SEÑOR RAJOY:


Por TV he podido ver y oir el resultado de su impresentable actuación. Usted no hace más que avivar los bajos instintos del impresentable españolismo PPril. Es natural que los españoles amen asu patria, pero el españolismo PPril es aquella clase de españolismo que disfruta oprimiendo los españoles que lo son a pesar suy, como yo, por ejemplo.

Usted puede estar muy conbtento de sus actuación FASCISTA, apropiándose del españolismo legítimo de los que se sientan españoles y pervirtiéndolo hasta extremos intolerables jodiendo a los demás.

Su manera de hacer oposición es encender la hoguera de la bronca continua con lo cual cree que va a conseguir ganar las elecciones. Creo, sin embargo, que aquellos que tienen alguna posibilidad de votarle, por no conocerle a usted lo suficiente deben esperar de usted algo más que la bronca. Creo que un candidato a elegir debe presentar un programa adecuado,

El PSOE ha tenido más de una cosa que no me gusta pero, mire usted, sólo la Ley de Dependencia marca un hito perdurable en la política española que usted y sus sicarios no podrán borrar jamás.

El PSOE, además, lleva adelante, CON TODO EL ARCO ELECTORAL MENOS USTEDES, LOS FASCISTAS DE FRANCO, la Ley de la Memoria Histórica, tan necesaria para desguazar los últimos restos de los símbolos franquistas que ustedes se resisten a eliminar de la geografía urbana.

Creo que son dos pinceladas maestras para dejarles a ustedes en el pelotón de los torpes, a una distancia enorme en la carrera hacia la consecución del próximo Gobierno de España.

A mi, señor Rajoy, no me gusta Zapatero y no voy a votarle, porque no es el candidato del catalanismo pero lo respeto como persona cabal y por sus logros indudables de los que he citado sólo los dos que me parecen más importantes.

Usted, señor  Rajoy, es sólo una Marioneta, así con mayúscula, de Aznar. Él es quien mueve los hilos que lo gobiernan a usted. Por no tener no tiene usted ni personalidad porque sus indudables defectos políticos ni siquiera son suyos sinó del fascista Aznar, el que nos dió a todos los españoles (incluidos los que lo somos a regañadientes) por el culo con la gran mentira de Irak.

Me perdonará, señor Rajoy. No suelo ser persona que use vocablos ordinarios, pero ante el fascismo PPeril de usted y el señor Aznar, que mueve los hilos que le dan a usted la macabra vida política que tiene, no he podido evitar soltar algo que normalmente creo que sería una inconveniencia de persona mal educada pero que creo que en este caso lamentable cuadra perfectamente. Y, en todo caso, creo que es preferible la ordinariez de un taco a la de un comportamiento DE PÉSIMA EDUCACIÓN  como el suyo.

Cambios de juez


EL CRISOL    –    Pascual Mogica Costa

pascual2.jpg                

    El Juzgado número 4 de Orihuela (Alicante) que entiende en el caso sobre un delito contra la ordenación de territorio y por el cual está imputado el ex alcalde del Partido Popular, José Manuel Medina, ha cambiado de juez por cuarta vez en un año. En el caso del presidente de la Diputación Provincial de Castellón, Carlos Fabra, también del PP,  son ya ocho los jueces y tres los fiscales que han pasado por el caso, unos se retiraron a petición propia y otros fueron cesados y sustituidos.

   Todo esto nos puede llevar a pensar que porqué no se ven sentencias condenatorias, ni absolutorias, en los casos de corrupción en los cuales están implicados militantes y cargos públicos del PP. Se pierden en el tiempo.  La verdad es que a uno de ellos, por cierto también ex alcalde de Orihuela, fue condenado, por quedarse cinco millones de pesetas que le entregaron unas monjas, a cuatro años de cárcel, esto fue en marzo de 2002 y por ahí anda paseando tranquilamente. Por lo visto en las cárceles andan mal de celdas libres.

   Eso de que todos somos iguales ante la Ley, no deja de ser un concepto más reflejado en la Constitución. La realidad es que como alguien dijo “todos somos iguales pero hay algunos que son más iguales”.

   Recuerdo el caso Filesa. Cuatro largos años empleó el fallecido juez Marino Barbero, con la instrucción del caso (1991-1995).  Por cierto siempre se nos daba cuenta a los españoles de cómo iba la investigación en puertas de alguna convocatoria electoral. Algunos malpensados decían que el fenecido juez lo hacía para perjudicar a los socialistas. Pero llegó un día en que alguien de “arriba”, de los que mandan en esto de la Justicia, aprovechando que el juez Barbero, posiblemente por su edad en aquel entonces, 66 años, ya no pudo más, cuatro años cansan, y se retiró del caso,  nombró para sustituirle al juez Enrique Bacigalupo, que aceleró la instrucción y en cuatro días la cosa estuvo lista para juicio. Unos fueron absueltos y otros fueron condenados a cárcel. En el caso del ex alcalde oriolano José Manuel Medina y de Carlos Fabra ocurre lo contrario, los constantes cambios de juez acumulan retraso sobre retraso. Tiempo al tiempo.

    Así está la Justicia en España, diga la Constitución lo que diga.

                                            

¿Que España queremos?


La Transición: EEUU-Franco aliados

 contra España (2/3)

¿La España que queremos?


La Transición: esa mentira del

 fascismo de EEUU y franquista