hay constancia, y un ejercicio de actividades de coordinación, además de unos recursos para reaccionar frente a lo imprevisto. Los ejemplos del tsunami son tan explícitos como los de los huracanes y tifones que cruzan repetidamente por Centroamérica. Entre el aviso de la ola gigante o los vientos desatados pueden transcurrir hasta horas que en una situación similar en un país bien estructurado permitirían afrontar una disminución de los riesgos, mientras que en aquellos en los que la población aparece abandonada a su suerte los avisos se van a producir tarde o no van a llegar a toda la población. Cada año los monzones producen miles de víctimas en países como Bangla Desh sin que se puedan adoptar medidas para paliar esas catástrofes cíclicas; frente al ejemplo de las devastadoras inundaciones del centro de Europa de hace cuatro años que, pese a sus daños humanos y materiales, tuvieron un menor alcance que las que hubieran tenido lugar en otras culturas. Es lo que tantas veces se ha comparado, el efecto de un terremoto en Irán o en otro país en vías de desarrollo, con construcciones deficientes y recursos escasos, y el de Japón donde aparecen unos mecanismos estables de prevención de seísmos. Ni siquiera la pertenencia al “primer mundo” asegura una eficaz reacción frente a la catástrofe si no existe una cultura preventiva, tal y como se puso en evidencia con las enormes carencias y la tardía reacción de la administración pública frente al huracán que devastó Nueva Orleans y la costa del Golfo en Estados Unidos. La responsabilidad sobre los efectos definitivos de la devastación no corresponde sólo a la naturaleza sino también a la ineptitud, a la frivolidad o a la ineficacia de quienes ejercen algun tipo de responsabilidad sobre sus coetáneos.

    Esa ausencia de responsabilidad típica de una dictadura cerrada en sí misma se pone de relieve en una de las catástrofes más dolorosas de los tiempos del franquismo, y hoy practicamente desconocida: la rotura de la presa de Ribadelagos, el 9 de enero de 1959. En una aciaga noche la presa se vino abajo devastando este pueblo zamorano, situado cerca del lago de Sanabria, con el resultado de unos 150 muertos de los que sólo se recuperaron una treintena de cadáveres. Las informaciones que ofrecía el No-Do de la época, con mucha menor atención que la riada de Valencia, además de ofrecer imágenes de los barrizales por donde habían pasado las aguas de la presa, se detenían en las consecuencias de la catástrofe sin detallar el número de víctimas, ofreciendo como aparente consolación que “el Caudillo (había) decidido adoptar a los supervivientes”. En los años siguientes se creó un nuevo núcleo de población denominado Ribadelagos de Franco, un “pueblo modelo” según la arquitectura de la época, que hoy tiene un cierto viso de desolación con su enorme cine abandonado y en una aparente decadencia, dentro de una comarca de singulares valores ambientales y paisajísticos. Hablar de investigación sobre causas y de aparentes responsabilidades directas o indirectas en ese tiempo parecía imposible, como si ocurría en plena Transición con la rotura de la presa de Tous.

    Como secuela de otra gota fría, las intensas lluvias caídas sobre las cabeceras de los ríos afluentes del Júcar, en octubre de 1982, provocaron que un aluvión de agua se precipitara sobre la presa de Tous, haciéndola finalmente reventar arrojando su caudal sobre la comarca de La Ribera en Valencia, una de las tierras con mayor productividad agrícola de la Península. En aquella época, sin embargo, no se dieron las circunstancias sociales del final de los 50 cuando se rompió la presa de Ribadelagos. Desde el primer momento los medios dieron cuenta de la suma de fallos e imprevisiones que habían contribuido a agravar la catástrofe con varias decenas de muertos e intensos daños. En la tarde del 20 de octubre del 82 se sucedieron las órdenes contradictorias del Gobierno Civil evacuándose varios pueblos de la Ribera, poniéndose en alerta a otros, mientras en algunas poblaciones no incluidas en la zona de evacuación el agua ya empezaba a inundar sus calles. La presa quedó sin electricidad, con fallos explícitos en los mecanismos técnicos y humanos; incluso con testigos que desde antes de la catástrofe advirtieron de que la presa estaba a punto de desbordarse y romperse. Duante más de dos décadas los múltiples afectados por la rotura de la presa reclamaron por vía judicial, depurándose unas responsabilidades que terminarían por ser dilucidadas en 2002 con la concesión de un crédito extraordinario al Gobierno para el pago de las indemnizaciones derivadas de fallos judiciales en las que el último responsable económico era el Estado. Nada que ver con el caso de Ribadelagos.

    El peligro de los cauces. Una responsabilidad aún más importante incumbe a los poderes públicos en esta materia: la falta de medidas para paliar las construcciones en lugares susceptibles de inundación. En principio, cualquier lugar por donde hace años o siglos ha corrido antes el agua. El urbanismo de aluvión de los años 50 en nuestro país, o el del desarrollismo de las décadas posteriores ha dado lugar a que se construyera en lugares inverosímiles. Grave es la presencia de las llamadas infraviviendas en las riberas de los ríos, muchas de ellas ilegales, como pudo ocurrir en las inundaciones del Vallés de 1962 o en las de la ciudad de Badajoz de 1997, pero mucho más lo es la autorización tácita o expresa para levantar infraestructuras de nueva planta o explotaciones como algunos camping en lugares que son salida natural de evacuación de las aguas, tal y como pudo ocurrir en la catástrofe de Biescas de 1966.

    Al urbanismo, o mejor a su falta, en el aluvión de los inmigrantes llegados al cinturón industrial de Barcelona en los años 50, con viviendas muchas veces construidas por sus propios moradores, alzadas en lugares cercanos a cauces secos de arroyos o de ramblas se imputa una parte de la magnitud de una catástrofe como la de las inundaciones el Vallés de 1962. En la noche del 29 de septiembre una lluvia breve pero intensa se precipitó sobre la provincia de Barcelona. Las aguas de un pequeño arroyo sin encauzar como el Ripoll arrasaron Terrassa y Rubí, especialmente en barrios de inmigración alzados en pleno éxodo del medio agrario hacia la Cataluña industrializada de la mitad del siglo pasado. Toda la comarca sufrió la batida de las aguas, con puentes hundidos (las crónicas de la época mencionan la peripecia del ferrocarril Barcelona-Terrasa,línea actualmente dependiente de la Generalitat, aislado entre las aguas con más de 100 pasajeros mientras el puente se hundía nada más atravesarlo). Los muertos en el Vallés alcanzaron la cifra de varios centenares, con un mecanismo de solidaridad que alcanzó incluso a los exiliados españoles en Francia, incluido Picasso. El pequeño Ripoll, casi una cloaca al aire libre, era un ejemplo de pequeño eje de agua transformado en una voraz turbina capaz de arrasar puentes taponados por basuras y escombros, y endebles viviendas construidas en su cauce natural de salida.

    La historia casi se vendría a repetir en 1997 con la veintena de muertos de Badajoz, donde tras una intensa tormenta dos o tres arroyos como el Calamán y el Rivillas (donde ya en la década de los 40 y los 50 se habían producido inundaciones sin víctimas humanas) devastaban las viviendas de emergencia, construidas en muchos casos directamente por sus propios habitantes en un tiempo en el que cada cual podía instalar su vivienda en el suburbio allí donde le parecía. O la tremenda catástrofe del camping de Biescas en agosto de 1996 con 87 muertos tras una riada de 500 metros cúbicos por segundo en el barranco de Arás, arrastrando toneladas de sedimentos que en poco más de un minuto destruyeron las pequeñas presas de contención hasta derivar la avalancha al cauce artificial construido en los años 50, que al verse taponado forzó a que las aguas buscaran otra salida en la explanada del camping produciéndose la gran catástrofe.

    La construcción en lugares inadecuados también contribuyó a agravar las catastróficas inundaciones del Sudeste de 1973, nueva secuela de una típica “gota fría” de otoño, en la que Murcia, Almería y Granada sufrirían las consecuencias con dos centenares de muertos y grandes pérdidas. En este caso se repitió la historia de las construcciones en riberas y en cursos secos de arroyos por los que hacía años que nunca habían corrido las aguas de un río. Y todo ello agravado por una orografía muy peculiar en la que los cursos cortos de las ramblas y ríos con mucha pendiente hacen que ante una tormenta con gran pluviosidad las aguas se precipiten sobre todo lo que encuentran a su paso. Cuanto más en el caso de riberas mal cuidadas, con escombros y desechos de vehículos abandonados depositados en las laderas por momentos secas de ríos y arroyos, que impiden la salida natural de las aguas en cuanto se produce un aluvión.

    En buena parte las inundaciones se repiten en la historia de nuestro país, con especial incidencia en los otoños del Mediterráneo, donde se producen trombas de agua sobre puntos locales en zonas afectadas por climatologías extremadamente áridas. La prevención no afecta sólo a la inversión en obras públicas, para el mantenimiento y cauce de los ríos, o en su caso para las actuaciones que puedan corregir determinados cursos de ríos y de arroyos (como ha ocurrido en Valencia), sino también al desplazamiento de poblaciones a lugares más altos, y, desde luego, a la prohibición de construir en lugares que forman parte de la salida natural de las aguas. Pero por encima de todo plantean como muy necesaria la existencia de una “cultura de la prevención” que propicie una coordinación de los distintos recursos para hacer frente a una situación de emergencia. Lo terrible de situaciones como la de la catastrofe de Goma en el Congo, donde la lava de un volcán destruyó totalmente una población, es que más de un lustro después de la devastación los supervivientes hayan tenido que volver a construir sus viviendas sobre la misma lava con el riesgo de que en el futuro pueda repetirse la erupción. O el de los pobladores de las costas afectadas por el tsunami del Índico, que han vuelto a asentarse en las mismas franjas de costa donde se produjo el mayor número de víctimas. Ante un mecanismo de prevención de catástrofes cabe hoy una exigencia de responsabilidad social que pasa en primer lugar por las propias administraciones. Segun la Coordinadora de Organizaciones de Defensa Ambiental en nuestro país hay 25.000 viviendas construidas sobre zonas inundables con unas 2.000 alzadas sobre dominio público hidraúlico. Cada otoño el fenómeno de la gota fría se repite con mayor o menor intensidad en muchos territorios. Sus repercusiones pueden atenuarse en función de decisiones absolutamente imprescindibles en una sociedad democrática. L

    DESPIECE 1

    Valencia-57: ¿por qué no fue Franco?

    El alcance de la doble riada de octubre de 1957 sorprendió no sólo a Valencia, sino a toda España por tratarse de una gran ciudad, la tercera de España por población, anegada no sólo en su perifera y alrededores, sino en el centro mismo de su casco urbano. Tan sólo en unas inundaciones como las de Bilbao de los primeros años 80, infinitamente menos dañinas en víctimas y daños materiales, el agua afectaría a zonas céntricas (en este caso a una crecida de los caudales fluviales que vierten en la ría, a lo que se uniría la subida de la marea para provocar el desastre). En Valencia la invasión de barro y de lodo duró muchos

    días, en un tiempo en el que no se disponía de los recursos técnicos y económicos de nuestro tiempo. A través de uno de sus ministros Franco fue informado de que el capitán general, teniente general Ríos Capapé, había tenido una tardía reacción frente a la catástrofe, sin la suficiente decisión para acudir en socorro de las víctimas desde los primeros momentos. “Parece que no estuvo a la altura de las circunstancias –decía Franco a su primo Salgado-Araujo–,y que no tuvo la menor iniciativa en los primeros días”, tal y como lo recogía este último en su diario del 19 de octubre. Pero unos cuantos días más tarde, el 9 de noviembre, ponía en boca de Franco un comentario rectificador, tras una comparencia personal del alto militar en El Pardo: “El capitán general y su Estado Mayor se dedicaron a vencer sus propias dificultades –dijo Franco a su primo–; tenía un metro de agua a su alrededor.Teniendo que dejar sueltos a muchos caballos y mulos para que no pereciesen ahogados”(…) El capitán general envíó a El Grao un camión para recoger al gobernador civil que se encontraba aislado en la azotea de la Comandancia de Marina”. Franco añadía a continuación lo satisfecho que se encontraba por la actuación de la Comandancia, “que actuó rapidamente, dado que los marinos de los buques de guerra podían ir en botes y efectuar muchos salvamentos(…)”.

    En los días siguientes a la inundación, Salgado se preocupaba por que Franco no hubiera acudido poco después de producirse la riada a la capital del Turia. “Él dice que se ocupó –escribía Salgado–,y yo le insisto en que sería bien vista su presencia”. “Considero más práctico y útil enviar a cuatro ministros para que me informen de todo. Me parece excesiva la lista de peticiones que hace el alcalde de Valencia”, le comentó el Caudillo según su versión.

    Era una forma de entender el gobierno estableciéndose una gran distancia entre El Pardo y “las provincias”. En nuestros días sería escasamente entendible una situación de emergencia en la que las máximas autoridades no acudieran en el más breve plazo al centro de una gran emergencia. Se criticó mucho a Bush precisamente por la tardanza en acudir personalmente a Nueva Orleans en los días inmediatamente siguientes a la inundación.

    DESPIECE 2

    Valdepeñas: la catástrofe ‘oculta’ de la Transición

    No deja de parecer sorprendente la inundación, en 1979, de Valdepeñas (Ciudad Real), una ciudad situada en un eje de comunicaciones tan importante como la vía que une Madrid con Andalucía, donde una fuerte precipitación sobre un territorio tan llano como La Mancha provocó que los cauces de los arroyos secos se inundaran taponados en muchos casos por las mal conservadas o deterioradas orillas que impidieron la salida natural de las aguas, anegando la ciudad con el resultado de unos 25 muertos y graves daños en el patrimonio.

    Pero mucho más sorprendente desde otro punto de vista es este suceso del que apenas hay constancia en la memoria de la Transición. Por no haber ni siquiera hay imágenes en movimiento de la riada. La cobertura de TVE se limitó a un flash con una fotografía de la ciudad interrumpiendo la programación, y algunas noticias en los telediarios acompañadas de fotos de agencia. En un momento en el que todavía no se había constituido la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y funcionaba un órgano provisional del que formaban parte los parlamentarios elegidos en las provincias de la región ni los Reyes, ni ningun otro miembro de la Familia Real acudió a Valdepeñas, limitándose la representación oficial a la del ministro Sancho Rof en nombre del Gobierno.

    “Incidieron una serie de causas más allá de la cantidad de agua caída –reconoce Eduardo Merlo Carrero, joven periodista de Valdepeñas autor del libro que el Ayuntamiento ha editado en el aniversario de la catástrofe–, como la imprevisión respecto a los cauces, las construcciones desordenadas y un urbanismo muy mal estructurado. La catástrofe pertenece a la memoria viva de la ciudad que se ha transmitido, incluso, a los que no habíamos nacido cuando sucedió”. Podría entenderse también ese abandono por parte de los políticos de la Transición como un símbolo del papel secundario que en ese momento ocupaban muchas provincias y territorios, cuando aún no existía el Estado de las Autonomías. Hoy parecería inpensable esa desatención en un suceso similar o de dimensiones mucho más reducidas en cualquier otro lugar de nuetra geografía. La noticia de la tragedia de Valdepeñas apareció durante un par de días en la prensa nacional, sin ocupar los principales titulares, tuvo una presencia en los informativos de TVE, la única existente en esa fecha, sin que acudieran equipos de rodaje, sin apenas cobertura informativa: con lectura de teletipos sobre fotos en los programas de noticias. Entre otras cosas por el reducido nivel de la representación institucional.

    DESPIECE 3

    La ‘riada de Santa Teresa’: el “diluvio mortífero”

    Muchos de los tímidos y casi siempre secos ríos de la vertiente mediterránea encierran dos terribles caras, como en el Júcar y el Segura. La historia de este último es la de una permanente amenaza sobre las tierras de Murcia. En 1545 se tiene constancia de una inundación que casi destruyó la capital y su entorno. Pueblos próximos como Alcantarilla o Alguazas debieron alzarse de nuevo en zonas más altas. Cronistas de la época hablaron de “un pedazo de oceáno” en lugar de la ciudad de Murcia. Pero la más grave inundación pudo ser la de 1879 conocida como la riada del día de Santa Teresa (todavía hoy figuran algunas menciones a ese suceso en paredes de edificios de la capital del Segura). El 14 de octubre de ese año empezó a llover torrencialmente, alcanzandose probablemente los 1.900 metros cúbicos por segundo, lo que en la prensa de la época se denominó “el diluvio mortífero”. El número de muertos se acercó al millar con graves daños en la ciudad y la cuenca central del Segura. La noticia tuvo una dimensión internacional de relieve en la prensa europea de la época. Desde Isabel II en el exilio hasta el Papa León XIII pasando por el millonario Alfred Krupp participaron en donaciones benéficas a favor de los damnificados.

    En un tiempo en el que la sanidad pública era casi inexistente después de la inundación se desató una epidemia de tifus y de enfermedades infecciosas que se extendieron a otras zonas del país alejadas del lugar de la inundación. La magnitud de la inundación hizo a Joaquín Costa poner como ejemplo de mala gestión del agua al Río Segura pidiendo que fuera encauzado, al tiempo que proponía la creación de canales y el desvío de ríos para evitar tragedias y para el mejor aprovechamiento de los riegos. Y todo ello tratando de controlar no sólo las inundaciones, sino la sangría de emigrantes desde una zona de gran población como el centro de Murcia hacia Argelia –olvidado punto de destino de la emigración española principalmente de Baleares o Murcia a finales del siglo XIX y principios del XX– o Cataluña. En la segunda mitad de los años 40 del pasado siglo se repitieron inundaciones esta vez sin víctimas humanas, mientras se creaban los embalses de regulación de la cuenca del Segura. Como el Júcar, otro traicionero capaz de transformarse de tímido reguero de agua casi seco en el estiaje en feroz látigo gigante de agua.

  4. Estracto del periódoco El Alcazar de la época.

    Click to access noticiadiari.pdf


    Extracte del diari “El Alcázar” publicat poc después dels aiguats del 25 de setembre de 1962
    DOLOR EN CATALUÑA
    No puede reducirse a simples números ni a parciales imágenes fotográficas la magnitud de la catástrofe que hoy ha sumido en el dolor y la tragedia a las comarcas barcelonesas del Vallés y del Prat y que ha conmovido la fibra sensible de todo el pueblo español. El drama se ha centrado con mayor crudeza en lo humano en la riera de Rubí, población que pertenece al Municipio de Tarrasa, así como el mayor perjuicio económico ha recaído en Sabadell y sus alrededores. La reacción de todos los que viven en las comarcas afectadas, sembradas hoy de luto, ha sido inmediata, en la línea de una excepcional solidaridad.
    DESOLACIÓN Y LÁGRIMAS
    Es tan grande la tragedia que ha asolado la región catalana del Valles, que las cifras y las precisiones de pérdidas se nublan ante las mil y una historias de lágrimas que envuelven a familias diezmadas por la riada. Hombres, mujeres y niños, que se han visto separados por la catástrofe, lloran o piensan en cualquier rincón, en cualquier lugar adonde les han conducido para apartarlos provisionalmente de sus hogares, la mayor parte de ellos desaparecidos bajo las aguas o destruidos por la violencia de los torrentes. La desolación es la misma en cualquiera de estos pueblos cercanos a Barcelona, donde hace tres días relucían las fiestas y los ánimos y ahora sólo hay barro, escombros y lágrimas. Cada caso es un drama aislado, en el que se ha roto una vida o una ilusión. Todos los casos juntos son esta tremenda catástrofe, donde han muerto cientos de españoles y miles de ellos han quedado sin techo y sin trabajo.
    LOS RÍOS Y LAS NUBES SE HAN JUNTADO
    Comenzó a las once. Las buenas gentes, cansadas de un verano extremado, salieron a la calle para mejor gozar del espectáculo de la lluvia. La tierra olía inéditamente a humedad. Se respiraba mejor. El cuerpo agradecía la caricia y todos estaban contentos.
    Pero la lluvia arreció y hubo que entrar en casa. Siguió arreciando y fue preciso entornar las contraventanas.
    Furiosa, airada y atormentadamente se abrieron los cielos, cayendo en cataratas sobre hombres y árboles, fábricas y hogares. Los ríos, como el Besos y el Llobregat rompieron amarras de cauces y salieron a campo abierto como mares en marcha, arrolladores, brutales. Las hondonadas secas e inofensivas del Ripoll y la ribera de San Filipo se llenaron de empuje, barro y espuma, lanzadas al asalto de la tierra. De las cumbres del San Lorenzo bajaron, como jinetes de un Apocalipsis pasado por agua, furibundas torrenteras ávidas de desolación. Incluso resucitaron riachuelos muertos, como Las Fonts, de Tarrasa.
    De noche, con las comunicaciones cortadas, sin luz e inesperadamente, ríos y nubes se juntaron, y comenzó la trágica cosecha de muertos y desaparecidos, de hundimientos y ayes, de destrucción y pavor.
    En Tarrasa, los coches quedaban aplastados contra las paredes. Flotaban mesas. En un bar, el agua fue subiendo y no bastó trepar al mostrador, colgarse del techo: la muerte llamaba y cobró su parte.
    Sobran las palabras. Las fotografías—campos anegados, hogares hundidos, barro sobre los humildes enseres—dicen lo que nosotros somos incapaces de decir.
    El río Besos tiene muy breve curso hasta su desembocadura en el Mediterráneo: los diecisiete kilómetros que hay entre la confluencia de los ríos Mogent y Congost y el pueblo de San Adrián, a cinco kilómetros de Barcelona. También recibe por la derecha las ramblas, mas que ríos, de Caldas y Ripoll.
    El río Besos va seco o casi seco la mayor parte del año, debido a las grandes filtraciones. Su caudal subterráneo sirve, en parte, para surtir a Barcelona de agua potable. El río Besos ha inundado varias veces, en lo que va de siglo, las casas de San Adrián, de ese mismo nombre.
    POR CATALUÑA DOBLAN LAS CAMPANAS ANTE EL DOLOR DEL AGUA
    El agua nuestra es desbocada como nuestro temperamento. Cuando los cielos de España, tan estreñidos de por sí, dicen que agua va, tiemblan los pájaros, se esconden los lagartos, parpadean de miedo los centenos. Y los hombres caen.
    Agua fue en Valencia, y las palmeras bogaron como mástiles en naufragio.
    Agua fue en Ribadelago, y las olas cubrieron las veletas.
    Agua fue en Sevilla, y hubo que tocar a rebato.
    Hoy suenan las campanas por Barcelona. Se han derrumbado los cielos del Valles. El Llobregat, tan reducido a norma, y el Besos han roto márgenes. Ha llovido con rabia, con ira, apretando espuelas hasta volcar doscientos litros sobre cada árbol, sobre cada hombre.
    Barcelona, y Tarrasa, y Sabadell, y Rubí—el riñón funcional de las Españas—están heridas. Y recabamos nuestra parte de dolor como un derecho de solidaridad nacional, más que como un deber. Si compadecer es padecer conjuntamente, compadecemos al Valles enlutado. Hacemos nuestros sus muertos, su tristeza, sus pérdidas, su desolación.
    Desde Madrid, y desde este periódico, pedimos oraciones para los muertos, asistencia para los necesitados y un amplio movimiento de solidaridad nacional. Como con Valencia, o Ribadelago, o Sevilla. Y si es posible más—de algo habrá de servimos la triste experiencia— mejor que mejor.
    Por Cataluña doblan las campanas, pero habrán de oírse en todos los hogares españoles.
    TRES MIL MILLONES DE PÉRDIDAS
    Es difícil calcular en estos primeros momentos de estupor y de angustia las pérdidas que la catástrofe ha supuesto a la economía catalana y española. ¿Cómo precisar cifras exactas si esta es la hora en la que todavía no sabemos cuántos son muertos de los que damos por desaparecidos?
    Los hombres cuentan primero. El valor de una vida no tiene precio. Pero no es menos cierto que las pérdidas económicas también habrá que contarlas, puesto que al hombre afectan.
    Lo que sabemos cierto es que el núcleo de la tragedia debe localizarse en el Valles, y más concretamente en el triángulo que forman las ciudades de Tarrasa, Sabadell y Rubí, localidades distantes entre si de seis a diez kilómetros.
    El hecho de que sea esta zona una de las más industriales de España, si no la más industrial, y la simple contemplación de nuestras fotografías bastan para pensar en cifras de muchos ceros. Por ejemplo, en tres mil millones. Y Dios quiera que la realidad nos rectifique diciendo que nos hemos pasado.

  5. Después de la catástrofe se encauzó el río. La Confederación Hidrográfica del Pirineo Oriental construyó defensas de hormigón de 3,5 metros de altura, se excavó y se llenaron de tierra distintas partes del río para suavizar las pendientes. Se amplió su lecho para que pudiera admitir un caudal de 1.350 metros cúbicos por segundo.

    Cuesta creer que un río por el que apenas corre el agua, conocido como una cloaca a cielo abierto por años y años de contaminación, pudiera anegar kilómetros y kilómetros. Pero ahí queda la historia. Ahora ayuntamientos como el de Montcada o el de Rubí recuerdan con exposiciones la tragedia. También Terrassa inaugurará un placa dedicada a las más de 300 víctimas de esta población. Después de 40 años de la tragedia los ayuntamientos trabajan para convertir el Ripoll en un lugar de paseo y ocio. A muchos, en cambio, los recuerdos les impedirán acercarse a un río sinónimo de muerte.

  6. Sra. Silvia Torres, Se calcula que en las inundaciones de 1962 en el Vallès perdieron la vida un millar de personas. Fue una lluvia breve, pero muy intensa. Cayeron 225 litros de agua en un río sin encauzar, con puentes estrechos en cuyos ojos se iban acumulando árboles, piedras, amasijos de hierros y coches. Todo lo que las aguas del Ripoll encontraban a su paso. Muchos hombres y mujeres desaparecieron porque en poblaciones como Terrassa o Rubí barrios enteros de inmigrantes, llegados de toda España durante las décadas de 1940 y 1950, se habían construido en las mismas orillas del río.
    Sin luz ni teléfono, las campanas de las iglesias sirvieron para alertar de la riada, aunque algunas sonaron demasiado tarde. El barrio de las Arenas de Terrassa, al igual que el del Escardívol de Rubí, fue arrasado por el agua. En Sabadell desaparecieron las fábricas construidas al lado del río. En la Rambla de Terrassa el espectáculo era dantesco: las puertas de la estación volaron, un bar desapareció. La riada sorprendió a una pareja de novios paseando por la Rambla. Él pudo agarrarse a un árbol. Ella no corrió la misma suerte y fue arrastrada por la fuerza del agua, ante la impotente mirada del novio.

    Quienes tampoco olvidan son el centenar de pasajeros que aquella fatídica noche cogieron el tren de los Ferrocarrils de la Generalitat en Barcelona con destino a Terrassa. Tras cruzar el puente entre Les Fons y Terrassa, que se derrumbó minutos después, el tren se detuvo en seco. Por la ventanilla los pasajeros podían ver cómo el agua arrastraba todo lo que hallaba a su paso. Los maquinistas consiguieron mantener las puertas cerradas ante el pánico general de los pasajeros, que querían lanzarse al agua. ‘Fueron dos horas y media espantosas. Se oía gritar, rezar, llorar y maldecir. Éramos como la proa de un barco que resiste olas terribles de agua’, relató poco después del incidente el maquinista, Luis Ruiz. A las doce y media de la noche los pasajeros abandonaron el tren, sirviéndose de tablones y prendiendo periódicos a modo de antorchas.

    A la mañana siguiente el Vallès tuvo un horrible despertar. Era una comarca completamente devastada. Ruinas, escombros, casas arrasadas o convertidas en fantasmales cascarones, puentes destruidos, postes eléctricos derribados, huertas asoladas. Miles de personas se quedaron sin nada. Se calculan unas pérdidas de 2.600 millones de pesetas. Según las estimaciones, 4.455 personas perdieron su casa y la mayoría se quedaron sin trabajo.

    la solidaridad del resto de España y de Francia, donde vivían numerosos exiliados, fue ‘increíble’. Llegaron miles de kilos de pan del Gremio de Panaderos, centenares de pares de botas, Picasso y Dalí subastaron obras, e incluso un joven alemán se trasladó desde Hamburgo hasta Sabadell en autoestop para ofrecer su colaboración. Muchos voluntarios se dedicaron a lo más ingrato: recuperar y enterrar cadáveres con un pico y una pala.

    ‘Todo el mundo quería ayudar, pero nadie sabia cómo’, recuerda Pascual Giner, jefe sanitario de Rubí en aquel momento. ‘Llegó mucha ayuda, todo el mundo traía cosas, sobre todo gracias a la propaganda radiofónica, pero no estábamos preparados en cuanto a organización para afrontar una catástrofe como aquélla’. Giner trabajó con otros tres médicos y un practicante atendiendo a heridos y organizando la ayuda. Este médico de Rubí recuerda que tras la catástrofe el pánico se apoderó de todo el mundo. ‘Muchos temían contraer la fiebre tifoidea y llegamos a administrar 17.000 vacunas’. Giner estuvo 15 días fuera de casa, apenas durmiendo en una colchoneta en el mismo local donde había improvisado una farmacia.

  7. silvia torres fernandez

    ola para kien lea esto soi una persona interesada por las riuades del valles una estudiante k busca informacion sobre lo que posso el 24 de setiembre de 1962 no tengo demasyada informacion para el trabajo mas inportante de baxilleratao bueno y nada mas y si teneis informacion porfabor ponerla en internet que todos los dias visito esta pagina wep adios

  8. María.

    Yo he pasado bastantes vacaciones en Altea, Kepa, y por tanto toda la bahia, hasta gualest, o benifato. Conozco toda la zona perfectamente. El pantano de Gaudalest, tengo amigos en Gaudalest, en Alcoy, en cocentaina.

    Eso es una montaña, y en lo alto está la plaza, preciosa, con un ambiente bohemio muy sofisticado, y con restaurantes muy exquisitos, y desde los miradores de la plaza se ve toda la zona, y más si subes al campanario.

    No me hacen falta fotos, lo tengo grabado todo en mi retina.

  9. María.

    Ha rectificado a medias, pues sigue diciendo que una elevacion que alcanza 61m desde la orilla del mar, en cuesta sin parar, no es una montaña. Montañita si quereis, pero montaña al fin y al cabo.

    Y si me equivoco, también rectificaré. Pero yo me equivoco poco, que conste, jeje.

  10. rosa

    ya te recordare María esto en otra ocasión, sobre todo cuando Jesús vuelva hablar latín, me voy que mi ojo izquierdo no puede mas y hoy me he pasado, pero recuerda que hasta Jon rectifica y eso que también sabe ser soberbio cuando hace falta, somos con tertulianos no enemigos,

  11. A Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del César, María tiene razón,

    Altea está al sur y Calpe, aunque está al norte, rodea todo el peñón.

    Me lié, porque estaba situado en el puerto deportivo de Calpe y relacioné Calpe con Altea equivocadamente.

    En cuanto a Altea y la montaña, me ratifico en lo dicho ya que aunque está ligeramente elevada sobre el nivel del mar (61m), no está en ninguna montaña.

  12. María.

    Bona nit, Rosa, pero luego no me digas que no reconozco cuando me equivoco, que aquí es el caso contrario, con abundante prueba documental.

  13. María.

    si, como se ve en la foto primera que te he puesto, Mira la iglesia, arriba en la montaña, desde donde se ve todo benidorm.

  14. María.

    El Penyal d’lfac, antaño una importantísima referencia visual para los navegantes, es una enorme masa rocosa que penetra en el mar a modo de península, quedando unida a la altura de Calp por un istmo. El punto más alto (332 metros) se halla en la ladera occidental, que puede divisarse desde el litoral. A principios de siglo se abrió un túnel en la parte noroeste, que permite ascender por un camino hasta la cima.

  15. María.

    Yo no sé donde estuviste tú, Kepa, pero está Calpe en el peñon, Altea, que es el pueblo de pescadores en una montaña, que tiene miradores desde donde ves todo Benidorm, y luego Benidorm, o sea, que al norte está calpe, no altea.

  16. De hecho Altea por el Norte y Calpe por el sur estan ambas localidades a las faldas del Peñón de Ifach.

    Al menos así era hasta Enero del 2.007 cuando pasé unos dias de vacaciones por esa zona. No me consta que haya variado la orografía del lugar, si acaso unas cuantas edificaciones más.

  17. Altea es un municipio de la Comunidad Valenciana (España) situado en la provincia de Alicante, en la comarca de la Marina Baja. Se encuentra en la costa del Mar Mediterráneo, al norte de Benidorm y al sur de Calpe. Cuenta con 21.898 habitantes (INE 2006).

    Enclavado en una bahía que cierran la Punta Albir y el Morro del Toix se sitúa Altea.
    Altitud 61 msnm
    Al parecer, el nombre de Altea proviene del griego Altahia, que significa «yo curo», y como se encuentra junto a la desembocadura del río Algar, cabe pensar que se trataba de un lugar estratégico, medicinal, y de salud para todo tipo de curaciones. Pero de esto hace mucho tiempo y, hoy en día, este río llega prácticamente seco al Mediterráneo, lo que hace suponer que la salud que existe en esta ciudad habrá que buscarla en su belleza interior.

    De hecho Altea no es ninguna montaña, está entre montañas.

  18. María.

    Valencia tiene todos los records de precipitaciones en España en menos de 24 horas.

    Creo recordar que el record es de 875 litros/m2 y estos dias cayeron más de 500 l/m2 en algunas zonas.

    Ante eso no hay nada que se pueda hacer, pues hay muchos intereses contrapuestos. Así el hacer una presa es una lucha brutal contra los ecologistas, y si no se hace las ramblas que se forman donde caen las lluvias son brutales.

    La zona de Altea es una zona tremendamente agreste. Prueba de ello es que allí aguantaron reductos musulmanes hasta el 1600, pues aquellos picos, totalmente fortificados, eran inconquistables, salvo con aviacion o rendirlos por aburrimiento milenario, pues allí ni se pueden llevar piezas de artilleria ni nada, de lo empinado del terreno, mucho más agreste que los pirineos, pues los valles salen desde el nivel del mar, y salen montañas en vertical.

    El litoral se urbanizará totalmente, pues la presión demografica lo exige, y se hará como se pueda y sepa, y cuando caigan las gotas frias, se verá lo acertado o no de algunas, pues si caen 800 l/m2, eso es desgracia segura, se haga lo que se haga, pues no hay sitio como en valencia para trazar grandes obras de hidraulicas, ya que las montañas salen casi desde el litoral. De hecho Altea es una montaña.

  19. Sr. Nuncamàis, es obvi que si no cuidem les nostres lleres, no desbroçem i fem neteja, quan plou mes de 100 litres per metre quadrat, si no hi ha estat la vigilancia adecuada i les urbanitzacions obstriexen el pas del aigua, es produiexen grans inundacions. Però ja se sap l’home es l’únic animal que ensopega dos cops amb la maitexa pedra. Salutacions

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s