NOS MIENTEN


Nos mienten

Andrés Aberasturi

02/03/07

Ya no se trata de alargar la polémica sobre la legalidad de la decisión del Gobierno sobre De Juana; ni siquiera estoy por la labor de si era o no un pulso, de quién lo ha ganado, de debatir sobre lo que son “razones humanitarias” y la pomposamente calificada como “grandeza de la democracia”. Menos aun se trata ya de estudiar las reacciones partidarias y partidistas de unos y de otros. Creo que el ciudadano esta cansado, perplejo, la mayoría triste aunque unos justifiquen la medida y otro no. Pero todo eso ya da más o menos igual. Lo hecho, hecho está.

Lo preocupante es que desde hace tiempo recuerdo aquella frase feliz del PSOE (creo que de Rubalcaba) contra el PP y su información sobre el 11-M que terminó siendo el eje apresurado de aquel trágico final de campaña en las generales: “Este pueblo no se merece un Gobierno que mienta” ¿Seguimos sin merecernos semejante atrocidad? Lógicamente sí.

Pues nos han vuelto a mentir, nos siguen mintiendo en muchas y muy variadas cosas y encima tienen el descaro de bromear sobre las mentiras. Nos miente don José Blanco cuando con una sonrisas cómplice y absurda asegura que el ministro de Industria “tiene una gran intuición” en el caso Endesa. Justifica con esa broma de mal gusto otra mentira, esta vez del ministro Clos, que pretende hacernos creer que el Gobierno está al margen de la entrada de los italianos en el asunto y son los propios italianos los que le tienen que sacarle los colores diciendo la verdad. Pero Clos no se pone rojo. Como tampoco se puso rojo Montilla, su antecesor, cuando se había pactado lo de Gas Natural.

Nos miente el ministro del Interior cuando asegura que no ha habido trato de favor con De Juana y tienen que ser los sindicatos policiales los que, con papeles en la mano, demuestran lo sucedido en la habitación de la clínica madrileña en la que estaba el asesino etarra y su novia, además de algunos amigos, en una narración casi surrealista de algo que parece impensable en un país democrático europeo. Hasta ahora, que yo sepa, ni la señora Gallizo ni Interior han salido al paso de estas acusaciones de los sindicatos policiales ni han abierto expediente alguno a quienes han denunciado que la habitación de De Juana parecía el camarote de los Marx.

Y nos miente el presidente del Gobierno, responsable como es lógico de todo lo anterior, que sigue sin decirnos qué coño piensa hacer y, lo que aun es peor, que demonios ha hecho hasta ahora.

Y lo más grave de todo: me temo -y esto no lo puedo demostrar, claro- que nos miente el Congreso de los Diputados aprobando este último episodio del traslado de De Juana. Solo el PP se opuso. ¿Es que el resto de los españoles está de acuerdo? Todos -también ellos- sabemos que no, que más bien es al contrario, pero el voto en esta democracia se ha convertido en un mero trámite, en un cheque en blanco que ampara todas las mentiras en nombre del pueblo, esa cosa.

La derecha vuelve a sacar a la calle a decenas de miles de personas al grito de “Viva España”


vivaes.jpgMiles de personas se concentraron en la tarde-noche de ayer en diversas ciudades españolas para protestar contra la concesión de la prisión atenuada a Iñaki de Juana Chaos. En las concentraciones, convocadas por la Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes), se pidió la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, así como la convocatoria de elecciones generales.
Asimismo, se exhibieron banderas de España, algunas de ellas preconstitucionales, y se escucharon consignas como “España merece otro presidente”, “No a la rendición”, “Zapatero cómplice” ó “Zapatero eres un traidor”.

Las protestas más numerosas tuvieron lugar en Castilla y León, donde más de 20.000 personas se reunieron ante los ayuntamientos de las nueve provincias, especialmente, en Valladolid, con 7.500 asistentes, y Burgos, con 5.000.

En la concentración de Salamanca, participaron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el secretario general del PP en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

A la protesta de Murcia, asistió el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, acompañado por el presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, y el alcalde de Murcia, Miguel Angel Cámara.

Alrededor de 5.500 personas se concentraron en la Plaza del Ayuntamiento de la capital navarra, en presencia de políticos de UPN y CDN y la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina.

En Sevilla, unas 3.000 personas, entre ellas, el presidente del PP-A, Javier Arenas, se concentraron frente al Ayuntamiento, donde se encuentran encerrados varios concejales del Partido Andalucista en protesta por la decisión del Gobierno.

Unas 2.000 personas abarrotaron la Plaza de la Villa y parte de la calle Mayor de Madrid, en presencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, y Ana Botella, concejal de Empleo del Ayuntamiento de Madrid y esposa del ex presidente del Gobierno José María Aznar
Alrededor de un millar de los asistentes a la concentración convocada en Madrid se desplazaron posteriormente hasta las inmediaciones de la sede del PSOE en la calle de Ferraz, situada a un kilómetro de distancia, donde, al retirarse el grueso de la concentración, permaneció un grupo de unos 300 jóvenes falangistas coreando gritos de reivindicación de la figura de Franco y con un tono más violento.

El presidente del PP de Aragón, Gustavo Alcalde, acudió a la concentración de miles de personas en la Plaza del Pilar de Zaragoza, mientras que la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, estuvo presente en la protesta de Valencia, con alrededor de 2.500 participantes.

En Las Palmas de Gran Canaria, se reunieron unas 2.000 personas, entre ellas, la alcaldesa capitalina, Josefa Luzardo, y el senador José Macías.

En la concentración de la plaza de Cort de Palma, se encontraban la vicepresidenta del Govern, Rosa Estarás, y los dirigentes populares Pere Rotger, Joan Huguet, Pedro Álvarez, y Jaume Font, entre otros.

Unas 1.500 personas se concentraron en las tres capitales vascas y en torno al millar de personas se reunieron en Oviedo, Toledo y Melilla, en la que participó su presidente, Juan José Imbroda, y la mayor parte de su Gobierno, del PP.

Los participantes fueron 400 en Ceuta, y cientos de personas en Jaén, entre ellos, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz.

En el manifiesto, que se leyó en estos actos, se señala que “el Gobierno español ha claudicado ante la amenaza de un terrorista y ha rebajado a la democracia española hasta un nivel de indignidad simplemente insoportable” en referencia a la concesión de la prisión atenuada a De Juana Chaos.

En el texto, se exige la inmediata rectificación de la política de acercamiento a la banda terrorista ETA; la suspensión de cualquier proceso de negociación y pacto con los terroristas; la recuperación del pacto por las libertades y contra el terrorismo y la reparación pública del “buen nombre” de las víctimas del terrorismo, “tan injustamente despreciadas por los portavoces gubernamentales”.

La lectura del discurso concluyó con un “Viva España” y con los acordes del himno nacional, entre aplausos y aclamaciones a “España” en la mayoría de los casos.

La Fundación para la Defensa de la Nación Española (Denaes) se presentó en octubre de 2006 en Madrid con el objetivo de defender España y lograr un “gran acuerdo” entre todos los partidos en torno a “la unidad y la fortaleza” del país, con el propósito de que “sobreviva España como entidad”.

31 años después de la masacre obrera, los culpables siguen impunes


frag.jpgfrag.jpgfrag.jpg

Hace hoy 31 años, el 3 de marzo de 1976, la Policía irrumpió a sangre y fuego en la iglesia San Francisco, de Vitoria-Gasteiz, en la que estaba teniendo lugar una asamblea de trabajdores, matando a tiros a cinco obreros: Romualdo Barroso, Francisco Aznar, Pedro Martinez Ocio, José Castillo y Bienvenido Pereda. El actual senador del Partido Popular, Fraga Iribarne, era el ministro de Gobernación y, por lo tanto, es -sigue siendo- el responsable político de la matanza.

Refrendada por las asambleas, se decidió la huelga para el dia 3 de marzo de 1976. Desde la mañana, el paro fue generalizado en Gasteiz. La misma prensa oficial reconoció que el paro en las fabricas afectó al 80% al que se sumaron también estudiantes y comercios de los barrios. La Policía reprimió desde primera hora con saña todo tipo de manifestación. Por la tarde estaba convocada a las 17:00 una asamblea general en la iglesia de San Francisco del barrio de Zaramaga. La Iglesia estaba abarrotada ya mucho tiempo antes y la Policia rodeó violentamente la iglesia a las 16:55 y luego impidió la salida de los trabajadores para masacrarlos. Era el anuncio de la represión posterior que se saldó con mas de cien heridos y la muerte de cinco trabajadores alaveses: Romualdo Barroso, Francisco Aznar, Pedro Martinez Ocio, José Castillo y Bienvenido Pereda. El primero fue ametrallado cuando intentaba salir por una ventana. El segundo recibió un disparo en la cabeza, corrió para alejarse de la iglesia y cayó muerto a unos pasos de la iglesia. Algo similar ocurrió con el tercero. Los otros dos fallecerían días más tarde de resultas de las heridas recibidas en la Iglesia a manos de la Policia.

El Gobierno de Arias Navarro, el carnicerito de Málaga, se apresuró a dar su versión oficial de la matanza. El entonces Director General de Seguridad, Víctor Castro San Martín, dijo en rueda de prensa en Bilbao lo siguiente: “En Vitoria no ha habido ni más ni menos que un intento de ocupación de una ciudad por una masa, que desde la mañana cortó calles, derribó farolas y puso a las fuerzas del orden publico en verdaderos aprietos. Y en un momento determinado, cuando las fuerzas estaban prácticamente desbordadas, hubo que hacer fuego, precisamente en legitima defensa”.

Esa versión sería desmentida totalmente por la transcripción de un cinta magnetofónica en la que un ciudadano vitoriano recogió la frecuencia de la Policia en el momento de la masacre y que constituye todo un documento histórico de primera magnitud y que la juventud actual no lo conoció. Reproducimos a continuación los fragmentos más explícitos de esa cinta magnetofónica.

“Si hay gente, a por ellos”

Así fue el diálogo policial:
 

-Parece ser que en los alrededores de San Francisco aun hay más gente, ¿qué hacemos? Cambio.

-Si hay gente a por ellos. Cambio.
 

-Pero ten en cuenta que se meterán en la sacristía. Cambio.
 

-Claro que lo que pasa es que no tenemos todavía esas órdenes; de todas formas tal como están las cosas, se puede entrar. Cambio.
 

-Bueno, si tu lo dices, ¿de acuerdo?
 

-De acuerdo. Cambio.

-(…) Vamos a por ellos. Charly a Charly 1. Cambio.
 

-Desaloja todo lo desalojable. Cambio.

-Paso a comunicarlo. Cambio.
 

-Adelante Charly. Cambio.
 

-Me dispongo a entrar en la iglesia. Cambio.
 

-De acuerdo. Cambio. Enterado.
 

-Adelante J.2. Cambio.
 

-No entramos por la parte que habíamos previsto porque es una entrada falsa. Cambio.
 

-Otra cosa, Charly, recaba la autorización esa que tú sabes porque seguramente ahora se nos esconderán, sin tirarnos nada, se meterán dentro de la iglesia sin tirarnos piedras.
 

-De acuerdo. Pero ¿cuánta gente hay? Cambio.
 

-No lo sé, todavía no lo sé, no lo he visto; pero estoy rodeándoles ahora. Cambio.

-Bueno, de todas formas espera un poco que voy a estar con el jefe a ver lo que dice. Cambio.

-Vamos a ver J.2, habla lo que le había dicho. Cambio.
 

-(…) Oh, han puesto cuatro coches ahí en medio y creo que hay que quitar; de todas formas si nos marchamos de aquí se van a marchar de la iglesia, eh. Cambio.
 

-Oye J.1 no interesa que Charly se marche del sitio donde está puesto que entonces se les escapa la gente de la iglesia. Cambio.

PINDOLES DE FIN DE SEMANA [para relajarse un poco]


EL FINAL DEL CONFLICTO EN ORIENTE PRÓXIMO
LA PUBLICIDAD COMO METÁFORA
REFLEXIONES ACUSTICAS SOBRE CUBA
CONVERSACION ENTRE DOÑA DOLCE Y DON GABBANA
LA BUSQUEDA DE FEINGESCHLIFFEN
FRAGA DUDA
MEDICINA DEL Dr. CAT PARA COMBATIR LA CATALANOFOBIA