Monasterio de Pedralbes


 

 

MUSEO MONASTERIO DE PEDRALBES. BARCELONA ABRIL – 2006

Elisenda de Montcada (1292-1364) fue la tercera esposa de

Jaume II el Justo, hijo de Pere el Grande, rey de la corona

 catalanoaragonesa. Su reinado se caracterizó por una política

 expansionista por el Mediterráneo. Los dos primeros matrimonios

 con representantes de casas reales europeas (Blanca D’Anjou,

 hija del rey de Nápoles, y Maria Lusignan, hermana del rey de Chipre)

tenían como principal objetivo buscar alianzas. A la muerte de María,

el rey se planteó un nuevo matrimonio, pero esta vezbuscando esposa

entre las damas de la alta nobleza del país. La elección de Elisenda se

explica por las relaciones de la casa real con los Montcada,

especialmente con el hermano de Elisenda que formaba parte

del consejo del rey y ocupaba el cargo de lugarteniente de Catalunya.

La edad un poco avanzada del monarca, y su mala salud aceleraron

el nuevo matrimonio. El enlace tuvo lugar el día de Navidad de 1322.

 El matrimonio duró poco tiempo. El rey murió en 1327 aunque ya

antes había empezado a tomar forma el proyecto que  desembocaría

 en la construcción del Monasterio de Santa Maria de Pedralbes.

Pedralbes fue el lugar escogido por la reina Elisenda para fundar

 un monasterio de Clarisas y retirarse cuando fuese viuda.

 En 1329, un año después de la muerte del rey, la reina ya estaba

 instalada al Palacio Real que hizo construir adosado a uno de

 los lados del claustro del convento. Esto no quiere decir que el

monasterio estuviera totalmente acabado en esta fecha.

Las obras de construcción de las otras dependencias duraron años.

Durante el tiempo que la reina residió en el monasterio, participó

de forma activa en la vida de la comunidad ejerciendo a menudo

 una autoridad superior a la de la misma abadesa.

Dictó normas que contemplaban aspectos de la organización interna

 del monasterio (alimentación, sueldos para los trabajadores, etc.),

así como la definición de las rentas y bienes para asegurar el bienestar

 económico de esta institución.

Pese a todo, la vinculación de la reina con la Corte no se rompió con

 su retirada a Pedralbes. Participaba en actos fuera del monasterio

y fue la impulsora de las relacionescon el Consell de Cent,

 órgano gestor de la ciudad y protector del monasterio.

Esta protección aún se renueva cada año con la visita que los

 representantes del consistorio de la ciudad realizan a Pedralbes

 el día de Santa Eulalia.

El 19 de julio de 1364 muere Elisenda de Montcada en su

 pequeño Palacio dePedralbes.

Todo estaba previsto: su entierro y su testamento,

minuciosamente detallado.

La patrona del Monasterio nombra a éste heredero de todos sus bienes

(tierras, joyas, vajillas de oro y plata, vestidos, así como otros objetos de valor).

El testamento también detalla que tras su muerte el palacio donde residía fuera derrocado.

Y así se hizo.

En el monasterio de Santa María de Pedralbes concurren

circunstancias especiales que hacen de él un conjunto monumental

bien excepcional dentro el panorama barcelonés y catalán.

Tienen que ver, por un lado, con el proceso de construcción, y por otro,

con su estado de conservación.

En este sentido, es necesario remarcar la relativa conservación

ante las grandes devastaciones que los actos violentos de los últimos

 cuatro siglos han inflingido en el patrimonio artístico.

Ni la Guerra dels Segadors, ni la de Sucesión, ni la del Francés

 le han afectado especialmente.

También se libró de la Quema de Conventos de 1835, de las

destrucciones de la Semana Trágica y de la Guerra Civil.

El hecho que más incidió en el monasterio fue la Guerra Civil

contra Joan II puesto que la plana mayor del rey se

instaló en el monasterio para poder dirigir el asedio a Barcelona

y el fin del conflicto, hasta el punto que se denomina

Paz de Pedralbes el tratado firmado allí entre el rey Joan

y los representantes de la ciudad. Por tanto, se atribuye a la

ocupación militar la desaparición de una parte de su archivo.

Más grave que las guerras fue la desafortunada restauración

 del templo realizada a finales del siglo XIX: eliminó obras y

decoraciones que consideraban inadecuadas y justificaron

la venta de otras para la obtención de recursos.

Pero, aún así, la colección de Pedralbes es excepcional.

Como se ha mencionado anteriormente, el otro caso particular

del monasterio afecta a su construcción.

La primera piedra del templo fue colocada el 26 de marzo de 1326.

Sólo trece meses después, el 3 de mayo de 1327, era

 solemnemente consagrado: las primeras catorce monjas entraban

a residir en el edificio.

El conjunto monástico que hoy conocemos, del cual no hay datos

escritos hasta finales del siglo XIV, fue construido

durante los años siguientes.

Más admirado que estudiado, el sepulcro de Elisenda de Montcada

 en el Monasteriode Pedralbes es uno de los conjunto funerarios

 de la Catalunya Medieval más notables por su calidad,

significación y conservación.

Aún así, la historiografía lo ha mantenido en un considerable

aislamiento, ya que ni por motivos tipológicos, ni estilísticos,

se inserta con facilidad en las series de obras más rebuscadas,

ni tampoco en alguna de las atribuidas a los maestros más

conocidos de la época.

En esta situación tiene un peso determinante el hecho de tratarse

 de una obra excelente pero absolutamente indocumentada:

se desconoce el autor o autores del sepulcro.

 La única certeza es que el monumento funerario ya estaba

construido en 1364 cuando, poco antes de morir, la Reina Elisenda

 dicta en testamento ser enterrada ante el altar mayor.

Uno de los rasgos más singulares de la tumba de la Reina Elisenda

es la doble configuración recubriendo dos caras de un mismo muro.

 La figura adopta dos apariencias: en la iglesia se representa Elisenda

como Reina, con la corona y el manto real; en la zona interior viste

el hábito franciscano. En ambas caras está como elemento

central la representación yacente de la difunta: una encarada

al mundo de la iglesia, accesible a todos los fieles; y otro al claustro

reservado a las monjas. Se trata de un procedimiento original

perfectamente adecuado a la biografía de la Reina, retirada de la

vida pública en el Monasterio de las Clarisas fundado por ella.

Existen intervenciones pictóricas en el conjunto del monumento

funerario realizadas a posteriori. La vertiente del interior de la iglesia

 sufrió una drástica intervención de estilo neomedieval a principios

del siglo XX. Fue entonces cuando se destruyó todo el fondo

mural gótico conservado hasta aquella fecha, y todos los elementos

 estructurales y figurativos fueron repintados.

En cambio, el lado del Claustro tiene un aspecto más próximo al original,

 probablemente porque hasta hace pocos años era la zona de clausura

del Convento.

PARA EL PP “TODO VALE” y POLANCO NO ESTÁ DE ACUERDO


El presidente de PRISA, Jesús de Polanco, expresó ayer la dificultad que afrontan los medios del grupo para ejercer su labor periodística en un ambiente político marcado por la crispación y el confrontamiento. “Es muy difícil ser neutral cuando una de las partes considera que todo vale con tal de recuperar el poder”, indicó en respuesta a la intervención de un accionista en el turno de ruegos y preguntas en la junta general.

Polanco agregó que el grupo intenta realizar su trabajo bajo esa premisa de neutralidad y rigor informativo pero precisó que es muy dificil estar de acuerdo con el comportamiento de algunos partidos políticos “en unos momentos en los que hay quien desea volver a la guerra civil”. Continua llegint “PARA EL PP “TODO VALE” y POLANCO NO ESTÁ DE ACUERDO”

BLOGGIUM CULTURAL


pasó ayer en catalán, pero se puede leer en castellano