La venganza es un plato que se sirve mejor en frío

Sadam y los Bush, una historia personal.

La ‘vendetta’ internacional, jalonada por mutuos intentos de asesinato, acusaciones, y dos guerras culminacon el ahorcamiento del dictador iraquí.

Sadam Huseín no ha sido solamente un problema central y recurrente en la vida política de los dos Bush –padre e hijo– que han tenido el privilegio de ocupar el Despacho Oval. El prolongado antagonismo entre la primera familia del Partido Republicano de Estados Unidos y el clan suní encabezado por el brutal ex dictador de Irak ha sido también un pulso intensamente personal, hasta el punto de haber incluido mutuos intentos de asesinato y toda una superlativa retórica de mala sangre acompañada por dos guerras sucesivas.

La saga, que empezó en 1990 con la veraniega invasión de Kuwait, y que ha concluido finalmente con el ahorcamiento en Bagdad del depuesto tirano, además de monopolizar el paso de los Bush por la Casa Blanca ha tenido una dimensión que no tiene mucho que ver con despegadas responsabilidades de Gobierno. Tal y como quedó demostrado en abril de 1993, cuando ya derrotado por Bill Clinton, Bush padre visitó el liberado emirato kuwaití entre grandes festejos, acompañado por su esposa Bárbara, su hijo Neil, y la actual primera dama Laura.

Una vez convertido en presidente, Bush hijo pronunció en septiembre de 2002 un comentado discurso en Houston, Texas, afirmando que el derrocamiento de Sadam era una responsabilidad especial de Estados Unidos, y argumentando que “otros países se enfrentan al mismo riesgo, pero no hay duda de que el odio del dictador iraquí se dirige especialmente a nosotros. Después de todo, este es el tipo que intentó matar a mi padre”. Justo en el último momento antes de la invasión en marzo del 2003, la Casa Blanca tuvo ocasión de ajustar cuentas al recibir informaciones logradas por la CIA sobre el paradero del peripatético Sadam en dos posibles lugares de Bagdad.

Ataque especial
Tras una larga reunión, George Bush autorizó personalmente un ataque especial con cuarenta misiles disparados desde unidades de la Navy, rematado con bombas antibúnker lanzadas por dos aviones F-117A. Aunque fallase la oportunidad de “decapitar” al régimen de Sadam durante la noche del 19 de marzo de 2003, la Casa Blanca tuvo que enfrentarse a cuestiones sobre el supuesto incumplimiento de la legislación de Estados Unidos que prohíbe participar en intentos de asesinatos de líderes extranjeros.

Dentro de este historial personalizado tampoco han faltado insultos y acusaciones de toda clase. Junto a los floreados epítetos en árabe emitidos por Sadam, tanto Bush padre como Bush hijo no han dudado en comparar a su enemigo con el mismísimo Adolf Hitler.

En esta dinámica, posiblemente nadie se alegró más que Sadam Huseín –al que se le atribuye El padrino como su película favorita– cuando Bush padre perdió su reelección pese a haber alcanzado extraordinarias cuotas de popularidad del 90% tras la Tormenta del desierto . Derrota que dio pie a numerosos análisis sobre la tremenda ironía de que el ex dictador iraquí siguiera controlando todo férreamente en su puesto, mientras que el electorado de Estados Unidos optaba por jubilar a su principal enemigo.

El tópico de que la venganza es un plato que se sirve mejor en frío fue confirmado en enero de 2004, tras la publicación de un indiscreto libro por parte del dimitido secretario del Tesoro Paul O´Neil.

En aquella ocasión, George Bush reconoció por primera vez durante una conferencia de prensa en México que desde su desembarco en la Casa Blanca estuvo empeñado en lograr un punto y final para Sadam Huseín. Obsesión que finalmente pudo materializarse tras el 11-S pero que empezó a manifestarse desde la primerísima reunión de Bush hijo con su equipo de seguridad nacional.

La detención el 13 de diciembre de 2003 del fugitivo ex dictador en un zulo a las afueras de Tikrit, tras la muerte a tiros de sus dos hijos en Mosul, ha resultado ser el principio del final para un pulso legendario, completado por dos guerras, y en el que el sátrapa Sadam Huseín no ha reído el último.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s