CATALUNYA EN LA ENCRUCIJADA de Antoni Puigverd

Posted on

¿Los riesgos de una ruptura parecen a las clases medias catalanas más atractivos que el penoso presente?

Artículos | 10/09/2012 – 00:00h

Lea la versión en catalán

España ha vivido los 30 años más fértiles, confortables y democráticos de su triste historia. Pero el fracaso de su capitalismo popular, basado en la especulación inmobiliaria, ha sacado a relucir los límites y vicios del sistema. Centrémonos, por falta de espacio, en el apartado autonómico. El sistema no es federal, pero funciona como si lo fuera, al tener las autonomías responsabilidad en la gestión de servicios esenciales como sanidad, protección y enseñanza. Los gobiernos autónomos no pueden ahora sufragar estos servicios y es perfectamente lógico que algunos de ellos respondan con un argumento federal: el flujo de dinero recaudado en Catalunya sirve para pagar en otras comunidades servicios que no se pueden atender en la propia Catalunya. Lo mismo sucede en Valencia y Baleares; también en Madrid, que tiene, sin embargo, la formidable compensación de su capitalidad.

En Alemania resuelven estos problemas en el Bundesrat: racionalmente, con datos y cifras. Hablan con naturalidad de lo que unos pagan y otros reciben. Pero en la España de tradición hidalga hablar de dinero es vergonzoso. Por consiguiente, la retórica (y la confusión sobre los datos) envuelve una situación que es injusta de raíz. Más aún. Según diagnostican los expertos, no es sólo el sistema de bienestar catalán el que sufre, también el futuro económico de Catalunya. Por dos razones de antiguo recorrido: por la política de infraestructuras, ideológica y antieconómica (en lugar de favorecer el desarrollo lo frena); y por la escasa visión industrial de las élites que, con PP o PSOE, acceden al gobierno de España. Atada de pies y manos, Catalunya, la comunidad más exportadora, ¿debe aceptar sin rechistar un sistema que la condena a la decadencia económica? ¿Ser buen español consiste en eso?

Responde a estas preguntas la propuesta de pacto fiscal, que Artur Mas defiende con el práctico apoyo de todos los partidos catalanes, incluido el PP de Alicia Sánchez-Camacho, que no subscribe el proyecto pero incorpora la idea de la inviabilidad del actual sistema (forma parte del humo de la política que la propia Sánchez-Camacho sostenga que el gasto televisivo y de representación es parte del problema: sabe que no estamos hablando de anécdotas sino de magnitudes).

Aunque la afición de cierta prensa de Madrid es caricaturizar a los catalanes con aquellos vicios que antes se atribuían a los judíos, el consenso es muy alto en Catalunya sobre el tema económico. Hasta el punto que se habla de un nuevo nacionalismo, superador de la matriz romántica. Un nacionalismo del bolsillo, que la izquierda (González, Chacón) describe como populista, y la derecha como disgregador. El previsible fracaso del pacto fiscal da alas a una corriente independentista que crece como la espuma desde que la sentencia del TC se cargó la posibilidad de una visión asimétrica de la Constitución. La del Estatut fue una aventura destinada al fracaso. Los errores catalanes son obvios en este punto. Pero también es obvio que sin la revisión ideológica de la Constitución que Aznar impulsó en su segundo mandato, cabalgando a lomos de la razón moral contra ETA, la reacción catalana no se hubiera producido. La aventura del Estatut fracasó doblemente: evidenció que el anticatalanismo visceral rinde mucho en España. Ha quedado claro que los españoles desean diluir lo que para muchos catalanes es vital. Pero el ganador del proceso estatutario no es la conllevancia orteguiana, sino el cansancio y el aborrecimiento mutuo. La franca antipatía. La cultura inclusiva española está herida de muerte. Víctima colateral del Estatut es el PSC, antaño rótula indispensable, pero incapaz ahora de ofrecer una alternativa.

El independentismo -decía- crece como la espuma. La manifestación de mañana retratará su fuerza. Muchos estarán en la calle convencidos de que la independencia está al caer. También lo cree algún militar. Y numerosos articulistas de la prensa de Madrid. El más lúcido y analítico de ellos ha llegado a abogar por la salida serbia: “Divide, rompe a una sociedad para imperar en ella”.

¿Se está moviendo la historia en Catalunya? ¿Los riesgos y la incertidumbre de una ruptura con España parecen a las clases medias catalanas más atractivos que el penoso y antipático presente? Algunos factores coadyuvan a interpretar el momento como histórico: España está de nuevo sumida en sus complejos de inferioridad y la crisis económica tardará más de una década en encauzarse.

¿Quedan restos de pegamento? Nadie, ni en Madrid ni en Barcelona, puede sustraerse al reto de este nuevo y convulso escenario. Mientras el PSC y la izquierda en general están atrapados en su propio laberinto, incapaces de influir en el proceso, una gran masa anónima catalana no participa del ambiente rupturista. Una enorme bolsa interna catalana, formada en su mayoría por castellanohablantes (entre los que abundan los parados y los que han abandonado los estudios), parece tener su propio código de señales: entusiasmo por la roja, cultura Telecinco, fricciones con la nueva inmigración. ¿Cómo se comportará este segmento de la sociedad catalana que no participa de los valores y emociones catalanistas? ¿Quién lo articulará políticamente? Mañana la corriente rupturista mostrará su musculatura. Pero siempre que ha sucedido algo así en la historia (octubre de 1934) acaba apareciendo una corriente imprevista, espontánea. En 1936 no hubo explosión catalanista, sino anarquista.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120910/54347516701/catalunya-en-la-encrucijada-antoni-puigverd.html#ixzz262rIiepF

About these ads

8 thoughts on “CATALUNYA EN LA ENCRUCIJADA de Antoni Puigverd

    J. M. Solé said:
    16 setembre 2012 a les 10:34 am

    El que esta clar Red Baron,és imaginar com s`ha viscut des de la resta de l`Estat espanyol,i el què havia dit el president Rajoy,i sobretot,com ho haviem mostrat als mitjans fora de Ctalunya. No sé perquè,però em temia el que ha estat una realitat : Primer el silenci de Rajoy,com si allò que va passar a Barcelona el vespre del dia 11 fos una manifestació de cuatre eixelebrats demanant burrades. i no era aixi.
    TV-1 no falla : van donar la noticia ….Desprès de cuatre o cinc va aparèixer la noticia,que passava sense pena ni glòria, com si milers i milers de persones que van envair els carrers demanant entre altres coses,respecte,autodeterminació fosin quatre beneits que no mereixen ser mencionats. Jo diria que,alli,no són conscients de la magnitut de la seva “tragedia “,sense Catalunya,Espanya no és res de res…..Però el el poble espanyol te dret i han de saber la “realitat “,no una cosa passada per un sedas i manipulada,com els temps grisos d`informació manipulada,els vells i horribles temps d`Aznar on els telediaris de la 1,A-3,T-5,semblan calcats dels de Franco.
    Sempre s`ha evitat la unió de les diferents comunitats,la informació més basica. A les escoles no s`ensenya la cultura de Galicia o l`andalusa. No s`explica què mengem, com vivim,com parlen…Si no t`agrada viatjar i fas l`esforç d`anar a Santiago,o Cordova o a Caceres no saps res d`aquella gent.I és ben cert que som molt diferents. No hi ha dubte que la segregació l`han fomentat sempre des de Madrid :Madrid no vol dir la seva gent,sinó el poder central.
    I AIXI ENS VA A TOTS PLEGATS,SOLS CAL DIR POBRE ESPANYA !!!!!.

    xaviercomas responded:
    16 setembre 2012 a les 8:52 am

    Imagino que ya habrán estudios hechos sobre el tema de España sin Catalunya. Lo único que es cierto es que se perdería de entrada a 7 millones y medio de habitantes, un 20% aproximado de PIB actual y aproximadamente el equivalente al 60% de las exportaciones que se realizan desde Catalunya al resto del mundo.
    Creo que sería una gran pérdida para España. En mi opinión y dada la actual situación económica estaríamos hablando de una crisis importantísima.

    Red Baron said:
    15 setembre 2012 a les 7:46 pm

    Todo el mundo habla de supuestos sobre una Catalunya independiente, pero, hay algun estudio de cómo podria quedar España despues de la secesión?

    J. M. Solé said:
    14 setembre 2012 a les 12:44 pm

    Que ningu contesta,falta d`arguments,potser raons o simplement vergoya aliena……Com el pintoresc President de la comunitat autònoma d`Extremadura s`ha guayat amb escreix la Creu de Sant Jordi,,aixi com el reconeixement del poble catala i sobre tot de la comunitat estremenya ,que no és poca la que viu treballa i pague impostos a Catalunya,despres de les floretes que va deixar anar sobre els catalans i el nostre pais ? Em sembla que molts estremeys és van cagar amb la mare qyue el va p…..r.
    Aquest senyor fa mesos que el seu paper és de macarra de discoteca,va amenaçar a l`Alcalde Tries que “Que sitengcullong me lo dices a la cara “,parlant de la coveniéncia de l`Ave per Extremadura,ara critica que els catalans rebin l`ajuda de l`estat amb diners dels estremenys. Sera desgraciat després de viure trenta anys vivint de la moma sense fotra ni brot,a costa dels nostres impostos…..I Ja m`allargó massa,tan sols agrairia als administradors del blog,no dir, ni penhjar gilipollades cada dos per tres….Ja tenim TV-1,T-5,i A-3,que fan aquesta feina ‘.
    Salud.

    J. M. Solé said:
    13 setembre 2012 a les 7:07 pm

    Que tal Gonzaló tot bé..l`Article de en Puigverd,no te res de bó,més aviat alarmista,per no dir catastrofista ?.Respongen a Xavier l`home té dret a viure on vulgui,però compte :el dret de ficar-se a casa d`un altre implica l`obligació de respectar,almenys,les formes de vida del pais d`acollida.El contrari és un acte d`hostilidat i males formes i educació. A Catalunya hi ha catalans i els no-catalans.El que no pot haver-hi són els altres catalans.Perquè de catalans només n´hi d`una mena : els catalans.
    Un dels crims més repugnants del`educació espanyolista a Catalunya és d`haver creat legions d`homes i dones sense Pàtria,sense afecció patriòtica que no seran mai ni bons catalans,ni bons espanyols,ni bon ciutadans de cap mena de ciutadania.És la conseqüencia d`aquella mostruosa bifurcació de l`anima catalana,o espanyola. Son els espanyols sense Espanya,que arrosegaràn tota la vida un desequilibri interior que sempre és vol sentir nou vingut i que passen de de fets culturals i socials i el més grós la llengua,uns exiliats perpetus en cerca de la Pàtria.
    Salud.
    I de quets en tenin uns cuans a Catalunya per desgracia ?.

    xaviercomas responded:
    12 setembre 2012 a les 7:29 pm

    El Sr. Puigverd, como todo intelectual, yo al menos lo considero así, nos da un aviso, a todos los catalanes. Y su razonamiento no deja de ser válido, para quien quiera asumirlo. En el Barcelonés residen aproximadamente 4.500.000 catalanes y es en esa zona donde existen esos problemas que el reseña, paro importante, jóvenes sin estudios y con sentimientos que topan con el de los catalanistas, la cantidad es tan sólo una indicación, no todos están dentro de esos parámetros que el Sr. Puigverd indica, pero es un grupo importante. Ahí puede estar la diferencia entre la abstención entre las elecciones generales y autonómicas, un 20%.
    Si las cosas tienen un arreglo político que no indique ruptura, no habrá ningún partido actual o futuro que intente capitalizar a esos posibles votantes, pero el temor del autor del artículo, no puede dejar de ser una realidad y eso es algo que nadie quiere.
    No creo Gonzalo y Sr. Puigverd que esa combinación entre la roja y telecinco, conduzca al fascismo o al españolismo, la mayoría de presentadores de telecinco son catalanes y alguno hasta de Badalona y no creo que precisamente sean españolistas
    Esto, y tan sólo quiero recordar que sobre este tema ya indiqué hace tiempo, y puede desembocar en una lucha de clases, aunque puedo equivocarme.
    El 15M, podría ser una de las respuestas a toda esta situación, como una contrapropuesta.
    Un saludo.

    Eduard said:
    12 setembre 2012 a les 11:32 am

    El que no acabo d’entendre d’aquesta argumentació és el següent, es fa servir la divisió entre els que volen pertànyer a Espanya i els que no ho volem com un motiu de confrontació i fricció òbviant que en l’actualitat la dualitat de la població és exactament la mateixa i la convivència es fa de manera pacífica amb tota normalitat. Aleshores, perquè quan veiem la possibilitat de que l’opció per un estat propi guanyi esmentem sempre l’home del sac?, és que els partidaris de continuar dins Espanya son tant violents que emprendrien una mena de sublevació?.

    Si ara la convivència és la que ñes, en una Catalunya independent seria la mateixa, amb menys problemes derivats pel finançament i amb d’altres que hauríem de resoldre nosaltres, ja veus.

    gonzalorobles said:
    11 setembre 2012 a les 12:33 pm

    Buen y comedido artículo de Puigverd, que se mantiene siempre prudentemente en la puerta, sin atravesar la línea divisoria de la virtud ignaciana (de San Ignacio de Loyola). Sucede sin embargo que cuando nos toca vivir una situación “histórica” o “excepcional” hay que abandonar la contemplación y tomar partido, no se puede ser espectador en las encrucijadas históricas. Y Puigverd, en su más pura línea, no es otra cosa que espectador.

    Del artículo quiero entresacar lo siguiente:

    “Una enorme bolsa interna catalana, formada en su mayoría por castellanohablantes (entre los que abundan los parados y los que han abandonado los estudios), parece tener su propio código de señales: entusiasmo por la roja, cultura Telecinco, fricciones con la nueva inmigración. ¿Cómo se comportará este segmento de la sociedad catalana que no participa de los valores y emociones catalanistas? ¿Quién lo articulará políticamente? ”

    Bien hubiera podido contestar él mismo, pero como esa no es su línea, no se moja, lo deja ahí en el “aire”. Yo pienso que esa masa a la que entusiasma la roja y está “atravesada” por la “cultura Telecinco” será captada, ganada y articulada por diversas tendencias del españolismo cañí, que va desde el PP (en su versión genovesa más dura) hasta, como ha sucedido históricamente con esta masa, el fascismo y nazismo versión española. El entusiasmo por la roja no predetermina una inclinación hacia el españolismo ramplón, excluyente, machista y xenófobo, pero combinado con la cultura Telecinco nos conduce directamente a él.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s