EXPLICANDO ECONÓMICAMENTE LA INSENSATA ESTRATEGIA DE LA TROIKA Y RAJOY

Posted on

 

Podemos perfectamente considerar que el gobierno de Rajoy es un gobierno vasallo que se limita a obedecer el dictado de la llamada troika -Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional-, lo que significa que en la práctica está asumiendo la estrategia económica de estas instituciones supranacionales. Una estrategia que es ante todo ideológica, es decir, que persigue un determinado modelo de sociedad. Concretamente un modelo de sociedad donde el orden social se recompone a partir de un empobrecimiento de la mayoría de la población y en beneficio de determinadas minorías (grandes fortunas) vinculadas a la propiedad del capital financiero (bancos) y el gran capital productivo (grandes empresas). Es decir, estamos asistiendo a una recomposición de las clases sociales en nuestro país.

La estrategia tiene un objetivo y dos principios fundamentales. El objetivo es recuperar el crecimiento económico para poder volver a generar empleo a cualquier precio. Los principios son la austeridad y las reformas estructurales. A su vez todas las medidas económicas se pueden estructurar en tres ejes: la consolidación presupuestaria, la confianza en los mercados internacionales de deuda y la reestructuación de los fundamentos económicos. Este planteamiento sistemático adolece de errores tan graves que podemos asegurar que es una estrategia suicida, porque no responde a los problemas reales de la economía y de hecho consigue agravarlos. Las consecuencias económicas y sociales serán brutales.

Hay que hacer notar que el objetivo es consecuente con las preocupaciones de la población española, ya que sufrimos una tasa de paro  del 24’44%. Ahora bien, detrás de la estrategia para lograr dicho objetivo hay una teoría económica (la teoría neoclásica) que está basada en el pensamiento neoliberal y según el cual los problemas de desempleo se derivan de un mal funcionamiento del mercado de trabajo, los problemas de competitividad -y crecimiento económico- se deben a salarios relativamente altos y los problemas de confianza de los mercados y financiación de la economía real se deben a un exceso de gasto público y deuda pública. Y sobre esos dogmas económicos diseñan sus estrategias y medidas económicas.

No puedo dejar de señalar que esta estrategia de la troika es compartida obviamente por el Partido Popular, pero también por el Partido Socialista. Obsérvese que fue el PSOE quien reformó la constitución, junto con el PP, para institucionalizar la consolidación presupuestaria y otorgar un rol prioritario a la confianza de los mercados (y que parece el tronco de su pensamiento, como se deduce de las declaraciones de su vicepresidenta). Asimismo también fue el PSOE quién aprobó una reforma laboral en contra de los sindicatos y la izquierda y quien comenzó a obedecer a la troika recortando en componentes clave de la economía.

Desgraciadamente esta estrategia tiene efectos que podemos observar ya en las economías griega y portuguesa. En primer lugar, la austeridad y los intentos de consolidación fiscal deterioran el crecimiento económico y destruyen empleo. Hasta 2011 la locomotora de débil crecimiento era la inversión pública, y desde los recortes la economía va en picado hacia la Gran Depresión. La estrategia adecuada tiene que venir de la mano de estímulos económicos que sean financiados por las instituciones europeas y por reformas fiscales altamente progresivas, pero la troika no quiere hablar de ello por los efectos redistributivos que tendría (desde los ricos hacia los pobres).

La fe de la troika y el gobierno de Rajoy está puesta en el hipotético éxito de las reformas estructurales. Basándose en la citada concepción neoclásica según la cual el problema de las empresas y de la competitividad española es de tener un alto coste salarial, lo que buscan es aprobar reformas del mercado de trabajo que reduzcan los salarios. El FMI lo reconoció abiertamente el mes pasado en su informe sobre España. Creen que bajando los salarios las empresas podrán bajar el precio de sus productos y siendo España más competitiva vía precio volverá el crecimiento económico (en un escenario laboral, eso sí, de mayor precariedad y flexibilidad).

Lo cierto es que esta táctica hace aguas por todas partes. Ni los costes son determinantes de la competitividad (en España se da la conocida Paradoja de Kaldor) ni el desempleo es un problema salarial (lo es de demanda). Además, en la medida que la demanda cae también se deterioran las empresas de la economía nacional mientras se van salvando de la quema las grandes empresas exportadoras -al menos mientras la demanda internacional se mantenga.

Por todo ello los intentos de dar confianza a los mercados son absolutamente vanos. A los mercados (los acreedores de la deuda privada y pública) no les interesa otra cosa que la rentabilidad, y ésta solo es posible mientras la actividad económica se mantenga. Dado que la austeridad y las reformas estructurales fracasan y empeoran la capacidad del Estado y sujetos económicos privados de devolver sus deudas, los mercados acentúan su presión. Algo que además se agrava por el hecho de que no se controlan las actividades especulativas en los mercados de deuda pública. Por eso la prima de riesgo crece a pesar de los recortes.

Si lo que queremos es volver a generar crecimiento económico lo que tenemos que hacer es preguntarnos por qué se ha estancado el ciclo del capital y por qué las empresas no están contratando trabajadores. En España tenemos problemas estructurales derivados de un modelo productivo agotado -y que ha mantenido la economía virtualmente durante una década- y problemas coyunturales debidos a las políticas de ajuste neoliberal.

El problema estructural sólo puede resolverse con un cambio del modelo productivo, detectando los sectores exportadores en los que hay espacios de negocio y que sean compatibles con la lucha ante la crisis ecológica y refortaleciendo la demanda interna a partir de procesos de redistribución de la renta y riqueza. Será un proceso largo que conllevará la necesidad de nacionalizar sectores estratégicos -las grandes empresas que presten servicios básicos (sanidad, educación, energía, finanzas)- y que tampoco se materializará en dos días. Se puede decir que España ha de encontrar su lugar en el mundo, y esto dependerá a su vez de la dinámica de la Unión Europea (el plan A sería una estrategia europea en este sentido, y el plan B una alianza entre países europeos que compartan problemas económicos).

El problema coyuntural requiere atender a las demandas de las empresas españolas, y que no son los que el gobierno pretende hacer ver. Basta ver los datos estadísticos del BCE obtenidos en la memoria 2012 del Consejo Económico y Social. El principal problema de las empresas españolas es la falta de demanda, lo que significa que hay que distribuir rentas y riqueza y hacer planes de inversión pública bien diseñados. Eso es así porque los ricos consumen proporcionalmente menos que los más pobres, de modo que un proceso de redistribución conllevaría incrementos del consumo total y por lo tanto de las ventas de las empresas -lo que dinamizaría el empleo.

El segundo problema es la falta de financiación, que no está llegando porque los bancos tienen enormes agujeros financieros que están siendo tapados con dinero público -a través de falsos rescates como el impuesto por el memorándum-, y que se resolvería con una banca pública bien consolidada y con liquidez financiada desde el Banco Central. El resto de problemas son de orden menor. Por ejemplo, el problema en España no es ni de cualificación laboral, ni de regulación, ni de coste salarial (salvo, quizá, en algún sector muy presionado por la competencia). Esos son problemas falsos que crea el gobierno y la troika para justificar su estrategia y el desmantalamiento del Estado del Bienestar.

En definitiva, sí hay alternativas a este desastre económico. La crisis hay que pagarla porque el ajuste capitalista lo exige, pero la cuestión política está en quién lo paga. Ahí es donde entra la política y el enfoque de clases sociales. Las alternativas no son gratis pero son las que nos pueden permitir escapar del abismo al que inevitablemente nos conducen la troika y sus vasallos.

 

Fuente:   http://www.agarzon.net/?p=1960

 

About these ads

4 thoughts on “EXPLICANDO ECONÓMICAMENTE LA INSENSATA ESTRATEGIA DE LA TROIKA Y RAJOY

    salaciencia said:
    21 desembre 2012 a les 10:52 am

    Reblogged this on SALA CIENCIA.

    xaviercomas said:
    23 juliol 2012 a les 7:50 pm

    Esto lo he leido en Los días que vivimos peligrosamente, se refiere a mayo de 2010:
    “¿que estaba pasando entre bambalinas? Lisa y llanamente que el gobierno chino se había puesto nervioso ante la expectativa de perder parte de las inversiones que había realizado comprando deuda soberana española…..
    Las autoridades de Pekín estaban firmemente dispuestas a cobrar lo que se les debía. En consecuencia, en caso de que el gobierno español siguiera sin tomar medidas eficaces para tranquilizar el mercado sólo habría que empezar a abrir posiciones cortas cortas contra las empresas del Ibex 35 hasta derrumbarlas. De hecho ese 4 de mayo de 2010 la Bolsa española cayó un 5,4% y el BBVA y el Santander más del 7%. Mientras tanto Zapatero confiaba en que si España quebraba, tarde o temprano vendrían a salvarnos el resto de Europa…
    Esa postura era contemplada por las autoridades de Pekín como una enorme irresponsabilidad. Llevaban dos años comprando bonos españoles y habían acumulado más del 15% de nuestra deuda soberana, lo que le había convertido en nuestro segundo acreedor más importante…”
    A mí que me parece que lo que está pasando actualmente, caída de la Bolsa y problema de financiación, con la prima por las nubes, tiene algo que ver con lo que estuvo pasando hace dos años.
    Hace falta saber quien es el actor que nos está llevando al abismo.
    Se admiten apuestas.

    gonzalorobles responded:
    23 juliol 2012 a les 5:53 pm

    Hola, Eduard.

    España pagará en 2012 28.913 millones de euros en concepto de INTERESES de la deuda. Y en 2013, por el mismo concepto (intereses de la deuda. Repito: intereses, que no deuda), la cosa ascenderá a 39.000 millones de euros de un total de gasto estatal de 126.792 millones. Ese gasto, los 39.000 millones de euros, es superior al gasto de todo el personal al servicio del Estado. Es decir, imposible. Esta deuda se origina porque el BCE no puede prestar directamente a los Estados y lo hace a los bancos para que estos lo presten a los estados. Eso sí, las entidades finacieras lo reciben a un interés del 1% y lo prestan a un 6% o más. De modo que no sólo no podremos pagar la deuda en la vida, sino que ni siquiera será posible hacer frente a los intereses de la misma, que cada vez será más alto. En 2013 es superior al coste de todo el personal del Estado. Es decir, aunque se despidieran a todos los funcionarios y personal al servicio de la administración, no se cubriría el monto de los INTERESES de la deuda.

    Visto así, aunque se supriman todos los servicios públicos, se cierren todas las administraciones, se adelgace el Estado hasta su mínima expresión o, lo que es lo mismo, al gusto de los liberales extremos, los intereses de la deuda estarían aún por encima de lo que se ahorra el Estado con esta medida absurda.

    Y con independencia de la imagen que de los españoles quiera propagar la biblia del capitalismo (WSJ), lo cierto es que el régimen juancarlista, que arranca con la Constitución de 1978, ha entrado en una crisis terminal igual que el país, España. Las reformas del PP han cambiado el marco de convivencia y han dejado sin efecto importantes artículos de la Constitución vigente, que hacían referencia a lo social. Pero la crisis económica no es del todo negativa. Por un lado nos obligará a ser más austeros, a no malgastar ni malbaratar recursos insustituibles y por otro pondrá fin a uno de los errores más graves, de los muchos que se cometieron, de la llamada transición política española: el café para todos. El Estado autonómico toca a su fin. Eso sí, por ahí asoma de nuevo el centralismo.

    Saludos.

    edp said:
    23 juliol 2012 a les 5:01 pm

    Hola Gonzalo.

    Hoy la CNMV ha adoptado una medida, prohibir las operaciones a corto, que es una de las medidas para acotar la especulación que se ha adueñado del IBEX. Medidas como esta se podrían tomar a nivel de la UE, evitando la sangría de la deuda, la escalada de los tipos y encima generar recursos grabando las transacciones financieras.

    Al final, la bola se les ha ido tanto de las manos que no va a quedar otra que ir hacia una quita más o menos del nivel de Grecia, a nivel mundial, porque ahí no está España significativamente en cabeza, el otro día leí un informe del FMI en el que se puede ver como la deuda pública de España en relación al PIB está unos 16 puntos por debajo de la media europea, incluso es menor que la de Alemania, hacia una hiperinflación provocada o hacia dos sistemas monetarios diferenciados, el Euro A y el Euro B.

    Aqui o se va hacia una integración total a nivel de europa, RU incluido, o mejor que cada cual regrese a su moneda porque por lo menos nos quedará la gestión y el control de las tres patas económicas, fiscal, monetaria y presupuestaria, cosa que ahora no tenemos.

    Esto en épocas del Solchaga, vaya un crack el tio, se habría arreglado el tema devaluando un 40% la peseta y a correr, pero de esos polvos vinieros estos lodos y aplicando el mecanismo fácil y no acometiendo lo que a todos luces situa nuestro desempleo en ese 25% al que jamás íbamos a llegar, no ha llevado hasta la situación actual de la que ahora nadie ve salida.

    Y yo entiendo normal que quien tenga dinerao exiga más garantías (mayores tipos), a cuanto más riesgo intuyen en una economía, o eso o que el BCE haga como la FEED y le de a la manivela de la maquinita de los billetes y a correr.

    A la vuelta del verano todos nos vamos a dar cuenta de verdad de lo que significa estar en crisis. Es asombroso como nos ven desde el WSJ en el que este fin de semana han publicado un artículo en el que se asombran del ritmo de vida de los españoles a pesar de la intervención, veré si lo encuentro y lo cuelgo.

    Salut i €

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s