Imaginación al poder II. El análisis

Posted on Updated on

Publicado por Joan Tapia* en El Confidencial publicado con el título Del desapego a la independencia (para contentar a esos tan puritanos que cuando no pones las cosas como a ellos les gusta les falta el tiempo para soltar un comentario fuera de lugar y bastantante desagradable). 

La última encuesta trimestral del CEO (Centre d´Estudis d´Opinio), una especie de CIS catalán, ha levantado una gran polvareda. Por primera vez una mayoría absoluta de catalanes, el 51,3% (frente al 44,6%, 45,4% y 42,8% de sondeos anteriores) afirma que votaría a favor de la independencia en un hipotético referéndum. En contra lo haría el 21,1% y otro tanto se abstendría. La mayoría de los electores de CiU (64%), Esquerra (95%) e ICV (53%) votaría a favor pero también el 41% de los electores socialistas e incluso el 8,8% de los populares. Y a otra pregunta, el 55,5% de los encuestados dice que el nivel de vida sería más alto si Cataluña fuese independiente.

Hay que matizar el “independentismo” de la encuesta. Por varios motivos. El primero es que, al contrario que en otras ocasiones, no revela las razones de la abstención o del voto en contra, que acostumbraban a ser muy coincidentes y podrían alterar el resultado final. Alguien apunta a una progresiva  manipulación del CEO desde que gobierna CiU.

El segundo, señalado por Durán Lleida, es que a la pregunta fija de la encuesta (desde antes que CiU ganara las elecciones en el 2010), “sólo” el 34% dicen desear un estado independiente frente a un 28,4% que desea un estado dentro de una España federal, un 25,7% que prefieren la Comunidad Autónoma dentro de España y un 5,7% que opta por ser una región. Con todo, la opción del estado independiente gana por primera vez al pasar del 29% (febrero de este año) al 34% y haber progresado diez puntos desde el 24% de enero del 2011.

El tercer argumento a favor de cierto relativismo es que la mayoría relativa de los encuestados (37,3%) se sienten tan españoles como catalanes frente al 30,2% que de mas catalanes que españoles, o el 22,7% que se dicen sólo catalanes. El porcentaje de los que se definen más españoles o solo españoles es muy bajo (7,5% del total).

Así pues quizás el independentismo no sea el sentimiento dominante pero es indudable que ha avanzado mucho. Ahí está también el 76,5% (nada menos que el 32,5% de los electores populares) que dice estar a favor del modelo vasco y que las administraciones catalanas recauden y decidan la distribución de todos los impuestos que pagan los ciudadanos y las empresas de Cataluña. Ese es precisamente el objetivo político de CiU en estos momentos, al que quiere atraer al PSC tras haber logrado la promesa de abstención de Alicia Sánchez Camacho.

La razón de esta deriva independentista –exagerada por la encuesta del CEO que parece casi la respuesta del núcleo de CDC del entorno de Artur Mas a la moderación de Durán Lleida- hay que buscarla en el progresivo sentimiento de desapego de Catalunya, como respuesta al creciente unitarismo español, que señaló José Montilla en sus últimos meses de presidente de la Generalitat.

Durante muchos años el sentimiento dominante en CiU (nacionalista) y el PSC (catalanista), los dos grandes partidos, era que Cataluña podía tener una autonomía creciente en una España autonómica que evolucionaba hacia el federalismo asimétrico. Y que el déficit fiscal se podría corregir con un pacto de financiación.

Pero en junio del 2010 esta esperanza de una plena autonomía catalana en una España democrática recibió un fuerte golpe con el rechazo parcial del Tribunal Constitucional a un Estatut que previamente había sido votado por amplia mayoría en el Parlament de Catalunya, aprobado tras un serio “afeitado” por el Congreso de los Diputados y el Senado de España, y avalado en referéndum en Cataluña pese a la oposición conjunta –por motivos radicalmente contrarios- del PP y de ERC. Y a renglón seguido el nuevo pacto de financiación fue también incumplido. Por falta de voluntad política de Zapatero (ahora de Rajoy) y por la caída de ingresos del Estado consecuencia de la crisis.

Si la vía estatutaria fracasa, o experimenta continuos jarros de agua fría, no deja de tener cierta lógica que el nacionalismo pragmático sea tentado por el independentismo. Y que los catalanistas del PSC (y de otros partidos) se sientan huérfanos de unos partidos españoles que parecen competir en una carrera al unitarismo.

Claro, ante la complejidad de la situación, la tentación es el simplismo. En Cataluña, proclamar que la vía autonomista está muerta y que la culpa de la crisis es de España por el  déficit fiscal. En España, tras reaccionar con incomprensión y malhumor, atribuir el independentismo a ignorancia, egoísmo y mala voluntada y aseverar (de boquilla) que lo mejor es que los catalanes se vayan si quieren (y se atreven). Y luego no reconocer la independencia de Kosovo (no vaya a ser) y negarse en redondo a discutir el encaje de Cataluña en España. Como diría Rajoy, “son cosas que no interesan a la gente”.

Esa es la tentación simplista. Estamos seguros de que es lo que mas nos conviene en una Europa que atraviesa una seria crisis –también política- y en la que sólo influyen los fuertes? Qué pinta realmente Estonia en Bruselas? Sería mas escuchada una España que tuviera a Cataluña en cierto grado de rebelión política?

Sin olvidar que la mayoría de los catalanes –como explicita incluso la discutida (y discutible) encuesta del CEO- tiene un sentimiento de identidad compartida. No conviene dejarse arrastrar por el simplismo pero cada vez el encuentro de Adolfo Suárez y el Tarradellas que volaba a Madrid desde el exilio queda más lejos en el tiempo y en el espacio.

* Joan Tapia fue director de La Vanguardia desde 1987 hasta marzo del 2000.Luego director de BTV (Barcelona Televisión) y posteriormente de TVE en Catalunya. Desde el 2007 es columnista de El Periodico de Catalunya. Miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras, trabajo también en la Caixa y como asesor de Miguel Boyer en el ministerio de Economía y Hacienda.

Después de los ataques e insultos recibidos por haberme atrevido a dar mi opinión a la hora de interpretar esta encuesta, se ve que para algunos quienes opinamos distinto no tenemos derecho a opinar y si lo hacemos nos difaman o nos insultan, creo necesario aportar esta opinión de alguien que tampoco debe tener n.p.i. de lo que dice o es un anticatalán o un españolista vaya usted a saber  y que viene a decir lo mismo que dije yo en mi artículo anterior. No pienso molestarme en contestar a provocadores e insultadores varios.

4 thoughts on “Imaginación al poder II. El análisis

    edp ha dit:
    3 juliol 2012 a les 11:40 pm

    Cuando traes al blog artículos que no son de tu cosecha, algo habitual por otra parte, lo que se espera es que como mínimo no se cambie el contenido original. Cambiar el título del post escrito por el autor por el que a ti te da la gana es MANIPULAR, te guste o no, porque del original al que propones tu media un abismo.

    jonkepa responded:
    3 juliol 2012 a les 9:18 pm

    Aquí el único que manipula eres tú y no yo que no he eliminado ni una coma, solo he quitado una “a” que sobraba probablemente por un error tipográfico. Si hubiera pretendido manipular hubiera entresacado los párrafos que me interesaran pero no lo hice.
    Así que basta ya de mentir y tergiversar y cíñete a lo escrito que lo poco gusta y lo mucho cansa y ya te has vuelto demasiado cansino.

    edp ha dit:
    3 juliol 2012 a les 6:44 pm

    Por cierto el título del post del sr. Tapia es este, “Del desapego a la independencia” y no el que el contributor del blog ha estampado manipulando las opiniones ajenas.

    edp ha dit:
    3 juliol 2012 a les 6:41 pm

    Estoy bastante de acuerdo con el análisis, la cata, no deja de ser eso una cata que mide la evolución de una tendencia que, para los que nos movemos en favor de una iniciativa de estado propio, no nos es extraña en lo más mínimo, a los que navegan entre el deseo personal y la irrealidad quizás si.

    Al final todas las preguntas que hace el CEO no dejan de dibujar diferentes tendencias para situaciones diferentes, aunque la que se refiere a lo que se votaría en un supuesto referendo no deja lugar a dudas. Ante las opciones de Si/NO/ABSTENCION/NULO, no caben las que dibujan el estado deseado por los catalanes que aún y así se decantan por un estado propio en un 62,7%!! una mayoría más espectacular todavia que el 51,04% que se expresan favorables a un SI en un referendum, aunque el matiz dice que el 32% como un estado completamente independiente de España y el otro 28,4% como un ESTADO dentro de una estructura federal.

    Al final aquí lo que va a pasar es lo que decidamos nosotros, sea via un referendum o via un avanzamiento de las autonómicas con la adopción para cada partido de la opción que se desee refrendar como propuesta de futuro y lo que nos va a favor a los que deseamos que la independencia se haga una realidad son dos cosas 1) la incapacidad de una España en claro retorno hacia las tesis recentralizadoras y uniformizadoras del “amigo” Aznar y 2) El convencimiento más que fundado de que solos, separados del resto de España saldríamos de la crisis más facilmente de la crisis actual.

    Lo que sería muy bueno es que todas las posturas se tendrán que explicar tarde o temprano y eso de aplicar pedagogía a un tema tan delicado como este beneficia siempre a que la decisión que se vaya a tomar se la más correcta.

    Salut i €

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Canvia )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Canvia )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Canvia )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Canvia )

Connecting to %s