Helio, dios- Sol

el-dios-del-sol.jpg

Helio, el Sol, precisamente llamado por los romanos Sol. Era hijo del titán Hiperión y de la titánide Tía y hermano de Selene ( la Luna) y Eos (la Aurora). Cada día traía la luz al mundo en su carro tirado por cuatro caballos, atravesando el cielo de este a oeste. Por la noche regresaba a su hogar en Oriente navegando a bordo de una vasija por el océano, el río que rodeaba la tierra.

Cuando Zeus dividió el mundo entre los dioses, Helio se hallaba ausente recorriendo el cielo en su carro, por lo que en principio, no le tocó nada en el sorteo. Pero cuando surgió la isla de Rodas y Helio la vió emerger del mar en todo su esplendor, la reclamó como suya.Con la ninfa de la isla, Rode tuvo siete hijos, y tres de sus nietos dieron el nombre a sus tres principlaes ciudades, Iáliso, Camiro y Lindo. Rodas era un importante centro de culto de Helio, y cada año los habitantes de la isla arrojaban al mar un carro y cuatro caballos para que los utilizara el dios, y reemplazar con ellos a los cuatro corceles que trabajaban todos los días del año trayendo la luz al mundo. El famoso Coloso de Rodas, una de las Siete Maravillas del Mundo, era una estatua gigantesca de H elio situada ala entrada del puerto de Rodas. Era una obra de un escultor local, Cháris de Líndos, según la mayoría de los testimonios antiguos medía 70 brazos de alto ( unos 32 metros) . Impresonante desde cualquier punto de vista, el rumor hablaba de su situaciuón en el puerto, con sus pies colocados uno a cada lado y forzando a todos los barcos a pasar entre sus piernas, lo que lo hacía aún más imponente. Pero para eso tenía que haber medido unos 500 metros de alto, lo cual es arquitectónicamnete imposible. No obstante, este monumento a la prosperidad pacífica estuvo en pie durante más de un siglo hasta que un terromoto lo derribó en el año 226 a.C.

coloso-de-rodas.jpg

El dios poseía también un terriotorio en Corinto,que se disputó en otro tiempo con Poseidón. Briáreo, uno de los Hecatonquires, actuó como árbitro en este litigio y concedió la ciudadela del Acrocorinto a Helio y el Istmo a Poseidón.

Helio estaba casado con la océanide Perse, con la que tuvo varios hijos, Eetes, el despiadado rey de la Cólquide, que poseía el Vellocino de Otro, Perses, que derrocó a Eetes y ocupó el trono en su lugar durante algún tiempo, Pasífae, la madre del Minotauro, y la maga Circe. A veces se dice que Augies, el rey de Élide dueño de los famosos Establos que limpió Heracles, también era hijo suyo. Helio tuvo además varias amantes, una de las cuales fue la Océanide Clímene, esposa de Mérope, rey de los etíopes. Tuvo varias hijas con ella, lamadas las Helíades y un hijo varón Faetón, que pidió a su padre que dejara conducir su carro de fuego durante un día. Helio cedió a las súplicas de su hijo, pero en manos del inxperto joven, los cabllos se desbocaron y, saliéndose de su órbita, incendiaron Asia, Oriente Medio y parte de África- y qué escenario  y gobernante nos recuerda esta apocalíptica historia??.Para que no la destruyeran por completo, Zeus mató a Faetón lanzándole un rayo. Su cuerpo cayó al río Erídano y sus hermanas, transidas de dolor, lloraron tanto y incesantemente a sus orillasque ellas mimas fueron transformadas en álamos, y sus lágrmas en ámbar.

Como dios que en su carrera diaria por el cielo lo ve y lo escucha todo, Helio era invocado a menudo como testigo en los juramentos. Supo decir a Deméter, que andaba buscando desesperadamente a su hija perdida, Perséfone, que la muchacha había sido raptada por Hades. Descubrió también la aventura amorosa que mantenía Ares con Afrodita y notificó el hecho al marido de ésta, Hefesto, que atrapó a los amantes en una red mágica y llamó a todos los dioses para que contemplaran el espectáculo. Pero esta delación tuvo unas consecuencias fenestas para Helio pues Afrodita decidió vengarse de él.

Hizo que se enamorase perdidamente de una mortal, Leucótoe, hija del rey persa Órcamo. Helio se presentó en los aposentos de Leucótoe disfrazado de la madre de ésta, Eurínome, pero una vez dentro volvió a asumir su verdadera forma y raptó a la muchacha, que quedó rendida ante su magnifcencia. Semejante circustancia provocó los celos de una antigua amante del Sol, Clitie, que seguía enamorada de el y lo quería sólo para sí. Clitie hizo correr la noticia del a seducción de Leucótoe, hasta que llegó a los 0ídos de su padre. Órcamo, lleno de furia, enterró viva a la joven. Leucótoe murió aplastada por el peso de la tierra y aunque Helio hizo todo lo posble por desenterrar su cuerpo y devolverla a la vida, sus intentos fueron baldíos. Acongojado por la pena, la transformó en el árbol del incienso. También Clitie salió mal parada, pues se ganó el odio de Helio. Se consumió de dolor, sentada a solas en el suelo y clavando su mirada cada día en el dios del Sol cuando éste cruzaba el cielo. Una vez muerta, se convitió en heliotropo, planta cuya flor gira siguiendo el curso del sol de la mañana a la noche.

 Helio tuvo una manada de vacas en Eritia, pero se las robó el gigante Alcioneo. Poseía otro rebaño de vaca blancas como la leche y cuernos dorados que pastaban en la isla de Trinacia (habitualmente identificada con Sicilia). Eran apacentadas por sus hijas Lampetie y Faetusa, fruto de su unión con su amante Neera. Cuando durante el viaje de regreso a Ítaca después de la Guerra de Troya los compañeros de Odíseo se comieron algunas de estas reses, Helio exigió a Zeus que castigara a los malhechores. Amenazó incluso con abandonar la tierra y llevar su luz a los muertos del Hades si el crimen quedaba impune. Por eso, cuando al cabo de seis días de banquete, los viajeros se hicieron de nuevo a la mar, Zeus envió una violenta tempestad contra ellos. El barco naufragó y sólo sobrevivió Odiseo, que no había tomado parte en el sacrilegio.

Uno de los epítetos de Helio era Febo ( Resplandeciente) y durante el siglo V a. C. Apolo, que también recibía este sobrenombre, fue convirtiéndose en una divinidad solar a veces identificada con Helio; pero dicha identificación no se normalizaría hasta mucho más tarde. Pausanias recoge una tradición segun la cual los primeros hombres, de talla descomunal, fueron creados en la India y nacieron del Sol que calentó la tierra, en otro tiempo húmeda y llena de agua. “…y qué otra región, es natural que produjera hombres antes o de mayor talla que la de los indios, ya que todavía en nuestro tiempo cría animales salvaje diferentes por lo extraño de su peso y por su tamaño..?”

13 respostes a “Helio, dios- Sol

  1. pero que currada de artículo !!!!!!!!!!!!!!

    enhorabuena por el trabajo!
    y gracias por subir la informacion, la necesitaba para un trabajo, aunque mi busqueda termina aqui 😀

  2. Sr.Actor Secundario, Chapeau !!!.
    con una envidia sana y mis mejores deseos FELICIDADES AMIGO MIO, te lo mereces por original, por elegante y por maestro de las letras.
    Un beso y adelante chaval !!!!

  3. Retroenllaç: Quiron en la red « Por la paz y la libertad

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s