Poesía de Jaime Gil de Biedma


insolentes-vencedores.jpg

AÑOS TRIUNFALES

Media España ocupaba España entera

con la vulgaridad, con el desprecio

total de que es capaz, frente al vencido,

un intratable pueblo de cabreros.

Barcelona y Madrid eran algo humillado.

Como una casa sucia, donde la gente es vieja,

la ciudad parecía más ocura

y los Metros olían a miseria.

Con la luz de atardecer, sobresaltada y triste,

se salía a las calles de un invierno

poblado de infelices gabardinas

a la deriva, bajo el viento.

Y pasaban figuras mal vestidas

de mujeres, cruzando como sombras,

solitarias mujeres adiestradas

– viudas, hijas o esposas-

en los modos peores de ganar la vida

y suplir a sus hombres. Por la noche,

las más hermosas sonreían

a los más insolentes de los vencedores.

ESTÁN LAS GENTES DEL PP EN SUS CABALES?


Esta pregunta se me ocurre al pensar que el terrorismo de ETA no constituye ninguna amenaza grave, porque ETA está vencida y solo le hace falta el golpe final. Hubo, es verdad, los dos muertos en Barajas, que, como todos los muertos son un golpe duro, pero que ni siquiera, a mi modo de ver, fueron planeados por los terroristas, sinó que fueron debidos a un error de cálculo.

Creo que, en su estupidez, al ver que Zapatero tenía el proceso de paz paralizado, quisieron hacer algo que metiera mucho ruido, sin hacer ningún daño y a estos genios geniales de la maldad y de la estupidez no se les ocurrió otra cosa que la gran burrada de Barajas.

Lo de Barajas fue un crimen, indudablemente, pero, por encima de todo, fue una estupidez que causó un error de cálculo de unos seres absolutamente primarios acostumbrados a razonar de una manera escasamente inteligente.

ETA está acabada aunque, hasta llegar al abandono de las armas puede causar todavía algún sobresalto. Y digo que está acabada porque ya no tiene ningún apoyo popular. Cuando esto sucede y, además, no se ve en el horizonte ningún atisbo de éxito, es el principio del final. En este momento hacen falta para sacarles del pozo de la desesperación en que se encuentran, medidas de reinserción para ayudar a los que hicieron del asesinato su siniestra profesión, puedan reintegrarse a la vida ciudadana decente.

Duele reconocerlo pero uno de las hechos fundamentales que llevaron hacia el final de ETA fue la actuación policíaca de otro ser primario, José María Aznar, que actuó con notable tesón. Esto es algo que todos le debemos agradecer. Sin embargo, por su estructura mental tan primaria, este pobre hombre es incapaz de comprender que, para finalizar el proceso, cuando el estado es fuerte, hay que ser generoso.

Quedan en las cárceles, multitud de presos de ETA, que siempre son un elemento creador de malestar, algo que un gobernante debe tratar de evitar. Estas gentes vencidas, un día u otro, y mejor que sea cuanto antes, deberán reinsertarse a la vida del país para lo cual son necesarias las correpondientes medidas que debe arbitrar el estado.

La obsesión de no pagar ningún precio político es una estupidez cuyo éxito como frase hecha juzgo que es totalmente inmerecido porque se ha acuñado y se utiliza para justificar la venganza. Más allá de que el sentido común nos dice que ETA no debe condicionar ninguna decisión política importante, existe un amplio margen para llevar a cabo alguna cesión que, en algunos aspectos es de justicia y de humanidad. Y esto es lo que niega el PP.

Dos son los aspectos en los que el estado debiera de contentar a ETA. Uno, rectificando su inhumana e injusta conducta de dispersión de presos que forzosamente habrá incidido fuertemente en aumentar el malestar entre sus familias obligadas a desplazarse para visitarlos. Otra la reinserción de los etarras. Yo no sé si los genios del odio y de la venganza que hablan de no pagar ningún precio político llaman a esto precio político. Lo que es evidente es que son dos aspectos en los que el estado debe mostrarse generoso.

La decisión de no permitir la excarcelación de De Juana, absolutamente enmarcada dentro de un ámbito de odio, que, en este caso se contaminó al ex ministro de justicia, que habló de fabricarle una imputación para que no pudiera salir de la cárcel, se ha vuelto en contra del PSOE que está ahora pagando la torpeza del ex ministro con un ataque a muerte de las fieras del PP. Los mismos que no quieren renunciar a la glorificación del Franco y se quejan amargamente de la retirada de sus estatuas de las vías publicas, los PPsunos del Asesino, son tan puristas en su afán de justicia, que no pueden tolerar que, de acuerdo con las normas vigentes se conceda el segundo grado a De Juana. Hipócritas venenosos!

Me ronda por la cabeza, y sentiría pecar de inexacto, que al general Rodríguez Galindo, otro criminal, se le trató con una deferencia a mi modo de ver inmerecida, por parte de los mismos que ahora quisieran ver a De Juana, según su delicada expresión que tanto éxito ha tenido, “pudriéndose en la cárcel”. Son comportamientos que no parecen demasiado congruentes.

Mientras existe esta locura colectiva causada por la existencia – ahora puramente residual – de ETA, que tiene sus asesinos en la cárcel y su pasado apoyo social en bancarrota, nadie del PP se acuerda de que, hace un año, por la incompetencia de su ministro del interior, señor Acebes y, probablemente como venganza por la promoción que de la guerra de Irak hizo Aznar el Prepotente, estaba a punto de cometerse el mayor atentado terrorista de la historia del país.

Acualmente la desproporción entre la amenaza del islamismo radical y la de ETA es tan desproporcionadamente grande que una persona normal no puede comprender en modo alguno esta obsesión por ETA que anida en la mente de estas gentes extrañas del PP.

Antes de terminar no quiero dejar de decir que el PP utiliza la ETA como un instrumento para atacar al gobierno legal y legítimo, lo cual constituye una conducta altamente reprobable en un partido que todavia no ha digerido que por sus errores, sus embustes y su incompetencia en evitar o gestionar las consecuencias del terrorismo del 11M que, por cierto, queda así olvidado en el día de su aniversario, perdieron las elecciones tres días más tarde.

Por esto es por lo que se me ocurre preguntar si es posible que estas gentes fascistas, que han tenido responsabilidades de gobierno, y que lo peor es que quieren gobernar de nuevo, están en sus cabales. Yo, no es que tenga mis dudas. A mi modo de ver están rematadamente locos y debieran de ser incapacitados para ejercer cualquier cargo de responsabilidad.

LA PAZ, BIEN VALE UNA MISA.


 

La situación política es de análisis. La agenda está atornillada al País Vasco. De manera que el oxígeno que necesita Zapatero sólo puede venir del Cantábrico. Es fácil adivinar cómo. Una declaración de Batasuna renunciando a la violencia parece imprescindible para que los abertzales puedan concurrir a las elecciones municipales. He ahí la piedra angular del enrevesado momento político. Ello ayuda a explicar la tremenda ofensiva del PP: Cuanto más cale la idea de que el Gobierno ha cedido al “chantaje” del terrorista De Juana, más difícil será calibrar como positivo un eventual gesto de Batasuna; si se produce. Continua llegint “LA PAZ, BIEN VALE UNA MISA.”

PRIMERA SENTENCIA DE LA GUERRA CIVIL ANULADA POR INJUSTA


El Supremo revoca la condena a un republicano juzgado dos veces por los mismos hechos. La Sala de lo Militar del Tribunal Supremo hizo pública ayer la única sentencia que ha anulado una condena a un republicano por hechos acaecidos durante la Guerra Civil, al estimar un recurso de revisión interpuesto por su hijo contra la sentencia de un consejo de guerra que le condenó a muerte, pena luego conmutada por privación de libertad. El Supremo ha apreciado que Ricardo Puente Rodríguez fue juzgado dos veces por los mismos hechos, y tras ser absuelto por un tribunal militar y quedar en libertad, fue denunciado por un delegado de Prensa y Propaganda de Falange que consiguió su condena a muerte por el mismo delito de rebelión militar del que había sido absuelto. La pena de muerte fue conmutada por otra de prisión, de la que cumplió seis años y un día.